Inicio > Uncategorized > …¿y si renovamos la política?

…¿y si renovamos la política?

Si bien la política nace como un proceso ideológicamente para la toma de decisiones de un grupo, el problema principal es que no se puede hacer feliz a todos, sobre todo cuando el grupo se expande, como cuando consideramos un pueblo, una ciudad, o mucho más complicado aún, en un país. Por este motivo es que existen, a través de elecciones, candidatos representativos, quienes intentan cubrir un número grande de “demanda” o de personas que tienen un ideal similar, los que plasman una idea pública de quiénes son y de lo que simbolizan. Dicho esto, es cada vez más difícil para un candidato poder postularse como un actor político serio, puesto que todos queremos diferentes cosas, y la mayoría de ellas no están representadas explícitamente por la persona en quien confiamos nuestro voto, sino que es una cierta proximidad de lo que realmente nos gustaría.

El verdadero problema que conlleva la política va más allá de su sistema, que consta de todo un proceso a través del cual se van haciendo conocidos como actores políticos y de esta manera elevando su influencia en grupos sociales; la dificultad se encuentra entonces en la sociedad que se gobierna.

¿A qué apuntamos cuando atribuimos el problema a la sociedad?

Si los demás aportáramos a la sociedad, de manera en que los actores políticos supiesen con mayor precisión cuales son las demandas sociales que más relevancia deben tomar, a la vez, si estas decisiones no fueran a tomar peso en su imagen pública de modo que pudiesen arriesgarse por una solución con mayores inseguridades de que se cumpla, notoriamente veríamos una mejoría en el sistema, puesto que sería mucho más eficaz. Pero como sabemos que nada de esto es verdad, a los actores públicos sólo les quedan los supuestos, a través de los cuales necesitan tomar pero, es por este motivo que muchas veces vemos injusticia en las sociedades, estas personas no quieren ceder terreno y actuando desapercibidamente convocan a ser solo figuras de cartón que sonríen. Entonces de esta manera son criticados por nosotros, quienes sólo vemos una parte del problema (hablando irónicamente).

Estos actores entonces al no arriesgar, mantienen su figura por muchos años, acostumbrándonos a soportar que siempre sean los mismos los que vemos por televisión. Por estos motivos quizás es que la juventud cada día se encuentra menos cerca de tomar las riendas en los asuntos que más deberían concernirles, ya que es el futuro el que está en las manos de estos.

Concluyendo, la política de nuestro país es muy estática, siempre vemos a las mismas figuras, por lo que asumimos que los riesgos que toman en cada decisión son los menores, para así conservar sus puestos. Solo vemos a gente en el mismo cargo “público” entonces por lo que podríamos llamar una elite, la cual mantiene contactos internos, como una gran red en donde todos están unidos por un lado, tener un cargo; y separados por el otro, ya sea un partido político, o cargo en el congreso, cámara de diputados etc. La nueva generación debería finalmente hacerse escuchar, puesto que estamos cansados de que se mantengan las misas problemáticas que en los 80’.

¿Por qué habría de separar a esta generación un suceso de ya más de dos décadas, y que ni siquiera nos afectaron directamente?

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: