Archivo

Archivo del autor

Política y educación

El impulso que mueve al hombre a participar en lo social, no es originariamente, más que su propia autoafirmación en el ser. En los pueblos civilizados, la necesidad pone a disposición de los hombres los instrumentos de desarrollo que les permiten vivir mejor, uno de estos es la educación. Pero cabe puntualizar que junto al impulso social del hombre, que se traduce en cooperación con el grupo, existe también una naturaleza antisocial que se expresa en una continua voluntad por invalidar toda limitación, de ampliar su capacidad de poder e influencia, es decir, una “voluntad fraude”, en donde contar para los otros, sin que estos cuenten para él, de acuerdo a esto, para responder las interrogantes que abren paso al texto, puedo identificar hipotéticamente a los políticos como seres antisociales, que utilizan a sus electores como medios, sin darles ninguna respuesta al poder que estos le otorgaron con su voto.

Si tomo un concepto sociológico de estado puedo darme cuenta que como expone Herman Heller, este es un fenómeno de convivencia, una realidad de seres humanos que se relacionan en la vida social a través de vínculos naturales y culturales, dentro de estos últimos se encuentra la educación.

Arturo Pérez Reverte realiza una crítica extrema sobre la educación en España comentando la influencia que tiene la democracia y los políticos en esta área. Se refiere despectivamente de todos los políticos resaltando su proco compromiso, sobre todo acerca de la gran gama de ministros de educación que han tomado parte con respecto a los gobiernos, quienes culpan a diferentes actores sociales zafándose de toda responsabilidad en este ámbito tan importante, lo cual es inaceptable, ya que los personajes que están inmersos en esta área son los que deben representar sin lugar a dudas la clase ilustrada, y en consecuencia con esos conocimientos hacer de un país algo mejor, en este caso, la educación, piedra angular de todo desarrollo, entendiéndose en un sentido amplio, obtendríamos como causalidad absoluta una sociedad sin progreso, como lo explica Mario Verdugo, en su libro Manual de Derecho Político, el progreso del hombre, o sea, su supervivencia y su evolución, depende de su capacidad para estructurar y reestructurar sus instituciones básicas, tarea ardua y compleja para cuyo éxito es preciso superar en forma continua no pocos obstáculos.

En efecto, el desequilibrio entre el conocimiento científico-técnico utilizable en las instituciones sociales existentes es muy marcado. El cambio científico técnico tiene un ritmo acelerado, que no coincide con la capacidad asimilativa de una institución, la cual tiende a conservar, a mantener un status quo, vale decir, ocurre un desfase, y la sociedad entra en crisis, con respecto a lo dicho anteriormente podría inferir que no hay una correcta visión de futuro, debido a que si una institución política, no se proyecta, con vocación para subsistir, carecerían de sentido. No se concibe un estado solo para hoy, ni un presidente solo para esta tarde, ni una ley para este instante, si fuera así, se daría paso un proceso de estancamiento social, lo cual no dista mucho de lo comentado con anterioridad, respecto a la temática educacional que se plantea.

Como hace notar Jiménez de Parga, “la verdad política de un régimen no se halla necesariamente en la ley fundamental del mismo. Para conocer todas las vertientes de un sistema hay que contemplarlo desde varios puntos de vista”, tomando esta frase, me gustaría analizar desde la siguiente perspectiva, se dice que se debe contemplar desde todos los puntos de vista, es decir, se amplía la indagación a otros aspectos que contribuyen a configurar su funcionamiento, como tradición, usos, y entre estos podemos mencionar la educación, la que en este caso constituye un punto negativo para el régimen español, por lo tanto, aquí tenemos el vínculo, tan estrecho que existe entre la política y la educación, ya que es uno de los pilares a analizar para establecer si hay o no un buen régimen político, es una relación totalmente consecuencial, e intrínseca, utilizo la expresión intrínseca, porque la deficiencia proviene desde las entrañas del régimen, del cual, los actores políticos y la educación son uno de los tantos factores que se consideran dentro de éste. El hombre no puede vivir en sociedad sin forma de organización política.

También comenta que uno de los tantos presidentes afirmó que la educación de las futuras generaciones es responsabilidad de los padres que también estudiaron este mismo sistema. En general, describe una pésima educación en España. Yo pienso que en ningún país la educación es perfecta siempre hay algo que aprender y poner en práctica para mejorar los procesos de aprendizaje tanto del punto de vista del profesorado, de las metodologías empleadas, de los contenidos y de los mismos alumnos. Pero, también es de suma importancia que existan políticos comprometidos y ministros que dominen el tema de la educación para que vayan a terreno y legislen teniendo una base de observación en terreno de la situación educacional en todos los niveles, escolar y superior. Actualmente en Chile se está recién hablando de una reforma a la educación la cual espero nos lleve a obtener buenos resultados y que básicamente los alumnos sean actores de propio aprendizaje guiados por un profesor cercano.

Para concluir podemos afirmar, luego de la argumentación anterior, que los ciudadanos no son ciegos y si bien no TODOS los políticos son corruptos están haciendo lo posible para mediar conflictos lo que podría explicar el porqué falla la política, lo que no quiere decir que ésta no tenga futuro.

http://www.fulbright.edu.ar/esp/educacion_1_2.asp

Comentario en base al libro de don Mario Verdugo “Derecho político”.

http://www.minsegpres.gob.cl/portal/documentos/documentos/Estudios/documentos_serie_estudios/volumen_iv/documentoLista/0/documento/VOL%204.pdf

Constanza Urrutia

 

 

Reconciliación ciudadanos con la democracia

Concuerdo con la tesis del autor que hace referencia a la baja en la participación en la política por parte de los ciudadanos, puesto que de un tiempo a esta parte he visto como la gente se desmotiva a la hora de tener que elegir un candidato presidencial por el hecho de que éstos ya no tienen credibilidad. Están fuertemente estigmatizados por los partidos políticos y para muchos las entidades del gobierno han perdido legitimidad. El termino democracia según wikipedia hace referencia a “una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo”, pero en la actualidad la democracia (en la práctica) es un concepto que representa a la mayoría pero no a todos, es una visión común (de quienes gobiernan) y no compartida (de todos los ciudadanos), si no todos se sienten representados entonces por lógica sucesivamente se irán desconectando más personas de la política .Por otra parte, me parece que sin las instituciones que hacen posible la práctica de la democracia, no se llegaría a buen término, ya que “El hombre es un Zoom Politikon (animal político), esto quiere decir, que el hombre no puede vivir en sociedad sin una forma de organización política, “sólo una bestia o un dios puede vivir fuera de la polis”, a las bestias no se le puede aplicar la razón, pero si la fuerza, en cambio, a los dioses se les puede aplicar la razón, pero no la fuerza, pero al hombre se le aplican ambas cosas (por la razón o la fuerza)”. Creo que el problema hay que solucionarlo “reconciliando” a las personas con los asuntos políticos, de interés común. Si las personas se ven representadas por los que tienen el poder (según Burdeau “el poder es una fuerza al servicio de una idea, nacida de la voluntad social preponderante, destinada a conducir al grupo hacia un orden social que se estima benéfico y llegado el caso, capaz de imponer a los miembros los comportamientos que esta búsqueda impone”),
entonces tendrán voluntariamente intención de participar en los temas contingentes, además si los ciudadanos sienten la empatía de los gobernantes entonces, no se alejarán de la política como sucede en la actualidad. Creo profundamente en la reconciliación ciudadano – estado, si existe una relación de confianza, empatía y representación se volvería a generar el interés o preocupación política que se ha ido perdiendo paulatinamente.

Constanza Urrutia

http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=elecciones,sufragioydemocraciaenchile(1810-2005)
Manual de derecho político Mario Verdugo Marinkovic tomo I
http://www.definicionabc.com/derecho/legitimidad.php

Frases extraídas del reconocido filósofo Aristóteles