Inicio > Uncategorized > No todo funciona a base del consumidor.

No todo funciona a base del consumidor.

Es común ver en nuestro país hoy en día que varios proyectos –como en este caso los malls- han sido rechazados por parte de los vecinos. Como dice el artículo; no es por el solo hecho de que no quieren que se haga, si no que hay un estudio detrás, generando una respuesta absolutamente racional y objetiva. Estos proyectos no les traen nada más que un aumento de tráfico, falta de estacionamientos, aumento de la basura, etc., factores que afectan a los vecinos directamente y de una mala manera. Estoy plenamente de acuerdo de que es necesario que la comunidad “trabaje” directamente con las personas que quieren construir el mal, ya que pasa a ser algo que afecta a todas las personas que viven alrededor. Es injusto que solo se haga una votación y que no hagan participarlos de una manera más directa, lo que finalmente generaría un beneficio por ambos lados.

Creo que aquí hace falta orden. A pesar de que nadie ejerce poder/dominación sobre el otro no existe un interés mutuo de las partes por mantener el vínculo. Ya vimos que no existe un orden espontáneo, por lo que hay incorporar ciertas reglas para generarlo y detener el conflicto que se genera. Una manera, puede ser que cumplan las exigencias de la comunidad, ya sea calidad, compensaciones, que se puedan incorporar en el diseño, la implementación y gestión de los proyectos. En resumen, deberían hacer lo que se estime conveniente en cada caso para que sean aceptadas.

Aunque pueda ser muy costoso el hecho de incorporar a la comunidad en la implementación del proyecto, a largo plazo este gran costo puede ser contrarrestado por el bienestar que generó.

Hay que cuestionarse lo que nos dice el artículo: ¿Qué hubiese pasado si sus expertos, además de encargar informes técnicos, hubiesen desarrollado un proceso de consulta ciudadana amplia y sistemático para elaborar un diagnóstico compartido del barrio y sus necesidades? ¿Y si se hubiesen utilizado nuevas tecnologías (foros online, votaciones vía SMS, diseños participativos) para abrir el proceso a toda la comunidad? ¿Y qué habría sucedido si de ese proceso hubiese nacido una comisión vecinal para trabajar codo a codo con los arquitectos en el diseño del inmueble y su entorno? ¿O codo a codo con los ingenieros comerciales viendo cómo compatibilizar la rentabilidad de la inversión con las necesidades específicas de la comunidad? Estas preguntas nos resumen el conflicto y desorden que hay entre ambos bandos y las posibles medidas de las cuales se podrían encontrar soluciones concretas para llegar a un acuerdo y generar finalmente un bienestar para la sociedad.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: