Inicio > Uncategorized > Debate en torno a la legalización del matrimonio homosexual

Debate en torno a la legalización del matrimonio homosexual

¡¡ATENCIÓN ESTUDIANTES!!

¿Debe legislarse sobre el matrimonio homosexual en Chile? Si es así, ¿matrimonio o unión civil? ¿Y qué decidir en torno a la adopción en parejas homosexuales? ¿Es legítimo que la población heterosexual se entrometa  en la vida privada de los homosexuales? ¿Es este un tema privado o público? ¿Estamos ante un debate entre iguales o entre des-iguales?

Dos senadores y un diputado debatirán en el auditorio de la universidad sobre este tema. Los participantes del curso también tendrán la oportunidad de debatir aquí en forma paralela y hasta las 10pm. Sus opiniones deben hacerlas como un comentario a este posteo, no como un posteo nuevo (hacer click sobre dejar un comentario).  Se entregará un incentivo de hasta 5 décimas en la prueba 1 en función de la elaboración de los argumentos que se expongan y su conexión con la materia de clases.

Anuncios
  1. glagosuai
    agosto 30, 2010 en 1:48 pm

    Mi posición sobre este tema es similar a la del seños Alaman, me parece que los homosexuales deben ser reconocidos como cualquier otro ciudadano de Chile, ya que no hay mayores diferencias entre tener una tendencia homosexual y ser heterosexual. El amor es el mismo para los dos, y si hay amor entre las uniones entre parejas hay que respetarlo. El reconocimiento creo yo, va a ser uno de los pasos más difíciles que podremos lograr, ya que se tiene un prejuicio tan grande sobre los homosexuales que el cambio de mentalidad llevará varios años.
    Otro tema interesante que rescate de el debate fue el de la adopción por parte de parejas homosexuales, sinceramente no estoy a favor de esto, ya que encuentro que los padres dan un ejemplo clave a seguir a sus hijos, quizás estoy siendo prejuicioso, pero creo que un hijo de parejas homosexuales tiene muchas más posibilidades de tener un condición homosexual a que un hijo de pareja heterosexual.
    Para concluir el señor Rossi dijo algo que me parece fundamental “Por qué si es que un homosexual paga impuesto, no es reconocido como cualquier otro con ciudadano “, tenemos que lograr que las leyes y la constitución sean implementadas a todos por igual, no por la condición sexual de una persona, esta va a ser discriminada, ya que tiene los mismo derechos que cualquier otro ser humano. Y me gustaría mucho que se aprobara la ley contra la discriminación homosexual.

    Atte Gonzalo Lagos C.

  2. agosto 30, 2010 en 1:50 pm

    Lo que principalmente se hablo entorno a este debate fue el reconocimiento por parte de las leyes y la sociedad de la unión civil o matrimonio homosexual, que es un largo camino, pero lo primero es la aceptación por parte de la comunidad.
    Como mencionaba Fulvio Rossi el matrimonio es un contrato por el cual se logra un cierto estatus y este estatus es el que se están pidiendo los homosexuales, porque todos ante la ley somos iguales y cumplimos con las obligaciones civiles, ¿Por qué no tener el mismo derecho que todos? , como en los ámbitos de salud, hereditarios o la obtención de bienes recíprocos, que por no estar casados, no tienen derecho a ellos.
    En mi opinión, este es un debate que recién se está abriendo a la sociedad chilena, y tenemos que tener muchos puntos en cuenta antes de tomar una decisión, es verdad que muchos estudios estadounidenses dicen que la orientación de los padres no afectan en el crecimiento de los hijos, que este si se cría bajo valores sólidos puede crecer sin tener tendencias homosexuales, pero este es un gran paso en el cambio de mentalidad en nuestra sociedad, ya que siempre se nos ha dicho que el matrimonio es entre hombres y mujeres y esta concepción va hacer muy difícil de cambiar.

    Javiera Manriquez

  3. dlecea
    agosto 30, 2010 en 1:53 pm

    Luego de la Charla sobre el matrimonio homosexual cada vez se están presentando menos argumentos validos y sólidos para que no se lleve a cabo. Mi opinión esta compartida con el Senador Rossi, creo que uno al ser persona tiene el derecho a recibir todos sus derechos básicos, la política chilena actual tiene muchos hoyos en lo que son las uniones civiles, hay un caso clave de una señora que llevaba conviviendo 20 años con su marido, cuando el falleció la herencia no le llego a la señora, sino que a otro familiar, porque ellos no estaban unidos bajo matrimonio y por tanto no podía recibir los derechos y beneficios de esto.

    La decisión de con quién uno tiene uniones civiles es un derecho que no va de con quién uno debe unirse si es del mismo o de diferente sexo, eso va de cada persona y no es algo que debe ser prohibitivo por el gobierno, hay que preocuparse más en que todos los derechos de estas personas al unirse sean cumplidos, el casarse o no casarse es decisión de cada uno y las parejas que conviven son cada vez un número mayor y necesitan tener su paquete de derechos. Necesitamos ir evolucionando a través del tiempo, el número de personas que conviven es mucha hoy en día y el gobierno está haciendo oídos sordos a las peticiones de las personas que conviven y a la gente homosexual sobre el reconocimiento bien merecido que tienen como ciudadanos.

    Para finalizar, creo que estamos en una época bien avanzada para seguir tomando en cuenta en todas las decisiones de gobierno el pensamiento de la iglesia, concuerdo con Allamand que yo también respeto mucho la iglesia, soy cristiano, pero estoy en desacuerdo en que cada intento que tiene nuestra sociedad de avanzar a un pensamiento más abierto y más humano, tenga que estar en contra la iglesia, haciéndonos tratar de volver a una especie de “jaula” donde somos de un pensamiento cuadrado que no reconoce las diferencias y las nuevas tensiones sociales del mundo. Lo vemos en este caso sobre las uniones homosexuales, el tema de la pastilla del día después y del proyecto de ley de la no discriminación.

    Diego Lecea

  4. Maria Fernanda Medina
    agosto 30, 2010 en 3:36 pm

    La homosexualidad es un tema que varía según el contexto, es solo cosa de viejar un poco en el tiempo para darse cuenta de que esto no es un tema nuevo. Si nos vamos a la antigua roma y Grecia antes de Cristo, la orientación sexual no se consideraba como un identificador social, cosa que si se ha hecho en las sociedades occidentales en los últimos siglos. Las sociedades griega y romana no distinguían el deseo o comportamiento sexual por el sexo biológico de quienes participaran, sino por cuanto se adaptaba dicho deseo o comportamiento a las normas sociales. Estas normas se basaban en el género, la edad y el estatus social.

    Ahora bien, las actitudes hacia la homosexualidad fueron cambiando con los tiempos, oscilando desde la fuerte condena hasta una considerablemente amplia aceptación. De hecho, fue considerada una costumbre cultural en ciertas provincias.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_la_Antigua_Grecia

    Hoy en chile, claramente algo esta cambiando en la mentalidad respecto al tema en cuestión, para que ya no se considere un tema tabú, hoy se habla, hoy la gente homosexual no quiere que los callen, y así como un día fueron las mujeres las que consiguieron progresar, ellos no van a parar hasta conseguir algo.

    Si hoy, actores políticos han llevado el tema al espacio publico, es simplemente porque ya dejo ser un tema privado. Claramente genera tensión entre la población pues no deja de ser controversial, más ahora que se aprobó en argentina el matrimonio entre homosexuales.

    ¿Si debe legislarse sobre el matrimonio homosexual?, creo que si, y creo en el matrimonio homosexual con adopcion incluida, pues, ¿no somos todos iguales?, ¿no deberíamos entonces tener los mismos derechos?, ¿Por qué prohibir algo que no le hace daño a nadie?, y no van a decir que es un daño para el niño, pues estudios han comprovado que padres homosexuales, no tiene ninguna influencia en la condicion sexual de su hijo, ¿no es mejor acaso que esté la opción y no una restricción?

    Que yo sepa el matrimonio entre homosexuales no pondría en peligro la vida de nadie, es más, al discriminarlos se esta haciendo mas daño, cuantos adolecentes se han suicidado por que han sido “descubiertos”, por no sentirse apoyados. El matrimonio homosexual, les daría un respaldo, los haría sentirse aceptados, no así tolerados,de esa manera si se encontrarian en igualdad de condiciones.

    ¿Cómo te sentirías? si encuentras a tu hij@ muerto en su habitación, con una nota al lado que dijese, papá o mamá lo siento no me atreví a decírtelo soy gay.

    No corresponde que nosotros los heterosexuales decidamos por ellos. Este es un tema que debe darse entre iguales, pues todos somos así, hoy es evidentemente un debate entre desiguales.

  5. javieraluongo
    agosto 30, 2010 en 4:00 pm

    Creo que debe legislarse sobre el matrimonio homosexual, mediante la unión civil, ya que este es una base para comenzar con un cambio en nuestra sociedad, esto no implica que esté en contra del matrimonio homosexual, pero creo que hoy en nuestra sociedad es mejor ir paso a paso, evolucionando y aceptando los cambios, logrando controlar la tensión en todas las partes de la sociedad.
    Sobre la adopción creo hoy los homosexuales no deberían adoptar, no por la capacidad que ellos o ellas puedan tener como padres, sino que por la repercusión que esto le podría traer como experiencia a los niños en su vida en comunidad, ya que si la sociedad no está lista para aceptar un hijo con padres del mismo sexo, este será molestado y traumatizado por sus pares, teniendo repercusiones negativas en su vida. Por esto creo que los homosexuales deberían tener hijos cuando la sociedad los acepte.
    Creo que si es legítimo que la población heterosexual se entrometa en la vida privada de los homosexuales, ya que el comportamiento homosexual o heterosexual, influye a toda la sociedad siendo o no homosexual o heterosexual, respectivamente, por ende todos tenemos derechos a entrometernos en su vida, como ellos en la nuestra, ya que somos una sociedad y todos nos tenemos que regir por ciertas normas, para poder mantener cierto orden en nuestras vidas, y poder regular la tensión social entre nosotros. Si ellos vivieran en una sociedad aparte nosotros no podríamos entrometernos, pero como no es así, creo que si podemos, al igual que lo hace el estado mediante las distintas leyes para los ciudadanos, sea cual sean sus preferencias sexuales.
    Es un tema público, ya que la tensión social ha aumentado considerablemente al pasar los años, y el espacio público tuvo que encargarse de este tema para poder manejar la tensión provocada, manteniendo un cierto orden en la sociedad, ya que es un tema que nos compete a todos, ya que a pesar de las preferencias sexuales somos todos ciudadanos.

    Por Javiera Luongo.

  6. agosto 30, 2010 en 4:30 pm

    En el debate de hoy nos encontramos con tres posiciones claras ante el tema de la homosexualidad y sus derechos. Primero están aquellos que están a favor del matrimonio homosexual, los segundos optan por una unión civil y los últimos por un acuerdo de convivencia. Pero antes de discutir qué postura es la correcta me parece necesario aclarar la diferencia entre unión civil y matrimonio. La mayor diferencia es que el primero no admite el derecho a la adopción conjunta, el matrimonio en cambio es considerado una unión universal ya que cumple con los mismos requerimientos y derechos, en cambio las reglas de la unión civil varían según el lugar. Este tema es claramente de interés público, en el que existe una latente tensión entre los que están a favor y los que se oponen, y es necesaria la intervención política para llevar el tema a buen puerto.
    El tema a debatir es cómo romper con la desigualdad social que se presenta en el caso de los homosexuales que desean contraer matrimonio y no se les permite hacerlo. El senador Fulvio Rossi, a favor del matrimonio, manifestó cómo la opción o condición sexual no es sinónimo de imposibilidad de contraer este contrato llamado matrimonio. Esta opción basa sus argumentos en que un hombre o mujer que cumple con sus deberes debe ser premiado con sus derechos, es decir, un homosexual que paga impuestos, no mata, no roba etc… puede exigir el derecho a contraer matrimonio si así lo quiere.
    La raíz de la lucha entre unión civil y matrimonio se basa en la necesidad de ser tolerados, aceptados y más que nada reconocidos. La opción de crear una institución aparte que certifique las uniones civiles entre homosexuales no hace más que destacar la brecha existente entre una unión heterosexual con una homosexual, siendo esa una de las grandes diferencias que los homosexuales buscan eliminar.
    Como bien dijo el senador Andrés Allamand el derecho no regula afectos sino consecuencias, en esta frase basa uno de sus argumentos en contra del matrimonio homosexual, diciendo que alterar el matrimonio es violentar a aquellas parejas heterosexuales que contrajeron matrimonio. Para contra argumentar la postura del senador Allamand me quedo con la frase “el derecho es la regulación de incidencia en otros”. Acaso ¿No es más violento quitarle el derecho a un ser humano que ampliar un concepto de institución? No modificar la opción de matrimonio es dejar que un sector de la sociedad le niegue sus derechos a una minoría no menos valorable, frenando la evolución natural del concepto familia. Me parece completamente ilegitimo que una mayoría “externa” tenga el poder de decidir por la felicidad o comodidad de una minoría.
    Por otro lado el tema de la adopción de niños me parece bastante más complejo, ya que a pesar de que puedan existir leyes en torno al tema la posibilidad de tener un hijo dentro de una pareja homosexual estas se invalidan con las facilidades que existen para tener un hijo, como es el caso del vientre de alquiler o la inseminación in vitro.
    Me parece que el tema del matrimonio homosexual debe ser trabajado como un tema de libertades en el que la población heterosexual no debe ser considerada como superior a la homosexual, por lo que sus derechos no deben ser similares si no iguales, siendo cada uno el responsable de decidir libremente si desea contraer un matrimonio homosexual o heterosexual o incluso si simplemente no desea contraer matrimonio.

    Algunos artículos relacionados de Chile y Argentia:
    http://www.eldia.com.ar/edis/20100713/elpais9.htm
    http://www.periodismodeverdad.com.ar/2009/11/18/matrimonio-casamiento-union-civil/
    http://bloglegal.bcn.cl/content/view/934637/Matrimonio-union-civil-homosexual-y-adopcion-Derecho-Comparado.html

    Alicia Norero

  7. nicolewin
    agosto 30, 2010 en 4:32 pm

    Creo que el debate en partes de alejo de la problemática en algunas instancias, sin embargo me gustó la presentación del senador Rossi, el bienestar social debe partir básicamente de las condiciones primarias que uno adquiere al ser ciudadano. El hecho de que una persona cumpla con todos los requísitos para ser un ciudadano deberían implicar que su decisión en cuanto a su vínculo con otra persona sea totalmente válido a pesar de tener el mismo sexo. Es claro que hay gente que se aprovecharía de la situación, por lo que es difícil encontrar un parámetro y regular si se cumple una adopción al matrimonio homosexual. Creo que se vería interrumpido el concepto de espacio público, ya que en nuestro país aun no se ve desarrollada una mentalidad lo suficientemente madura como para adoptar estas nuevas características que traerían con sí la implementación del nuevo contrato o matrimonio. En pocas palabras, creo que existen personas que se merecen el derecho de poder ligarse con su pareja en un matrimonio de forma homosexual, pero lamentablemente pienso que la sociedad chilena no está capacitada para este suceso, sólo mirando los casos de diferentes discriminaciones que asechan a las minorías, el miedo que sufrirían esas personas y que no puedan vivir tranquilas es algo que a mi me incomoda por ser chileno también.

  8. Andrés ortega
    agosto 30, 2010 en 4:37 pm

    A mi juicio, y como resultado del tema q surge en medio del espacio publico, creo que el comentario mas acertado es el de Andrés Allamand. Dentro de su tesis, expone algo que no había pensado: donde queda la tolerancia para las personas que conciben el matrimonio como tal (entendamos como es hoy en día)?.
    Bajo ese concepto de tolerancia, el presentar el matrimonio homosexual seria un mecanismo legal para opacar a todas aquellas personas que conciben y cuidan el matrimonio.
    Suele ocurrrir que se tiende a victimizar al que se ve mas débil, pero, en que medida el estado ampara al segmento conservador?.
    Debemos tener cuidado con hablar de ser liberales arrasando con un segmento no menor de personas que si quieren mantener costumbres. Y los actores políticos deben tener cuidado de ser estratégicos para no caer frente a la gente como extremos conservadores, a la hora de defender los derechos de los que no apoyamos el ‘matrimonio’ homosexual como tal.

    Atte,

    Andrés Ortega

  9. felrod
    agosto 30, 2010 en 4:58 pm

    Creo que lo primero es dejar de hablar que el matrimonio se creó para la unión específica entre un hombre y una mujer. Las parejas homosexuales tienen todo el derecho de poder optar a este derecho, sin embargo el tema de la adopción a mi parecer es el punto fuerte de este conflicto, como dijo jamanriquez, si el niño crece bajo valores sólidos, no tiene porque crecer con una tendiencia homosexual, pero ¿quien asegura que será criado bajo esos valores?, o a su vez ¿hay algín problema de que el niño resulte ser homosexual?. En mi opinón creo que es exactamente lo que se pide, que se respete la diversidad, los derechos y la libertad de esas personas.

    En cuanto a la legislacion en sí, se debe tomar un tiempo para que el conflicto se vaya impregnando en la sociedad y no despolitizando el tema, es de vital importancia que siga en la opinión pública y continuen los debates, no solo a niveles de autoridades políticas, sino tambien en universidades, como se hizo hoy en la UAI. Dejar madurar el tema no solo servirá para que la sociedad vaya comprendiendo mejor, sino que a su vez puede ayudar a que no queden vacíos legales, como suceden con tantas otras leyes.

    Finalmente, nadie es dueño de la verdad, nadie puede decir que ser homosexual es bueno o malo, sin embargo lo que sí es totalmente cierto, es que se tiene que respetar los derechos de todas las personas, pero teniendo siempre presente que la libertad de uno a veces termina cuando comienza la de otro.

    Felipe Rodríguez

  10. maxv70
    agosto 30, 2010 en 5:06 pm

    Este debate dejo en claro que el matrimonio homosexual es un tema polémico, el cual parecía a pesar de esto tener mucho sentido en la práctica, y la razón de que este tema haya estado oculta tanto tiempo el ámbito priva es simple.
    Desde los inicios de Chile, este país siempre fue gobernado por los de la clase alta más conservadora, más moralista y más cercana a la Iglesia, quienes fueran los criollos serían la posterior aristocracia y así.
    Tal y como hemos visto en clases, es imposible para el hombre separar a la política de sus propias creencias, y casi sin darse cuenta lucha porque en el espacio público se discutan los temas que lo benefician a él, a su familia y a sus amistades.
    Analizando ahora el contexto histórico, no parece tan extraño o improbable que este tema haya sido evitado durante tanto tiempo, los actores políticos con mayor influencia deseaban mantener esto en el espacio privado y mantener al matrimonio como la institución que siempre había sido.
    Pero el contexto histórico ha ido cambiando a través del tiempo y ahora es un tema que esta en el espacio público mundial, lo que hacía imposible que Chile siguiera ignorándolo, fue así como se llevó a conversación y hemos llegado hasta donde estamos.
    En cuanto al debate, hubo muchos puntos muy válidos, el hecho de que todos somos iguales es un principio con el cual todos están de acuerdo, y al ser iguales, todos deben tener los mismos derechos y ser privilegiados por igual. Pero otro punto también tuvo un buen enfoque, y es que si todos somos iguales, debemos respetar a las personas que ven al matrimonio como un contrato sagrado, el cual debe ser entre un hombre y una mujer, por tanto la solución de darle a los homosexuales unión civil distinta del matrimonio me pareció ser la opción más adecuada y yo apunto por ella.
    Ya que así, los homosexuales obtendrían el reconocimiento legal que buscan, y también las demás personas verían intacta la institución que tanto respetan. Mucha gente puede decir que es una solución a medias que no sirve a ninguna parte, pero no es así, tal y como dijo uno de los senadores, lo que buscan las parejas del mismo sexo no es poner en un contrato su amor, sino obtener los mismos beneficios que una pareja heterosexual casada, y esta nueva institución o contrato puede cumplir con esto, al darle a los homosexuales lo que buscan y no tocar los intereses de los que quieren dejar el matrimonio, disminuiremos la tensión social creada por este incidente.

    Maximiliano Villalobos

  11. agosto 30, 2010 en 5:12 pm

    Según mi parecer, creo que sí se debería legislar el matrimonio homosexual, ya que comparto con el señor Rossi la tesis expuesta en el debate, el matrimonio homosexual como un derecho, el cual desde mi punto de vista debería poder ser exigido 100% por parte de los homosexuales. Por otra parte, siento que falta muchísimo por evolucionar con lo que respecta a este tema, tomando en cuenta que durante el transcurso del siglo XXI y en la actualidad ha ido cambiando paulatinamente la imagen de la familia, es por esto que creo que hace falta de carácter urgente un cambio en la forma de pensar de nuestra sociedad actual. Nos estamos quedando estancados en el pasado y nos asustan las posiciones nuevas que de a poco salen a relucir, razón por la cual resulta mucho más fácil y cómodo evadir que debatir sobre estos temas que dividen a la sociedad. Me parece que los heterosexuales deben aceptar estos cambios para poder crecer y evolucionar como país, de lo contrario habrá siempre un porcentaje de la sociedad que no se sentirá tolerado por la mayoría y tampoco tratado con igualdad como merecen.

    Constanza Urrutia

  12. toledo3590
    agosto 30, 2010 en 5:14 pm

    Este es un tema de importancia para toda la sociedad chilena actual y las generaciones futuras que vivirán en este país, conservador, tradicional o “cartucho” como algunos lo llaman, ya que independiente de la posición que tengamos frente a este tema, habrá un “antes y un después” luego de debatir la legalización del matrimonio entre personas de un mismo sexo. Personalmente me considero una persona más bien tradicional, donde los valores de la familia, la enseñanza de un padre, el cariño de una madre, son la base fundamental en el desarrollo de nuestras vidas, que como seres humanos, fuimos creados para vivir en sociedad y desarrollarnos en ella y así, aprender y superar los distintos retos (no quiero llamarlo dificultades), que se nos plantean en el diario vivir.

    Esta misma premisa de superar los retos nos obliga a conversar de manera civilizada entre nosotros; de esta manera les podría decir que no soy partidario del tema en cuestión, que no me interesa en lo más absoluto lo que realiza un homosexual o que soy feliz imaginando que no existen, lo cual sería un pensamiento que caería en lo más profundo de la estupidez. Antes de comenzar hablando del tema en sí, siempre se dice que todos tenemos derecho a opinar, lo que no niego, pero si, debemos informarnos correctamente de manera tal que seamos capaces de tener argumentos válidos para debatir el por qué sí o no sobre un tema en particular.

    La homosexualidad es un hecho, existe, es una opción, que se puede manifestar en nosotros o en nuestros más cercanos, y como tal debemos aceptarlos, son personas al igual que todos. Lamentablemente es un tema que explotó de manera algo forzado por lo ocurrido en Argentina, y no porque nosotros hemos reflexionado y debatido correctamente como debería ser. Tal como nombró el senador Sr. Andrés Allamand, tiene que ser un avance progresivo de las libertades y nos forzar las instituciones.

    Estoy de acuerdo con una creación de un segundo estatuto que permita un pacto de unión civil entre personas de un mismo sexo, sin embargo, se debe mantener lo tradicional del matrimonio entre la unión de un hombre y una mujer, de manera que no se produzca una alteración a la institucionalidad del matrimonio. Por otra parte el senador Sr. Fulvio Rossi, dice que la sociedad está preparada. Si nos centramos seriamente en esta frase, queda en manifiesto que se está tratando algo que es producto de una evolución, que sinceramente no es algo de naturaleza, o de la misma esencia de seres de distinto sexo, es por eso que no puedo aceptar algo que yo creo, va en contra la naturaleza. Fuimos creados en macho y hembra, humanos con humanos, animales con animales, cualquier anomalía (refiriéndome a que no siga el patrón común), no creo que se deba legalizar, en mi opinión.

    En torno a lo que se refiere en adopción, me declaro algo ignorante en el tema y siguiendo lo que me referí anteriormente, opto por la negación de este hecho para continuar lo tradicional de la familia. El senador Sr. Fulvio Rossi manifestó que no hay una relación entre la orientación sexual de los padres con la formación de los niños, lo cual creo que es un error. Nosotros nos formamos según lo que somos, de donde vinimos, y queda demostrado con las diferentes culturas que existen en el mundo hoy en día.

    Personalmente creo que el debate que presenciamos en la tarde de hoy, tiene para ser tratado en una mayor cantidad de tiempo, fue demasiado rápido y faltaron más argumentos en todas las partes. Además, hubiera preferido a otra persona que representara el pensamiento de la UDI, la falta de conocimiento en el tema por parte del diputado Sr. Ernesto Silva favoreció a que no se realizara un real debate.

    Escrito por,
    Sebastián Toledo Echegaray

  13. agosto 30, 2010 en 5:19 pm

    A mi juicio, y luego de escuchar el debate, me identifico con la postura del señor Allamand puesto que no estoy de acuerdo que el matrimonio, una institución social que ha existido desde el inicio de los tiempos tenga que modificarse, afectando así la concepción de toda la gente que ha contraído matrimonio y pasando por alto los valores en cuales ellos creyeron al aceptar este vínculo.
    Lo que si estoy de acuerdo es que exista una unión civil, la cual no esté solamente limitada para los homosexuales, si no que para toda pareja que por diferentes motivos no pueda contraer matrimonio, y así quede de alguna forma respaldado este vinculo, en algo más concreto que solo el amor.
    Hoy por hoy, en Chile encuentro que no nos encontramos en un debate entre iguales, aún nuestra sociedad discrimina a las personas con otra tendencia sexual, por esto mismo que no existe un orden espontaneo entre iguales, ni menos una cultura en común, recién ahora se está empezando a tener un interés mutuo, por eso mismo es de vital importancia que un tercero, en este caso los agentes políticos como los senadores y diputados intenten solucionar esto , ya que si existe gente con diferentes principios, diferente origen , es imposible que se pongan de acuerdo entre ellos para crear el orden que es tan vital para la política y la sociedad.
    Pablo Gebauer.

  14. ntercuai
    agosto 30, 2010 en 5:20 pm

    La verdad es que encontré muy interesante el tema del debate.
    Como todos muy bien sabemos, los homosexuales son la minoría dentro de la población Chilena y dentro de la mayoría de los demás países. Pero no porque sean la minoría, no se les va a tomar en cuenta si al fin y al cabo también son ciudadanos. De cierta manera, el amor que pueden sentir las personas no siempre es lo que uno espera por lo que esta bien que existan homosexuales quienes compartan entre si. En lo personal realmente no me molesta en absoluto. En parte apoyo el tema de la unión civil.
    A lo que realmente me opongo es a la adopción dentro de parejas homosexuales. Mi oposición se debe a que no es normal que un niño tenga dos padres o dos madres. Para mi eso no es válido. Además podría llegar a pasar que el podre individuo en adopción quede con algún trauma que podría manifestarse por el hecho de tener padres del mismo sexo o por el hecho de que sea víctima de buling durante su vida.

    Nicolás Terc T.

  15. danipierattini
    agosto 30, 2010 en 5:26 pm

    En la charla, pude notar como el debate sobre el matrimonio homosexual se está recien instaurando en nuestro país, y que al ser un tema muy polemico, debería competerle a toda la sociedad y no solo a los actores políticos, a mi parecer las uniones civiles entre personas del mismo sexo, deberia estar aprobado hace mucho tiempo, ya que los homosexuales son personas igual que todos y por lo tanto tienen los mismos derechos a planes de salud como pareja, herencia, etc.. ya que estos son otorgados a un ser humanos y no a alguien segun su condición sexual.
    La problematica principal, es que falta que la sociedad evolucione mucho para poder llegar a esto, porque esta tiene que tener un cambio valorico, de principios, y de creencias muy grande para poder aceptar que el matrimonio no es simplemente entre un hombre y una mujer, sino que se basa en el amor (y no porque yo siendo mujer ame a un hombre, todas las mujeres van a amar a un hombre), aunque creo que en la sociedad chilena falta mucho para poder lograr la equidad que deberíamos tener en el siglo XXI, los chilenos debemos empezar a tratar a las minorias con los mismos derechos que tenemos todos.

    Daniela Pierattini

  16. benjaminbr23
    agosto 30, 2010 en 5:27 pm

    Primero que todo, es importante mencionar que en la charla, los tres personajes políticos chilenos aceptaron la diversidad sexual en esta sociedad, lo cual demuestra un punto a favor en la tolerancia. Ahora, tomando una postura sobre el tema, creo que mi opinión se ve reflejada, o comparto el juicio de Ernesto Silva y Andrés Allamand.

    Primero, creo que Ernesto fue certero en enfocar su tesis en que se deben crear nuevas instituciones. De esta forma, se protegerá la institución del matrimonio, dándole una identidad a ésta que ya tiene por más que haya sido transformada o evolucionado en el tiempo. En relación a esto, el dio a entender que se debería crear un “pacto social” que funcione como institución para las parejas no matrimoniales, manteniendo al margen las ideas de forzar el matrimonio más allá de la pareja de un hombre y una mujer (con capacidad de procrear) pues ahí ya se ingresa en un tema de valores y religión. Lo que sí dijo expresamente es que hay que favorecer este “bien” que es la seguridad de parejas. Por otro lado pero siguiendo la misma lógica, Allamand postuló que a toda costa se debe reconocer la diversidad sexual pero también mantener el respeto por las instituciones vigentes (el matrimonio). Luego, el dio como solución una “unión civil” pero no reconocida solo para homosexuales, sino para heterosexuales también. A juicio del senador Allamand, en Chile hay un retraso en el reconocimiento explicito de parejas, ya sean homo o heterosexuales, y es en eso en donde tenemos que mejorar. No puede ser que para que yo reciba mis beneficios de pareja deba firmar un pacto de sociedad limitada, ¡claramente no queremos ser socios! Se debe creer en una pluralidad de instituciones, en donde estas nuevas en pos de la igualdad de derechos civiles, se irán regulando con el tiempo, y con el tiempo se verán cuáles son sus facultades. Por último, no comparto la opinión del Fulvio Rossi cuando respondió a la pregunta si homosexuales pueden adoptar niños. Simplemente porque creo que para que un niño se desarrolle de la mejor forma posible debe presentar una figura materna, como también paterna a su lado. Además, el hecho de tener “padres” homosexuales podría hacerlo sufrir de prejuicios o efectos negativos en su vida escolar (potencial caso bullying) y quizás en su futura vida también.

    Concluyendo, creo que este tema es un tema muy presente en el espacio publico ya que llego la hora de enfrentarlo como tal, dándole una solución y tomándole el peso necesario para que la sociedad de hoy en día esté tranquila y podamos vivir de la mejor forma posible. Es un tema bien delicado por lo cual siempre generará repercusiones y será difícil encontrar un punto en que las partes queden satisfechas.

  17. agosto 30, 2010 en 5:27 pm

    El tema tocado en el debate de hoy es un tema que está muy presente en términos mundiales, siendo un tema que se genera en el espacio público. Todos siendo ciudadanos deberíamos comprometernos y tener opinión acerca de legalizar o no el matrimonio homosexual, o ver que otra solución se podría llevar a futuro.
    Según mi parecer, tal como lo dijo el senador Allamand, los homosexuales deben ser reconocidos, ya que en Chile sólo son tolerados. Dicho lo anterior, creo que es de suma importancia que todo ser humano tenga derecho de ser lo que es y ser digno de la vida que conlleva. Como dijo el senador, una de las soluciones posible que se podrían tomar en cuenta y con la que estoy de acuerdo, es la unión civil entre las personas del mismo sexo. Esta decisión para nuestro país desde mi punto de vista sería la mejor, ya que nos enseñaría a todos a reconocer a las personas homosexuales y verlas realmente por lo que son y no llenarnos de prejuicios.
    ¿Por qué no el matrimonio? Si bien el matrimonio como institución a lo largo de la historia ha evolucionado, no me parece que sea lo óptimo y en esta parte concuerdo con el Diputado Ernesto Silva en donde dijo que el matrimonio se trata de la unión entre un hombre y una mujer y no creo que debamos forzarla, ya que se está hablando de temas que tiene que ver con los valores y creencias, que pueden ser religiosas, de la gente.
    Con respecto al tema de la adopción por parte de los homosexuales estoy en desacuerdo con el Senador Fulvio Rossi, ya que si creo que hay sólo una forma de construir familia y a lo largo del camino de la educación del niño quizás le influya sicológicamente que sus padres tengan orientación sexual distinta en común a los otros padres. No creo que estemos preparados como sociedad para irnos por ese ámbito.
    En conclusión, creo que este tema a discutir conlleva aliados y opositores. Es un tema que tiene que ver con los valores, el creer, la religión y cuantas cosas más de las personas, que muchas veces nos hacen tener distintas opiniones y finalmente llegar a conclusiones en que no todos están de acuerdo.

    María José Oyanedel

  18. fran90
    agosto 30, 2010 en 5:28 pm

    Lo primero que quiero rescatar sobre la charla a la cual he asistido hoy, es que encuentro muy valorable que temas que generen tanta controversia sean por lo menos discutidos hoy en día. Cabe mencionar que hace tan sólo un par de años, temas que afectan a un gran número de personas tanto dentro como afuera de nuestra nación, eran simplemente temas tabú. Hoy en día la politización del matrimonio homosexual no es una novedad y ese es un gran paso, o sea, antes el conflicto que este tema conllevaba, era un conflicto entre desiguales, donde la minoría homosexual era rezagada por la mayoría conservadora. Hoy, se ha demostrado que este actor ha crecido, ha tomado voz y gente que lo apoye, por lo tanto el conflicto está cada vez transformándose a un conflicto entre iguales, por el momento muy opuestas.
    De por sí, ese tema conlleva muchos conflicto de valores entre toda la gente y hoy expusieron su punto de vista tres formas de conseguir el orden público respecto a ese tema.
    A mi parecer, con la persona que más tengo similitud de opiniones es con el senador Rossi. Creo que el matrimonio es un derecho para todos los ciudadanos. No debemos entrar en discriminación y para ese debemos tratar a todos por igual.
    El mundo es cada vez más globalizado y se está abriendo a nuevas formas de libertad y creo que legalizar el matrimonio homosexual es una de ellas. A parte de ser el derecho de todo ciudadano.
    Con respecto a lo argumentado por Andrés, creo que la conservación de las tradiciones de las personas más conservadoras no sería afectado personalmente si se implementara la ley del matrimonio homosexual, a ese segmento no se le está privando de nada, en cambio sí se lo está haciendo al segmento homosexual, por lo que creo que debería ser legalizado.
    Y si el conflicto es cuál es el siguiente paso después de esa legalización, creo que la adopción de niños por parte de familias homosexuales es tan válido como uno de una familia heterosexuales. Quitarle la posibilidad de ser amado a un niño, a mi parecer, es un pecado.

    Atte,

    Francisca Schilling

  19. srb0
    agosto 30, 2010 en 5:32 pm

    En el debate pudimos observar diferentes opiniones acerca de este tema que últimamente ha generado bastante controversia a lo largo del mundo y en mi opinión, creo que es importantísimo que se lleven a cabo este tipo de actividades, ya que se dan a conocer diferentes opiniones donde acontece la política.
    Según hemos aprendido en el curso, la política es un mecanismo colectivo para generar y mantener el orden social ya que sin ella se generaría caos y en mi opinión, como bien decía antes, estas actividades crean un espacio público en donde se debaten diferentes opiniones arraigadas a la cultura de los diferentes actores.
    Primero que nada me llamó mucho la atención de que los senadores y diputados presentes en el debate, hicieran referencia al matrimonio como si fuera un “contrato” con la pareja, eso me marco bastante y me generó la idea de ver este tema con mas profundidad sobre la igualdad frente a la ley que debiese tener todo ciudadano que “paga impuesto en este país”, como decía el senador Rossi.
    En mi opinión, creo que el orden que tiene la sociedad de este mundo, esta dada por el matrimonio, que es la unión entre el hombre y la mujer y que últimamente se ha ido desordenando y creando estas nuevas ideas de convivir y formar una familia con una pareja del mismo sexo. Para mi, es un tremendo error empezar a aceptar estas nuevas parejas, ya que encuentro que es primordial que los hijos crezcan con un padre y una madre a su lado, tal como debiese ser y no deformar e incentivar las ideas absurdas que afectaran en algún momento del futuro, el orden social.

  20. domi lacassie
    agosto 30, 2010 en 5:35 pm

    El matrimonio homosexual debe ser legalizado. Si quieren legislen también la unión civil para parejas homosexuales y heterosexuales, pero como un proyecto aparte, porque el matrimonio es un derecho para todos los ciudadanos. Aunque realmente no estoy segura de la diferencia entre ambas cosas, ya que a pesar que se les preguntó, no fueron capaces de explicarlo. Encuentro totalmente ilegítimo que si hay un 10% de la población que se supone que es homosexual, como heterosexuales nos entrometamos en su vida privada. ¿En qué nos influye a nosotros que se casen? ¡En nada! Nuestra mayor preocupación podría ser el tema de la adopción, por el supuesto que se tiene que los hijos tenderían a ser homosexuales, pero como aclaró Fluvio Rossi, quien estudió medicina en la Universidad Católica, hay estudios psiquiátricos que demuestran que un niño que crece con padres homosexuales no tiene más tendencia a ser homosexual, que un niño que crece con padres heterosexuales. Para mi gusto somos un país muy cerrado de mente en estos temas, y es cosa de reflexionar un poco y darse cuenta que cualquier niño va a ser mucho más feliz si tiene unos padres que le dan amor, aunque sean dos papás o dos mamás, a que estando en un hogar para niños abandonados, por ejemplo. Para finalizar, me gustaría confesar que es en estos momentos cuando me dan ganas de tener más capital humano, social y físico, para aumentar mis posibilidades de ser elegida como agente de poder y así poder tener peso e influencia en decisiones como estas, ya que realmente me frustró ver a Ernesto Silva, por ejemplo, en el debate, porque se notó que no estaba informado y que ni siquiera había conversado con un homosexual el tema sobre el cual opina con tanta determinación.

    Dominique M. Lacassie V.

  21. pablotorrejon
    agosto 30, 2010 en 5:40 pm

    El debate que asistimos hoy sobre el matrimonio homosexual o unión civil, claramente apunta a una acción política propiamente tal que trata resolver una desigualdad generada en el espacio público y que concierne a todos por igual, y que por lo tanto genera inevitablemente una opinión en cada uno de nosotros. Considero que un tema tan delicado como este necesita claramente estar bien informado, pero con lo que escuche hoy comparto en gran parte la posición respecto al tema del senador Andrés Allamand. Es necesario generar un reconocimiento por parte de la sociedad hacia las personas homosexuales. Pero también creo que un concepto como el “matrimonio” como se conoce y como se han casado gran parte de nuestras familias, no puede ser igual para personas heterosexuales como homosexuales. Esto no quiera decir que me encuentre en contra de una unión civil, ya que considero que como cualquier ciudadano están en todo su derecho de compartir su vida con quien sea, pero solo que de una forma distinta a la que se conoce.

  22. agosto 30, 2010 en 5:50 pm

    En mi opinión cada persona tiene derecho a desarrollar su vida privada de la manera que guste, siempre que no cause daño alguno a terceros. Por lo mismo, no encuentro justo el hecho de que parejas homosexuales no puedan desarrollar su vida privada plenamente como es debido. Por ejemplo, la existencia de parejas que viven toda una vida juntos, compran una casa, autos, etc. Y al momento de morir una de las partes todo se va para la familia del fallecido ¿Qué recibe la pareja de toda la vida de tal persona? ¿Nada? Por esta misma razón considero que la unión civil es una justa medida para asegurar los mismos derechos a los homosexuales que las parejas heterosexuales, y que puedan gozar de los beneficios del reconocimiento.

    Pese a apoyar la unión civil de estas parejas, me opongo rotundamente a la adopción por parte de ellas, ya que como mencione al inicio, las personas tienen derecho a hacer lo que quieran, siempre y cuando, no tengan un efecto negativo en terceros. En el caso de una adopción, el niño/a va a crecer y desarrollarse en un ambiente que no es natural, en donde existen dos padres y no existe la presencia de una figura materna ¿Tendrá esto efecto alguno en el desarrollo normal de un niño? Yo creo que si. Desde mi punto de vista, no es justo que un niño o niña tenga que crecer en un ambiente que no es normal y que aumente las probabilidades de seguir esta tendencia.

    Por último, encuentro parcialmente legitima la intrusión de los heterosexuales en la vida de los homosexuales. Por un lado, todos tenemos los mismos derechos, por lo que los heterosexuales no deberían tener el poder de entrometerse en la vida de las personas que siguen diferentes tendencias. Pero por otro lado, hay que imponer ciertas barreras, pero no con el propósito de restringir sus vidas, es decir, la de las parejas homosexuales, sino que el efecto que ellos puedan tener en otros, como es el caso de la adopción. A pesar de que este tema trata de la vida privada, es claramente un tema que ha entrado al espacio público debido a que la gente lo ha politizado. Espero que se logren tomar medidas satisfactorias para ambas partes, sin privar a los homosexuales de sus derechos, pero a la vez que se respete el espacio de los heterosexuales.

    Alvaro Olid.

  23. gabygarstman
    agosto 30, 2010 en 5:55 pm

    Respecto al debate de hoy día, me quedó una pregunta dando vueltas, está Chile realmente preparado para el matrimonio homosexual?.
    Muchos responden la pregunta respecto a sus valores, lo que creen justo y/o correcto, entre las cuales siempre aparece la respuesta acerca del tema de la “libertad”, pero la verdad es que aun no he encontrado un argumento que me haga creer que realmente chile está preparado para asumir el matrimonio entre personas del mismo sexo.
    Una de las razones más básicas radica en que desde chicos nos enseñan que el matrimonio es entre hombre y mujer, que hará un niño cuando durante toda su infancia se pregunte porque él tiene dos papás o dos mamás? es ético que un niño no tenga un hogar “normal” o acaso es justo?. porque como dijo el senador Ernesto Silva, “… El derecho no regula todo, hay cierta libertad exepto cuando las acciones tienen incidencia en el otro…”, acá no se abarca solo el tema de personas adultas, sino también a los niños ya que, como vamos poder seguir enseñando el matrimonio entre hombre y mujer, si se están casando homosexuales?. seria una contradicción tremenda, porque el tema de hombre y mujer no va solo por la iglesia sino que también es algo cultural, desde siempre, por decirlo así.

    El tema del matrimonio homosexual se ha politizado en exeso, según mi opinión, por que analizaré las etapas que pueden llevar a la politización según joseph M. Vallés:
    1. identificacion de una distribución desigual de valores y recursos que es percibida como inveniente o arriesgada.
    Respecto a esto, estoy deacuerdo ha que hay distintos valores involucrados en el tema y que se está produciendo un inconveniente para una parte de la población.
    2. toma de conciencia y expresión de sus demandas, exigencias y propuestas para corregir la situación y controlar el riesgo.
    En este punto, estoy en completo desacuerdo ya que el tema acerca de los homosexuales no ha madurado lo suficiente, y tampoco Chile, como para expresar sus demandas y exigencias. En base a los otros dos puntos tampoco.Por lo que concluyo que la politización está sobre valorada.

    Otro punto importante al respecto, es que antes el tema de los homosexuales era cien por ciento privado, pero ahora gracias a la politización forzada se ha pasado al escenario público, con desigualdades latentes. ya que como dijo F. Rossi: “… porque alguien que paga sus impuestos no puede ejercer todos sus derechos?…” Pues yo le tengo una respuesta al señor Rossi, porque si yo tengo valores que van con la constitución actual de Chile, debo dejar que los pasen a llevar por un 10-15% de la población?.

    Por lo que creo firmemente que no debería legislarse el matrimonio homosexual, tampoco la unión civil. Entenderán que también estoy en desacuerdo con la adopción.

    Gabriela Garstman L.

  24. Ignacia Nievas
    agosto 30, 2010 en 5:56 pm

    El matrimonio homosexual es un perfecto ejemplo de la politización de un tema. La sociedad global ha pasado a integrarlo al espacio público y al parecer Chile no seguirá siendo la excepción. Una vez aceptado esto debemos formar alguna reglamentación que nos ayude a tomar una decisión y llegar a un acuerdo por nuestra imperante necesidad de orden. Pero si buscamos el orden social tengo serias dudas si la legalización del matrimonio homosexual logrará el orden que la política busca ya que, se trata de una amenaza al vínculo que nos une a todos como sociedad; la cultura. Aun cuando este ha pasado a ser con los años un mecanismo muy inefectivo, existen temas específicos que aún mueven a la gente y este es uno de ellos. Nuestra cultura durante décadas ha considerado la homosexualidad como algo inaceptable, por lo que romper este vínculo de manera tan violenta tendería a provocar mayor desorden e insatisfacción que un orden social legítimo. Es bajo este escenario que la Unión Civil que plantea el senador Andrés Allamand lo considero como la opción más efectiva y “buena” dentro de las opciones que se nos ofrecen. Concuerdo con el senador que nuestra cultura no está preparada para ello, siendo el matrimonio una institución aun muy respetada y resguardada. Creo que la discusión en términos políticos va más allá de si ser homosexual es bueno o malo, o si estamos negando derechos a una parte importante de la sociedad, es una búsqueda cuyo propósito es lograr el orden social.

  25. agosto 30, 2010 en 5:56 pm

    Para comenzar mi post quiero hacer una breve introducción a lo fue el debate en cuestión. Básicamente se sustentaron 3 posiciones, la primera, legitimar el matrimonio homosexual cambiando la constitución y redefiniendolo como una unión de personas esto con objeto de legalizar los problemas jurídicos a los cuales se ven enfrentados las parejas homosexuales que desean formalizar si vínculo como pareja y por otro lado reconocer simbólicamente que vivimos en una sociedad de derechos iguales. Una segunda postura fue defender solamente la unión civil de personas del mismo o distinto sexo, con objeto de reconocer y solucionar los problemas prácticos, pero no dando paso a la unión matrimonial de homosexuales con objeto de respetar a las personas que se han educado en la tradición de lo que el matrimonio significa en sus vidas, o sea, no alterar esa institución sino más bien crear una nueva. Y por último, modificar ni crear ninguna institución que hable sobre las uniones de pareja, pero a través de las leyes establecer marcos amplios de libertad para que cada uno pueda elegir como desea llevar su vida.

    Creo que este debate fue bastante provechoso en el sentido de que permitió de que el público se instruyera con mayor profundidad de la que el tema se ha tratado públicamente, se llego a un consenso de el reconocimiento era un factor clave en el desarrollo de las personas sean homosexuales o heterosexuales. Ahora siento que quedo un punto dando vueltas en el tintero. Cuando se habló y se dijo que hoy en día había una tendencia de las parejas a retrasar su matrimonio o a optar por “convivir” y que el matrimonio era símbolo de estatus, realmente me entro la siguiente duda, ¿tienen los actores políticos en cuestión claro los procesos sociales, económicos y culturales que se están dando en nuestra sociedad?.

    Me refiero a que, más allá del tema del sexo, la sociedad está entrando en una crisis de sentido, estamos cada vez en un mundo más competitivo, con menos tiempo para disfrutar y con más estrés cada día. Evidentemente, esto hace que el costo de casarse vía matrimonio haya aumentado con los años y hoy en día se prefiera relaciones más informales, donde hay menos compromiso por lo menos desde el punto de vista económico o judicial. A mi gusto, esto es gravísimo. El problema de las uniones de personas, en este caso relaciones de afecto propiamente tal , indica que estamos pasando a una sociedad donde hay miedo a asumir responsabilidades, es decir, todo se construye en bases mucho menos sólidas en un mundo donde cada vez es más imperante “construir con ladrillo y no con paja”, ya que estamos enfrentando una serie de cambios que no solo nos definen el el presente sino que también son pie para las personas y la sociedad que seremos en el futuro. Es allí donde esta el gran quiebre del siglo XXI, y por lo mismo es donde debemos centrar la mirada y preguntarnos, ¿queremos construir una legislación en base a los fenómenos sociales actuales para acomodarnos a estos? o ¿desamos cambiar este impacto social negativo reformando nuestras definiciones de lo que debería ser nuestra constitución y estructura social?.

    Ignacio Urbina Henríquez

  26. agosto 30, 2010 en 6:01 pm

    Al concluir el debate entre los senadores Andrés Allamand, Fulvio Rossi y el diputado Ernesto Silva, y al tomar en cuenta sus puntos de vista, me parecen importantes algunos temas a destacar los que concuerdan con mi posición frente al tema.
    Hoy en día nuestra historia, cultura ha evolucionado, son otros los temas que la sociedad está tratando aunque muchas personas también se niegan a referirse a ellos, la unión y el matrimonio homosexual son uno de estos asuntos.

    Mi opinión coincide en algunos puntos con el senador Andrés Allamand, ya que creo que es necesario y honesto que la sociedad en general pueda otorgar dignidad y reconocer a este porcentaje de personas homosexuales las que también desean ser reconocidos dentro de cualquier comunidad, para realizar libremente sus actividades y poder acceder a sus derechos como cualquier persona, ya que todos somos iguales.
    Mi respuesta entre matrimonio y unión civil, mi opción es la unión civil sin discriminación para que a través de esto las parejas homosexuales puedan acceder a todos sus derechos como ciudadanos y convivir libremente, ya que al igual a lo referido por el Diputado Ernesto Silva, el matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer para procrear lo cual para mi implica la posibilidad a la adopción, un tema con el cua estoy muy en desacuerdo.

    Refiriéndome a la posibiidad de adopción en estas parejas homosexuales, me opongo, ya que siento que todo niño tiene el derecho de crecer,desarrollarse en un ambiente y entorno familiar, con una madre y un padre en donde cada uno aporte con su enseñanza en la formación del niño al igual que las demás personas con la que comenzará a comunicarse en sus distintas etapas de la vida.

    Creo que al referirse y poder tomar estas decisiones, este tema es un tema público, ya que es necesario contar con la manifestación y presencia de todo homosexual y los actores políticos que deciden esto, para darse cuenta lo importante que es conocer diferentes experiencias de vida y las razones reales de lo que desean los homosexuales.

    Al estar presentes diversas personas con diferentes puestos ante la ley y la sociedad, este es un debate entre des-iguales, ya que el asunto a tratar aunque se refiera a todo homosexual, los actores poseen mayor poder político y la capacidad para influir en mecanismos colectivos de la generación de este vínculo al tener la facultad de decidir el tema en cuestión y en buscar el orden social a través de la política.

    María Francisca Ramírez V.

  27. gabygarstman
    agosto 30, 2010 en 6:16 pm

    Creo que la solución del Senador Allamand tiene que ver mucho con el concepto visto en clases de política ya que, la politica no consigue siempre “solucionar” los conflictos, sino que lo que se procura es reducir el riesgo de desintegración social, ya que la politica es ante todo constructora de sociedad. Pero en este caso no sirve ya que no hay mucho riesgo de desintegración social, ya que el porcentaje de homosexuales e sun 10-15% a lo más y las personas que están a favor pero ellos poco tienen que ver al respecto, ya que no serán ellos los que se casen con una persona de su mismo sexo. además la chile se conseidera un país conservador, no creo que sea el momento de cambiar eso respecto al tema del matrimonio.

    Gabriela Garstman L.

  28. Vicente Tomás Cruz Infante
    agosto 30, 2010 en 6:19 pm

    La sociedad progresa y se manifiesta, no es algo nuevo. La historia de la humanidad data de diversos acontecimientos que le dieron conocer a las sociedades antiguas, y a las nuevas, que el orden público está en constante cambio y que, para poder mitigar la tensión social, el Estado debe responder a las demandas del pueblo (democracia). En el caso contrario, donde el grupo popular no es escuchado sino más bien reprimido, es posible que se derive en una revolución, como lo que ocurrió en la Revolución Francesa (1789 – 1799), hito histórico donde la monarquía absolutista se vio destituida y, posteriormente, finalizada gracias a los esfuerzos de las clases medias y bajas de la sociedad.
    Aplicando la idea del constante cambio del ambiente público, derivado de diversas demandas efectuadas de diferentes partes de la sociedad, a una época más contemporánea y en un contexto más familiarizado, lo mismo ocurrió en 1949 donde las mujeres finalmente obtuvieron el “Derecho a voto”. Esta fue una ardua lucha donde el sexo femenino buscaba tener una participación más activa dentro del acontecer y de la política nacional.
    El matrimonio homosexual es más de lo mismo, es decir, es otra facción que busca derechos en la sociedad y que, debido a que estamos formados a través de diversos valores y reglas morales, no se le pueden conceder esos derechos. De esto último se derivan las siguientes preguntas: ¿Quiénes somos nosotros para decirle a una persona que actúe de una forma contraria a la que él/ella quiere? ¿Por qué se debe coaccionar a aquellos que son diferentes, privándolos de lo que ellos quieren debido a que a nosotros nos molesta? Por otro lado, existe una inmensa inconsecuencia por parte de la Iglesia. Esta institución es la que se opone férreamente a esta unión entre personas del mismo sexo pero no es ella misma quien dice: “Amaos los unos a los otros como yo los he amado” y, en segundo lugar, ¿no es el Templo de Dios para todos aquellos creyentes? Dejo estas preguntas abiertas a modo de reflexión.

    Vicente Cruz Infante

  29. agosto 30, 2010 en 6:22 pm

    Respecto al debate de hoy sobre el matrimonio homosexual, creo importante destacar un punto que compartían los tres invitados, que era que sí existía una necesidad de reconocer y dignificar a los individuos que tuvieran dicha orientación sexual. Si bien, como mencionaba el Senador Fulvio Rossi, en la sociedad ha habido un gran avance en cuanto a tolerancia y aceptación, creo que el modo en que lo hacemos explícito es en el que nos debemos enfocar. Comparto la opinión con el Senador Andrés Allamand ya que creo que es fundamental reconocer la diversidad y los derechos que poseen todos los individuos. Si bien el concepto de familia es una construcción social y cultural que va evolucionando a medida que pasa el tiempo, como lo dijo el diputado Ernesto Silva, el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer que comprende como uno de sus objetivos principales procrear. A partir de esto creo que si hay que manifestar concretamente el reconocimiento de los homosexuales debería ser a través de una unión civil y no del matrimonio. Si los homosexuales exigen respeto, valoración y reconocimiento, creo que sería muy inconsecuente pasar a llevar a una institución tan importante y seria como lo es el matrimonio, sería buscar respeto a través de faltar el respeto. Y no solo a la institución en sí, sino que a todos los que creyeron en ella, se comprometieron a través de ella y aceptaron sus bases y principios. Si uno decide formar parte de algo y se compromete mediante un contrato, sería ilógico cambiar el enfoque que se decidió dar a partir de esa institución, se estaría pasando por encima de todas esas personas que creyeron y que decidieron conscientemente formar parte de ella.
    Creo firmemente que además de tolerar a los homosexuales, hay que valorarlos como dignos seres humanos que son, es por eso, que si bien no estoy de acuerdo con que se apruebe el matrimonio entre ellos, sí debería existir una institución que le permita a la gente unirse civilmente con su pareja. No me refiero solo a homosexuales, sino que me refiero a todo aquel que no crea en las bases del matrimonio, que quizá no quiera procrear o que encuentre que el matrimonio es una institución anticuada. Así podrían lograr tener un vínculo ante la ley que los ligue de por vida sin la necesidad de violentar las creencias de otras personas ni de otras instituciones.

  30. mceciliamartinez
    agosto 30, 2010 en 6:23 pm

    En el debate nos encontramos con tres puntos de vista, y creo que con el que mas ideas comparto es con el Diputado Silva; obviamente los homosexuales son tolerados por la sociedad actual, pero ¿estaremos realmente preparados en nuestra sociedad para poder internalisar este cambio que se quiere generar, tanto como la unión civil, como el matrimonio? ¿Será una solución real que se cree la unión civil?
    Pero mi pregunta principal es ¿Por qué mediante legislaciones se busca ir contra lo que es lo normal y lo natural desde la concepción del hombre?
    Claramente este tema causa mucha controversia y tensión dentro de la sociedad y por eso se lleva al espacio público, y se debate en torno al tema para buscar así la mejor solución, pero creo que todavía la sociedad no esta realmente preparada para tomar una decisión definitiva con respecto a esta, no se tienen ideas claras. No es suficiente que se hagan estudios y se saquen estadísticas sobre si un niño adoptado por una pareja homosexual es o no es igual, o con los mismos valores que otro niño adoptado por una pareja heterosexual, sino que creo que tenemos que repensar sobre este tema, aunque parezca demasiado conservador, ya que, a mi pensar es anti natural un matrimonio o adopción de niños en parejas homosexuales, y no se soluciona con una unión civil en la que al final, según lo que entendí, solo se resuelve el tema de los bienes dentro de la pareja.
    M. Cecilia Martínez

  31. agosto 30, 2010 en 6:25 pm

    Creo que hoy en día todos tenemos claro que somos iguales, pero al momento de legislar nos cuesta ver en profundidad de que realmente se trata esto.
    Me pareció interesante escuchar al diputado Fulvio Rossi, al decir , que “ como todos pagamos impuestos , cumplimos con nuestros deberes también debemos exigir derechos” , sin embargo , tengo la convicción y lo veo día a día que como sociedad no estamos preparados para enfrentar realidades como lo son la completa aceptación a los homosexuales. Sin ánimo de criticarlo , veo que no hay un completo estudio de entender si realmente nuestra cultura (desarrollada o no) acepta realmente a esta distinta condición sexual, sin embargo volviendo al tema, es fundamental entender que vivimos en país , en donde al menos éste es perfecto para burlarse , mofarse y discriminar al que tiene una condición diferente.
    Debe legislarse una unión civil para todos, sin alguna exclusividad sino con el ánimo de una completa inclusión pues las leyes se hacen para todos. Pero este debe ser paulatino, no podemos pretender que exista matrimonio homosexual hoy , pues los cambios deben ser a un ritmo soportable , y a mi parecer generaría un caos haciendo un cambio tan radical de un día para otro. Por otro lado , y creo que no es menor mencionarlo existe todo un estatuto en la iglesia que habla del matrimonio entre hombre y mujer , por ende, debe haber un respeto hacia todos lados.
    Creo que poner en la mesa este tema, es sumamente interesante y que habla de que hay una abertura de mente en todos nosotros, pero creo que hay que ir paso a paso , porque tampoco creo que exista apuro, por un bien y una paz entre todos.
    Como expuso el senador Allamand, falta en Chile un reconocimiento real a los que son de minorías , pero que no sean discriminatorias sino mas amplias , y uniones civiles permiten que toda la sociedad este incluida, sin discriminación positiva ni negativa.
    Por otra parte , estuvo el tema de la adopción en lo que estoy en desacuerdo , escuche del diputado Fulvio Rossi que decía que científicamente hijos de padres homosexuales son igual de felices que otros que se crían con padre y madre. Sin embargo, la familia es fundamental para el desarrollo de un hijo , creo firmemente que por algo existen los roles de padre y madre , ambos entregan de una manera distinta lo hermoso e importante que es la vida y la formación de un hijo. No digo, que una pareja de homosexuales no lo sepa , pero existen por alguna razón estas distinciones entre mamá y papá. Por algo siempre se ha hablado en esta sociedad , de que la imagen paterna y materna presente es crucial para el desarrollo de un hijo. No podemos negar la horrible realidad que viven los niños hoy , por el llamado bullying , intimidaciones o acosos a niños que son inocentes o molestados por pequeñeces , entonces si estamos parados en esta realidad que nos ha costado verla y asumirla , por qué no preguntarse si aquellos que son criados por personas del mismo sexo ¿no vivirán una realidad como ésta o quizás peor?
    Creo que una vez más, vemos en el espacio público temas sumamente relevantes y que hablan muy bien de un país que se discutan, pero también hay que distinguir entre los llamados actores políticos quienes son los que nos representan pero que sin embargo muchas veces temas como éstos los tocan pues elevan su populismo , sin ver a fondo los problemas reales de las personas. Porque claramente provocan revuelo y tensiones hablar de temas como éstos , pero también tiene que haber una justa politización de las cuestiones a discutir.

  32. agosto 30, 2010 en 6:36 pm

    Estoy de acuerdo en que las leyes son un marco construido por la misma sociedad para dar un ordenamiento a ésta, por ende, si la sociedad cambia deben hacerse leyes que se ajusten a ella, tal como el senador Rossi mencionó. Sin embargo, creo que ante todo el estado tiene la responsabilidad de que estas leyes favorezcan a la sociedad en su conjunto y estén conforme a las responsabilidades que tiene el estado (como lo es la protección de la familia y propender al fortalecimiento de ésta, obligación consagrada en el artículo primero de la Constitución Política de la República. El matrimonio gay traería consecuencias negativas para la sociedad; desde materias como la disminución del crecimiento demográfico hasta temas más profundos como la desviación de la ley natural.
    Por otra parte, tal como mencionó el diputado Ernesto Silva, el matrimonio se lleva a cabo para regular las consecuencias que conlleva la unión de una pareja en los demás; las implicancias de esta unión en terceros, no para regular afectos, que sería lo que se estaría haciendo en el caso la legalización del matrimonio homosexual. En otras palabras, legalizando el matrimonio gay, se estaría tratando de entregar reconocimiento a este grupo de personas distorsionando el concepto y la finalidad de matrimonio.

  33. carl0s24
    agosto 30, 2010 en 6:39 pm

    Creo para partir que debemos ser francos en el debate y pensar cual es nuestra posición respecto a la homosexualidad, por que por un lado podemos decir que los toleramos por el hecho de ser personas y que cada persona merece respeto pero, nuestra posición también implica una postura fuera del espacio publico pues en definitiva no nos debemos confundir por que el politizar un tema es simplemente hacer que entre en el espacio publico pero, esto no va a cambiar nuestra postura pues estaremos hablando sobre el mismo tópico , por ejemplo si supiéramos que un cercano nuestro es homosexual .

    En primer lugar quiero decir que me opongo al matrimonio homosexual dado que el matrimonio no es una institución arbitraria que pueda ser pervertida con el fin de alterar su significado. El matrimonio tiene un fin dentro de la sociedad que es el de proteger la unión entre dos personas de cuyo amor vienen hijos al mundo y por lo tanto no cabria en este espacio el amor entre personas del mismo sexo .

    Las uniones civiles a su vez son una aproximación al matrimonio por lo que su definición es algo engañosa, las personas tienen la libertad de elegir entre casarse o no pero a su vez deben asumir sus responsabilidades por el hecho de optar entre una de las 2 opciones y si deciden no casarse tendrán sus beneficios pero ciertos costos asociados. El matrimonio debe ser la institución que permita regular las uniones entre las personas pues busca favorecer el crecimiento de la sociedad (ya que de los matrimonios nacen hijos y a su vez los padres asumen la responsabilidad de cuidar a los hijos). En definitiva las uniones civiles serian contraproducentes pues la sociedad regula las uniones a través de la institución del matrimonio (y por tanto pretende que a través de esta las personas formalicen sus relaciones de pareja) y las personas pueden optar a renunciar a sus derechos como lo es formalizar su vínculo de manera legal.

    Sobre el comentario de Vicente Cruz que intenta poner en tela de juicio la posición de la iglesia debo decir que la iglesia no rechaza al pecador sino que al pecado por lo que no correspondería descontextualizar la frase de amaos los unos a los otros.

    A su vez si como algunos de ustedes se oponen a la adopción de parte de homosexuales pero aceptan que se puedan unir eso genera una inconsistencia pues le otorgan un valor moral inferior a la homosexualidad pero le otorgan el mismo derecho a unirse entre si que las parejas heterosexuales (es decir se les estaría otorgando el mismo reconocimiento cuando a su vez se les da un valor moral diferente a la homosexualidad y heterosexualidad)

    Carlos Pinto

    link de referencia :
    http://www.iuscanonicum.org/index.php/derecho-matrimonial/37-naturaleza-del-matrimonio-canonico-en-general/425-homosexualidad-y-matrimonio-ila-iglesia-discrimina-injustamente.html

  34. agosto 30, 2010 en 6:40 pm

    El matrimonio homosexual, como pudimos ver en el debate, es un tema que causa controversia y tensión en la sociedad debido a la desigualdad de derechos y oportunidades que genera, por lo que forma parte del espacio público y requiere de la política, como herramienta de orden, para abordarlo.

    En el debate hubo dos posiciones principales. El Senador Fulvio Rossi quien estaba a favor del matrimonio civil, tomándolo de la perspectiva de la libertad y los derechos. Los homosexuales también cumplen deberes y hacen cosas que merecen derechos como ciudadanos (al igual que todos), es por esto que deberían tener acceso al matrimonio, tomándolo como un simple contrato. Iguales deberes, iguales derechos. Además argumento a favor en base a la evolución de la sociedad, la cual va cambiando y hay que saber adecuarse y llevar estos cambios.

    Por otro lado el senador Andrés Allamand, habla del matrimonio homosexual como la búsqueda de un reconocimiento explicito, que debe ser otorgada por una institución que en su opinión debe ser distinta a la que otorga el matrimonio y esto debido a que se debe respetar el matrimonio civil como una tradición o parte de la cultura para las personas, que para algunos forma parte del sentido común y no pasarlo a llevar. Es por esto que el senador habla sobre reconocer la diversidad, proponiendo el pluralismo de instituciones, es decir, la creación de una institución especial para legislar este tema, que sea separada de la del matrimonio, para no pasar por sobre la gente que si comparte esa forma de unión.

    Según mi opinión, los seres humanos fuimos creados con una estructura fisiológica para estar con una persona del sexo opuesto, por lo que no estoy de acuerdo con el matrimonio, ni unión civil de homosexuales, ya que lo encuentro algo que va en contra la naturaleza de las personas y busca algo para lo cual “no estamos hechos”.

    Con respecto a la posición de los senadores, comparto mas con la opinión del senador Andrés Allamand, quien conserva el matrimonio como una forma tradicional y que es parte de la cultura de muchas personas, por lo que tampoco corresponde alterarla ni cambiarla a homosexuales, ya que significaría pasar a llevar a todo el resto de la gente. En este aspecto estoy de acuerdo con la pluralidad de instituciones, la cual podría solucionar la necesidad de reconocimiento, o contrato para los homosexuales. El problema de esta institución especial es que podría aumentar la desigualdad y generar mayor segregación y tensión con respecto al tema.

    De la opinión del senador Fulvio Rossi, comparto el tema de que todos como seres humanos cumplimos ciertos deberes que deberían permitirnos derechos, pero no me parece de correcto que vea el matrimonio tan solo como un trámite legal, es decir, un contrato y no tome en cuenta que para mucha gente es un papel físico pero que si conlleva muchas cosas por detrás, que significa mucho mas y trae consecuencias mas allá de un reconocimiento civil y de un “estado” sino que forma parte de algo tradicional para mucha gente y que significa algo afectivo. Si uno de sus argumentos es el del matrimonio civil tan solo como un contrato y derecho de un ser humano que cumple deberes, entonces podrían tener otra institución que les otorgue unión civil (como un contrato) pero que no necesariamente altere el matrimonio como existe hoy en día.

    Creo que el matrimonio homosexual y la adopción en estos casos es un tema que la sociedad todavía no está preparada para aceptar, o tratar. Va mas allá de la estadísticas y estudios que muestren que no altera a la formación de un niño el ser criado con dos padres o madres homosexuales, sino que es más bien como lo recibirá la sociedad y como se desarrollara este tema dentro de ella. Por más que se asegure que la sociedad está en constante evolución y cambios, me parece que este tema todavía no está del todo maduro ya que genera mucha controversia, tensión y diferencia de opiniones.

    Maria Eugenia Arellano G.

  35. benjaminbr23
    agosto 30, 2010 en 6:41 pm

    Primero que todo, es importante mencionar que en la charla, los tres personajes políticos chilenos aceptaron la diversidad sexual en esta sociedad, lo cual demuestra un punto a favor en la tolerancia. Ahora, tomando una postura sobre el tema, creo que mi opinión se ve reflejada, o comparto el juicio de Ernesto Silva y Andrés Allamand.

    Primero, creo que Ernesto fue certero en enfocar su tesis en que se deben crear nuevas instituciones. De esta forma, se protegerá la institución del matrimonio, dándole una identidad a ésta que ya tiene por más que haya sido transformada o evolucionado en el tiempo. En relación a esto, el dio a entender que se debería crear un “pacto social” que funcione como institución para las parejas no matrimoniales, manteniendo al margen las ideas de forzar el matrimonio más allá de la pareja de un hombre y una mujer (con capacidad de procrear) pues ahí ya se ingresa en un tema de valores y religión. Lo que sí dijo expresamente es que hay que favorecer este “bien” que es la seguridad de parejas. Por otro lado pero siguiendo la misma lógica, Allamand postuló que a toda costa se debe reconocer la diversidad sexual pero también mantener el respeto por las instituciones vigentes (el matrimonio). Luego, el dio como solución una “unión civil” pero no reconocida solo para homosexuales, sino para heterosexuales también. A juicio del senador Allamand, en Chile hay un retraso en el reconocimiento explicito de parejas, ya sean homo o heterosexuales, y es en eso en donde tenemos que mejorar. No puede ser que para que yo reciba mis beneficios de pareja deba firmar un pacto de sociedad limitada, ¡claramente no queremos ser socios! Se debe creer en una pluralidad de instituciones, en donde estas nuevas en pos de la igualdad de derechos civiles, se irán regulando con el tiempo, y con el tiempo se verán cuáles son sus facultades. Por último, no comparto la opinión del Fulvio Rossi cuando respondió a la pregunta si homosexuales pueden adoptar niños. Simplemente porque creo que para que un niño se desarrolle de la mejor forma posible debe presentar una figura materna, como también paterna a su lado. Además, el hecho de tener “padres” homosexuales podría hacerlo sufrir de prejuicios o efectos negativos en su vida escolar (potencial caso bullying) y quizás en su futura vida también.

    Concluyendo, creo que este tema es un tema muy presente en el espacio público ya que llego la hora de enfrentarlo como tal, dándole una solución y tomándole el peso necesario para que la sociedad de hoy en día esté tranquila y podamos vivir de la mejor forma posible. Es un tema bien delicado por lo cual siempre generará repercusiones y será difícil encontrar un punto en que las partes queden satisfechas.

  36. agosto 30, 2010 en 6:54 pm

    Yo concuerdo con el diputado Fulvio Rossi al decir que el matrimonio es un derecho. Si los homosexuales cumplen con todos los deberes como ciudadanos, también tienen que poder disfrutar de todos los derecho que una sociedad democrática garantiza. Por ende, crear una institución que reconozca la unión como pareja de dos personas independiente si son o no del mismo sexo es indispensable.
    Tenemos que tener claro que esta es una sociedad donde debemos luchar por la libertad, dejar que las personas vivan de acuerdo a sus gustos y como ellos quieran, sin intervenir en a libertad de otros.
    La idea de crear un espacio legal donde no solo las parejas homosexuales sean reconocidos explícitamente para devolverle la dignidad que nuestra cultura les a quitado, sino también a un gran numero de parejas que han decidido ser convivientes, resolvería problemas patrimoniales, hereditarios, y de deberes recíprocos entre las partes; esto son uno de los beneficios que da el matrimonio y por el cual se ha iniciado este debate.

    Lo que propone Alaman, me hace gran sentido; reconocer la diversidad sexual, pero respetar las instituciones vigentes, es decir crear solo un contrato que soluciones los problemas técnicos y dé reconocimiento, diferente al matrimonio; de esta forma no solo evita cambiar pequeñas leyes dentro de un un contrato ya establecido y definido como lo es el matrimonio, sino también respetar a quienes entienden ese concepto como la unión entre el hombre y la mujer para procrear. Hay personas que se comprometieron bajo ese acuerdo, por ende se tiene que mantener, no puede cambiar; este es es uno de los puntos mas conflictivos en este debate. En definitiva el propone crear una institución diferente al matrimonio.

    Ahora bien algunos homosexuales no quieren que esa institución sea solo para ellos, ya que ven ese método como discriminatorio, es por eso que esa institución no solo reconocería a parejas del mismo sexo, sino también a heterosexuales que no quieren contraer matrimonio pero si quieren ser reconocidos y hacer uso de alguno de los beneficios que este les traería.

    ¿pero cual es la diferencia entre un contrato civil y el matrimonio?
    El diputado de la UDI, el señor Silva, dijo en el debate, que las diferencias entre esas dos instituciones son muy pocas, tienen más cosas en común que diferencias, entonces si esto fuera así, ¿que haría que las parejas heterosexuales que no quieren contraer matrimonio, se comprometan bajo un contrato civil, si la diferencia entre estos dos es solo social y cultural?
    pienso que si la diferencias son casi nulas, darle a las parejas de distinto sexo que no quieren casarse, la posibilidad de reconocer su unión bajo un contrato que prácticamente solo de nombre es distinto al matrimonio, no es eficiente; por esta razón finalmente igual terminaría siendo una institución donde solo habrían homosexuales.

    aunque alguno encuentren este método algo discriminatorio, yo encuentro que esta bien, ya que le da a todos los ciudadanos igual derecho, independiente de cual sea el nombre que se le ponga. Y por otro lado, se respetaría el significado de matrimonio, bajo el cual muchos se han comprometido.

  37. agosto 30, 2010 en 6:55 pm

    Respecto al debate, mi postura hacia el tema se parece al del diputado Fulvio Rossi. El postula la tesis de que el matrimonio es un derecho, ya que como cuidadano que ejerce sus deberes, se le deve retribuir con el matrimonio y otros derechos que apoyan a la sociedad a vivir su vida con mayor libertad y facilidad. Entonces, ¿por qué limitar a cierta parte de la poblacion de gozar sus derechos?. Creo profundamente que los homosexuales debieran tener las mismas oportunidades, osea permitir el matrimonio entre ellos, ya que es un minimo de estabilidad juridica y reconocimiento a estas personas, que tanto como los heterosexuales son cuidadanos y parte de la sociedad. Por esto el estado debe velar por el bienestar de la sociedad en conjunto, debe cumplir su rol, lo cual creo que esta asiendo en este minuto, debatiendo y adaptandose a esta nueva sociedad que ya no se rige por lo establecido el siglo pasado, ya que hemos evolucionado. Lo que estava vigente hace 60 años, ahora es totalmente diferente, un ejemplo de esto es haber tenido como presidente a Michel Bachelet, algo inposible de imaginar hace un siglo atras.

    Siguiendo con lo que planteo Rossi de la evolucion familiar, tiene mucha razon. Las familias de hoy en día son muy distintas a las de 50 años atras, ahora un hijo de un padre o madre soltera es reconocido, teniendo los mismos derechos que cualquier otro. Ahora existen diversas formas de obtener un hijo, ya no es necesario un hombre y una mujer que sean pareja, sino que se puede ir al banco de semen para que sea fecundado en un utero, se puede adoptar siendo soltero, se arriendan uteros y posiblemente muchas mas que no se. Por lo tanto creo que esta realidad tiene que ser llebada al espacio publico, tanto como es el tema del matromonio o vinculo civil en parejas homosexuales. Pues miles de personas en el mundo estan obteniendo este “beneficio” por decirlo asi, de criar hijos sin tener una pareja, o una pareja del mismo sexo. Por esto creo que el tema de la adopcion por parte de los homoseuales es muy importante, porque ya es parte de la sociedad, en EE.UU y otras partes del mundo existe esta realidad, por lo que de una forma u otra sera parte de la chilena también. No deberia ser un tema tabu en Chile, ya que en este mundo globalizado es muy probable que los homosexuales de aca quieran tener las mismas oportunidades y derechos que en otras partes, ya que son personas y como tales en un minuto van a querer igualarse a las satisfacciones que tienen los heterosexuales, lo que probablemente tendra que decidir la mayoria de la poblacion. ¿Es esto justo?, yo no lo creo por lo que invito a todas las personas a informarse y a tener estos temas mas presentes en sus vidas, para que la sociedad tenga una opinion y deje de ser ciega a lo que esta pasando en nuesto país.

    Javiera Mackenna

  38. Jonathan Knapp
    agosto 30, 2010 en 7:02 pm

    Es evidente que al igual como hace años atrás era impensable hablar del voto de la mujer y en la actualidad, debido a los cambios socio-culturales, este ya es un hecho. Del mismo modo es imposible no evidenciar que estamos frente a un cambio socio-cultural que hoy en día nos permite plantearnos la posibilidad de un matrimonio homosexual, acto que hace no tanto atrás (e incluso aun hoy en día) sería considerado una aberración, un acto que atenta directamente contra la idea de familia y unión. Esta es una de las tantas ideas que hoy expresaba Fulvio Rossi en el debate sobre el matrimonio homosexual que se dio en la Universidad Adolfo Ibáñez.

    En mi opinión, la interrogante sobre si el matrimonio homosexual es un tema privado o público está más que respondida con el comentario del senador. Es claro que este tema ya ha pasado al espacio público puesto que el viejo esquema de familia que existía antiguamente, el cual planteaba una unión familiar inseparable cuyo rol final sería unitivo y recreativo ya no existe como tal, y si bien, aún hay agentes políticos que usan su poder político para despolitizar el tema en cuestión, actualmente pareciera ser que es una disputa que de una u otra forma deberá formar parte del ámbito público.

    Ahora bien, es claro que estamos analizando una lucha entre desiguales [es justamente ahí donde acontece la política], y es que los mismos números hablan por si solos. ¿Cuantos políticos y agentes reguladores son homosexuales? Son justamente personas heterosexuales quienes se están uniendo a la causa de “libertad” y pluralismo” a favor del matrimonio homosexual. Ahora bien, en lo que respecta a mi opinión, considero que justamente como planteaba Allamand, la unión civil no atenta en lo absoluto con la idea de libertad y pluralismo (siempre y cuando sea una opción abierta para todos, inclusive para los convivientes heterosexuales), y que esta opción debería simplemente verse como otro tipo de contrato más. Ahí mismo se acabaría la discusión sobre las diferencias en términos de derecho que hasta hoy existen y podríamos enfocarnos en un segundo problema que no es menor, ya que justamente como comentaba Fulvio, otro gran problema es que los homosexuales aun no son reconocidos y respetados con dignidad como cualquier otro ciudadano, y por desgracia, las normas no pueden regular este tipo de situaciones y son justamente por las que según mi criterio, se debería partir haciendo algo. ¿Cómo? Ahí les dejo la pregunta a mis amigos abogados, senadores y políticos todos. ¿Como pretenden siquiera plantearse el aceptar la idea de adopción por parte de un matrimonio homosexual (en caso de que se aprobara el matrimonio homosexual) si ni siquiera con una ley dichas personas homosexuales serán aceptadas como iguales en la sociedad? Primero debe venir un cambio de mentalidad real y luego un cambio de ley que la respalde, o al menos que vayan surgiendo paralelamente; pero aprobar una ley que no tiene un real apoyo por parte de la población y que aun es solo una “utopia” en la mente de la gente de lo que se cree debería ser lo correcto, sería retroceder en vez de avanzar.

  39. mischlack
    agosto 30, 2010 en 7:16 pm

    La sociedad como un todo cambia, se moderniza y adquiere de esta forma nuevas costumbres y hábitos los cuales se deben tener presente en el momento de hacer política. Es por ellos que en relación al matrimonio homosexual no se debe hacer vista gorda, vemos que a lo largo del mundo cada día es un tema que se discute mas y de la misma forma se tolera a través de resoluciones de leyes que permiten la legalización de este tipo de conductas.
    En lo que refiere a mi opinión concuerdo con el senador Allamand y con el diputado Silva, a mi juicio el matrimonio es una unión única creada con el fin de procreación la cual se da entre un hombre y una mujer únicamente, creo que es un estatuto que no puede ser cambiado de misión, o sea no puede incluirse en el matrimonio tradicional, nuevas concepciones como el matrimonio homosexual.
    Pa este tema creo que debe hacerse una suerte de legislación que permita la unión entre personas del mismo sexo, tal como los políticos antes mencionados la describieron, como una unión cívica, mediante la cual se permita la regulación de diferentes temas como herencia, patrimonio en comunidad, etc. Y de esta forma se legitimase la unión entre homosexuales.
    Finalmente a mi juicio creo que la libertad es un derecho el cual debe ser protegido por la política y de esta forma a través de nuestros representantes. Independiente de la condición sexual que las personas posean deben tener el derecho a expresarse y a vivir con libertad, pero también se debe tener presente que todos aceptamos vivir voluntariamente en sociedad y para ello cedimos una parte de nuestra libertad para poder vivir en paz y de manera en que no nos perjudiquemos los unos a los otros, por ello se deben tener presentes las opiniones de los diferentes integrantes de la sociedad, posturas que serán debatidas abiertamente en el congreso, mediante el cual se obtendrá un fallo que beneficiará (o debería beneficiar) a la sociedad en general.

  40. agosto 30, 2010 en 7:30 pm

    El debate realizado en el día de hoy en torno a la legalización del matrimonio homosexual pone sobre la mesa diversas posturas en torno al tema. Ya el hecho de que se generen debates, proyectos de ley, campañas y otros, pone en evidencia la necesidad latente de legislar las uniones entre personas del mismo sexo en nuestro país.
    Pues bien, tal como Fulvio Rossi lo manifestó, la comunidad homosexual ha existido siempre y seguirá siendo una realidad de la cual debemos aprender como sociedad. Estas personas pagan sus impuestos, acatan las leyes y ¿por qué no son tratados con la misma igualdad que las personas que practican la heterosexualidad?
    Claramente nos encontramos frente a un conflicto entre des-iguales, en cuanto al poder que ostentan dentro de la sociedad, donde la porción “conservadora” junto con la iglesia defienden la unión matrimonial entre individuos de distinto sexo y a su vez parecen más proclives a aceptar sólo la unión civil entre homosexuales. Me parece que estamos frente a un doble discurso de aquella parte de nuestra sociedad que defiende que todos somos iguales, merecemos las mismas oportunidades y que debemos tratarnos unos a otros como hermanos con respeto. Es un doble discurso en cuanto lo aplican sólo cuando les es conveniente. A la hora de debatir sobre las parejas homosexuales pareciera que se les olvida el concepto de igualdad que tanto profesan.
    Se argumenta de que el matrimonio es una entidad tradicional y que si éste se hace accesible a todos, sin distinción del sexo de los contrayentes, se estaría faltando el respeto a una parte de los ciudadanos. ¿A caso no se les está faltando el respeto a los homosexuales al no poder contraer matrimonio? ¿Por qué está bien faltarle el respeto a parejas del mismo sexo pero no a aquellos que defienden el concepto tradicional de familia? ¿Por qué deben los homosexuales someterse a la voluntad de otros si todos somos iguales ante la ley?
    Por lo mismo estoy a favor de legislar en pos del matrimonio para todos los individuos, sin importar el sexo de los contrayentes. Me parece que ésta es la única vía para progresar como sociedad igualitaria, transparente y de respeto entre los miembros que la conformar.

  41. agosto 30, 2010 en 7:34 pm

    A través del debate de hoy logré reflexionar más el tema del cual he conversado en otras ocasiones, muchas de mis dudas e interrogantes fueron expuestas y personalmente no me inclino absolutamente por ninguno en particular, sin embargo Fluvio Rossi es con quién más simpatizo en pensamiento, junto con algunos puntos de Ernesto Silva. Lo que intento decir es que si debería existir matrimonio homosexual. ¿Por qué matrimonio y no unión civil? simple, porque los heterosexuales que optan por no casarse es por lo que representa la institución del matrimonio, por lo tanto, es ridículo pensar que ellos se integrarían a otra institución que representa exactamente lo mismo, la convivencia legal de una pareja. Sin embargo, opino que si se debería ayudar a la gente que elige convivir ya que también tienen derecho a traspaso de bienes y otros beneficios, pero el método que encuentro óptimo es el que propuso el Diputado Ernesto Silva, reforzar de forma jurídica sus derechos. ¿Qué relevancia tiene esto con el debate homosexual? Andrés Allamand habló de dignidad, sin embargo, crear una institución que en la práctica sería mayormente utilizada por homosexuales no es un ejemplo de dignidad, es simplemente decirles, “hola, ustedes tienen derecho a estar juntos, pero no de la forma en que nosotros los heterosexuales, así que he aquí un sucedáneo de matrimonio para que disfruten”, esto no es dignidad, sino discriminación. La sociedad evoluciona, por lo tanto respaldarse y escudarse en argumentos tales como “dice la constitución” o “no hay que pasar a llevar a la tradición” es ridículo, todo esto fue inventado, y todo lo inventado por el hombre es reinventado y modificado, esto no debe ser excepción. Al final de cuentas todos somos personas, independiente de la orientación sexual que tengamos, y como personas, no somos nadie para entrometernos en la vida de otro, somos tan capaces y propensos a equivocarnos como cualquier otra persona, nadie tiene la palabra absoluta, y como bien citó Fluvio Rossi, “el que no se quiera casar con alguien de su mismo sexo, que no lo haga”. Respecto a la adopción por parte de una pareja homosexual, es inevitable, si la ley ya permite que un padre soltero adopte un hijo, es ridículo prohibirle a la pareja el tener un bebé, un hombre o mujer homosexual ya tiene la facultad para acceder al niño, y respecto a la orientación sexual del niño en cuestión, ya existen estudios que avalan que el niño no seguirá necesariamente la de los padres, quien decida negarlo es como negar la evolución, un capricho.
    Este debate pertenece evidentemente al ámbito público, ya que es un asunto que nos compete a todos como sociedad y debe ser resuelto, y respecto a si es sobre iguales o desiguales, es evidente que se trata de un debate entre iguales, lamentablemente la gente decide taparse sus propios ojos y no evidenciar que sin saber la orientación, todos nos parecemos, y todos nos tratamos de igual forma, uno empieza a diferenciar una vez que descubre lo que hay debajo.

  42. Andrés Braun
    agosto 30, 2010 en 8:09 pm

    Luego de haber asistido al debate del día de hoy en la universidad, me quedo mas claro aún, que existen muchos temas “sensibles” para la sociedad, que son difíciles de tocar, en especial por políticos, que en teoría, tienen que representar la voluntad del pueblo.

    En un planeta de mas de 6 mil millones de personas, la diversidad existe, seria absurdo decir lo contrario. Es por esto, que con el pasar del tiempo, en un mundo por lo menos de occidente, es necesario que se creen instancias en las cuales reformemos nuestras leyes, supuestos y posturas ante diversas situaciones de la vida cotidiana. La homosexualidad es una de estas situaciones. Queramos o no, mas del 10% de la población mundial si se declara homosexual.

    Tal como decían los distinguidos diputados y senadores, hace un par de años atrás hubiera sido imposible tratar temas como este (la homosexualidad) en publico, sin que esto fuese considerado como un mal, una desviación, una enfermedad, etc. Pero hoy la realidad es otra, la homosexualidad esta cada vez siendo mas comprendida por la sociedad, por lo cual, se esperaría de una sociedad que “entiende” la homosexualidad como algo relativamente “normal”, que esta se adapte e incluya a los homosexuales en sus leyes/propuestas, etc.

    Rescatando las opiniones de los tres congresistas, considero la del Senador Allamand como la que más me representa. Es necesario que el estado le otorgue una solución tanto a los homosexuales como a las parejas unidas civilmente para que estos puedan vivir tranquilos, y sin preocupación en relación a sus bienes y patrimonios. No puede ser que se tengan que crear sociedades comerciales que representen a dos personas unidas no por fines económicos, si no que por amor, para que estos no tengan que preocuparse de que ocurrirá con el patrimonio que ellos obtengan en conjunto, a la hora de la muerte de uno de ellos, por ejemplo.

    Es hora de que el estado reestructure ciertas normas e instituciones que permitan que tanto las parejas homosexuales como los que no decidan casarse puedan disfrutar su unión de manera segura y que se sientan respaldados por el ordenamiento jurídico.

    Lo anterior no quiere decir que se tenga que desvirtuar lo que verdaderamente es el matrimonio, tal como dijo el Senador Allamand, si no mas bien que las personas que requieran de esta institución se sientan respaldadas.

  43. jtsoto
    agosto 30, 2010 en 8:10 pm

    Para empezar, el tema del matrimonio homosexual es un problema que se da dentro del espacio público, es por eso que genera tanta controversia. Ya que, al estar inmerso en este espacio, involucra no solo a la comunidad homosexual sino, también a la heterosexual. Es por esto que crea tensión dentro de la sociedad, y es labor de los políticos -representantes de cada uno de los civiles votantes- que tomen una decisión que disminuya el nivel de tensión ya que como sabemos, es esta la labor de un político.
    Respecto a si se debe aceptar el matrimonio homosexual, creo que es muy apresurado dar una respuesta afirmativa. Ya que, me parece que la gente -incluyéndome- aún no maduran bien el tema. Lo que si encuentro que es de legitimo derecho, no solo de heterosexuales sino que de homosexuales, es que exista la unión civil ya que los homosexuales al igual que todos, pagan exactamente los mismos impuestos y a la vez son personas. Es por eso, tal y como dice la constitución, “no se puede discriminar a ningún individuo si no es por su propio bienestar” (Palabras aproximadas). Por lo que me parece que no existe motivo alguno para que no se les permita unirse de manera más formal siendo que mi percepción del matrimonio dista de la de los senadores y del diputado. Ya que, a mi modo de ver, el matrimonio más que un papel para la repartición de bienes y los beneficios que ese contrato implica, es una unión, un compromiso de entrega hacia el otro es por esto que me pregunto ¿Acaso los homosexuales no pueden comprometerse formalmente?. Ante esta pregunta mi repuesta es que si pueden y tienen todo su derecho ya que seamos sinceros y racionales, ¿A alguien le importa que ellos se comprometan con ellos mismos? ¡NO!, es tan solo una muestra de afecto tal y como lo hacen los heterosexuales.
    Respecto a la adopción, creo que es muy apresurado tomar una decisión ya que primero se debe legislar respecto al matrimonio -a mi juicio- y después respecto a eso. Lo que respecta a mi opinión, creo que a simple vista, sin estudios previos. No estoy de acuerdo con la adopción de parte de parejas homosexuales ya que la figura materna a mi modo de ver es algo irreemplazable y por lo que se sabe, es muy importante esta figura dentro del desarrollo de un niño(a).
    En síntesis, yo digo que si a la unión civil, apelando a los derechos constitucionales de un ser humano y a la vez que no me parece terrible un compromiso entre ellos. Pero a pesar de mi opinión, entiendo que es un tema sensible y complicado en la sociedad en que vivimos.

    José Tomás Soto Orezzoli

  44. tvargas
    agosto 30, 2010 en 8:14 pm

    Años atrás la homosexualidad era un tema tabú en nuestra sociedad , hoy en dia estas personas con diferente orientación sexual se han atrevido a declarar su condición, han pasado años teniendo que realizar una vida de pareja sin ninguna institución que respalde el vinculo amoroso que crean.

    Así como estos individuos han dejado a la luz su diferencia con el resto de la sociedad , también han encontrado la necesidad de hacer valer sus derechos como ciudadanos y es aquí cuando entra la disputa en comunidad chilena , y las preguntas planteadas anteriormente : ¿Debe legislarse sobre el matrimonio homosexual en Chile? Si es así, ¿matrimonio o unión civil? ¿Y qué decidir en torno a la adopción en parejas homosexuales? ¿Es legítimo que la población heterosexual se entrometa en la vida privada de los homosexuales? ¿Es este un tema privado o público? ¿Estamos ante un debate entre iguales o entre des-iguales?
    Hoy pudimos presenciar un interesante debate respecto a este tema en la universidad , en el cual se presentaron dos senadores y un diputado de la república , los cuales tenían diferentes opiniones en cuanto al tema y quienes trataron de explicar con diferentes argumentos el porque de sus posiciones.
    Según mi parecer creo que es un derecho y un deber del gobierno dar la opción de un vinculo para todos los ciudadanos,incluyendo a aquellos que tienen una diferente condición sexual, ya que, como planteó en el debate el senador por Renovación Nacional, Andrés Allamand, debe haber un reconocimiento de las parejas homosexuales debido a que en los ultimos años a ocurrido un avance progresivo de la tolerancia y de la libertad en las personas por lo que debe haber una institución que apoye a aquellos que quieran contraer una unión legítima, mi opinión ante este tema es de absoluta concordancia con lo que el senador por RN plantea, creo que es respetable crear otra institución para que estas personas puedan respaldar los patrimonios que han construido como pareja, herencias, y deberes que 2 personas que conviven debieran cumplir,por esto estoy de acuerdo en que se cree esta Unión civil , y reitero Unión civil y no matrimonio , esta unión civil no va a requerir aislar ni hacer una diferencia con aquellos que sean Heterosexuales ,sino que sería una institución creada para todo aquel que no quiera contraer matrimonio incluyendo a quienes no sean Homosexuales. Creo que pensar en una idea de matrimonio sería pasar a llevar y violentar a aquellos que han creido en el matrimonio como una idea de procreación.
    Pienso que hay que llegar a un acuerdo en que no se pase a llevar los ideales de nadie y como hay que velar por todos los ciudadanos y no solo por aquellos que se sientan desprotegidos en este minuto , una idea de unión civil en mi opinión sería lo mas óptimo para todos, y cabe rescatar una frase en la cual el senador Fulvio Rossi , miembro del partido socialista destacó :” Yo pago mis impuestos,tengo los mismos derechos, igualdad frente a la ley”.Lo cual tiene mucho de cierto , pero aún asi sigo discrepando en que haya que legalizar el matrimonio para todos , sino que crear una unión civil para mi seria suficiente y preservar el matrimonio tradicional para aquellos que creemos en el tanto como una unión de amor y procreación.
    Podemos encontrar una opinión generada por el diputado UDI, Ernesto Silva,el cual planteó que si se legalizaba el matrimonio homosexual luego se daría pie a que estas personas con diferente orientación puedan adoptar niños y crear una familia , aqui doy pie al segundo tema planteado : La adopción en los homosexuales.
    Para mi es legítimo que dos personas del mismo sexo quieran contraer un vínculo, respaldar su convivencia con una persona durante años. Pero por otra parte discrepo absolutamente con la opinión del senador Fulvio Rossi quien dice que para la adopción lo óptimo es que exista un matrimonio pero que no tiene relación con la orientación sexual de los padres, sino lo que importa es el afecto.
    Estoy en absoluto acuerdo que para que un niño crezca bien y sano debe haber afecto , creo que nadie piensa lo contrario ,pero aún asi creo que no es sano para un niño crecer en un hogar en el cual ambos padres pertenezcan al mismo sexo , lamentablemente aún nos encontramos en una sociedad conservadora,en la cual se tolera la homosexualidad pero aún no es aceptada en un 100%, por lo que las posibilidades de que un niño sea discriminado por tener padres homosexuales todavía son muy altas , pensando en el bienestar del menor pienso que todavía no es tiempo de presentar la posibilidad de que los homosexuales puedan adoptar.
    y así concluyendo mi opinión quiero terminar diciendo que para mí la homosexualidad es un tema público y en el cual todos debemos opinar , ya que, vivimos en comunidad los seres humanos no vivimos en un individualismo , nos encontramos rodeados de personas todos los días y a cada rato por lo que hay que tratar de llegar a acuerdos en los que la gran mayoría se encuentren de acuerdo, creo que es legítimo que todos opinemos en un tema tan relevante como la homosexualidad, en el cual no todos estaremos siempre de acuerdo pero si podemos llegar a un consenso en el que una gran mayoría quede satisfecho.

  45. Isadora Kretschmer Soruco
    agosto 30, 2010 en 8:19 pm

    En el debate de hoy, se nos dió a conocer la importancia que se le da a la diversidad y el cómo la tolerancia ya está incorporada en las tomas de decisiones y en la sociedad misma. Ahora, con respecto al tema de la legislación del matrimonio homosexual, debo decir que estoy de acuerdo con lo propuesto por el senador Andrés Allamand y, acerca de la realización de un “acuerdo de convivencia” o acuerdo de “unión civil”. A su vez, entiendo el porqué de la postura de otros que no aceptan el que ésta llegue a convertirse en la institución misma del matrimonio, cuyo argumento más bien pasa por el hecho de respetar a aquél porcentaje de la población que está en contra de ello y que ve el matrimonio como una institución “sagrada”. No obstante, las palabras del diputado Fluvio Rossi no me son menores. Él comento acerca de un hecho que es, y a mí parecer, el más importante a tomar en cuenta: ¿si un ciudadano cumple con sus deberes, no debería poder vivir en plenitud TODOS sus derechos, independientemente de su inclinación sexual? Y, debo decir, que a esta reflexión, le encuentro absoluta razón. Lo que los homosexuales piden no es tolerancia, ya que esta se vive, en el día a día, es parte de las sociedades del siglo XXI, lo que quieren es un reconocimiento legislado, que ellos, siendo ciudadanos que cumplen con los deberes impuestos sean retribuidos, al igual que el resto de la población.

    Ahora, creo que la propuesta del senador Allamand es un paso dentro de este “conflicto”, que busca solucionar, en parte, este descontento y, a su vez, poner a prueba a la legislación chilena. La “Unión Civil” que propone Allamand, no sólo responde a una necesidad de las parejas homosexuales, sino que es una proposición que busca beneficiar a todas las parejas de convivientes, independientemente de su sexualidad. Con ella se obtienen derechos sobre temas de herencia, salud, distribución de bienes, entre otros, es decir, con ella se busca que el derecho regule ciertos aspectos que van más allá de la afectividad. No obstante, me preguntó ¿qué sucederá después de una posible aceptación, será que el país esta preparado para que, a partir de esta “unión civil” derive una institucionalización del matrimonio homosexual, es decir, cambiar plenamente las bases de éste, permitiendo que dos personas del mismo sexo puedan casarse por las mismas razones que una pareja heterosexual y, al igual que éstos, contar con los mismos deberes y derechos, entre ellos el de procrear? No podemos negar que este momento llegará, pero, en mi opinión, el país aún no esta preparado para este paso, considerando que, a pesar de estar en el siglo XXI, Chile sigue siendo una sociedad conservadora, no obstante, no descarto el que llegue a suceder.

    En el párrafo anterior mencioné el procrear, por lo que me gustaría, también tocar el tema de la adopción. A mí parecer, creo que es éste el tema que provoca controversia en la sociedad, ya que se reflexiona acerca del qué viene luego del matrimonio, unos sustentándose en el argumento de que la base del matrimonio son los hijos y otros en el de que los hijos, de tenerlos, no necesariamente necesitan de esta institución. A mí parecer los argumentos en contra son un tanto absurdos, ya que si tomamos en cuenta, por ejemplo, la adopción, estamos en gran parte contradiciéndonos. La adopción es una institución que se regula por sí misma, es decir, la base de todo el procedimiento es lo que es mejor para el niño, por lo que, independientemente de las inclinaciones sexuales de los padres, todos deben pasar por un procedimiento que los mide de igual forma. También, me pregunto sobre el hecho de que una persona soltera puede acceder a esta institución, pero, ¿qué sucede si esta persona, luego, resulta ser homosexual? Además, el tener padres del mismo sexo no significa que el hijo tendrá las mismas inclinaciones. Ahora, otro ejemplo es el de las inseminaciones artificiales, éstas, a diferencia de las adopciones, no están reguladas por ninguna institución, lo que no impide que cualquier persona vaya y lo realice, lo que hace posible, sin barrera alguna, el que puedan tener hijos. Por tal forma, creo que, si la razón por la cual se les niega, a dos personas del mismo sexo el contraer matrimonio, es la de tener hijos, no creo que desde el punto de vista institucional este 100% respaldada, ya que existen formas, como las descritas anteriormente, que dan a toda la población, por igual, esa posibilidad.

    En síntesis, creo que el señor Allamand a propuesto una posibilidad para este porcentaje de la población, que no sólo es minoría, sino que busca el reconocimiento de los derechos de esta minoría, derechos que todos debemos tener por igual. A su vez, creo que el que se trate sobre una posible instauración del matrimonio entre personas del mismo sexo es un paso dentro de un proceso de madurez, el cual no sólo conlleva a una discusión política, sino que necesita de un proceso de maduración cultural y social para poder ser aceptada, quizás no por todos (porque de eso se trata la diversidad), pero por una amplia mayoría y, ser una legislación tolerada por toda la sociedad.

  46. javiceballos
    agosto 30, 2010 en 8:23 pm

    Primero que todo, según nuestro Código Civil, el matrimonio es un contrato entre un hombre y una mujer para toda la vida, con el fin de vivir juntos, de PROCREAR y de auxiliarse mutuamente. Por ende, la unión entre dos personas del mismo sexo no cumple con el objetivo final del matrimonio.
    A pesar, de que la Iglesia y el Estado ya son dos instituciones separadas, nos encontramos en un país que se rige por la Iglesia católica, la cual se basa en valores que protegen la unión conyugal de un hombre y una mujer, orientada a la ayuda mutua y a la procreación y educación de los hijos.
    En nuestro país, las parejas homosexuales no son totalmente toleradas, y menos reconocidas, por lo que estoy de acuerdo con que se lleve a cabo un reconocimiento de cuyo amor. Sin embargo, este reconocimiento no debe ser por medio de una institución como el matrimonio, ya que considero que el matrimonio no es cualquier tipo de asociación entre dos personas, sino que es una unión de amor abierta a transmitir la vida, por lo que solo puede ser entre un hombre y una mujer. Por ende, no estoy de acuerdo con la adopción de padres homosexuales, ya que este acto en un futuro, no va a repercutir en ellos , sino que en los niños, quienes merecen tener un padre y una madre, es decir, una figura femenina y una figura masculina.
    Es legítimo que la población heterosexual se entrometa en la vida privada de los homosexuales, ya que es un tema público que genera tensión en la sociedad, por ende, nos influye a todos.
    Por otro lado, nos encontramos ante un debate entre iguales ya que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos, pero el derecho no tiene como objetivo regular el amor, sino que las implicancias que se llevan a cabo en una relación. Por lo que la ley no les está prohibiendo a los homosexuales amarse, sino que les prohíbe llevarlo a un plano legal. El cual no me parece adecuado, ya que la homosexualidad es una condición que la tiene menos del 8 % de la población, por lo tanto ¿Porque se tiene que cambiar las leyes por una minoría? Si se busca tanto luchar por la igualdad y la libertad, ¿Podre llamar a la sociedad a que reconozca una poligamia?

  47. agosto 30, 2010 en 9:02 pm

    A partir del debate acerca la Unión entre Homosexuales, me apareció una gran incognita.

    Los tres expositores planteaban distintas posiciones acerca como ver este tema, pero todas con una base en común: Valores. Cada uno apoya su tesis en los valores que los rigen.

    Acá nos encontramos en un espacio público creado en un contexto de debate entre desiguales en cuanto a derechos y diferencias de posiciones. Está mas que claro que cada uno lucha por lo que cree, pero en esta sociedad la ley es una sola, entonces, a partir de lo anterior: ¿Con que criterio se entra a definir qué valores son los adecuados para la sociedad? ¿ Como se llega al punto de equilibrio entre cada posición? ¿Hay alguna posición que esté mal, por ende valores errados y posteriormente dejados de lado en la toma de desiciones?

    En lo personal no se con cual de los tres expositores me identifico más. Sentí que ninguno fue capaz de ir más alla de lo que cada uno piensa. Esperaba mucho más del debate.

    Al menos no siento apuro en tomar una posición. Que el tiempo me lo diga.

  48. danicrt
    agosto 30, 2010 en 9:09 pm

    Respecto a lo que el tema de matrimonio homosexual respecta, siento que el debate en si no provocó ningún cambio drástico ni genero conciencia, al menos con las personas que comentamos dicho evento, más que un debate fue una muestra de diferentes opciones, que tampoco quedaron muy claras, y se nota que a ellos mismos les falta más información. De hecho me sorprendió cuando un alumno preguntó si se habían juntado con la comunidad homosexual, y ni siquiera lo que ellos querían lo sabían claramente. Por lo que me choca el hecho de que personas, diputados, senadores, que están defendiendo, luchando y oponiéndose a temas que ni siquiera le influyen directamente, no sepan que es lo que les interesan a las personas por las cuales están representando. Yendo al tema en si, entre matrimonio y unión civil, siento que al final lo único que cambia es el nombre.
    Siempre he tenido la posición de que nadie debiese tener el poder de definir que esta bien amar o que no, mucho menos de con quien desea una persona pasar su vida y compartirla, como una compañera menciono anteriormente, las relaciones en la época griega y romana era ni siquiera tema con quien alguien se involucraba en su vida privada, y siento que mucha de los peros y las posiciones en contra se deben principalmente a creencias religiosas.
    En si veo más fácil que se legisle la unión civil, a las parejas homosexuales será un derecho y ley que se merecen, pero que aquellas parejas hetero que deciden convivir no veo como les atraiga esta opción siendo que ya rechazaron la del matrimonio.
    No estoy segura de si la sociedad Chilena esta preparada o no para esta nueva propuesta, pero lo que si es que, en el caso de que se apruebe no veo como puede afectar a otros individuos de la sociedad. No es que si se acepta más personas se haran homosexuales o no, ya que no es una desicion si no que una condición,y mientras aquella relación se mantenga en privado, porque soy partidaria de que tanto relacion homosexuales como heterosexuales, debiesen de mantenerse en privado.
    Me parece que este es un caso en que al darle poder a un tercero, estos se dejen llevar por sus creencias y no por aquellos por los cuales están hablando.

  49. agosto 30, 2010 en 9:09 pm

    Antes de dar mi opinión, quisiera recalcar algo. Nosotros como ciudadanos libres y en democracia elegimos candidatos políticos que nos representen y legislen para lograr el bien común en nuestra sociedad. Ahora bien, hay que tener mucho cuidado con las decisiones que se toman y que de alguna forma moldean nuestro futuro. Ahora la pregunta es la siguiente ¿Que futuro quieres para ti y tus futuros hijos?. Muchas personas cuestionan la libertad y los derechos de cada ciudadano. Esta claro que estos terminan donde comienzan los derechos de otros, pero ¿Cuál es el límite?. Mi postura ante este tema es muy clara en un aspecto, y se contradice en otro. Si bien creo y confío en la igualdad y derechos de todos los seres humanos, sin excepción,(y en este punto estoy de acuerdo con el matrimonio homosexual). Por otro lado, no comparto la idea de que parejas homosexuales tengan la opción de adoptar a un niño, y mis razones son las siguientes: primero, la cultura de nuestro país no está preparada para sobrellevar una situación de este calibre, y esto lo podemos notar en lo cotidiano, principalmente en los colegios, en los cuales se puede ver la discriminación por gordura, madres solteras, padres separados, celebraciones como el día del padre o de la madre, son eventos pequeños, pero que de alguna forma marcan a nuestros niños. El sólo hecho de imaginar un niño adoptado por 2 “padres”, y el sufrimiento que este tendría en todos los contextos ya antes mencionados (en los tiempos que ahora vivimos), me llena de desesperanza. Segundo, creo en la naturaleza, y la perfección de la misma, por lo tanto, bajo un escenario familiar que involucre crianza, y crecimiento sano de un niño, considero que es contraproducente enseñarle un contexto “anti natural” como algo “normal”.
    Para finalizar, quisiera recalcar que soy indiferente si se legisla para bien o para mal un matrimonio civil entre homosexuales, pero una cosa muy distinta es que se les entregue la responsabilidad de formar a nuestros futuros niños.

  50. agosto 30, 2010 en 9:31 pm

    El debate del día de hoy deja en manifiesto la importancia que tiene identificar si los problemas competen o no al espacio público. En el caso del matrimonio homosexual, vemos como la historia ha dado espacio a que el tema salga del espacio privado al espacio público, transformándose de a poco en un asunto que es de interés general, ya que tanto quienes apoyan como quienes rechazan las distintas medidas que se proponen, consideran que su opinión importa, al sentirse vinculados con la sociedad y lo que ésta considera o no como correcto.
    El conflicto que aquí vemos, es la clara manifestación de diferencias de interés donde las partes están buscando soluciones totalmente incompatibles, por lo que un acuerdo simple no será posible, y requiere de la intervención de la política. En este marco, identificamos la postura planteada en el debate de hoy por el senador Rossi, quien señala la importancia de dar igualdad de oportunidades a hétero u homosexuales a la hora de contraer vínculos sociales, apoyando el matrimonio homosexual; la indicada por el senador Allamand, que apoya la creación de la unión civil como institución, permitiéndola igualmente a todas las personas, y, por último, la inconsistente postura del diputado Silva, quien apoya la implementación de un “acuerdo de convivencia”. Frente a esto, queda claro que deberemos esperar que pase bastante tiempo para conocer la decisión definitiva que tomarán nuestros parlamentarios, ya que entre detractores no existe una única postura, y quienes apoyan la medida no cuentan con el respaldo suficiente de la importancia de la unión.
    Pero, más allá de esto, yo apoyo totalmente la unión civil, ya que considero que es de vital importancia que todas las personas tengan el mismo poder de decidir quién y cómo los acompañará toda la vida, además de contar con todos los derechos que la sociedad le entrega a quienes contraen matrimonio.

  51. franhenriquez
    agosto 30, 2010 en 9:46 pm

    La legislación sobre la unión homosexual se encuentra muy en la palestra debido a la resolución tomada en Argentina hace un tiempo atrás y que en Chile se estén tomando resoluciones en torno al tema. Me parece interesante que se estén comenzando a abrir mesas de dialogo sobre el tema, ya que nuestra sociedad se compone de TODOS, independiente de sus orientaciones sexuales. Este suceso pone en evidencia la necesidad de legislar las uniones homosexuales debido a que nuestra sociedad ha cambiado, los homosexuales ya no deben esconderse, las personas hemos logrado comenzar a pensar que todos somos iguales.
    Esta igualdad es la que me hace pensar si realmente estamos enfrentando el tema con la igualdad, derechos y libertades que se dicen tener. Si la Constitución Política de nuestro país decreta libertades y derechos que debieran ser aplicables para todos por que no se permite el matrimonio homosexual. ¿Nuestra Constitución es realmente aplicable en su totalidad para los homosexuales? Al parecer la respuesta es NO.
    Mi postura frente al tema es similar a la de Fulvio Rossi. Él menciona que si los homosexuales cumplen con todas las demandas que le exige el Estado, como pagar sus impuestos, ¿Por qué se deben conformar con menos? ¿Por qué sólo se deben conformar con la unión civil? ¿Por qué se les restringe y no se les permite optar al matrimonio? ¿Si efectivamente somos todos iguales y tenemos los mismos derechos no es legítimo restringirlos y marginarlos. Debemos asumir que la comunidad homosexual es una realidad y debemos abrirnos a ella, compartir e integrarlos como iguales. Dejemos atrás nuestra concepción del matrimonio como una unión de un hombre con una mujer y meditemos acerca de si es valido respetar a unos y no a otros.
    Me parece impertinente que hoy en día la iglesia siga siendo tan participe de las decisiones que se toman, ya que no representan a la mayoría de los chilenos. La definición que tiene la iglesia acerca del matrimonio ya quedo atrás y no satisface las necesidades de las personas. La idea que defienden sobre una unión civil entre homosexuales me hace sentir que es un simple discurso para quedar bien y es claramente un doble estándar, porque como es posible que si la iglesia promueve la igualdad entre hermanos esta no sea aplicable en este contexto.
    Por otro lado, estoy completamente a favor de la adopción por parte de parejas homosexuales. Pienso que el cariño, cuidado y amor que puede entregarle una pareja a un niño es invaluable.
    Por lo tanto, estoy a favor de legislar en pos del matrimonio homosexual ya que esta es la única opción viable para lograr una sociedad que respete a todos por igual.

  52. agosto 30, 2010 en 9:49 pm

    El tema que se estuvo debatiendo durante el día de hoy sin lugar a dudas lo podemos catalogar de controversial y complicado de zanjar. Es un tópico que tiene muchos matices muy importantes, por lo que existen variadas posturas respecto a este. Como mencionó el senador Fulvio Rossi el día de hoy, las leyes para ser aprobadas recorren un largo camino, sobretodo cuando son tan polémicas como la que se debatió durante el día de hoy.
    Que se apruebe la unión civil y que sea apoyada por una fracción que podríamos catalogar como conservadora, a mi parecer, es una forma de despolitizar el tema de fondo que se está discutiendo, me refiero a la legalización del matrimonio homosexual. No me parece algo extraño, ya que se debe empezar por algo, es parte del camino que se debe recorrer pues, es difícil seguramente lo seguirá siendo aceptar estas modificaciones en nuestra sociedad. Existe gran cantidad de prejuicios, lo que complica la situación.
    Como se dijo hoy en repetidas ocasiones, los pueblos van evolucionando y cambiando sus costumbres, pero me parece que nuestro país aún no está preparado para aceptar el matrimonio homosexual con todo lo que conlleva. Al decir esto me refiero específicamente a que una pareja compuesta por personas del mismo sexo pueda adoptar hijos. Aunque personalmente no esté de acuerdo con que lo hagan ahora o en un futuro creo que, tarde o temprano, como todo proceso y tal como pasó en Argentina, donde demoró ocho años en ser aceptado, el matrimonio homosexual va a ser finalmente legalizado, con adeptos y detractores, como toda ley que se discute.

  53. scampos
    agosto 30, 2010 en 9:54 pm

    Hoy en dia la sociedad esta siendo protagonista de un tema publico bastante relevante. La duda de legalizar o no el matrimonio homosexual se ha convertido en todo un debate, en donde las ideologias morales y la iglesia son grandes influenciadores.
    Tal como señala el senador socialista Fulvio Rossi, todas las personas que cumplen sus deberes como ciudadanos por ejemplo, pagando sus impuestos, tienen la misma libertad y los mismos derechos, es por eso que no estamos hablando de un debate des-igual sino que es un debate en donde se estan hablando de personas comun y corrientes, solo que con una orientacion sexual distinta a los demas y, como es distinta, entonces hay una fuerte discriminacion. Tal como señale al comienzo, es importante que personas (agentes) ya sean heterosexuales u homosexuales, solucionen este tema que esta en el espacio publico, y es por eso que aqui debe acontecer la politica para resolver la tension social que se ha provocado, ya que la mayoria de la poblacion chilena no esta de acuerdo con la legalizacion del matrimonio homosexual. Es por esto, que este conflicto entre iguales debe ser resuelto por un mecanismo de control mutuo, por un tercero, es decir, via el estado y la ley.
    Personalmente, yo estoy en un 100% de acuerdo con, el senador de Renovación Nacional, Andres Allamand, ya que él plantea que esta sociedad pluralista debe reconocer la diversidad, u que las parejas del mismo sexo necesitan un reconocimiento en una institucion que sea distinta a la institucion del matrimonio, porque no debe haber solo una institucion (el matrimonio) que une a una pareja, sino que es hora de abrir el abanico de opciones, porque cada persona tiene la libertad de organizar como quiere y con quien quiere compartir su vida en pareja.
    Por otra parte, creo que por algo etico y moral, no esta bien la la adopcion en parejas homosexuales porque a pesar que actualmente pueden adoptar parejas no casadas, la adopcion vela por el bien del niño, y es en este punto de vista en el donde estoy de acuerdo con el diputado UDI Ernesto Silva porque no estoy de acuerdo que un ambiente homosexual que es una notoria minoria en la sociedad chilena, sea el mejor para el desarrollo de la vida de un niño ya que el necesita desarrollarse en un hogar en donde tenga claro las figuras de mamá y papá que finalmente, seran escenciales para toda su vida.
    En conclusión, este tema que ha generado gran tension social, debe ser resuelto por los agentes que velan por nuestro bien comun y, en mi opinion, la union de parejas homosexuales debe realizarse en una nueva institucion, distinta a la unica existente que es el matrimonio. En paralelo, creo que por mi forma de pensar, lo mas sano seria evitar la posible idea de adopcion por parte de una pareja homosexual. Si ellos se quieren estar juntos, que lo hagan, todos somos libres de hacer lo que queremos y lo que nos brinda felicidad, pero no deben entrometerse en la vida de una persona tan inocente como la de un niño.

  54. ianjacob
    agosto 30, 2010 en 9:59 pm

    Este debate es una perfecta muestra de como un tema que antes se consideraba tabú (privado) pasa a ser parte del quehacer público.
    En mi opinión toda persona es igual ante la ley, sin importar sus creencias o condición sexual. En otras palabras, todos debemos ser libres de ejercer nuestros derechos sin importar como seamos o con quien deseemos estar. El problema de fondo (más allá de si permitir o no las uniones homosexuales) es lo que le pasa a la institución del matrimonio al permitir estas uniones. La gente tiene miedo que se desvirtúe su significado y que parte de la tradición se pierda. Ante esta situación yo propondría que se legalicen las uniones civiles, tanto para parejas hetero como homosexuales, y que estas uniones gocen de los mismos derechos que un matrimonio. En definitiva, las uniones civiles vendrían siendo una alternativa para quienes quieren unirse ante la ley y consideran el matrimonio una costumbre “vieja” o sin mayor relevancia para la vida en pareja. De esta manera satisfacemos la necesidad de quienes no creen en el matrimonio, pero que sin embargo están dispuestos a pasar el resto de sus vidas con la persona que aman y además protegemos a los que quieren mantener el significado de esta institución como la unión entre un hombre y una mujer.
    Volviendo al tema de los derechos considero que tanto matrimonios como potenciales uniones civiles deben tener los mismos derechos, ya sea para temas de herencia, de seguros o la adopción de menores. Considero que el elemento escencial para la crianza de un niño es el amor y el respeto y estos van más allá de si los padres son hetero u homosexuales.

  55. joaquincardemil
    agosto 30, 2010 en 10:30 pm

    Dentro de las posturas presentes, me quedaría sin duda, con la de Allamand. Es una postura un poco más conservadora y no tan liberal ni tan extrema como la de Rossi y Silva respectivamente. Claramente el matrimonio es un acto que debe ser llevado a cabo por personas de distinto sexo, es una forma de simbolizar y formalizar una relación. Además deberiamos tener en cuenta que la idea de casarse es formar una familia y si estas son formadas por personas del mismo sexo, claramente los hijos adoptivos de estos tendrian una imagen un poco distorcionada, debido al contexto en el cual viven y se desarrollan. heredarian actos poco comunes y muchas veces serian objeto de burla y rareza entre sus pares. Con respecto a la unión civil, creo que sería una buena medida para que personas que han vivido juntas durante mucho tiempo, tengan derecho sobre sus pertenencias y que estas sean divididas y repartidas de forma equitativo al momento de un quiebre relacional. Claramente este es un tema que muchos políticos y gobiernos están trantando de politizar y poner en el espacio público, yo creo que esta tendencia viene dada por la moda de este tipo de relaciones que se ha estado desarrollando en el último tiempo en todo el mundo. Si pretendemos seguir a la “moda”, llegará un punto, en donde, hasta las drogas podrían legalizarse, ya que claramente día a día se pierde conciencia sobre su daño y mal, por la simple razón de que superpotencias la han aceptado y legalizado dentro de su territorio. Muchas veces creemos que por que países desarrollados actuan de una ciertas manera, está es la correcta y es la forma en como debemos actuar para poder llegar algún día a ser como ellos. Sin desviarme más del tema, creo que el tema del matriminio homosexual, es un tema que a nivel de mundo está siendo puesto y presentado como tema público, digno de analizar y evaluar, pero estoy convencido que si seguimos cada día liberandonos más con respecto a temas esta índole, terminaremos algún día convertidos en países culturalmente raros y liberalista en extremos. Hoy en día, puede ser este tema, quizas mañana sea la legalización de las drogas y quizas en el futuro de que tema estaremos hablando y debatiendo al respecto. Ojalá no este equivocado y sea una simple moda pasajera, debido a su legalización en Argentina y varios países del mundo.

  56. vicarrasco
    agosto 30, 2010 en 10:47 pm

    Mi postura acerca de este debate concuerda más con la posicion de señor Allamand y de Silva, que con el fin de agregar creo que adopto una postura muy “blanda y suave” frente a este tema de gran relevancia.
    Concuerdo con la idea de que el concepto que tenemos de matrimonio como un vinculo conyugal, entre un hombre y mujer de forma monogamica, por lo que en mi postura la palabra y lo que pesa el significado de matrimonio no debe ser alterado por una union entre que dos personas de un mismo sexo, claro esta que el estado debe proteger a todas las personas y es por eso que estoy totalmente de acuerdo con buscar alguna solucion que no le baje el status que tiene como si el acto del matrimonio, por lo que en mi pareser una union civil entre personas de un mismo o diferente sexo, edades, etc. deberia ser totalmente valida, con el fin de que estas uniones y sus involucrados tengan el respaldo de la ley frente a distintos percanses.
    Es muy importante que hoy en dia actores politicos e influyentes en el tema de la sexualidad informen a la poblacion chilena y les comenten hacerca de las distintas soluciones que se pueden lograr con el fin de que la poblacion pueda estar informada de una tema tan complicado y de diversas posturas como este.
    vicente carrasco

  57. tomtomcourbis
    agosto 30, 2010 en 11:04 pm

    Primero que nada creo que el debate de hoy si bien aportó algunos datos buenos con respecto al tema, no profundizo mas allá en las posturas de cada candidato. Dentro de lo poco que presentaron concuerdo con la idea del Senador Allamand. Puesto que creo en la necesidad de una solución legal para los diversos problemas “administrativos” que deben enfrentar las parejas de echo y que no han firmado el contrato de matrimonio.
    La diferencia con lo postulado con el Senador Rossi radica en lo siguiente: El estado como tal debe asegurar y garantizar el bienestar de el pueblo y obviamente su dignidad. Sin embargo el no aceptar el matrimonio entre parejas homosexuales, no es una forma indigna de tratarlos. Según lo presentado por los expositores en el debate, todos están a favor de mejorar las condiciones legales para las parejas que no prefieran el matrimonio como una opción. Sin embargo el calificar a la unión civil como una opción menos digna no me parece completamente lógico. Si lo que busca la comunidad homosexual son garantías legales, estas se pueden lograr a través de la opción del Senador Allamand. Por lo tanto no se encontrarían en una posición menos “digna”. A mi parecer lo que se busca con la legalización del matrimonio homosexual es darle por así decirlo un cierto estatus social, para que se considere como normal a las parejas homosexuales (cosa que aun no se logra en Chile). Sin embargo no es función del estado legislar para que se acepte a un grupo social pues esto es un rol de la sociedad en si y una ley no puede modificar la idiosincrasia. Al final lo que se hace es tratar un problema adaptativo con una solución técnica

  58. agosto 31, 2010 en 1:30 am

    Me gustaría quedarme con la frase que Fulvio Rossi, en la cual citó a Pablo Simonetti: ” Si pago mis impuestos, cumplo mis obligaciones civiles, exijo tener los mismos derechos”.
    Con esto, quisiera mencionar mi apoyo a la ley de unión civil entre homosexuales y en futuro de matrimonio civil, ya que el hecho de tener una opción sexual distinta, no quita el derecho a ejercer las libertades de cada persona, asumiendo con responsabilidad y compromiso mi vida.
    Además, considero que el debate se genera por el conservadurismo propio de un sistema como el chileno, en donde las personas, no dicen lo que piensan y por lo tanto se suman a la masa que tiende a criticar, lo que les genera tensión y les rompe el statuo quo.
    Por esto, apoyo la unión civil y el matrimonio homosexual, lo veo como un tema que se debe abarcar con altura de miras y creo que la sociedad genera la desigualdad.
    La pregunta que quiero plantear es ¿ Acaso las parejas homosexuales abarcarán la cotidianeidad de la vida, de una forma diferente? ¿ en que afecta a cada uno de nosotros?

  59. agosto 31, 2010 en 1:45 am

    Encuentro además que la postura de Silva es la típica postura de poco tolerancia que demuestra que el país poco puede avanzar en materias que importan a un grupo de la población, aunque en este caso es un tema transversal a los partidos políticos de la sociedad actual.
    Es bueno generar debate, es bueno que estos temas se conversen, es bueno construir opinión y comentarlo, pero no considero bueno que los que hacen política hoy en día son tipos tan de la vieja escuela, conservadora, que molesta dar un voto a políticos que en realidad no te representan, y generar políticas que no tienden a representarte como ciudadano.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: