Archivo

Archivo del autor

La vocación de servicio público

noviembre 23, 2010 Deja un comentario

La racionalidad consiste en pensar y actuar de acuerdo a ciertos principios para lograr algún objetivo o finalidad. Si partimos de esta definición, queda en evidencia que los políticos no son seres irracionales, sino más bien racionales, ya que todas sus acciones tienen la finalidad de cumplir alguna meta preestablecida. El problema ocurre cuando las metas que un puesto público debería satisfacer, no concuerdan con las metas personales del funcionario público que ocupa tal puesto.  He aquí donde se presenta el real problema y la base para las constantes fallas en los sistemas políticos alrededor del mundo. Existen muchas causas y razones por las cuales algún funcionario publico no buscaría lo mejor para el país, como por ejemplo, una falta de valores humanistas o poca conciencia social, o incluso peor que ambas dos, la falta de vocación y servicio público ¿No es la finalidad de los gobiernos servir al país y fomentar el desarrollo? A continuación abordaremos distintos puntos de relevancia para analizar esta pregunta.

En primer lugar, hay que resaltar como una de las principales causas de la ineficiencia política la falta de vocación de sus funcionarios. El problema que acarrea esta falta de vocación, que en este ámbito podría ser traducido en una falta de vocación hacia el servicio público, es que los políticos imponen sus intereses ante los de sus ciudadanos, y por ende, no cumplen sus roles. Aquí vale la pena mencionar lo que está ocurriendo en España con la educación y la drástica opinión de Arturo Pérez- Reverte. En su articulo hay un punto muy claro, y tal y como mencioné anteriormente, es la ineficiencia política. España figura entre los países mas incultos de Europa, y todo esto se debe a que los pasados y presentes ministros de educación no están cumpliendo sus roles. No hay vocación de servicio, por lo que se da espacio para la corrupción y, por ende, una inclinación a favorecer la educación privada a cambio de un ‘’pasteleo electoral’’. El caso español se puede generalizar, sorprendentemente, para muchos otros gobiernos y aéreas, no solo la educación, en donde los intereses personales y la falta de vocación y competencias, están limitando, en gran medida, un mayor desarrollo y crecimiento de los países.

Sin embargo, como todo problema, debería existir una solución, el problema es cual ¿Que se podría hacer para terminar con la ineficiencia política y fomentar el desarrollo? Claramente, este es un proceso a largo plazo, que requiere de toda una reforma, pero se debe comenzar con un paso a la vez. La primera solución que nos salta a la cabeza sería elegir a personas con vocación de servicio, y que tengan las habilidades necesarias para cumplir sus roles. Para que esto sea factible, es necesario que la gente vote informádamente, ya que si no lo hacen, se podría dar el caso que las personas menos competentes y preparadas gobiernen. Pese a que los políticos son racionales, necesitamos a aquellos que puedan anteponer los intereses del país ante los suyos, más que mal, son los políticos, en su mayoría, los que hacen política.

Por último, mirando más ampliamente la foto, se deberían reformar las instituciones que regulan el proceso político. Se necesitan instituciones que regulen y sirvan de apoyo para sus funcionarios y que prevengan el mal uso del poder. Es, también, muy importante que se procure mejorar aéreas claves para el país, como es la educación, en el caso español tanto como el chileno. Mas que mal, hay un vinculo innegable entre educación y desarrollo, y es de vital importancia trabajar lo primero para mejorar lo segundo.

Álvaro Olid

Véase también:

http://www.mec.es/multimedia/00005713.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/Corrupci%C3%B3n_pol%C3%ADtica#Causas

http://es.wikipedia.org/wiki/Racionalidad

Anuncios

La nueva democracia

octubre 25, 2010 Deja un comentario

Si observamos esta común definición de democracia: ‘’El gobierno del pueblo, por el pueblo, y para el pueblo’’, nos encontramos inmediatamente con algo que nos llama la atención. Esta definición de un sistema democrático no está ajustada a lo que se vive realmente hoy en día alrededor de todo el mundo. Más que un gobierno participativo por el pueblo, en donde la gente juega un rol fundamental en los temas de interés nacional, se está apreciando una caída rotunda de los niveles de participación política. Todo esto se puede ligar, fundamentalmente, a un estancamiento de los sistemas democráticos y a una falta de incentivos para que la gente participe. A continuación analizaremos con un poco mas de profundidad las diferentes causas y soluciones a este preocupante problema.

En primer lugar, y tal como menciona el autor, se evidencia claramente una falta de representación por parte de los políticos y sus respectivos partidos. Hoy en día, en un mundo tan globalizado como el que el nuestro ha llegado a convertirse, la gente cada vez vive menos lo que pasa a nivel local y nacional. Nos consideramos ciudadanos del mundo más que nunca. Sin embargo, esta globalización es solo uno de los factores que nos ha llevado a los bajos niveles de participación política que vemos hoy en día. Otra causa fundamental, es el círculo vicioso al que hemos entrado que trataré de explicar a continuación. En primer lugar, la gente no se siente representada por los actuales partidos políticos y candidatos a las diferentes instituciones gubernamentales, por lo que no participan en el proceso político. Esto provoca que la minoría inscrita que si participa tenga la voz decisiva. Derivado de esto, los gobiernos elegidos solo gobiernan para la minoría que votó por ellos, dejando de lado a la gran mayoría que no formó parte del proceso, haciendo que estos se sientan aún menos representados de lo que estaban antes. Es evidente que la gente no participe, ya que no hay ningún incentivo para hacerlo.

En segundo lugar, y ligado fuertemente a mi primer argumento, se ha percibido una perdida de confianza en los estados gobernantes, debido a los altos niveles de corrupción y falta nuevas caras en los gobiernos. Esta perdida de confianza, traducida en una pérdida de legitimidad, es una componente esencial para cualquier gobierno ¿Qué ocurre cuando ya no se confía en las personas que supuestamente nos representan? Se genera una total pérdida de credibilidad y apoyo por parte de la gente hacia sus representantes, lo que imposibilita aun más el rango de acciones de cualquier gobierno para revertir la situación actual.

Pese a esto, hay mucha gente que culpa a los propios ciudadanos por su falta de interés. Estos individuos argumentan que la instancia para participar en la sociedad está abierto para que cualquiera tome iniciativa, y que es falta de ellos el hecho de no tener representación. Sin embargo, encuentro bastante ilógico el hecho de que estas personas se vean obligadas a votar por representantes que no reflejan lo que ellos piensan, seria como ir en su propia contra. Lo que hace falta, es que los gobernantes se reinventen y ofrezcan medidas nuevas para ganarse nuevamente la confianza de el pueblo.

En conclusión, lo que se necesita para salir de este hoyo, al cual la democracia y los procesos de participación han caído, es sangre nueva. Faltan medidas que llamen la atención de la gente y que los incentive a ser participes de lo que ocurra en el país. Falta otorgarle representatividad a los diferentes grupos existentes, para que realmente la democracia se convierta en un gobierno de, por y para el pueblo.

Alvaro Olid

Véase también:

http://www.lne.es/espana/2009/06/07/espana-participacion-europeas-minimos-historicos/765027.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Participaci%C3%B3n_pol%C3%ADtica

http://www.psicologiacientifica.com/bv/psicologia-129-1-participacion-politica-juvenil-en-los-noventa-un-ciudadano-e.html

http://www.bcn.cl/ecivica/democracia

 

La ley, aseguradora de la democracia

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Sin duda que la democracia es la mejor forma de gobierno que puede utilizarse. Esta se asegura de que se respeten y promuevan los derechos humanos de todos los ciudadanos de una nación. Además, este tipo de organización política garantiza a la gente un espacio para hacer valer sus posturas y formas de pensar. En ella, se permite la participación en el destino de la sociedad, ya que todos tienen la posibilidad de intervenir al momento de elegir a su representante. Este líder elegido democráticamente, representa a la mayoría que votó por él, pero además respeta a las minorías que optaron por otras opciones, sin embargo, su fin último es velar por el bienestar de la nación. Pero tal como el autor se lo plantea ¿Qué ocurre cuando se elige a una persona que no está capacitada para llevar este cargo o que hace uso de costumbres antidemocráticas? Pese a que este haya sido elegido por la misma gente, puede no ser el más apto para el puesto, debido a decisiones mal informadas por parte de la ciudadanía. Estas malas decisiones acarrean consigo graves problemas, desde el mal ejercicio del gobierno hasta el derrumbe del sistema democrático.

Por estos mismos motivos, es que considero de altísima importancia la existencia de un poder mayor a todos los demás, el cual no pueda ser manipulado por nadie más que por la ciudadanía. Un poder que sea justo e igualitario, sin diferencia alguna. Este principio meta jurídico es actualmente denominado como Imperio de la Ley, Nomocracia o Principio Constitucional. En este imperio de la ley se establece que todos somos iguales ante la ley y que nadie está por sobre ella. De esta manera, la ley se convierte en un arma poderosa contra la violencia, corrupción y otras amenazas en contra de la democracia, que pueden surgir en un gobierno elegido erróneamente. En Chile, el Poder Legislativo, el cual es elegido por la gente, es el encargado de redactar estas leyes junto con el Presidente de la República. Leyes cuya función no es más que asegurar el bienestar nacional y el correcto uso del poder por las más altas autoridades. Este Congreso Nacional representa a la ciudadanía y fiscaliza los actos del gobierno.

Pese al vasto apoyo que recibe el imperio de la ley alrededor del mundo, también surgen críticas. Algunos alegan la poca importancia que está asumiendo el poder ejecutivo ante el surgimiento de la ley.  Se argumenta que esta le quita importancia o relevancia a las decisiones gubernamentales y que todo puede ser reducido a decisiones técnicas. Sin embargo, yo considero que las leyes no deberían quitarle protagonismo ni sobrepasar a la presidencia, sino que ambos deberían complementarse. Un presidente elegido democráticamente que represente al pueblo y  vele por el bienestar y beneficio de este, pero el cual tiene un margen dentro del cual moverse. La existencia de este margen legal, restringe con la finalidad de hacer valer la democracia y el uso de sus costumbres. Este se podría considerar como un tipo de seguro contra costumbres antidemocráticas, que asegura al pueblo el uso, y no abuso, del poder. Una vez  que una nación pueda lograr combinar estos dos elementos eficazmente, va a entregarle a su pueblo esta ‘’democracia más algo’’ que mencionaba Ralf Rahdendorf.

Alvaro Olid

Véase:

http://es.wikipedia.org/wiki/Democracia#Funciones_fundamentales_de_un_Estado

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_de_la_ley

http://www.unep.org/ourplanet/imgversn/153/spanish/annan.html

http://www.bcn.cl/ecivica/democracia

La justicia internacional

agosto 20, 2010 Deja un comentario

Hoy en día existe la capacidad de procesar a los mayores actores que atentan contra la humanidad alrededor de todo el mundo. El juzgamiento de crímenes de guerra, de genocidio y de lesa humanidad por parte de entidades internacionales, es una herramienta necesaria para asegurar el orden mundial y que ningún tipo de crimen sea impune.

La Corte Internacional de Justicia, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional, por nombrar algunos, tienen la capacidad y han sometido a la justicia a grandes personajes del crimen mundial. La falta de política que se genera en ciertos estados, como por ejemplo lo que esta ocurriendo con Darfur, hace que se utilicen métodos violentos para someter a otros, lo que da espacio para que se cometan crímenes de magnitudes impensables. En este tipo de casos, no basta con la justicia del propio país en donde se cometió el crimen, sino que le apoyo de instituciones judiciales con influencia y apoyo de diferentes estados a nivel mundial. De otro modo, se deja la puerta abierta para que figuras del mundo político continúen aprovechándose del sistema y beneficiándose a costas de los menos favorecidos. Tomemos como ejemplo a Radovan Karadzic, ex presidente de la Republica de Srpska acusado de numerosos crímenes de guerra y de genocidio. La detención de este individuo se atribuye a la justicia internacional y al arduo trabajo realizado por sus instituciones. De no haber sido por el sistema internacional que apoya el procesamiento de los violadores de los derechos humanos, este tipo de genocidas y criminales de guerra quedarían impunes, lo cual encuentro completamente inaceptable, tomando en cuanta la magnitud de sus acciones y las consecuencias en los demás.

Por otro lado, hay personas que dudan de este poder de la justicia y de su viabilidad y aseguran que no es la correcta manera de llevarla a cabo, sino que cada país debe procesar a los suyos, ya que se rigen por sus propias leyes. Sin embargo, está mas que demostrado que a ciertos criminales les basta con fugarse del país para quedar exentos de castigo alguno. Además, por otro lado, es poco probable que un país procese a uno de sus líderes si es que este les está trayendo beneficios, a pesar que estas riquezas se ganen a expensas de otros, como también es el caso de Darfur. Algunos justifican que la CPI, es decir, la Corte Penal Internacional, no tiene los medios para llevar a cabo las acusaciones que emite. Este es un tema complicado, ya que un tribunal de justicia que no tenga los elementos para respaldar, reforzar e implementar sus decisiones se convierte en un problema, debido a que esto podría desembocar en una pérdida de credibilidad. A pesar que muchos países son miembros de la Corte Penal Internacional y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en donde sus miembros han firmado la Carta de las Naciones Unidas, la cual asegura la cooperación para el mantenimiento de la paz, algunos no lo son, por lo cual se dificulta la detención de ciertos individuos, como es el caso de Omar Al-Bashir. A pesar de esto, los tribunales de justicia internacionales son, sin duda, la manera más viable y con una mayor red de apoyo en todo el mundo para someter a la justicia a estos criminales. La CPI advierte que cuenta con el respaldo de muchos estados y que saben esperar, ya que a la larga nadie queda impune.

Álvaro Olid

Revisar:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Omar/Bashir/burla/Haya/elpepiint/20090404elpepiint_8/Tes

http://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_de_Seguridad_de_Naciones_Unidas

http://es.wikipedia.org/wiki/Corte_Penal_Internacional

http://es.wikipedia.org/wiki/Radovan_Karadžić#Acusaci.C3.B3n

http://www.guardian.co.uk/world/2010/jul/12/bashir-charged-with-darfur-genocide

http://www.guardian.co.uk/world/2009/mar/04/omar-bashir-sudan-president-arrest