Inicio > Uncategorized > Nunca es tarde

Nunca es tarde

Partiré de la base que nunca es posible mantener a todas las personas contentas. En ningún ámbito lo es posible. Para cubrir estas falencias, el estado siempre se cobija en la democracia, que como para la mayoría algo es bueno, así se hará. De cierta forma es lo más legítimo para hacer respetar las decisiones del pueblo, pero ¿quién controla esto?

La política es necesaria en nuestra sociedad, es fundamental para mantener el orden, controlar que las reglas se cumplan y como dicen los libros, es fundamental para generar vínculos en el grupo social al cual pertenece el pueblo.

Se habla mucho de que la política no siempre es eficaz para resolver problemas, pero yo creo que más que un problema de la política misma, son las personas que la hacen en el día a día que tienen las cosas como actualmente están.  Las personas llegan al poder gracias al voto, en donde toda las responsabilidades recaen sobre esta persona. La cosa es que no siempre se hace.

Si no hay representatividad, las decisiones que se tomen no serán lo que realmente quiera el pueblo, llevando a revoluciones, protestas o críticas, como la que plantea el señor Pérez-Reverte. Se debe llevar a la política a un punto en donde exista la plena confianza en las personas que la realizan. Se debe tener una completa empatía con el pueblo. Entender sus necesidades a fondo y saber llevarlas a cabo. De lo contrario se forma un círculo sin fin que va de alegrías a rabias.

Debe existir información sobre el “mercado político”. El pueblo debe saber quiénes se ofrecen para manejar el sistema, sus intenciones y ver si realmente los representan. No se deben comprar los votos ni obligar a las personas. A la mano de esto, es necesario que existan buenos políticos, que sean capaces de cumplir bien su función y a la vez buenas personas. Para lograr que gobierne éste tipo de gente, es necesario un cambio en la mentalidad y actitud de las personas quienes aspiran a los cargos públicos, ya que hoy en día muchos lo hacen por el simple hecho de tener poder y no por verdadera vocación de ayudar a la sociedad. Un sistema político bueno y eficiente, no sirve de nada si es gobernado por actores políticos corruptos e ineficientes, por lo cual para que el futuro de la política sea óptimo, deben tener buenas intenciones y ser eficientes.

En conclusión, a pesar de que la democracia implica que el pueblo participe activamente de ésta, actualmente no se siente parte de ésta gracias a la desconfianza y desaprobación hacia los partidos. Lo cual no es solamente por un tema de los propios políticos, sino  que también de las desiciones que se han tomado a lo largo de la historia, o también de los medios de comunicación. Nunca es tarde para hacer un cambio.

Ricardo Chacana Garrido

Anuncios
Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: