Archivo

Archivo del autor

El actuar de nuestros políticos

noviembre 23, 2010 Deja un comentario

Ciertamente, los tiempos van cambiando y esto trae como consecuencia ciertas reformas, ya sea de forma implícita o explicita, que acarrean confusiones y que originan situaciones que van en desmedro de la sociedad y sobre todo para el desarrollo de la democracia.

Es así, como se hace presente en el texto del señor Arturo Pérez-Reverte, donde claramente se pueden apreciar situaciones donde los actores políticos no actúan según criterios racionales sobre el beneficio que originan sus propuestas y acciones. Entendiendo lo que es razón, según la RAE (1) es la justicia, rectitud en las operaciones, o derecho para ejecutarlas. Dado esto, justamente se produce que es normal por la naturaleza del ser humano, que actué muchas de las veces  por sus emociones o impulsos, más que por lo que significa a nivel de beneficio versus costos.

En mi opinión creo que el accionar político en estos tiempos se forja principalmente en los intereses de cada uno de ellos o del partido al que pertenecen en vez de analizar los beneficios y costos que estos provocarán, concluyendo, muchas de las veces  en actos irracionales e incorruptos que generan un retroceso para la sociedad y la democracia.

Claramente no se puede generalizar el concepto de irracional o corruptos a todos los políticos, pero esta sumamente claro que hay una gran cantidad de ellos que casi el 90% de sus decisiones las toman según impulsos propios que le generen un beneficio en particular, provocando de esta forma que los cimientos en cual se debe formar una democracia quede relegada a un segundo puesto y solo prime el interés particular de algunos.

 

Otro caso usual a mi parecer, es la continua razón de figurar más por la imagen de por lo que se está haciendo o hará en el tiempo. A raíz de esto, dado que mantener la imagen y figurar de la manera más competente ante los demás o específicamente ante la posición política, acarrea situaciones donde no se actúa de forma responsable y aun todavía donde se realza el proceder de forma deshonesta para amparar y ocultar hechos que no contribuyen al desarrollo de la sociedad y de la democracia. Un concreto y exacto ejemplo es el hecho de no tener capacidad de autocrítica con respecto a lo que se esta accionando, es usual escuchar frases como “esta todo bajo control”, “Son hechos aislados”, claramente no hay parámetro de desarrollo que busque cuestionarse acciones que se realizan y en caso exacto anunciar y reconocer errores y fallas dentro de la gobernabilidad, pero nuevamente nos remontamos al hecho de que actuar de esta forma solo abonará un perjuicio para la persona y para el partido que representa, ya que se desacreditará su opinión y su actuar futuro.

 

Es importante recalcar, que para ahondar en este tema es significativo tratar de unificar y fijar objetivos comunes que mantengan unidos a los políticos para así buscar y encontrar un correcto desarrollo de tales y no guiarse bajo los intereses propios sino por los intereses comunes de estos. Además, es importante revocar las acusaciones y criticas poco constructivas que se interpretan desde los diferentes actores políticos, ya que solo incentivan  el deseo de querer figurar por las cosas correctas y no querer afrontar y mejorar en las propuestas que tal vez no fueron acertadas.

En conclusión, creo importante establecer incentivos y acciones para impulsar a que la democracia funcione como tal, ya sea con una participación democrática de las personas que ayude a controlar el actuar de algunos políticos que solo velan por sus intereses y que incluso pueden llegar a formar tiranías.

Cristián Ogalde.

links

www.radiobiobio.cl/…/seremi-de-vivienda-desmiente-posibles-interesespoliticos-en-proyecto-habitacional-hanga-roag/

 

www.journalofdemocracyenespanol.cl/php/download.php?file=Bruce..

 

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=racionalidad (1)

 

En busca de la democracia

octubre 24, 2010 Deja un comentario

Entendiendo que democracia es la capacidad de los ciudadanos de formular sus preferencias libremente como así también expresar esas preferencias a otros y al gobierno mediante la acción individual o colectiva.

Me parece muy importante la apreciación del autor en cuanto a la representación de los ciudadanos y la democracia en los actuales tiempos políticos, ya que justamente creo que no hay en la actualidad incentivos pertinentes para fomentar la participación política de los jóvenes y personas en general. Creo que esto, forma parte de un papel primordial a la hora de querer buscar parámetros o vías que nos lleven a un desarrollo de nuestra política o al desarrollo específicamente de la democracia como tal. Sin duda, que en los tiempos actuales no hay una diversidad en los cargos políticos específicos y es más, siempre se puede apreciar una misma o similar “cara” bajo el mando de tales puestos. Por esto mismo, no hay una alternancia de tales, ya que como menciona el autor, la competencia política en cuanto a los candidatos se ve  respaldada por el apoyo y recursos de los partidos políticos consolidados, incluso dejando en duda el origen de tales recursos.

 

A raíz de esto, hay una imparcialidad en cuanto a la capacidad de poder otorgar las preferencias de los individuos con respecto a un tema, ya que solo puede llegar a hacer debatida o proclamada, si esta ajustada a un partido político pertinente. Dado esto, las posibilidades de expresarse y formular las preferencias se condicen por estos partidos actuales que ya están clasificados y sobre todo manejados por personas que se encuentran arraigadas en los cargos direccionales en cuanto a los ideales y objetivos que apoya el partido como tal. Esto origina que la participación se vea condicionada porque el resultado final de la preferencia otorgada va a valer, sí solo se ajusta a los ideales de tales personas, de no ser así, claramente la expresión de tal preferencia o deseo no quedará en nada.  Un ejemplo claro, (1) es como la participación en las elecciones europeas cae a un nuevo mínimo histórico, situándose en el 43,01 %, por debajo del 45,47 registrado en los anteriores comicios hace cinco años.

Sin duda, creo que la desconfianza de los votantes en torno a los partidos políticos no se sustenta en actos ilícitos o de corrupción sino que se produce por la imposibilidad de participar con igualdad, respecto a denunciar sus objetivos, ya que la desconfianza se torna incuestionable cuando vemos que la resolución de conflictos en los partidos son aprobadas y anunciadas por las mismas personas.

 

En busca de la democracia, se hace urgente el hecho de otorgar nuevas estrategias para que haya un refresco en la organización actual de la política, ya que justamente creo necesario para que la democracia se forme y desarrolle la presencia de partidos e instituciones, pero tales identidades deben forjarse bajo un alero que sea representativo de los votantes y no un condicional auto-obligado para solo tener que apoyar y seguir continuamente las ideas u objetivos de las mismas personas que se han visto durante extensos periodos comandando y dirigiendo las “preferencias que creen pertinentes”

 

En conclusión, para alcanzar niveles superiores de participación política en comicios y partidos políticos, se hace fundamental el hecho de que se otorgue un carácter de representatividad de estos respecto a las preferencias de los electores, ya que si no se considera tal acción, seguiremos una búsqueda errada de  democracia mas desarrollada y valorada, encontrando solo bases para crear nuevos conflictos que afecten a la democracia.

 

 

Links de complementación

 

 

¿La democracia, es consecuencia de un imperio de la ley concreto?

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Sin duda, muchas veces hemos escuchado el concepto tan universal en estos tiempos de democracia, ya que se encuentra latente en el debate político-social del día a día. Partiendo de esto, democracia según la RAE, es “doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno”.

Del texto de Ralf Dahrendorf “Democracia sin demócratas” se ajusta completamente el significado de democracia al mencionado por la RAE, ya que menciona el hecho participativo de la sociedad de tener que ir a depositar sus votos en una urna. Justamente, entendiendo que  la democracia es una institución política que se refiere al poder público, y cuyo objeto es regular la forma cómo se obtiene, ejerce y pierde ese poder, se hace vital el tener parámetros legales que guíen el accionar del poder y sobre todo que brinden la posibilidad de evaluar la tarea que se esta realizando. Además, esto se relaciona con el sentido de orden que debe mantenerse en una sociedad, ya que el ser humano por instinto busca y necesita del orden. Por lo mismo, un orden consagrado se encuentra al establecer un imperio de la ley que sea aceptado por la sociedad y que ciertamente sea implantado por la autoridad. Claramente, hay que mencionar que esta implementación de la ley por la autoridad no implica un apoderamiento de la sociedad civil.

Al tener presente esto, no me cabe duda alguna que el contar con un imperio de la ley concreto y bien ejecutado, nos entrega la base y la estructura para amparar nuestro concepto de democracia y sobre todo para ejercerla, según esto, ante la pregunta que aparece en el texto de Ralf “¿qué pasa si quienes salen del poder creen en la democracia, mientras que quienes los reemplazan no?, pienso que si una sociedad decide en tener un poder democrático y justamente se elige a un gobierno antidemocrático, se debe actuar conforme a la constitución que establece que la forma de poder que se hace presente en tal situación es de forma democrática, por ende, la ley que se encuentra implantada debe actuar sobre el gobierno que ejerce el poder encontrando el orden social deseado. Por lo mismo, como aparece en el texto “El imperio de la ley es la aceptación de que las leyes dictadas no por alguna autoridad suprema, sino por la ciudadanía, rigen para todos: quienes están en el poder, los que están en la oposición y quienes están fuera del juego del poder”

En conclusión, el mantener, proteger y desarrollar un imperio de la ley, nos otorga un apoyo para promover los derechos humanos, la seguridad humana y el desarrollo humano, quedando claro que la democracia nace y es adoptada por el imperio de la ley.  Esto nos demuestra que actualmente muchas naciones están constantemente desarrollando nuevas doctrinas que se ajusten a los nuevos tiempos y las nuevas formas de accionar de la sociedad, teniendo como fin el proteger la ley que acoge la democracia.

Por: Cristián Ogalde Tapia.

Links:

http://www.cinu.org.mx/cumbre2005/derechos_humanos.pdf

¿Será la justicia internacional un bien necesario?

agosto 20, 2010 Deja un comentario

Partiendo por la definición de justicia, según la RAE es: Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece. Dado esto, podemos analizar lo importante de esta tan usual palabra que muchas de las veces se encuentra objetada por muchas personas e instituciones por los resultados y consecuencias que trae aplicarla.

Primero, creo muy importante la presencia de una justicia internacional, ya que nos encontramos en un mundo globalizado, donde las comunicaciones e información nos han creado un espacio social que justamente nos genera vínculos que unen cada vez más. Este vinculo mas cercano, claramente presenta ventajas como por ejemplo económicas y culturales, pero a la vez, provocan tensiones sociales entre países en temas políticos e ideológicos. Justamente, es preciso poder resguardar y fomentar la justicia internacional actual, puesto que es de carácter fundamental poder actuar y legislar de forma correcta para necesariamente poder contar con un espacio general que se encuentre bajo orden.

Según esto, estoy muy de acuerdo y es más apoyo cualquier acto que fomente la justicia internacional, ya que al igual que el ministro de asuntos exteriores, creo que los crímenes exigen justicia para así  encontrar el orden social que se necesita.

Precisamente, cuando me refiero a justicia estoy hablando de justicia igual para todos, sin hacer distinciones entre la condición, lugar y persona a quien deba procesarse, dado esto creo que es un paso sumamente importante al igual como se explica en el texto “En defensa de la justicia internacional”, puesto que va otorgar un importante hito en contra de la impunidad. Además, este tema lo considero de real importancia dentro de los temas políticos que deben considerarse en cada país y considero que el numero de estados que actualmente están apoyando y fomentando la justicia internacional es muy inferior a la cantidad que realmente debería ser, pero es de esperar, que en el corto plazo se puedan convocar un numero apreciable de estados comprometidos. En apoyo a esto, considero necesario el hecho de apoyar activamente a los estados que fallan, es decir, aquellos donde hay una ausencia de política que torna el ambiente incontrolable y sobre todo donde se desprenden los vínculos que unen el grupo social. Estas falencias de estos estados, claramente pueden ser revocadas por la justicia internacional, ya que se presentan parámetros objetivos para poder actuar sobre los procesados y de esta forma encontrar el orden, sin duda, uno de los bienes públicos mas apreciados por la sociedad.

Partiendo de la idea de que para sustentar un espacio público  ordenado y estipulado por leyes es inexcusable la cooperación entre los distintos estados, por eso, la creación y permanencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas brinda un importante apoyo para solucionar las tensiones permanentes, como por ejemplo las tareas de extradición y juzgamiento de personajes que han cometido crímenes y han atentado negativamente a la sociedad mundial y que aún así, muchas de las veces se ven beneficiados por la ausencia de política en algunos estados.

En consecuencia, si queremos lograr vínculos que nos unan como grupo social, además de un buen vivir regido por una justicia rigurosa y sobre todo estimada como un buen bien publico es importante que el consejo de seguridad de las naciones unidas y los estados presentes no den brecha a los actos de personajes que muchas de las veces son justificados y  amparados por estados inconsecuentes o faltos de orden que precisamente no otorgan beneficios al contribuir un mejor vivir como sociedad.