Archivo

Archivo del autor

¿Es posible cumplir las promesas politicas?

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Si los políticos fueran mal intencionados, irracionales y corruptos, como generalmente suelen describirlos, el sistema político actual hubiera terminado varios años atrás. Lo que sucede es que a veces las personas perdemos de vista como funciona la política hoy en día, las complicaciones que esta tiene y las motivaciones que tienen los políticos para cambiar las cosas o no.

Cada ves que se acercan elecciones de cualquier tipo (Presidenciales, de diputados, senadores, alcaldes o concejales), se escuchan promesas de cambio, de mejoras que al parecer nunca llegan. “Disminuiremos la pobreza, la diferencia entre las clases sociales y mejoraremos la educación” son frases que es muy difícil que dejemos de oír, ya que apelan a las necesidades directas de los votantes,pero que lamentablemente nunca se ven realizadas de formas concreta.  Y no es que los futuros políticos y actuales, quieran aprovecharse de la gente(siempre se puede encontrar alguna excepción), o piensen que los votantes son un medio para conseguir lo que ellos quieren, si no que realmente conseguir lo que prometen no es tan fácil como dicen.

Si nos damos cuenta, realizar grandes cambios de un día para el otro, no es factible, menos en un país como Chile. Si recordamos los distintos gobiernos de la concertación, las diferencias que hubieron entre cada uno de ellos, se debieron más a la realidad internacional del momento, que  a lo que se hacia a nivel local. Durante las ultimas elecciones había gente que pensaba que si salía electo Sebastian Piñera , los trabajadores se verían perjudicados, habría un retroceso en términos de derechos humanos y que todo se haría en busca de mejorar el patrimonio y los negocios de él y su circulo más cercano. Por otra parte había gente que pensaba que las condiciones sociales de todos mejorarían, que los problemas se acabarían y que la delincuencia sería tema del pasado.( todo esto llevado a un extremo y de una forma exagerada)

Pero la verdad, es que Chile sigue siendo el mismo, el transantiago sigue igual, el descontento por las diferencias sociales, los problemas en la educación publica también siguen igual y siguen habiendo “lanzas” en el centro de Santiago. No podemos negar  que han habido cambios, pero ninguno que podamos decir que Chile es un país distinto al que era hace 3 años atrás.

Como vimos en clases esto no se debe a que no haya voluntad para cambiar las cosas, si no que a como esta establecido el sistema político, si se quieren hacer reformas o cambios importantes, es difícil lograr un consenso, por lo que se van haciendo cambios que dejen lo suficientemente contento al votante medio, por lo que se van realizando cambios muchísimo mas pequeños que los prometidos.

En conclusión, no es que los políticos quieran engañar a la gente o tengan malas intenciones, es que para lograr lo que se proponen y lograr los cambios lo hacen a paso de hormiga como se diría y no de un día para otro como le gustaría a los votantes

http://www.youtube.com/watch?v=1_-PssOKKb8

Anuncios
Etiquetas: , ,

Costo de los partidos politicos

octubre 27, 2010 Deja un comentario

¿La decadencia de los partidos políticos y su falta de conexión con las personas, significa necesariamente una crisis de la democracia? En mi opinión esto no es así ya que la democracia como institución, sigue cumpliendo su función, ya que la democracia sigue siendo una forma de reducir los costos del traspaso del poder , evitando huelgas, manifestaciones o incluso guerras como sucedía en la antigüedad.

Es verdad que cada elección que pasa, son menos los votantes y cada año que pasa menos personas se inscriben, pero esto muestra un problema más complejo que “echarle la culpa” a la democracia,  las personas cada ves se sienten menos identificada con los candidatos y los partidos políticos, tampoco sienten la necesidad de participar ya que tienen el sentimiento de que su voto vale poco o nada, ni mucho menos la motivación de hacerlo, ya que como destaca Ralf Dahrendorf, los beneficios de votar por un candidato, llegan en el largo plazo , existiendo la posibilidad que nunca lo hagan.

Se sabe y se ha visto que cuando a la gente le interesa y preocupa algo, son capaces de organizarse y hacer todo lo que este al alcance de sus manos y más, para lograr su objetivo. Un caso  puntual es lo sucedido con Punta de Choros, para lo cual se desarrollaron campañas a través  de redes sociales y marchas.

Lo que quiero decir con esto es que , en una situación hipotética, hubiera un candidato que logre cautivar a la gente, que pueda hacerlos sentir representados,¿Habría mayor participación? Lamentablemente la respuesta es no, ya que otro punto importante en lo escrito por Dahrendorf, es que el costo de participar es muy alto, sin el apoyo de los partidos políticos, es muy difícil entrar al terreno de la política, basta ver lo que sucedio con Marco Enriquez-Ominami, que tuvo que juntar 36 mil firmas, para recién ser candidato. Otro ejemplo de esto es que en el Senado de Chile, solo 2 senadores son independientes  de los 38 que lo componen y en cuanto a la Cámara de diputados solo 4 de 120 son independientes.Es decir que como están las cosas en este minuto, los partidos políticos son necesarios para los candidatos, ya que facilitan su participación, pero  son ineficientes, ya que no permiten  el ingreso de más participantes. Se podría decir que los partidos políticos lograron apoderarse del sistema electoral.

En conclusión, esta crisis que están sufriendo los partidos políticos, puede ser una gran oportunidad, para re formular la importancia de los partidos políticos,renovarlos o incluso cuestionarse la existencia de estos, ya que al parecer, más que facilitar el proceso y promover la democracia, son un claro impedimento para esta, ya que alejan a las personas del interés por la política y disminuye su participación.

http://www.camara.cl/camara/diputados.aspx#tab

http://www.cooperativa.cl/enriquez-ominami-ya-reunio-las-firmas-para-inscribir-su-candidatura/prontus_nots/2009-08-15/171447.html

http://www.senado.cl/appsenado/index.php?mo=senadores&ac=listado

Agenda Politica

agosto 27, 2010 Deja un comentario

En esta columna se puede apreciar que el no intentar resolver ciertas diferencias entre la sociedad, como es el tema del aborto o la definición del concepto de familia, refiriéndose al matrimonio homosexual por ejemplo, por parte de la autoridad política correspondiente, hace que  otras personas deban intervenir y “marcar pauta” en el tema, como los jueces, aunque esa no sea su función ni su deber.

Esta situación nos permite observar claramente lo conversado en clases, que  lo que para algunas personas debería ser un tema publico y político, para otras es un tema de la vida privada de los ciudadanos o simplemente no deberían politizarse. Este escenario nos da la posibilidad de apreciar claramente. como ciertos temas que son importantes para gran parte de la sociedad son sacados de la agenda o política y tratan de ser despolitizados.

Para mi el problema de fondo, no es la judicialización de los problemas sociales y políticos, sino que eso es una consecuencia de un problema mas grande y de mayor importancia. Este problema es que los agentes políticos no sean capaces de poner el tema sobre la mesa y tratar de resolver estas diferencias y tensiones de la sociedad. Esta falta de política es lo que genera la delegación de los conflictos sociales al poder judicial. Es este miedo por dañar la imagen, esta idea de “no quedar mal con nadie” ya que si el tema no se politiza como corresponde, los actores políticos no tienen porque expresar lo que piensan, que les atribuiría apoyo por un lado y rechazo por el otro.

Encuentro de una desfachatez tremenda, que no sean capaces de utilizar el espacio publico para dialogar y discutir temas que para la sociedad actual, necesitan un orden y una legislación clara. Quiero dejar en claro que no estoy diciendo que tengan que tener una solución inmediata y que resuelvan los conflictos de forma inmediata, solo pido que los traigan a discusión y dejen de evitarlos y esconderlos, ya que son temas que nos pueden definir como sociedad.

En cuanto a los jueces, que reciben esta facultad, que no les corresponde y que no tienen porque estar capacitados para resolver, son un potencial peligro para la sociedad, ya que están asumiendo responsabilidades que no deberían. ¿Como queremos que hagan bien el trabajo de otros, si los que deberían hacerlo y se supone que los que la sociedad considera capaces para hacerlo, se dan el lujo de no hacerlo?

Finalmente quisiera remarcar el hecho de que muchas veces la agenda política, no contiene todos los temas que a la sociedad le importan, ya que no es la sociedad quien decide, sino el que tiene mayor poder político, que puede politizar o despolitizar los temas de acuerdo a su conveniencia.