Archivo

Posts Tagged ‘actores políticos’

Sobre los límites de la política.

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Si acordamos respecto a que la política surge con sus actores para hacer de mediadores, velar por los intereses de los conciudadanos, resolver las desigualdades y problemas entre las personas que conviven en una sociedad, entonces los políticos son la solución antes que el problema. Pero no podemos, solo por asumir que son necesarios para mantener el orden, despojarlos de toda responsabilidad y crítica. Los actores políticos son  tan responsables de los resultados negativos como positivos de sus acciones políticas y caminos trazados.

Vivimos en sociedades instruidas en la política y la democracia y, como tal, son dependientes de sus actores políticos respectivos y de las acciones que estos tomen. De esta forma, ellos son responsables de tales acciones y de los resultados, tanto negativos como positivos que éstas produzcan. Si las acciones políticas generan nuevos problemas a la sociedad, independientemente de que se mantenga o no el orden en la misma, los ciudadanos están en todo su derecho de recriminar a quienes las llevaron a cabo.

A pesar de estas afirmaciones, muchas recriminaciones (como la de Arturo Pérez-Reverte) olvidan la dificultad de establecer reformas en un sistema político complejo, como es la democracia. Las reformas logradas bajo democracia toman tiempo, y el tiempo que tienen los actores que llegan al poder es limitado. Además, la acción política y existencia de oposición muchas veces impide que las reformas realizadas se alineen perfectamente al ideal que fue prometido previo a las elecciones libres. La democracia impone limites a los políticos por naturaleza, logra que ninguna voluntad por si misma pueda imponerse por completo ante las demás, lo que, naturalmente, complica y alarga el proceso de llegar a reformas.

Se puede argumentar que la política se ha ido deteriorando, que es ineficiente, incapaz, corrupta, que ya no cumple ni intenta cumplir con las expectativas de los ciudadanos, por lo que estos últimos se han distanciado de la misma. Esto no es del todo correcto, si bien el nivel de votantes voluntarios puede haber disminuido, cada vez organizaciones siguen exigiendo a los políticos y esperando resultados, sin obtenerlos muchas veces. Esto se debe, más que nada, a lo expuesto en el párrafo anterior. Por otra parte el deterioro de la política no es del todo cierto tampoco, es una imagen que se presenta a los ojos de los ciudadanos, que explicaré con más detalles en el párrafo siguiente.

La política no va empeorando y los actores no son necesariamente corruptos. Todo lo contrario: la política evoluciona y mejora; su imagen, mientras tanto, se deteriora. Acepto que hay actores políticos corruptos, en todas partes lo hay, pero la política se transparenta gracias a diversos factores -la libertad que explotan los medios, una sociedad civil más robusta (donde surgen todo tipo de instituciones y organizaciones protegiendo y exigiendo a los políticos sobre temáticas variadas como el feminismo, maltrato animal, etc.), por nombrar algunos- ha ido mejorando, y, a pesar de ello, o tal vez más certeramente, a causa de ello, la gente se encuentra cada vez más desencantada. El aumento de las exigencias e información entregada al público general genera descontentos al final, a causa de que muchos de los resultados exigidos son difíciles de alcanzar, en especial en medios democráticos. A todo eso y más se debe que en nuestras sociedades los ciudadanos afirmen que prefieren vivir en una sociedad democrática y a su vez puedan sentirse disconformes con la mayoría de sus actores políticos. Así, se construye la imagen de la política como ineficiente e incapaz.

La política existe y aun es una herramienta para mantener un orden en nuestras sociedades y abrir espacios para arreglar las diferencias de los ciudadanos, pero está limitada por diversos factores. El desencanto de los ciudadanos es inminente. La política tiene que limpiar su nombre para poder volver a atraer y agradar al pueblo, y para esto debe intentar agilizar los proyectos y reformas sin disminuir los procesos democráticos. Es, sin lugar a dudas, más fácil escribirlo que lograrlo.

Por: Adolfo Witt

Links: http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/facdermx/cont/245/pr/pr8.pdf

Política, un mal necesario.

noviembre 25, 2010 Deja un comentario

La política es, por excelencia, el tema más denostado del mundo actual. Desde y hacia todos los sectores de la sociedad son lanzadas críticas directas, sin fines constructivos ni menos con el objetivo de buscar en mecanismo alternativo al que es considerado un macabro error. Pero, ¿es esto cierto?, ¿es la política el principal problema de la sociedad actual?.

Vamos por parte: Existe una serie de hechos que pueden avalar lo anteriormente descrito, así como también distintos acontecimientos que van absolutamente en la dirección contraria. Partiendo por los aspectos que apoyan la teoría de la problemática situación actual de la política, encontramos las estériles discusiones en las que se enfrascan los actores políticos que animan día a día el ring en el que está convertido el espacio público. Claro ejemplo es el caso de la visita del Presidente Sebastián Piñera a Lima [1], lo cual tiene a Diputados e incluso al ex Presidente Ricardo Lagos discutiendo acerca de lo pertinente de dicha visita. ¿Es lógico que actores políticos con responsabilidades claras y concretas ante la sociedad, que reciben sueldos muy por sobre la media del mercado y que deben cumplir con el compromiso social que contrajeron, actúan basándose en las críticas o la defensa de actos del resto, en lugar de desempeñarse en forma óptima en las funciones por las que fueron elegidos? Esto, manifiesta lo complicado que es el contexto político actual, ya que no existe una actitud centrada en la labor por la cual están donde están, sino que se basa en la constante lucha entre las fuerzas políticas existentes, dejando de lado el motivo real por el que están donde están.

No obstante, vemos como la política permite estructurar de forma casi espontánea la sociedad, entregando al espacio público el establecimiento de las instituciones bajo las cuales de regula y articula, utilizándolas como las “reglas del juego” y determinando así, a grandes rasgos, el comportamiento de sus distintos actores, permitiendo como consecuencia el orden social y evitando el que alguna facción de la sociedad se lance en picada contra el orden público,ya que existen métodos que inhiben el desarrollo de tales atentados sociales. Es el caso de la huelga de hambre de las 33 mujeres en la mina “El Chiflón del Diablo” [2], donde la intervención de actores políticos permite atenuar los efectos que pueden tener los actos de dichos manifestantes. Tomando en cuenta todo lo anterior, ¿es la política un problema absoluto, o una solución no del todo ortodoxa a los distintos problemas sociales que encontramos día a día?, ¿debemos enfrentar a la política y atacarla por sus defectos, o entenderla basándonos en las virtudes y beneficios que nos otorga la existencia de la política en la sociedad?

En conclusión, vemos como afectará directamente el prisma desde el que se analice la política, ya que no todos consideran los mismos parámetros para analizarla. En mi caso, considero que la política es un mal, pero un mal necesario y del que ya somos más que dependientes.

Rodrigo Márquez.

¿De quien es realmente el problema?

noviembre 23, 2010 Deja un comentario

El texto escrito por Perez-Reverte, muestra el profundo descontento que sufren las personas y a la vez una gran baja para el gobierno español en el tema sociocultural. Vemos a un país (estado) que no puede solucionar sus propios problemas, ya que ese miedo sobre las cosas les hace costoso el enfrentar aquellas quejas. Perez, dice o de alguna manera ofende a los políticos tratando de personas que evaden las responsabilidades, lo que hace que el pueblo no confie en ellos y se genere dentro de la gente una poca credibilidad entre unos y otros. Esto, según yo, se da casi siempre ya que creo que el político en si ya es conocido como un ser que busca lo mejor de las personas cosa de caer bien con todos y de esta forma ganar votos, con esto muchas veces los ciudadanos mas enterados saben de que habla este y lo hace tener falta de confianza por el ya que cree que esas metas son imposibles de cumplir. En el texto se desprende que en España no están asumiendo los problemas la manera que realmente son sino que le tratan de quitar importancia a lo que realmente es. Esto obviamente se genera por el poco conocimiento de los actores sobre los temas a tratar y claramente les afectan lo distinto que quiere cada persona, ellos siempre intentando entregar lo que la mayoría busca, cosa de ganar votos. Creo que el político lo que mas busca es ganar los votos por lo que intentara en lo mayor posible dar en el gusto al “consumidor” aunque creo que en este caso no lo lograron.

Un gobierno democrático intenta buscar que es lo bueno para el ciudadano. Por ello ellos deben combatir con las libertades de ellos y mas importante que eso, es la igualdad ya que eso genera las grandes diferencias entre las personas. Otras influencias son los problemas económicos, que siempre afectan el actuar de las personas y aun mas, de un país entero. Algunos tratan a los políticos como irracionales y sin sentimientos, yo creo que hacen algo lógico, ganar votos cosa de así hacer lo mejor posible las cosas por el país, todo dentro de lo posible. En todo caso en el político español, vemos que claramente no han logrado llenar los gustos de muchos y por ello se ven las duras quejas. Por ello surgen las diferencias entre cuales estados son mejores, eso es solo cosa de gustos ya que cada uno ofrece sus cosas y nadie sabe cual es realmente mejor.

El político no es el único que afecta acá, mas bien el principal involucrado es el ciudadano, ya que todo depende y gira en torno a el. El es quien maneja los tiempos y quien tilda a ellos de una u otra forma. Pese a que muchas veces la corrupción es notoria, hay otros casos en que el mal trato de los ciudadanos hace que ellos sean vistos así. Siempre el estado decisión que tome va a favorecer a un grupo de personas ya que las distintas preferencias nunca van a poder agradar a todos. Siempre pasa que cada vez que un grupo se sienta con desconfianza y desprotegido de un grupo se apegue al otro cosa de así buscar su propio bien y generar esa confianza en si mismo. Por ello existen las revoluciones ya que un grupo se une para luchar por sus propios bienes y preferencias. Por ello lo que yo creo es que no siempre el político es o va a ser un ser irracional y que sabe poco, sino que muchas veces lo que las mismas personas dicen y hablan sobre ellos genera en ellos desconfianza. Es por esto que es dicicil saber quien es el que tiene la culpa en todo esto sino que es mas bien un problema en conjunto, puede que sea manejado por ciertas instituciones, pero el problema en lo amplio, pertenece a todos. Por esto es que existen los estados fallidos, como en el caso español, que se puede dar por millones de factores, dentro de los mas conocidos y que ya nombramos están la desigualdad, problemas economiocs y las libertades.

http://www.etcetera.com.mx/articulo.php?articulo=2908 http://www.juandemariana.org/comentario/4552/diferencias/guerras/monarquicas/democraticas/

Desconfianza en los actores políticos

noviembre 22, 2010 Deja un comentario

El descontento con los gobiernos es un fenómeno que se ha ido generalizando en el último tiempo, lo cual se encuentra fuertemente vinculado con la desconfianza, la desaprobación y la falta de identificación que los ciudadanos depositan en las instituciones políticas. Pero ¿Por qué existe tal grado de deslegitimación de la autoridad y una pérdida de confianza en los actores políticos? ¿Es sinceramente dicha desconfianza fruto de los propios actores políticos?

En primer lugar, esta tendencia tiene sus inicios en el siglo XVII con Thomas Hobbes, quien manifiesta un claro rechazo a participar en actividades políticas por parte de los ciudadanos, producto de que el Estado tiene como primera obligación cuidar la vida de sus miembros, si esto no se cumple, ningún ciudadano tiene la obligación de obedecerle. Luego este pensamiento se expande en la modernidad con la idea de que el hombre es el centro del universo.

En segundo lugar, los medios de comunicación se han encargado día a día en resaltar y exaltar temas asociados a la corrupción, el narcotráfico, y la ineficiencia de los actores políticos. Lo que ha marcado a la política con una debilidad institucional y una ausencia de estado de derecho en algunos casos, llevando a un alto grado de desconfianza, desaprobación y falta de identificación con los partidos políticos.

En tercer lugar, los estados están sometidos día a día a una sobrecarga de demandas de temas, los cuales son prometidos pero no cumplidos. Es aquí cuando los ciudadanos nos preguntamos ¿Por qué es tan difícil cambiar las cosas en el mundo de la política? Aun cuando puede haber interés por parte de los políticos en abarcar ciertos temas, no pueden hacerlo ya que por una cuestión de acuerdos de incentivos, no logran cumplir con las demandas ciudadanas, lo que produce que se frustren las expectativas de las personas, llevando a una deslegitimación de la autoridad y una pérdida de confianza de los ciudadanos en el liderazgo político.

Por otro lado, en el período de la Revolución Francesa aparece la noción de ciudadano como un sujeto que tiene derechos políticos, sociales y jurídicos. Sin embargo, a pesar de que unos de los objetivos de los actores políticos es la sociabilización de valores democráticos y la movilización de la opinión pública, los políticos tienen una pobre visión sobre la ciudadanía, tomando la cualidad más básica del ciudadano y eliminándolo del eje de la política, por lo que al no formar parte de ella, los políticos anulan las agendas y temas de los que se requiere atención por parte de la política institucional.

En conclusión, a pesar de que la democracia requiere siempre de la participación ciudadana, no nos sentimos parte de una comunidad política producto de la desconfianza, la desaprobación y la falta de identificación con los partidos políticos. Lo cual no es simplemente fruto de los propios políticos, sino que está relacionado con un legado histórico, con los medios de comunicación o simplemente un problema en los acuerdos de incentivos de los actores políticos.

 

Links:

http://www.votoenblanco.com/Politicos-espanoles-Irresponsables-ineptos-o-suicidas_a1679.html http://www.quintacolumna.com.mx/columnas/opinionhectorhernandez/2010/noviembre/colum-opinion-hector-hernandez-031110.php

Democracia en evolución

septiembre 30, 2010 Deja un comentario

El autor Ralf Dahrendfor en su columna nos muestra que el termino “democracia” ha sido entendido de distintas formas durante la historia, que en un principio era entendido solo como la elección popular del futuro gobernante de una país, trajo consecuencias, tales como que ciertos actores llegaran al poder y estos no velaran por la democracia, como por ejemplo Adolfo Hitler(ex dictador de Alemania), quien fue elegido de forma popular. En cambio en la actualidad  se tiene que democracia es elecciones y algo más, y ese algo más es lo que el autor llama imperio de la ley, definida como la “aceptación de que las leyes dictadas no por alguna autoridad suprema, sino por la ciudadanía, rigen para todos, la cual salvaguardara nuestros ideales, rigiéndose para todo tipo de poder.

En mi opinión la democracia no lo es todo, y estando de acuerdo con el autor, creo que debe existir algo más aparte de elecciones, porque esta en nuestras manos decidir quienes serán nuestros representantes en el futuro.

Creo que este “algo mas” está antes del imperio de la ley, ya que si bien este nos servirá como garantía de que los actores políticos no sean corruptos, abusen de su poder, etc; El imperio de la ley funcionara siempre y cuando exista un vínculo entre las personas que conformamos un país, y es responsabilidad tanto de nosotros como de los diferentes actores políticos, velar por que exista y siga existiendo ese vínculo.

Entonces si queremos hablar de democracia más imperio de la ley, es necesario que exista un vínculo que una estos dos términos.

Por este motivo creo que lo importante es fortalecer este vinculo, de manera tal que democracia e imperio estén cada vez mas afiatados, pero¿De que forma podemos fortalecer este vínculo?, y la respuesta a dicha pregunta, según mi opinión,  es sentirnos personalizados en nuestros diferentes actores políticos. En este punto es donde rige el problema ya que, hoy en día, hay muchos jóvenes que no sienten satisfacción o representación en algún actor político, debilitando este vinculo que tiene que existir entre nosotros, por lo que es deber de ellos generar propuestas mas atractivas, y a la vez responsabilidad de nosotros de informarnos mas al momento de tomar preferencia por alguno.

Las dificultades del juego democrático

septiembre 26, 2010 Deja un comentario

Por Javiera Manríquez

A mi parecer el autor establece la constante dicotomía entre los interés partidistas y los que provienen del bien común, que se constituyen en un eje central de la validación de la democracia. 

Cuando nos enfrentamos al poder político desde la democracia, esperamos que sus autoridades elegidas, actúen en base al  interés público, en consecuencia a un determinado orden social y por tanto, alejado de la tensión social.

A mi parecer, en Chile luego de los diferentes gobiernos democráticos, post – gobierno militar, hemos ido alcanzando una madurez democrática, reduciendo desde esa perspectiva considerablemente la tensión social característica de fines del gobierno de la Unidad Popular, como del propio gobierno militar.

En tal sentido, dada las experiencias en América Latina, “La «transiciología» y las reflexiones sobre la salida de regímenes autoritarios se han convertido a lo largo del tiempo en una disciplina de las ciencias políticas: Los “transiciólogos” se esfuerzan en describir las formas de pasaje de un régimen político autoritario a un régimen democrático representativo liberal [3].” Columna escrita por Franck Gaudichaud titulada CHILE –EL chile actual y la “democracia” chilena: Una perspectiva crítica. La madurez alcanzada en tal proceso de transición, permitirá a mi juicio, sentar las bases de una democracia al apego de los deseos de la ciudadanía.

Uno de los riesgos de la democracia, es decir, “democracia carente de algo “, es la exacerbación de la política.  Tal politización vulneran los espacios públicos, por el actuar de los agentes públicos.

La existencia de igualdad en términos sociales y técnicos, entendidos como el proceso efectivo de la “democratización”, parece ser una utopía, cuando observamos que gobernantes siguen sus propios intereses, en lugar a obedecer al mandato popular.

Como dice el autor, “el imperio de la ley es la aceptación de que las leyes dictadas no por alguna autoridad suprema, sino por la ciudadanía ”.  Lo interesante a mi juicio, es lograr que los gobernantes, sigan el juego de la ciudadanía.  

Los actores políticos caen en la tentación de centrarse en sus propios beneficios,  jugando con sus electores.   Consecuencia de ello, se muestra en la columna de El Universo: “En una campaña electoral o de referéndum estamos acostumbrados a observar a actores sociales que desempeñan excelentes roles en la comedia, ilusionando a pueblos y, por último, terminan ellos mismos por creer  lo que dicen. Son muchas veces, arribistas, cínicos, megalómanos o ingenuos. En breve, narcisos modernos”, donde claramente nos alejamos de los postulados democráticos establecidos, en el sentido de responder a la población.

Por último, comparto que los jueces independientes e incorruptos son aún más influyentes que los políticos elegidos con grandes mayorías, en tal sentido, bienvenidos aquellas realidades, donde existe el equilibrio en la existencia de ambos tipos de autoridades, pues viene a perfeccionar el juego democrático.  La democracia se valida en la medida de que los elegidos por votación popular y por tanto consecuencia de tal modelo, actúen en consecuencia a sus electores.

complementar con:

- http://www.eluniverso.com/2008/09/30/0001/21/CEF4800308A9448D9781D7804861DF15.html

- http://www.alterinfos.org/spip.php?article836

agosto 27, 2010 Deja un comentario

Delegación de responsabilidades.

El problema que suscita el texto hace referencia a la delegación que hacen los actores políticos, en relación a la toma de decisiones. Las consecuencias que pueden traer consigo el hecho de tomar una decisión que es socialmente cuestionada y polémica, les puede costar perder su valioso poder político, el que tanto protegen y vienen cultivando de mucho tiempo atrás, lo que conlleva a la pérdida de sus puestos o cargos en el espacio público. Es cierto que el tomar una decisión y que a la sociedad le pueda parecer correcta, tiene como consecuencia el aumentar su poder político, no obstante, es un riesgo muy grande y que no están dispuestos a asumir.

Es por esta razón que estos actores deciden delegar sus responsabilidades para no verse afectados por las consecuencias que estas conlleven. Sin embargo, el realizar esto provoca en el poder judicial un problema mayor.

Este poder del estado se basa en las leyes, los magistrados están atados de manos ya que se tienen que regir por estas para llevar a cabo sus veredictos y mantener el orden social. El problema se hace presente ya que los casos que son delegados hacia el poder judicial tienen relación con “El derecho a la vida, la paz social, la persona humana, la corrupción”, lo que hace que el definir un veredicto sobre alguno de estos temas no pueda realizarse simplemente aplicando las leyes existentes. Como son temas sensibles que van más allá de las leyes que tenemos, los jueces tienen que valerse por sus propios criterios, sus propios valores y sus propias concepciones de la vida para poder tomar una decisión. Su propia idiosincrasia y su cultura no pueden dejarla de lado al tener que dirimir sobre algún tema que afecte directamente a alguno de estos conceptos, no pueden abstenerse de su pasado y tienen que elegir conforme a sus principios.

Los actores políticos son agentes elegidos por el voto popular de los ciudadanos, son los representantes oficiales de la voz del pueblo, son ellos los que deben decidir qué hacer en cada problemática que se suscite. Al pasarles la pelota a los jueces, los ciudadanos ya no están siendo representados por la o las personas que ellos eligieron, lo que seguramente provocará que la respuesta que dicte el magistrado no será la que el ciudadano esperaba de su representante al que le dio el voto.

La solución que veo para este problema pasa por el hecho de que los actores políticos deben tomar ellos mismos las decisiones que actualmente están delegando. El hecho de que puedan perder su poder político es parte del juego, es un riesgo que deben asumir ya que voluntariamente se postulan para los cargos en lo que fueron elegidos mediante los ciudadanos que ponen toda su confianza en ellos a través del voto. Los actores deben velar por sus representados y actuar como tales, sin delegar las responsabilidades a terceros para facilitarse sus vidas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 81 seguidores