Inicio > Uncategorized > La democracia efectiva

La democracia efectiva

Durante lo largo de la historia la humanidad ha pasado por diversas formas de gobernar pasando por imperios, monarquías, tiranías entre otras. Hace ya un par de décadas, sobre todo aquí en Latinoamérica sufrimos de las dictaduras. Muchos países como Argentina, Bolivia, México, Panamá y Chile pasaron por este tipo de gobierno y todos tuvieron la misma conclusión al finalizar estos periodos, la democracia es la mejor forma de gobernar.

En la democracia el pueblo es quien tiene la voz de mando, ellos son los encargados de elegir a sus representantes, y de manera directa o indirecta, eligen las leyes que los regirán a todos por igual. Cada miembro de la sociedad es libre y tiene derecho a expresarse.

En la práctica las leyes no siempre son dictadas por la voz popular, y lo que peor, favorecen solo a una parte de la sociedad. Este hecho implica una categorización de personas, poniéndolas en categorías distintas. Unas sobre otras. El imperio de la ley nos entrega un marco regulatorio por el cual regirnos, pero este posee distintos resquicios y espacios vulnerables que permiten que estas irregularidades se produzcan. El poder político entregado por el pueblo a algunos personajes es usado en algunos casos para ser inmunes a los efectos de la ley. Estas elites aprovechan esta condición y eluden la ley o la vuelcan a su conveniencia.

La democracia se sustenta sobre la base de que todos somos iguales ante la ley, hasta las autoridades se jactan de decírnoslo. No obstante, ocurre todo lo contrario, desde un comienzo que hemos sido diferentes ante esta. Es una cruda realidad que hay que enfrentar lo antes posible. Cada día estas diferencias se acrecientan, lo que puede tener consecuencias insospechadas.

Es necesario que el imperio de la ley que haga efectivo, que realmente regule, fiscalice y lo más importante, todos estemos bajo los mismos parámetros, en igual de condiciones frente a la ley. Es necesario que la voz de la gente no solo sea escuchada en las votaciones de los actores políticos, sino también que se actúe en relación a la palabra del pueblo. Se deben crear espacios para el debate y la discusión pública. El estado debe velar por escuchar y actuar, concretando medidas acordes a estas situaciones.

Como afirma Ralf Dahrendorf otro punto importante es el conocimiento e información que posee la población. Muchas veces se pasa a llevar a la gente porque ellos mismos no están en conocimiento de situaciones que para ellas parecen lejanas, pero no lo son. Esto se debe a que tuvieron una educación deficiente o simplemente no la tuvieron.

Es responsabilidad de cada uno de nosotros hacer que el imperio de la ley sea efectivo para todos. Que nadie quede impune de sus actos ilícitos y todos nos rijamos por las leyes que comúnmente elegimos.

http://www.unep.org/ourplanet/imgversn/153/spanish/annan.html

http://elnuevodiario.com.do/app/article.aspx?id=214236

http://www.eumed.net/libros/2008a/381/LA%20NACION%20Y%20EL%20IMPERIO%20DE%20LA%20LEY.htm

Anuncios
Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: