Inicio > Uncategorized > Don de la palabra

Don de la palabra

A lo largo de la historia siempre ha existido la capacidad de desencantar, y hablamos de cualquier actividad y área del que se hable. La política no esta exento de aquello y a diario ha ido creándose malas famas y su nivel de popularidad ha disminuido notablemente, pero ¿Porque ocurre esto? ¿Quien tiene la culpa?

Primero los políticos, quienes constantemente nos bombardean con proyectos. Esta vez no serán los culpables de todo, si no que seremos objetivos al analizar. Algunas veces (si, muchas) exageran con los proyectos y propuestas, mientras que otras, simplemente por otros actores, no se lograron llevar a cabo. Es importante destacar el increíble don de la palabra que se les regalo para poder estar en la posiciones que están y dar vuelta a las personas con sencillos (y la mayoría de las veces, mal argumentados) discursos.

Luego estamos nosotros los “ciudadanos”, quienes a diario criticamos y nos quejamos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, creyendo que porque se cambio algún personaje en un cargo publico las soluciones caerán del cielo. Tampoco nos damos el tiempo de analizar detenidamente las propuestas, los beneficios que tenemos como ciudadanos (y que no conocemos)  y de permitir que aquellos que aceptamos como mediadores (las instituciones) realizan su trabajo sin mayores obstáculos.

¿La verdad? Es que la culpa es compartida, y que no hay ninguno en el que recaiga la totalidad de los errores o aciertos. Es hora de trabajar de una u otra manera en conjunto, logrando cambios tanto en la mentalidad de las personas como en el funcionamiento de las instituciones.

Lamentablemente, tanto en la política como en la totalidad de nuestras actividades, tenemos la inevitable manía de traspasar la culpa y nunca poder aceptar nuestros errores, pero pelear a muerte los triunfos y méritos. Ademas, sabemos cuan egoístas son las personas, y en muchas de las veces dejan de lado esa labor de bienestar para la sociedad, por un nivel mas alto de popularidad o una satisfacción personal.

La política, en el papel, pareciera como la medicina ideal para combatir todo tipo de caos, prevenir todo tipo de desorden y llegar a sociedades utópicas. Pero en la practica, realmente deja mucho que desear y es entonces, cuando hay una brecha entre la realidad y las expectativas, en que se forman los problemas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Arturo_Pérez-Revert

http://www.terra.com.pr/noticias/articulo/html/act873786.htm

http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?

id_ut=elecciones,sufragioydemocraciaenchile(1810-2005)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: