Archivo

Archivo del autor

La falta de fe en las instituciones

octubre 25, 2010 Deja un comentario

Hoy en día la gente no solo ha perdido la fe en las elecciones como dice el texto de Ralf Dahrendorf, sino que ha perdido la fe en las instituciones en general. La corrupción existente hace retroceder todo el proceso político del cual nacieron las instituciones. Estas fueron creadas a partir de contratos sociales para disminuir el miedo, la amenaza y la inseguridad constante en la que se encuentran los hombres en su estado natural. Hoy pareciera que el origen de las instituciones y su función se ha cambiado por un conflicto de intereses y se ha convertido en una forma de obtener beneficios personales. Los partidos políticos han perdido notoriamente su fuerza, ya no proporcionan la seguridad y confianza que solían entregar, esto se basa principalmente en la forma en que los partidos usan recursos económicos de manera sospechosa para auspiciar sus campañas. Lo que buscan las personas es sentirse representados, más que por un partido político, por un conjunto de ideales, que hoy en día no se adaptan a los partidos existentes. Estos debería estar en constante transformación adaptándose a lo que la gente quiere, la institución debe transformarse en conjunto a los ciudadanos para que pueda cumplir su función de lograr el estado de paz tan deseado. Este descontento de los ciudadanos provoca la impaciencia comentada en el texto, existe un inminente temor por parte de ellos de no sentir que existe aquel partido por el cual se sienten realmente representados. El texto propone la idea de alejarse del tema de la política para dejarlo en mano de los profesionales, pero parte de la democracia es dar ese espacio para demostrar el descontento existente con la situación actual de los partidos. A largo plazo la desconexión podría provocar un daño aún más grande, sin la presión de los ciudadanos los partidos políticos recuperarían sus fuerzas aumentando su capacidad de utilizar de forma indebida los recursos de sus representados. Es la tensión latente de las personas que notan las injusticias lo que debilitan los partidos políticos y sacan a la luz la corrupción existente en ellos. Pero como no es posible trabajar sin estos partidos lo que se debe hacer es reformularlos como institución, restableciendo tanto sus bases como sus derechos, devolviendo a los ciudadanos la confianza perdida. Esta situación no es beneficiosa para nadie, tanto políticos como representados se encuentran alejados de sus partidos lo que genera la falta de unidad necesaria dentro de un orden político. Por último me gustaría recalcar una frase del texto que dice “La democracia necesita tiempo” me parece que hoy en día lo que menos sobra es tiempo, en un mundo donde la globalización es cada vez más latente cada decisión cambia el destino de miles de personas, un tema de tiempo puede generar más de alguna diferencia relevante, más aún cuando existe la clara necesidad por parte de los ciudadanos de ver reflejado en las acciones políticas sus preferencias políticas dadas a conocer por medio de la democracia.

 

Alicia Norero

 

Información sobre partidos políticos y la corrupción

http://www.simoniello-henn.com.ar/pages/activo/juventud/juven0003.html

http://www.solidaridad.net/vernoticia.asp?noticia=551

http://www.lukor.com/not-esp/nacional/portada/10012234.htm

 

 

 

Anuncios

Educación + verdad

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

En el texto escrito por Ralf Dahrendorf se intenta definir qué es democracia y qué le falta para cumplir realmente con la definición mundial de la palabra.  Según la real academia Española democracia significa “Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.” o “Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.” Pero el problema mayor no está en la definición sino en lo que el texto describe como “democracia más algo” o “elecciones más algo”. Ese “algo” es el que evitaría que decisiones tomadas en democracia resulten erróneas o incluso fatales, tal como el texto ejemplifica existen miles de casos en que a elección de presidentes a través de la democracia ha concluido en un caos total.

Pero ¿Qué es eso que falta para que la democracia cumpla su función de lograr elegir lo que el pueblo quiere? ¿Dónde está el error, en la democracia o en las personas que la siguen? Para mi modo de ver el problema tiene raíz en la falta a la verdad.

El mundo de la política está rodeado de colusión, mentiras y corrupción, son estas características las que provocan una imagen errada en las personas del gobierno por el cual están votando. Me parece que es responsabilidad tanto de los ciudadanos que votan como de los políticos poner en la mesa la verdad. En el texto se comentaba la idea de “dejar que fracasen”. Me parece que en el mundo actual no hay espacio para fracasos a esa escala, no se trata de un negocio familiar o un proyecto universitario, es la vida me millones de personas que votan confiando en que su decisión cooperará para un futuro mejor, no para un fracaso que generalmente cobra la vida de muchos inocentes y trae consecuencias irreversibles en el tiempo.

Antiguamente se veía a la democracia como una forma de elección “informada y ponderada” hoy en día poco queda de esa definición. La falta de cultura respecto a la política es abismante y el alto poder de persuasión de los políticos son los que llevan a la toma de decisiones erradas y poco estudiadas.

Muchos podrían contra argumentar que los políticos no tiene por qué hacerse cargo de la falta de compromiso con la causa que tienen los ciudadanos que votan, pero son ellos los que tienen el poder y la obligación de velar por el bien de las personas. La falta de ética y moral no solo se hace presente en la política en el momento de las mentiras, también a la hora de las omisiones.

En conclusión me parece que ese “algo” que le falta a la democracia es educación+verdad. Es necesario un replanteamiento de la política tanto para los ciudadanos como para políticos. Haciendo que estos últimos se reconecten con el real significado y propósito de la política que es regir los asuntos públicos y no los personales. Y hacer de los ciudadanos responsables y capacitados para tomar decisiones consientes.

Alicia Norero

Fuentes:

http://www.rae.es

http://132.248.35.1/bibliovirtual/Libros/Uribe/Democracia/Cap3.pdf

http://www.mailxmail.com/curso-ciencias-politicas/politica-definiciones-clasicas