Inicio > Uncategorized > Puede ser, pero no necesariamente

Puede ser, pero no necesariamente

Raul Dahrendorf  termina su artículo diciendo: “‘Elecciones más algo” significa, por lo tanto, democracia más imperio de la ley (…) he llegado a la conclusión de que el imperio de la ley viene primero cuando un país anteriormente regido por una dictadura se dota de una constitución y la obedece, y después viene la democracia.”

Si bien no debemos descartar la necesidad de convicciones comunes, conceptos de convivencia y normas básicas para el respeto de nuestros pares reflejados en una constitución, no me parece correcto afirmar que exista la condición de haber estado bajo un “imperio de ley”. No deja de ser cierto que la mayoría de las democracias nacen de esta situación, desde el Imperio Romano hasta nuestro propio país, pero, ¿es este un requisito de democracia o un reflejo de nuestros propios incentivos selectivos? Esto ultimo puede ser difícil de entender, no creo equivocarme cuando digo que no es del agrado de nadie verse inmerso en una dictadura, ya que estas generan resistencia y esta resistencia termina en la mayoría de los casos en violencia.
Aprender a obedecer no es exclusivamente producto de dominaciones, si no que también puede nacer a partir de la visión conjunta de una meta o de la claridad del beneficio que traen ciertas acciones en conjunto como grupo (esta condición, creo yo, se aplica a todos los casos).
Si entendemos como una de las características de la democracia como “El gobierno de la mayoría que respeta a los derechos de las minorías” podemos ver como en muchos casos  esto no se cumple, por lo que cuando el autor de “Democracia sin demócratas” plantea como pre-requisito de democracia un “imperio de ley” está contradiciendo esto mismo, ya que este implica normalizar de forma inquebrantable las acciones del pueblo (aun que sea en búsqueda de un bien común, no es correcto hacerse con el derecho de elegir por una nación de forma impuesta y con un amplio universo de desaprobación).

Creo que el real trasfondo en una democracia no está en un orden cronológico de estados los cuales llevan a la democracia, si bien no desmiento que la condición dada anteriormente puede ser un factor no menor de una democracia eficiente, no es por ese simple hecho que se da una nación con un estilo de gobierno democrático que tiende a un óptimo. Ese “algo” que le falta a la democracia para desarrollarse de forma plena es el vínculo que pueda generar esa situación, que aun que suene “poca cosa”, la generación de vínculos sociales a nivel nacional del tipo que sean son los que llevan a una cohesión global dentro de una sociedad. Hechos tales como el terremoto vivido en Chile en febrero o quizás sucesos tan simples como la clasificación al mundial de fútbol generan una identidad de país que luego se traduce en un compromiso, un compromiso con la patria que es lo que verdaderamente le da el valor agregado al trabajo por un país, generar identidad es la clave para el éxito, no solo de la democracia, sino que de cualquier régimen gubernamental.

http://www.bcn.cl/ecivica/democracia

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: