Archivo

Archivo del autor

Mucho Ruido y Pocas Nueces: Proceso Necesario Para La Política.

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Respecto a la política, creo que  es uno de los ámbitos de la vida en sociedad  que ha dado más debate en la historia de la humanidad, ya que plantea el desafío de que personas con distintas preferencias tomen decisiones en conjunto, lo cual casi siempre se aleja de ser un trámite fácil y rápido. Todos los que participan de la vida política, pueden tener argumentos igualmente válidos para que avalen soluciones totalmente distintas a un conflicto: aquí nace el debate. Es posible que esta discusión llegue a un punto muerto y por consiguiente los políticos no puedan cumplir lo que prometen, porque aunque un político haya ganado una elección democrática, debe discutir, y de cierta manera competir, con otros políticos que también ganaron una elección de manera democrática y tratan de llegar a  lo que ellos consideren mejor para la sociedad, aunque no todos pueden perseguir el mismo fin, ya que “en la diversidad está el gusto” y donde nace la labor de la política.

Insisto en creer que los políticos son representativos, y si hay mal intencionados, corruptos e ineptos entre entre ellos, no creo que sea en una proporción que diste mucho del resto de la sociedad y vale la pena recalcar que son personas como todos nosotros y errar es humano.

Considero que la tónica de la representatividad radica en que intente llevar al debate los temas que le interesan a la gran mayoría de la población, como la educación, la salud y la pobreza, aunque algunos de estos ejemplos les interese más a algunos ciudadanos que a otros. La gracia principal de la democracia es el debate que se genera a través de las distintas posturas y  muchas veces las ideas que beneficiarían a una gran porcentaje de la población en caso de que se aplicasen encuentran un gran problema cuando estas ideas se intentan plasmar en leyes: el necesario debate. Muchas veces en el proceso de crear las leyes priman los intereses personales y  el “Lobby” y otras veces simplemente es imposible dejar conforme a todos los votantes, como lo panteó Kenneth Arrow, quien obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1972.

Creo sinceramente que la política falla per se, pero lo bueno de cuando las cosas fallan es que resulta posible aprender y a medida que más se aprenda, los errores se deberían reducir, para no caer dos veces con la misma piedra. Al mismo tiempo, los estados se volvieron más complejos a medida que avanzó la modernidad como lo deja ver Quentin Skinner en “Una Genealogía del Estado Moderno” y suponiendo que los estados se sigan complejizando es posible que  la política cometa más errores en el futuro, porque hay más temas que ingresan al espacio público. De la misma manera me cuesta imaginar otro sistema que no sea la política para el futuro, porque lo más rescatable a mi parecer es que se genera un orden, justo o no, es un orden que nos ayuda a evitar que nos matemos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_Arrow

http://www.uai.cl/images/stories/Escuela_de_Gobierno/noticias/Una_genealogia_del_estado_moderno.pdf

El desafío de la crisis.

octubre 20, 2010 Deja un comentario

Las crisis, tal como lo afirma Alain Touraine son cada vez más frecuentes en nuestros días y abarcan dimensiones insospechadas en los planos político, financiero y cultural.

En lo político, vivimos en un mundo en el que se declaran guerras atroces,  donde mueren millones de personas, por la incapacidad  de la política para resolver un problema e implantar el orden, idea que parece ser simple, pero es necesario entender que todas las personas tienen diferentes opiniones y cosas sobre las cuales no están dispuestas a negociar. Hitler no quiso evitar la Segunda Guerra Mundial, a pesar de las amenazas de Chamberlain, no deseaba transar la guerra en pos de la paz, mezclada con las ansias de venganza que tenía el pueblo alemán tras el Tratado de Versalles, lo cual desencadenó la historia que ya conocemos.  El caso de que no se supiera resolver un conflicto provocó un holocausto, ante lo cual la política intentó evitar que esto ocurra nuevamente en el futuro y se formó la ONU, para solucionar los conflictos de una manera pacífica. Esta organización intento crear el orden de la segunda mitad  del siglo XX, pero hoy en día, la sociedad global tiene nuevos problemas y necesidades que esta organización no ha sabido resolver.

Dentro del ámbito de la política se debe discutir, al igual que Alain Touraine, acerca del rol del estado en el siglo XXI que debe adaptarse al cambio cultural. Las sociedades son cada vez más globalizadas, por lo que es más difícil que antaño crear vínculos que puedan unir a las personas bajo el sentimiento de sentirse identificados con una nación, ya que todo se vuelve más dinámico, probablemente mañana no viviré con los mismos vecinos, ni en la misma ciudad, me relacionaré con gente distinta,  con la que puedo tener muy pocas cosas en común, creando una fusión multicultural. La labor del estado, quien  aún no se ha adaptado a este escenario global, debe ser replanteada, de tal manera de poder generar un vínculo que permita el orden,  muchos países desarrollados tienen problemas por la poca adaptación que han tenido los inmigrates, ya que estos no están vinculados con la sociedad a la que llegan (Caso de España: http://www.youtube.com/watch?v=vUvx9Fx8RiE).

La humanidad, a lo largo de su historia  a debido buscar métodos para distribuir los recursos  que se producen, pasando por diversos sistemas, dentro de los cuales la hegemonía mundial de la economía ha sido alcanzada por el capitalismo, luego de una guerra ideológica que duró la mitad del siglo XX. En el día de hoy, los agentes económicos han provocado graves crisis como lo fue la del 2008.En esta crisis, las instituciones financieras tuvieron que ser rescatadas de su ruina por los estados, a quienes siempre habían evitado, porque les cobraba impuestos y limitaba sus utilidades, con lo que se demostró que la economía no puedo funcionar de manera autónoma, ya que se crean “burbujas” potencialmente peligrosas para la economía que podrían propagarse muy rápido.  De la misma manera, los estados también han generado crisis como lo es el caso de Europa, en el que el gasto fiscal es desmesurado, con niveles de deuda pública alarmantes. Por lo que se puede concluir que tanto los mercados como los estados cometen errores inadmisibles que deben ser solucionados por un sistema económico y político que se adecue al siglo XXI.