Inicio > Uncategorized > Democracia más imperio de la ley, no es lo único que se necesita

Democracia más imperio de la ley, no es lo único que se necesita

La definición que hace Karl Popper del concepto democracia, encierra, simplifica y reduce este término a una de sus características comunes, la elección mayoritaria que hace la ciudadanía de sus gobernantes, y el poder político y capacidad de dominación asignado a estos, el cual es respetado por todos, quienes lo apoyen o no, durante el período de mandato establecido. Pero la democracia, como señala Dahrendorf, no se trata solo de elecciones, hoy debe significar “democracia más algo”, y ese algo debe ser necesariamente el imperio de la ley, ¿Pero sólo el imperio de la ley?

La corte de EE.UU concreta al imperio de la ley como un componente fundamental de una sociedad democrática, y lo define ampliamente como el principio de que todos los miembros de la sociedad, tanto ciudadanos como gobernantes, están obligados por una serie de leyes claramente definidas y universalmente aceptadas, estas leyes son la garantía que poseen los individuos de una sociedad, ya que reconocen que “en cada persona hay un meollo de espiritualidad, dignidad y humanidad”.

En una democracia, “el imperio de la ley se manifiesta en un poder judicial independiente, una prensa libre y un sistema de frenos y contrapesos de los líderes mediante elecciones libres y separación de poderes entre las ramas del gobierno” [1] Sin alguno de estos elementos, la sociedad puede verse gravemente socavada y las partes independientes de este sistema afectadas por la corrupción y el tráfico de influencias.

Pero no basta solamente con la democracia en conjunto con leyes bien establecidas y ejercidas, ya que las leyes también pueden establecerse para ejercer prácticas antidemocráticas, como en el caso del Apartheid en Sudáfrica, en donde existían leyes, como aquella para mantener separados a los blancos de las demás razas e incluso se crearon áreas en donde mantenían a los negros aislados.

La democracia por lo tanto, depende de más cosas que solo el imperio de la ley, la afecta también la capacidad de los políticos para organizarse de manera efectiva y  gobernar de manera correcta por el bienestar del país, que las leyes y objetivos que quieran llevar a cabo estén acorde a lo las personas necesitan y no sobre sus intereses ni caprichos personales, y que si esta última situación llegase a ocurrir y algún gobernante pasara por sobre la ley y los poderes independientes o utilizara las llamadas “leyes de excepción”, exista realmente un poder judicial bien constituido que haga valer las leyes para todos, como dijo Kennedy: “Los jueces deben ser independientes no para hacer lo que prefieran, son independientes para hacer lo que deben”.

Por lo tanto para que un sistema democrático funcione de la manera que debe y mantenga el orden social necesario, se necesita que exista la suficiente transparencia en cuanto a la manera de gobernar, ciudadanos informados y con instituciones poderosas y por sobre todo independientes, las cuales no se pasen a llevar, los representen y en base a la ley puedan protegerlos en contra de los posibles abusos que se puedan producir.

[1] http://www.america.gov/st/democracy-spanish/2008/August/20080821175837pii0.6827051.html

[2] http://www.unesco.org/issj/rics152/tateintrospa.htm

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: