Inicio > Uncategorized > Democracia Actual: Cara y Sello Unidas.

Democracia Actual: Cara y Sello Unidas.

Irracionalidad, malas intenciones, ineptitud, corrupción, ¿es esto la política, la democracia que supuestamente decimos ser? El afirmar o negar esta afirmación, no es más que sesgarse a una sola cara de la moneda, dejar de lado los “depende de” y aquellas posturas que consideran que la respuesta esta en la mezcla de ambos lados.

A mi parecer, la democracia, como concepto en sí, significa representar al pueblo, a los ciudadanos, tal y como lo era cuando recién se dio inicio a esta forma de gobierno. Pero, como todo, ésta no puede ser perfecta. Seamos sinceros, las utopías no existen, por ende, no debemos pretender que funcione a la perfección y mirarla de forma idealista. Actualmente, el problema es simple: los intereses pasaron de ser públicos a mezclarse con lo individual, con lo cual se distorsiona el accionar, las promesas y se desvirtúa el verdadero sentido de la democracia. Por otro lado, la línea cada vez más difusa, entre el bien común y “mi” propia beneficio, es cada vez más delgada, lo que conlleva a una pérdida de “el norte, su razón misma de ser.” (1) Es decir, se desvirtúa el fin de la democracia.

Pero, esto no solo se debe al hecho de que la democracia que nos rige pueda considerarse un tanto “obsoleta”, en cuanto a lo que es y lo que la sociedad realmente necesita, sino que también, se debe a la misma ciudadanía. Creemos que con el solo hecho de votar hemos cumplido o que tenemos derecho a opinar, criticar y pelear aún cuanto no se esta inscrito para votar. Sin embargo, este sistema de gobierno no funciona solo así:

“Los buenos ciudadanos son los que están vigilantes, conscientes de las corrientes gubernamentales y sociales, y que continuamente tratan de mantenerse al tanto de la contingencia. Deben conocer sus derechos e insistir en poder ejercerlos, a la vez que tienen que cumplir con sus deberes cívicos. La buena ciudadanía significa mirar atentamente más allá de nuestros propios intereses personales para proteger los derechos de los demás.”(2)

Creer que los políticos tienen la culpa, que son todos corruptos por el tan solo hecho de no hacer lo que nosotros creemos que nos beneficia más, cuando no hacemos nada para ayudar a que la democracia camina por un solo “sendero”, nos hace también culpables de que el sistema de gobierno no funcione como debería.

No obstante, el pensar que la democracia no tiene rumbo y falla porqué si, que se sostiene de la nada y que tiene un futuro incierto, es no mirar todas las variables inmersas en lo que sucede actualmente. Para que esta no sea “comida” por este mundo individualista, se necesita ceñirse al rumbo que esta sigue, para lo cual se necesita mayor credibilidad (3), altos grados de conciencia hacia lo público y pensamiento crítico, que permita “sacar del camino” a aquello que lleva a que el sistema de gobierno se desvíe.

Por lo tanto, si existe la corrupción en la democracia, pero, eso no nos convierte en ciudadanos ingenuos que se vieron engañados por ellos, ni tampoco el que esta sea combatida y no exista en muchos ámbitos hace de esta un sistema perfecto. No. La democracia es una manera para regir a una sociedad; sociedad que ha ido cambiando con el tiempo: los fundamentos de la democracia siguen siendo los mismo, pero la sociedad no. Los políticos o miembros de gobierno siguen actuando entorno a políticas y normas que no se encajan con el mundo actual. Pero, eso no es todo. Los ciudadanos se “limpian las manos” ante sus responsabilidades y solo se les ve al momento de votar y, elegir a un gobernante, como ya lo dije, no lo es todo. “Comprensión, vigilancia y activismo de parte de los ciudadanos” (4), es lo que necesita una democracia. Una mente crítica y objetiva, un sentido social que vaya por sobre los intereses individuales, son los medios para lograr una democracia más pura. Pero, ojo, no pretendamos que todo sea “color de rosas”, es ridículo suponer que llegaremos a un sistema de gobierno perfecto, tal cosa no existe, por ende no pretendamos cegarnos a la existencia de aquél lado de la moneda que nos recuerda de la existencia de actos individualistas que atentan contra la democracia, pero que a su vez, deberían ser aquello por lo cual luchar para mejorarla. El que la democracia sea lo que es hoy y sea un “algo” en el futuro depende de los políticos y los ciudadanos, individualista y con sentido de lo público, todos en conjunto, mezclando las dos caras de la moneda.

____________________

(1) http://blogs.lasegunda.com/redaccion/2008/04/07/el-servicio-publico-en-la-pale.asp

(2) (4) http://www.miradaglobal.com/index.php?option=com_content&view=article&id=938:cuidando-la-democracia&catid=30:sociedad&Itemid=34&lang=es

(3) http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1054941

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: