Inicio > Uncategorized > ¿Tendrán los jueces la autoridad de tener la última palabra ante temas que conciernen a toda la población?

¿Tendrán los jueces la autoridad de tener la última palabra ante temas que conciernen a toda la población?

El aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, son algunos de los problemas que enfrentamos hoy en día. En algún punto, estos problemas llegarán a movilizar a la comunidad de tal manera que entrarán en el área de la política. Aunque hay muchas maneras de resolver estas preocupaciones, una de ellas es a través del sistema judicial. Es difícil encontrar un consenso en la mayoría de los problemas sociales, y es por esto que se utiliza un sistema que tenga reglas definidas, para que así ambas partes sientan que la decisión final es justa. Ahora bien, la pregunta es, ¿tendrán los jueces la autoridad de tener la última palabra ante temas que conciernen a toda la población? A pesar de que los jueces sí tienen sus propias creencias y puntos de vista, el sistema judicial es una manera eficaz de resolver problemas que nunca tendrán una respuesta fácil.

Hoy en día, no sólo en el ámbito político, sino también en el ámbito privado, ha habido un gran aumento en la judicialización de los problemas. Esto es porque la gente ya no confía en la justicia en manos de los individuos involucrados, y prefieren que el gobierno decida por ellos. Si bien esto puede significar que la gente ya no quiere tomar la responsabilidad por la solución final, también demuestra una confianza en el sistema vigente.

 Primero que nada, los jueces no toman una decisión sin tomar en cuenta una pauta definida por las leyes. El juez, a pesar de tener sus propias convicciones, no puede llegar a una solución sin tener cimientos para esta.  La segunda obligación básica de los jueces es llegar a una sentencia fundamentada.  Los problemas de mayor envergadura, los cuales se encuentran con un conflicto de valores, son enviados a la Corte Suprema. Los casos en esta corte son presenciados por no menos de cinco jueces, los cuales votan en última instancia para llegar a un dictamen.

Segundo, la mayoría de las veces, en los problemas sociales que afectan a toda la nación, la decisión de los jueces sí refleja una solución latente dentro de la sociedad. Si en algún momento un juez toma una decisión que no satisface las necesidades de la socideda, el problema surgirá en algún momento u otro. E incluso, aunque el fallo en un momento dado se perciba como una equivocación, pueden provocar un cambio de perspectiva del problema. Las decisiones judiciales, más allá de tener meramente un efecto directo en la sociedad en cuanto al fallo final, desencadenan transformaciones sociales que pueden cambiar la forma en la cual las personas interactúan y se desenvuelven en la política. Un ejemplo de esto es el caso de Brown vs Board of Education en Estados Unidos (http://www.loc.gov/exhibits/brown/brown-brown.html). La segregación había sido un tema en la historia de EEUU desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en 1954, finalmente llego al ámbito de la política, en la cual se falló en contra de la segregación de las escuelas públicas. Esto causó una gran conmoción, pero al final se logro integrar a estudiantes blancos con estudiantes negros.  Si esta solución hubiera ido totalmente en contra de los sentimientos de la nación, hubiera causado un desastre catastrófico, elevando aún más la tensión social. En este caso, lo más probable es que se hubiera tenido que llevar nuevamente a los tribunales para encontrar una mejor solución. De alguna manera u otra, es el vox populi el que tiene siempre la última palabra, aunque no lo parezca a primera instancia.

Un argumento en contra de esta postura es: si se judicializan todos los problemas sociales, llegaríamos a un gobierno meramente judicial, donde el sistema político no tendría peso en la decisiones finales.  Personalmente, opino todo lo contrario. El hecho de que haya un creciente movimiento hacia la judicialización de los problemas demuestra que la sociedad confía en los jueces a tomar la decisión correcta en cuanto a los problemas surgidos. En el caso de que el fallo vaya en contra de los valores preponderantes de la nación, la personas se movilizan de tal forma a que el problema surja nuevamente en el ámbito de la política, hasta que se llegue a una sentencia que modere la tensión social a un nivel adecuado (es decir, que la decisión final sea acorde a lo que la mayoría de la sociedad cree).

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: