Inicio > Uncategorized > La democracia, la ley y la ignorancia

La democracia, la ley y la ignorancia

¿Cuál es la receta perfecta para una democracia? a decir verdad concuerdo en gran parte con Ralf Dahrendorf. La democracia son elecciones y algo más, el imperio de la ley. Una democracia no puede valerse solo de su ideal y su ilusión, de lo que sueña y espera, sería utópico e irreal, lamentablemente vivimos en un mundo imperfecto, sin buscar provocar a nadie, un mundo en que lo que se pretende construir no es compartida por todos por igual, por lo tanto surgen intereses propios de cada persona y esto genera diversos objetivos, metas y propósitos, lo que genera o puede generar conflicto de intereses. Estos conflictos pueden bien aparecer en la política, como por ejemplo el asenso al poder de un anti-demócrata, lo que sería un gran riesgo para un Estado. Cómo asegurarse de que la democracia permanezca impune a la intención de un anti-demócrata es una pregunta que muchos han querido responder y considero que el punto ilustrado por Dahrendorf es bastante exacto, el imperio de la ley. Para poder sostener y garantizar una democracia deben existir leyes que la reafirmen, y estas deben estar separadas del ejecutivo a cargo del Estado, ya que estas leyes deben ser capaz de juzgar de igualmente a un presidente como a civil, nadie debe ser capaz de funcionar por encima de la ley. Sin embargo esto nos garantiza una sola cosa, que aquel que no debiese estar arriba no se quede, pero ¿Cómo podemos evitar que de partida lleguen tan arriba? Estamos atacando meramente una parte del problema, la otra parte es más difícil de ver y aun más difícil de atacar y es la ignorancia del pueblo.

El punto débil de la democracia es justamente la libertad, todos son capaces de postular a la presidencia y todos tienen el derecho de votar, pero ¿Por quien votar? y ¿Deberían votar todos? A decir verdad, después de mucho reflexionar, he llegado a la opinión personal de que la masa es ignorante, la gente puede razonar y la persona es sumamente capaz, en otras palabras, mientras más grande sea el número de individuos reunidos, más ignorante es la mente colectiva. Por ejemplo, existen dos tipos de corrientes bien claras del estudio de la mente de la gente, la psicología, que se centra en la mente de una persona, y la sociología, que se enfoca en la mente colectiva. La gente que vote debe ser gente informada e informar a la gente es un trabajo muy difícil, sobre todo si no les interesa, por lo tanto es esa libertad la que pone en riesgo a la democracia. Otro gran riesgo para la democracia, y abordando el mismo concepto de la ignorancia, es el carisma, la gente ignorante vota por “líderes” carismáticos, gente que ha sabido manipular a la masa y ha logrado cautivarla. Estas personas son sumamente peligrosas porque pueden bien ser anti-demócratas o ignorantes. Lo cierto es que el mecanismo del imperio de la Ley debería ser capaz de arrancar a estos personajes de sus cargos si fuese necesario.

De lo anterior se desprende que la democracia es peligrosa para si misma, puesto que el otorgarle libertad a todos puede ser contraproducente, ya que votan quienes no saben y se postulan quienes no deben. ¿Cómo solucionar esto? con lo planteado por Dahrendorf y educando a la gente, a que busquen más allá de lo visible y que no voten por su afinidad. Hay que enseñarle a la masa a pensar como una persona.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: