Inicio > Uncategorized > Si todos pensáramos igual, ¿sería más beneficioso para la sociedad?

Si todos pensáramos igual, ¿sería más beneficioso para la sociedad?

En primer lugar, quiero mencionar  que si le preguntáramos al autor de este articulo la interrogante que se nos plantea (¿Son irracionales los políticos? ¿Son necesariamente mal intencionados, corruptos e ineptos?), su respuesta seria claramente afirmativa. Arturo Pérez-Reverte solo se dedica a criticar y culpar a los políticos de la mala situación en España, pero este señor, ¿sabrá el proceso que hay detrás del sistema político? ¿Sabrá lo complicado que es hacer funcionar  un país? ¿Acaso cree que todos los políticos piensan igual?  Obviamente este caballero no ha asistido a nuestras clases de “Política Instituciones”.

Personalmente, a diferencia del autor, respondo negativamente a la pregunta, estoy segura que son personas racionales, y en su mayoría no son todos ineptos, mal intencionados y corruptos, lamentablemente existen estos “malos políticos”, no puedo negarlo. Es cosa de mirar afuera y fácilmente encontraremos ejemplos de estos, por mencionar uno, Fidel Castro.

A continuación, expondré mis argumentos.

En primer lugar, aprendimos en clases que la estrategia es la esencia de la política. Por definición, Una estrategia es el conjunto de acciones que se implementarán en un contexto determinado con el objetivo de lograr el fin propuesto.  De aquí infiero la primera razón de porque la política falla a veces. Me planteo las siguientes preguntas: ¿Todos los políticos tienen los mismos objetivos? ¿Poseen la misma cantidad/calidad de información? ¿Tienen las mismas creencias y prioridades? La respuesta a todas estas preguntas es NO, y es por esta razón que el hecho de ser individuos racionales no implica que necesariamente todos lleguen a las mismas conclusiones y aun menos que coincidan sus preferencias hacia un mismo resultado. A cada agente le interesa influir en ese resultado según sus propios fines. No existe ningún gobierno que logre llegar a acuerdos unánimes, esta situación es inexistente, imaginaria e inalcanzable, ya que como seres humanos y no como robots somos diferentes unos de otros y por lo tanto tenemos distintas creencias, prioridades, metas, etc, etc.

En segundo lugar, ya que el autor se refiere a la educación, utilizaré ejemplos referentes a este tema para demostrar porqué la política a veces falla, a pesar de que los políticos tengan buenas intenciones.

Imaginemos que estamos en un pequeño país y que existen solo tres personas encargadas de tomar las decisiones: el presidente (posee más poder que los otros), una ministra  y un senador.  Deben tomar la decisión de cómo distribuir el presupuesto para el próximo año. Supongamos que el estatus quo actual es que el gasto en educación corresponde a la octava parte del PIB.

El presidente piensa que se deben destinar más fondos a la educación ya que esta no cumple con sus expectativas, piensa que a través de una buena educación, a largo plazo, mejorara la situación del país.  Por lo tanto quiere proponer que se redistribuya el presupuesto aumentando la cantidad de recursos asignados a educación.

Por otro lado, la ministra piensa que el porcentaje asignado a la educación es demasiado alto, ya que para ella es más urgente disminuir el número de crímenes, y quiere asignar solo la 1/10 del PIB a educación y aumentar el porcentaje de gasto en seguridad.

Para el senador, lo que más le urge es mejorar el sistema de salud, considera que la cantidad asignada a educación es elevada y le gustaría disminuirla a la 1/12 parte del PIB.

Debido a estas diferencias de objetivos, prioridades y creencias, al presidente le conviene no proponer ninguna reforma,  si lo hace, llegaría a un resultado donde él quedaría peor. es razonable pensar que es mejor no hacer nada que tener que arrepentirse. El resultado de la situación anterior es que no cambia nada, quedamos en el mismo estatus quo.

En conclusión, a través de los argumentos anteriormente dichos, he demostrado que a pesar de que los políticos sean racionales y tengan buenas intenciones, el hecho de pensar distinto hace mucho más complicado el proceso de tomar decisiones, que es casi imposible dejar a todos completamente satisfechos, esto a veces genera caos y fallas en distintos ámbitos de la sociedad. A la vez le demostré a Arturo Pérez-Reverte lo engorroso que es dirigir una sociedad y que es muy fácil criticar pero difícil actuar.

Obviamente el resultado es mejor cuando hay presencia de política en la sociedad, esperemos que con la experiencia, el número de fallas del sistema disminuya.

En cuanto a la pregunta que expresé en el titulo, según el análisis realizado, las decisiones se tomarían fácilmente y sería beneficioso para la sociedad. Pero por otro lado ¿acaso no es buena la diversidad?…ese es otro análisis que lo dejo para su propia reflexión.

http://www.publimetro.cl/nota/mundo/ministro-del-interior-colombiano-acusa-a-politicos-corruptos/CPIjks!XwoJkP7Ai3FabaParDTGQ/

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: