Archivo

Archivo del autor

Criticar responsablremente, una manera de involucrarse con la política

noviembre 22, 2010 Deja un comentario

Según lo que hemos visto a lo largo del curso de Política Instituciones, está más que claro que es necesaria la política para generar orden y dirección en una sociedad. Así como entendemos la política como un mecanismo de generación de vínculo en un grupo social, mediante acciones voluntarias sujetas a valores o fines, debemos entender que no todo en ella puede ser perfecto. Es por eso, que creo que el autor de la entrada “¿Es necesaria la política?” se equivoca al decir que no deberíamos criticar la política. Más bien, pienso justamente lo contrario: si la política no está respondiendo a nuestras expectativas, si no estamos siendo dirigidos por las autoridades que quisiéramos, no debemos quedarnos callados, sino que debemos adoptar una postura crítica, de manera de ser exigentes respecto a nuestras autoridades. Creo que si no tenemos confianza en nuestros políticos, si los ciudadanos cada día se desalientan más ante la participación en los procesos eleccionarios, es porque no nos involucramos realmente con lo que pasa en el país, precisamente porque para muchos les es indiferente cómo actúan las personas que nos dirigen en las más importantes decisiones que puedan afectar a una nación. Por eso mismo creo que deberíamos ser más críticos y así involucrarnos con lo que pasa, tomar una postura propia, ser cada vez más exigentes, pero a la vez cooperar con la evolución de nuestros políticos, de esa manera, ellos también se sentirán presionados a hacer las cosas cada vez mejor con el fin de generar un mayor bienestar social.

Sin embargo, existen críticas y críticas respecto a lo que acontece en el espacio público y a la manera en que la política impone orden respecto a determinados temas. Al leer el artículo del señor Arturo Pérez-Reverte pude ver que la manera en que él dio a conocer su postura fue abrupta y cruda, dejando a los políticos como seres ineptos, incapaces de llevar la política a cabo. Su opinión fue poco respetuosa, creo que el alcance que estos artículos pueden tener es muy grande, por lo que deberíamos pensar un poco más la manera en que damos a conocer nuestra postura. Si bien muchas veces es necesaria una dura crítica para lograr entender el problema, el hecho de que la suya haya sido poco respetuosa hace que su crítica pierda respeto también. A la crítica que yo me refiero es a la que se hace estando informado e interesado en el tema, teniendo plena conciencia de que lo que está en juego tiene que ver conmigo y con los que me rodean, dándole la importancia que tiene que tener y, lo más importante, con un propósito de contribuir al progreso, no una crítica sin fundamentos. Sólo de esta manera podremos lograr la eficacia en la participación de los ciudadanos en los asuntos políticos y la supremacía de la ley, cuando realmente nos involucremos y hayamos sido lo suficientemente exigentes con nuestras autoridades, cuando ellos mismos hayan tomado conciencia de su labor y sepan que un error puede traer un costo muy alto para la sociedad, cuando tengamos autoridades de calidad y cuando confiemos plenamente en quienes nos gobiernan. Porque no es llegar y votar para luego desprenderse de las decisiones que toman los que tienen un poder político, a mi parecer, esa es la principal causa de que la política falle, el dejar en manos de unas pocas personas la responsabilidad de todo un país y luego mostrarse indiferente, dejando que ellos, seres irracionales, hagan lo que quieran. En mi opinión debería ser todo lo contrario, debemos actuar en conjunto, si somos un país democrático debemos tener la “confianza” para poder dar a conocer nuestra opinión y tener una visión propia que contribuya al bienestar social.

http://www.plataformasinc.es/esl/Noticias/La-revista-Nature-hace-una-critica-constructiva-a-la-politica-cientifica-espanola

http://lasa.international.pitt.edu/Lasa2001/PaleyJulia.pdf

http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/BANCOMUNDIAL/EXTSPPAISES/LACINSPANISHEXT/CHILEINSPANISHEXT/0,,contentMDK:20599037~menuPK:1493482~pagePK:1497618~piPK:217854~theSitePK:500484,00.html

Anuncios

Crisis; un proceso necesario para llegar al progreso

octubre 17, 2010 Deja un comentario

Al leer el documento de Alain Touraine me dio la impresión de que él asocia la crisis totalmente a la decadencia y al “precipicio” como lo mencionó en una ocasión. Sin embargo, yo estoy en desacuerdo con eso. Si bien coincido con él en que nos encontramos en una crisis cultural y política (lo que es de cierta manera, un poco más subjetivo) y, como todos sabemos, venimos saliendo de una fuerte crisis económica, no lo relaciono directamente con el fracaso, sino más bien con un proceso difícil de manejar, pero por el cual hay que pasar para poder llegar al progreso.

Entiendo que su preocupación radica en que la sociedad de hoy se para frente a este problema de una manera pasiva y resignada, pero nadie dice que eso no sea parte del proceso, que a mi criterio, debe vivir una sociedad para mejorar. Un claro ejemplo de esto se vivió en Chile en el siglo XX, específicamente en el año 1925, cuando Vicente Huidobro plantea en su documento “Balance Patriótico”  una dura crítica a nuestra sociedad. Él hace una denuncia respecto a la mediocridad que predominaba en ese entonces, habla de un Chile canceroso, de una falta de espíritu, una ausencia de identidad cultural. Según mi parecer, esa fue una fuerte crisis cultural a la que se enfrentó Chile, en donde diversas tendencias provenientes de Europa, se asentaban en nuestro país impidiendo que nos desarrolláramos independientemente. Sin embargo, luego de eso, vino un fuerte sentimiento de nacionalismo, la sociedad chilena comenzó a tomar conciencia de lo que era y comenzó a involucrarse realmente con lo que se vivía día a día. Uno de los aspectos más característicos de esta nueva conciencia social era el hacerse partícipe de la política, ya no se necesitaba ser intelectual o pertenecer a la elite para llegar a la militancia política.  Por otro lado, en los años 2007, 2008 y 2009 nos vimos frente a una amenazadora crisis económica, la cual causó gran temor en los ciudadanos. Hoy, la situación es totalmente distinta. Luego de la contracción económica de -1,9 por ciento con la que terminamos el último año, ahora nos encontramos con un crecimiento de entre 4,5 y 5,5 por ciento.

 A lo que voy, es que, a lo largo de la historia, Chile ha tenido que pasar por diversas y largas crisis culturales, políticas y económicas, en donde ha existido muy poco interés por parte de las personas por involucrarse realmente con la nación. Quizá pasó mucho tiempo, pero fue necesario caer tan bajo para que la gente tomara cartas en el asunto. Uno tiene que sentir de verdad el problema para poder actuar de forma eficiente, sin fracaso no existe éxito.

Esto lo puedo relacionar con lo visto en clases con el supuesto de racionalidad, ya que los individuos tienen metas y también tienen la capacidad de elegir entre diferentes opciones para lograrlas. Cada individuo elegirá la mejor alternativa para alcanzar su fin. Una sociedad que se encuentra en crisis y que aspira llegar al progreso y al desarrollo, no tiene por qué estar obligado a actuar de inmediato, ya que cada uno tiene la facultad de optar cuándo y cómo actuar. Otra visión con la que relaciono el documento con la materia de esta asignatura es que frente a una crisis a nivel país tiene que existir una autoridad que genere una amenaza creíble para poder sobrellevar el problema económico con eficiencia.

http://www.marasmo.cl/wp-content/uploads/2009/09/Balance-Patri%C3%B3tico-Huidobro_1925.pdf

http://www.aridos.org/escaparate/noticias.cgi?idnoticias=113994

El problema es el mall en si, no su diseño ni su implementación

septiembre 21, 2010 1 comentario

Quise tomar una postura propia frente a la situación y pensando en la posibilidad de que se construyera una estructura de tal magnitud a metros de mi casa, estando ésta ubicada en un barrio residencial, me opondría rotundamente. Eso fue exactamente lo que yo creo les pasó a todas las personas que se hicieron parte del plebiscito, siendo Martín de Zamora y sus alrededores un barrio en el que, si bien no se encuentran grandes proyectos comerciales, sí existen a pocos minutos de él, por lo que se hace muy grato vivir ahí ya que se tiene al alcance las facilidades y comodidades del comercio, pero también se tiene paz y tranquilidad en donde se vive.

A mi juicio, el proyecto fue muy bien diseñado, pero no creo que si se hubiese incorporado más a los vecinos en el proyecto, estos hubiesen aceptado. El hecho de que se les otorgara el poder de decidir si éste se realizaba o no fue suficiente. Creo que el costo de oportunidad de involucrarse en un proyecto de tal envergadura es muy alto, por lo que vecinos de dicho sector, los cuales tienen altos ingresos, no estarían dispuestos a sacrificar su trabajo,  por colaborar de una manera más específica en el proyecto. El problema no está en la construcción en dicho terreno, el problema radica en qué construirán ahí. A los vecinos no les importa que se realice un proyecto diferente, que se utilice el lugar para cualquier otro proyecto municipal, sino que les molesta que se construya específicamente un mall. Es por eso, que el proyecto fue rechazado, ya que las externalidades negativas que implicaba la aprobación del plebiscito, eran aún mayores que los beneficios que se obtendrían. http://www.tercera.com/contenido/680_265925_9.shtml

Por otra parte, el mall sí contaba con un diseño moderno, ubicando dos grandes tiendas y todos sus estacionamientos bajo tierra, los camiones que abastecerían el mall también circularían subterráneamente de manera de reducir el impacto visual que causaría. Además contaba con un alto porcentaje de áreas verdes, pero aún así los vecinos rechazaron el proyecto. Esto deja en evidencia que no bastaba con rediseñar el centro comercial o hacer más parte a los vecinos de su implementación, ya que Cencosud, como la gran empresa que es, ya se había encargado de darle un enfoque más moderno, adecuado al contexto de hoy, anticipándose a las posibles quejas que presentarían los vecinos. Si bien es posible que se hubiera aprobado el proyecto habiéndolo diseñado de otra manera, hubiese sido embobando a los vecinos con algo que superficialmente les convendría, sin embargo, los problemas de peso que los llevaron a decir que no seguirían existiendo, como por ejemplo la gran congestión vehicular, que aún ampliando las calles será un gran obstáculo para todo aquel que desee transitar por las calles aledañas al centro comercial, sumándose también la congestión ya existente en las calles como colon. http://barrioyciudad.blogspot.com/2010/04/congestion-vial-es-principal.html

Relacionado con lo visto en clases puedo decir que al otorgarles la facultad a los vecinos de votar, se les dio poder, por lo que ellos se transformaron en agentes quienes ahora poseían poder político. “Mientras exista ganancia mutua, es posible el orden basado en el puro interés si los costos de transacción son bajos”, sin embargo acá los costos de transacción eran muy altos por lo que no convenía seguir adelante y se terminó con el proyecto. Por otro lado, existe un problema de acción colectiva ya que lo “bueno” colectivamente (vecinos) era totalmente distinto a lo “bueno” individualmente (Cencosud).

Lograr el respeto de unos, sin tener que faltar el respeto de otros

Respecto al debate de hoy sobre el matrimonio homosexual, creo importante destacar un punto que compartían los tres invitados, que era que sí existía una necesidad de reconocer y dignificar a los individuos que tuvieran dicha orientación sexual. Si bien, como mencionaba el Senador Fulvio Rossi, en la sociedad ha habido un gran avance en cuanto a tolerancia y aceptación, creo que el modo en que lo hacemos explícito es en el que nos debemos enfocar. Comparto la opinión con el Senador Andrés Allamand ya que creo que es fundamental reconocer la diversidad y los derechos que poseen todos los individuos. Si bien el concepto de familia es una construcción social y cultural que va evolucionando a medida que pasa el tiempo, como lo dijo el diputado Ernesto Silva, el matrimonio es una unión entre un hombre y una mujer que comprende como uno de sus objetivos principales procrear. A partir de esto creo que si hay que manifestar concretamente el reconocimiento de los homosexuales debería ser a través de una unión civil y no del matrimonio. Si los homosexuales exigen respeto, valoración y reconocimiento, creo que sería muy inconsecuente pasar a llevar a una institución tan importante y seria como lo es el matrimonio, sería buscar respeto a través de faltar el respeto. Y no solo a la institución en sí, sino que a todos los que creyeron en ella, se comprometieron a través de ella y aceptaron sus bases y principios. Si uno decide formar parte de algo y se compromete mediante un contrato, sería ilógico cambiar el enfoque que se decidió dar a partir de esa institución, se estaría pasando por encima de todas esas personas que creyeron y que decidieron conscientemente formar parte de ella.
Creo firmemente que además de tolerar a los homosexuales, hay que valorarlos como dignos seres humanos que son, es por eso, que si bien no estoy de acuerdo con que se apruebe el matrimonio entre ellos, sí debería existir una institución que le permita a la gente unirse civilmente con su pareja. No me refiero solo a homosexuales, sino que me refiero a todo aquel que no crea en las bases del matrimonio, que quizá no quiera procrear o que encuentre que el matrimonio es una institución anticuada. Así podrían lograr tener un vínculo ante la ley que los ligue de por vida sin la necesidad de violentar las creencias de otras personas ni de otras instituciones.

¿Qué es lo que buscamos patentar, la impunidad o la justicia?

Para comenzar, es necesario entender qué son los derechos humanos y qué es lo que buscan. Para eso, creo conveniente investigar sobre ello. http://es.wikipedia.org/wiki/Derechos_Humanos

Una vez entendido el concepto, queda en evidencia que una violación a los derechos humanos puede implicar persecución política, desaprobación social o un abuso o exceso de autoridad.

Hablar de derechos humanos es abordar un tema complejo, por una parte creo firmemente que un delito cometido fuera del país al que se pertenece, independiente de gravedad de los hechos y del cargo que éste ejerza, debería poder ser sancionado en igualdad de condición para todos.

Por otra parte los Estados son independientes, generan sus propias leyes y a excepción de las dictaduras, son los pueblos los responsables de elegirlas de acuerdo a su cultura, historia e idiosincrasia.

Es por esto, la importancia que ejerce la participación de la CIJ (Corte internacional de justicia), como organismo judicial principal de la ONU, encargada de decidir, conforme al derecho Internacional, las controversias entre Estados y del Consejo de Seguridad http://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_de_Seguridad_de_Naciones_Unidas

Al leer el documento de Jorge G. Castañeda no sentí más que impotencia. Creo que la injusticia es algo terrible y muy dañino para los que salen desfavorecidos, pudiendo llegar a causar importantes consecuencias en ellos.

El día 12 de julio de 2010 en la madrugada, el embajador de Rumania, en Chile, Valentín Florea, protagonizó un grave accidente automovilístico en Av. Kennedy, dejando a una persona grave, única y exclusivamente por no respetar las leyes del tránsito. Él circulaba a exceso de velocidad y además en contra del tránsito. Ante tal irresponsabilidad nada se pudo hacer debido a su condición de diplomático, la cual le otorga impunidad en nuestro país. El señor Florea quedó impune ante nuestras leyes, sin cargos ni penas que pagar, por algo que si cualquier otra persona hubiese hecho, se habrían tomado las medidas correspondientes.

A lo que me refiero es que las autoridades o quienes ejercen cargos importantes, son, principalmente, los que tienen que dar el ejemplo, es por eso, que quitándoles la impunidad que gozan con una ley que permita evaluar casos de este tipo a nivel internacional, se verían coaccionados a evitar situaciones como la protagonizada por el oficial Ricardo Miguel Cavallo.

De lo contrario, estaremos eligiendo la impunidad como la reina de nuestro régimen jurídico, pues entonces tendremos que estar dispuestos a vivir soportando corrupción,  terrorismo, violación a los derechos humanos y genocidio (delito internacional clasificado dentro del género crímenes contra la humanidad), como lo fue en este caso.

Relacionándolo con lo visto en clases, un diferente trato para personas que no poseen la nacionalidad del país en el que se encuentran, ante delitos tan graves como los mencionados en el párrafo anterior, genera desigualdad. Ésta genera problemas, los cuales nos llevan a una tensión social que produce desorden. Es aquí cuando entra en juego la política, quien trata de crear o mantener un vínculo, sin embargo, con la presencia de dichas desigualdades, esto se ve dificultado.

Creo que es importante que se haya politizado este tema, es decir, que actores políticos como Jorge G. Castañeda, se encarguen de llevarlo al espacio público de manera que no pasen desapercibidos en nuestro mundo, el que necesita con urgencia un cambio adaptativo respecto a la justicia. Quiero terminar con una cita del “Balance Patriótico” de Vicente Huidobro, con la cual invito a una reflexión. “Nuestra justicia… Dura o inflexible para los de abajo, blanda y sonriente con los de arriba”