Archivo

Archivo del autor

agentes políticos?

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Muchas veces se nos ha pasado por la cabeza, si es que nuestros políticos son verdaderamente capaces de cumplir con sus determinadas tareas, en casi la mayoría de esas veces que esa pregunta a pasado por nuestras mentes la  respuesta es la misma: “no sirven para nada”. Pero como lo hemos visto a lo largo del curso, la política es estrategia, con esto me refiero a que no siempre son los más indicados quienes quedan en el poder, si no los que más influencia ejercieron sobre el resto de los partidos políticos y personas que se ven involucradas, en cuanto elecciones hablamos. La política como estrategia busca en sí, satisfacer al votante medio, quien es el que termina decidiendo el futuro gubernamental de nuestro país.

Los políticos no son irracionales, ni unos ineptos, solo que dentro de sus políticas buscan que sus intereses personales proliferen, lo que causa un descontento social, que termina con categorizarlos como “buenos para nada”. Cuando vamos a elecciones y votamos por nuestros políticos predilectos, buscamos a personas que nos den respuestas rápidas y coherentes a nuestros problemas de urgencia, es por esto que caemos en sus falacias sentimentalistas y tomamos por verdad una utopía que ni en un cuento de hadas se podría cumplir. Necesitamos de personas que se hagan cargo de nuestras instituciones, para que el país pueda  funcionar con armonía, o por lo menos hacernos creer eso. El caos produce la necesidad de buscar terceros que interfieran en los conflictos sociales, a ellos debemos delegarles el poder, ya sea porque son más carismáticos o porque supieron llegar a lugares privilegiados donde a nosotros nos gustaría llegar, los vemos como una especie de iconos. Esta situación se irá repitiendo como un círculo vicioso, y los personajes que no necesariamente sean los más eficientes, si no los más allegados al apoyo popular, serán quienes tomen las riendas de nuestro país, del parlamente y congreso.

Como ya lo dije antes la política como estrategia es cambiante y se adecua a distintos contextos, consiguiendo lograr sus fines y la de los personajes que imparten estas políticas. Pero por otro lado, no siendo tan crítico con estos agentes de la esfera pública,  es peculiar como siempre la oposición critique a los gobiernos con aires de recelo y nunca constructivamente, me sorprende que a pesar de que avanza el tiempo, muchas ideas de los gobierno se han visto opacadas por una oposición que busca mantener lo que a ellos les conviene, en vez que apoyar un moción que pueda ayudar y beneficiar a todo el país. Hago referencia a esto, porque me parece que cuando hablamos de políticos “ineptos”, solo nos enfocamos en un lado de la moneda y no focalizamos nuestra critica a todos los factores en los que se ven envueltos estos agentes, creo sinceramente que las intenciones de hacer algo bueno por parte de los políticos están, pero muchas veces estás no pueden ser implementadas por causas que van más allá de sus fronteras.

Para concluir me gustaría hacer hincapié en una reflexión muy cierta, si criticamos tanto, ¿por qué no nos hacemos cargo de lo que está mal en vez de quedarnos afuera de la orbe política esperando que algún otro político venga a solucionar lo que según nosotros ellos no pueden solucionar? Es una pregunta que cabe discutir y creo que a lo largo de nuestra vida se nos irán dando las respuesta y quizás algún día seamos parte de algo que tanto criticamos.

Anuncios

Toma de conciencia

octubre 20, 2010 Deja un comentario

“Y si no tomamos conciencia de esta realidad y si no encontramos las palabras que rompan el silencio, la crisis se profundizará aún más y Occidente perderá sus ventajas. Entonces será demasiado tarde para intentar atenuar una crisis que ya se habrá convertido en destino.”

Me gustaría comenzar mi comentario a partir de las últimas palabras que utiliza Alain Touraine para finalizar su texto. Creo ciertamente que hemos caído en una suerte de niebla que ciega nuestros ojos y no nos permite ver las consecuencias que la globalización ha ido dejando a lo largo de nuestra historia, dejando de lado claramente todos sus aspectos positivos, y con esto quiero centrar mi punto en lo difícil que se ha hecho para los Gobiernos poder implementar medidas que contrarresten tan crudas crisis como las que hemos estado viviendo. A partir del crecimiento de la globalización los Estados han perdido poder sobre sus legislaciones, ya que la interconectividad ha creado lazos tan fuerte entre los países, ya sea en sus economías, sociedades y culturas, que cualquier cambio radical en la postura de un país, podría afectar y desatar una reacción en cadena que afecte a todas las patrias que tengan en alguna medida un grado de conexión con este país. Y para ser más especifico, me refiero a los organismos internacionales que por decisión propia de cada país regulan en cierta medida las decisiones de cada Estado, y debido a esto los gobernantes no pueden como en la antigüedad implantar medidas drásticas que saquen a dichos países de tales crisis. Como lo plantea Touraine, es necesario abrir los ojos y afrontar las crisis desde todos los ámbitos con el propósito de poner fin a estas, ya sabemos cuáles son los problemas y las soluciones podrían darse rápidamente, pero nadie ha logrado poder implementarlas y actuar, como quizás lo hizo Roosevelt con la crisis del 29 como bien lo menciona el autor de la columna.

Bajo mi punto de vista, las medidas que deban aplicarse no deben ir en contra de la globalización en sí, si no que se debe comenzar a regularizarla para que no se nos escape de las manos y que nuestra propia creación nos terminen destruyendo. Además hay que fortalecer a los Estados, para que estos puedan tomar libres decisiones, dentro de una democracia, que favorezcan a su pueblo  y los lleven acabar con las crisis, ya sean económicas, sociales o culturales. Es deber de nosotros como mismo tomar conciencia de estas situaciones y comenzar a movernos para poder detener efectivamente estas tensiones globales y las consecuencias de la globalización, cambiando efectivamente de mentalidad y empezar a hacer actos nuestros pensamientos y palabras, y no dejar todo esto tan solo un comentario o una simple post.

La cara fea de los malls

septiembre 24, 2010 Deja un comentario

Me pongo en el lugar de los vecinos del sector de Martín de Zamora y comparto totalmente su disgusto, ya que un proyecto de tales magnitudes, crearía tal caos en sectores aledaños a las construcciones que el diario vivir de todas las personas se tornaría más tedioso y con muchas más complicaciones que beneficios. El ruido y los problemas viales que constituyen la construcción de una estructura como lo es un mall, requiere de beneficios sociales muchos mayores a las externalidades que este creara, además de estudios y soluciones factibles que ayuden a reducir la tensión social que se sentirán un vez comenzadas las obras. La gran convocatoria social que tuvo este hecho, se debió a la buena organización de los vecinos y la importante cantidad de información con la que contaban los dirigentes de estas organizaciones, las cuales obtuvieron poder político poniéndose en pie de guerra contra un proyecto que atormentaría sus tranquilas vidas en la comuna de las Condes. Uno de los principales reclamos en contra de la construcción fueron los problemas de transito que este traería, ya que la obra además de estar frente a Martín de Zamora, una calle de dos vías en la misma dirección, la cual me ha tocado frecuentar en las horas pic  y es insoportable la congestión que se produce en esa calle, también esta abarcara las dos veredas de colon, la cual es una calle muy transitada en todas las horas del día.

Creo que el problema, al igual que la columna publicada en la tercera es que Cencosud no integro a los vecinos del sector en el proyecto y las planificaciones de este mismo, si es que la empresa lo hubiese hecho se hubiera evitado muchas dificultades, como dice en la columna hay bastantes medios por los cuales se pudieron hacer estas gestiones, pero a que la compañía no tomo en cuenta a las personas, esto les paso una mala pasada.

La organización de la vecindad y la manera como el alcalde de la comuna les delego poder político con la realización del plebiscito, muestra que los ciudadanos pueden ejercer sus derechos no tan solo con el uso de la violencia, si no que con alineación e informándose lograron terminar con el proyecto de Cencosud y que esta empresa a futuro modificara sus modelos de centros comerciales e incluir a las vecinos de sus construcciones aledañas para tener una mayor aceptación y aprobación de la sociedad.

Otra idea que me surge con este tema, es como las construcciones de mall y estructuras gigantescas no solo traen externalidades a las comunidades, sino que también puede traer muchos beneficios en sectores no tan acomodados, como en el caso de la comuna de las Condes. Muchas veces estos proyectos crean nuevos puestos de trabajo y aumentan las riquezas de los sectores en los cuales estos son construidos. Este tema tiene dos caras, lo importante es que estas dos caras siempre vayan en beneficio de las personas y no en su desmedro, por esta razón la legislación y control de las empresas como Cencosud, tiene que ser más restringida y regida.

Atte Gonzalo Lagos C.

Fuentes:

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/11/%C2%BFmall-en-martin-de-zamora-la-decision-en-manos-de-la-ciudadania/

http://latercera.com/contenido/680_265895_9.shtml

Terceros

agosto 27, 2010 Deja un comentario

Respecto a la columna de Andrés Amunátegui ” Judicialización de problemas sociales y políticos “, me llama mucho la atención como los actores políticos no asumen sus responsabilidades y delegan a jueces para decidir sobre temas de relevancia  Nacional, se transpasan las responsabilidades los unos a los otros para evadir los problemas que traen consigo resolver estas tensiones convirtiéndose esto en un circulo vicio que solo será resuelto por un tercero, quién será elegido por las partes en conflicto y este tendrá poder sobre los agentes que no logran ponerse de acuerdo.

Mientras más aumenta la complejidad social más recurrimos al uso de terceros para resolver problemas de tensión social, este hecho a primeras parece una excelente idea, se piensa que ese tercero será parcial y siempre estará en pro de la justicia, pero como lo comenta Andrés Amunátegui en su columna, recurrir a terceros para resolver conflictos de tensión social puede ser muy riesgoso, ya que estos pueden tomar partido por sus propias convicciones e intereses personales, pudiendo incluso cometer gravísimos errores.  Referido a lo anterior el autor nos plantea las siguientes preguntas: “¿Es posible pensar que el juez hará abstracción de sus convicciones más íntimas, de su propia ideología, de su idea sobre la vida, la verdad, la justicia, al momento resolver la cuestión controvertida? ¿No se sentirá ese juez llamado y facultado a declarar aquello que ni el legislador ni el poder político pudieron o quisieron decidir?”.  A pesar de lo anteriormente hablado, algunas veces solo terceros pueden resolver problemas que involucren a dos agentes que tienen visiones que van en sentido contrario, y si a eso le agregamos más agentes interesados en el problema tendremos un verdadero caos, es por esta razón que muchos de los acuerdos sociales y políticos se resuelven a través de terceros, un claro ejemplo de esto son los conflictos internacionales que son intervenidos por instituciones preocupadas de velar por la paz mundial.

Es importante que se le dé importancia a la Judicialización de las tensiones sociales, pero más importante aún es que los conflictos sociales sean resueltos en la esfera pública, porque es allí donde acontece la política, es dónde los actores políticos ( representantes de las ideas de los ciudadanos ) discuten sus distintos puntos de vista con el fin de conseguir consensos racionales que vayan en un beneficio mutuo y que sea lo más provechoso para el país.

Podemos concluir entonces que las búsqueda de terceros para resolver tesiones sociales es una manera eficiente de llegar a soluciones, sin olvidar que este proceso tiene muchos riesgos. Aunque los actores políticos tengan la posibilidad de recurrir a otros para poder resolver los conflictos, es mucho más seguro y viable tratar los problemas en la esfera pública donde se verán todos los puntos de vista que están presentes y se llegaran a mejores conclusiones.

Atte Gonzalo Lagos.