Archivo

Archivo del autor

Tipologías de políticos

noviembre 20, 2010 Deja un comentario

Mucho se habla de la labor de los políticos y si efectivamente responden a las necesidades de sus electores.  Las respuestas son diversas y van desde ser corruptos e ineptos, para ser personas con criterio medido, austero, pero cumplidores, hasta seres gregarios, interesados en el bien común, no dando tregua a las dificultades, para cumplir con su cometido.

Si nos preguntamos cuál es el ideal democrático, podemos tener diversas discusiones al origen del concepto, “el gobierno de la mayoría con el respeto de la minorías “. (1) Pero entonces surge la necesidad de establecer cuando realmente estamos respetando el concepto.  Es ahí donde logramos descubrir y fundamentar las distintas visiones que logramos tener de los mismos.

Si creemos en la institucionalidad, el rol de Estado, las alianzas públicas y privadas, por ejemplo, donde validamos los sistemas electorales, como instrumentos para la materialización de la democracia, como expresión de la ideología del pueblo, descubrimos que la democracia pierde al parecer su fuerza, al cruzarlo con la labor real de los políticos.

Pero para tener mayor claridad, es importante  estar de acuerdo en quienes son los políticos.  Es así como, otra vez podemos observar algunas versiones bastante acomodadas de su alma Mater, pero que para efectos de este apartado, son indiscutiblemente, REPRESENTANTES DEL PUEBLO. (2)

Desde tal perspectiva, es necesario que el Estado se organice en poderes claros, con diferentes roles para la consecución del ideal democrático, donde el rol político como juego de poder y por tanto peso político, tenga un solo norte, que es lograr ir en la senda de lo que hemos considerado como bien común. Pero eso,¿ Lo hacen efectivamente los políticos?. Surge de ese modo nuevamente otra pregunta.  ¿Quién define las reglas del juego?, ¿Cómo se superan las rigideces institucionales que dan la mirada política?

“Mediante la política nos hacemos libres para poder elegir aquello que es bueno. Ahora bien, como no tenemos suficiente información, debemos confiar en el criterio de los que saben. Por ende, lo más apropiado es lo propuesto por los que tienen más mérito “. (3)  Desde tal perspectiva, surge necesariamente la idea de la confianza en los políticos, para la materialización del juego democrático. Sólo en la medida de que este responda a las necesidades de sus electores, podremos decir que la democracia ayuda a las personas a proteger sus intereses y maximiza así la posibilidad de la autonomía.

Llegamos así a establecer que la democracia es un consenso, pero para ello, es importante contar con políticos que sean efectivamente instrumento a tal planteamiento, para así poder llegar a servicios económicos, oportunidades sociales, protección entre otros.

Con lo señalado, creo ahora importante volver a nuestro punto de partida, la realidad observada, nos lleva a establecer tipologías de políticos, de los buenos y los malos, desde la perspectiva de escuchar al bien común,

Con ello, me parece importante indicar que, desde mi perspectiva que no existen políticos males intencionados, sino más bien, personas que responden a sus necesidades personales más que la ciudadanía que los eligió, la corrupción surge bajo el mismo origen, que efectivamente hacen complicar a la democracia.

Sin perjuicio de lo indicado, creo que si bien se observan a los políticos como fuertes tendencias personalistas, es necesario que la ciudadanía siga creyendo en la democracia para la consecución de los objetivos del pueblo, pero que a través de su aparataje de Estado, sea capaz de regular la labor o función de los políticos. Será de esa forma, donde efectivamente podremos revitalizar la necesaria labor política, en su rol de la existencia del juego democrático y por tanto, se fortalezca su futuro. (4)

 

ver:

(1)   http://definicion.de/democracia/

(2)   http://www.alipso.com/monografias4/DEMOCRACIA/

(3)   Apuntes de clases; Parte IV; Instituciones de la democracia

(4)   http://www.tendencias21.net/Los-politicos-como-enemigos_a4525.html

 

Anuncios
Etiquetas: ,

Estado, bajo consideraciones de Modernidad.

octubre 25, 2010 Deja un comentario

Hoy en día, los desafíos de un mundo moderno, donde la globalización de las economías, la liberación de los mercados, como las transformaciones sociales y la ampliación de los derechos ciudadanos, nos traen como gran imperativo el contar con  un Estado permeable a tales condiciones, que sea capaz de mantener su dependencia, tales las presiones de tal globalización, pero sin limitar las consideraciones de desarrollo deseado por la sociedad actual.

En tal sentido, contar con un Estado moderno, implica entre otras variables, contar con un poder ejecutivo que utilice estrategias adecuadas en la formulación como implementación de sus políticas públicas, un poder legislativo, que sea un ferviente captador de las demandas de la sociedad civil, como un poder judicial, garante de la tranquilidad jurídica de todos los agentes sociales y por tanto, del que llamaremos “orden democrático”.  Todo lo anterior, inserto en alcanzar la llamada “Teoría de cambio e impacto Social”.

 Como lo visto en clases “La dinámica de generar institucionalidad no termina en el Estado: En la actual era de globalización la disuasión también ha generado instituciones supra-estatales para evitar la guerra/institucionalizar la paz”. En este contexto, el desafío de la instancia Estatal, tiene que ver con generar las condiciones de tanto internas como externas a las fronteras.

 Las tecnocracias como la organización política, no pueden estar ausentes de tales procesos, la profesionalización de las burocracias públicas son hoy una necesidad para efectos de responder a las necesidades del mundo moderno

 Es una realidad que para efectos de que se cumpla con el modelo establecido aquí, es condición necesaria la existencia de modelos democráticos, con grados de participación en los diferentes niveles de la estructura social. “Mediante la política nos hacemos libres para poder elegir aquello que es bueno. Ahora bien, como no tenemos suficiente información sobre lo que es bueno, debemos confiar en el criterio de los que saben. Por ende, el orden más apropiado debe ser aquél propuesto por los que tienen más mérito”. (Fragmento de clases) Se trata entonces, que los poderes del Estado hagan efectivamente su trabajo. 

 En tal sentido, un Estado democrático nos permite avanzar en las libertades políticas, en la existencia de equidad social y por consiguiente igualdad de oportunidades sociales, transparencia de los actos públicos (de todos los poderes), protección entre otros.

 Desde tal perspectiva, la necesidad de integrar a los diferentes actores nombrados en este apartado, son un imperativo para responder a un mundo cada vez más global, donde la existencia de alianzas, tratados o redes comerciales son hoy una realidad y no podemos estar ausente de ello, si deseamos efectivamente alcanzar mejores niveles de desarrollo.

 Surge así un Estado facilitador – promotor – generador de opciones – socio, conocedor de las dinámicas sociales e integrador de ese modo con la Sociedad Civil, que sea capaz de integrarse al mundo, pero que mantenga su individualidad, sin duda alguna, un desafío de equilibrio necesario, para mantener la reconocida necesaria independencia.

 Considero que la condición de un Estado democrático es la forma más adecuada de lograr el desarrollo, de proveer en tal sentido de desarrollo, dado que bajo tal consideración, a través de mecanismos participativos, podremos efectivamente saber de las necesidades de las personas y estas nos brindarán en conjunto, sus satisfactores de desarrollo, ello bajo la consideración de igualdad antes indicada.

 Bajo tales consideraciones, el Estado en tiempos globales, podrá mitigar su disminución en la capacidad de influir en lo que acontece en el entorno bajo su jurisdicción, en un ámbito de orden de tal instancia y mitigar de esa forma, la falta de centralidad, confianza y utilidad de tal Estado.

De esa forma, avanzaremos en un mundo globalizado, con un Estado pertinente.

Ver:

http://alainet.org/active/22593&lang=es

http://www.bcn.cl/ecivica/poderestado

Las dificultades del juego democrático

septiembre 26, 2010 Deja un comentario

Por Javiera Manríquez

A mi parecer el autor establece la constante dicotomía entre los interés partidistas y los que provienen del bien común, que se constituyen en un eje central de la validación de la democracia. 

Cuando nos enfrentamos al poder político desde la democracia, esperamos que sus autoridades elegidas, actúen en base al  interés público, en consecuencia a un determinado orden social y por tanto, alejado de la tensión social.

A mi parecer, en Chile luego de los diferentes gobiernos democráticos, post – gobierno militar, hemos ido alcanzando una madurez democrática, reduciendo desde esa perspectiva considerablemente la tensión social característica de fines del gobierno de la Unidad Popular, como del propio gobierno militar.

En tal sentido, dada las experiencias en América Latina, “La «transiciología» y las reflexiones sobre la salida de regímenes autoritarios se han convertido a lo largo del tiempo en una disciplina de las ciencias políticas: Los “transiciólogos” se esfuerzan en describir las formas de pasaje de un régimen político autoritario a un régimen democrático representativo liberal [3].” Columna escrita por Franck Gaudichaud titulada CHILE –EL chile actual y la “democracia” chilena: Una perspectiva crítica. La madurez alcanzada en tal proceso de transición, permitirá a mi juicio, sentar las bases de una democracia al apego de los deseos de la ciudadanía.

Uno de los riesgos de la democracia, es decir, “democracia carente de algo “, es la exacerbación de la política.  Tal politización vulneran los espacios públicos, por el actuar de los agentes públicos.

La existencia de igualdad en términos sociales y técnicos, entendidos como el proceso efectivo de la “democratización”, parece ser una utopía, cuando observamos que gobernantes siguen sus propios intereses, en lugar a obedecer al mandato popular.

Como dice el autor, “el imperio de la ley es la aceptación de que las leyes dictadas no por alguna autoridad suprema, sino por la ciudadanía ”.  Lo interesante a mi juicio, es lograr que los gobernantes, sigan el juego de la ciudadanía.  

Los actores políticos caen en la tentación de centrarse en sus propios beneficios,  jugando con sus electores.   Consecuencia de ello, se muestra en la columna de El Universo: “En una campaña electoral o de referéndum estamos acostumbrados a observar a actores sociales que desempeñan excelentes roles en la comedia, ilusionando a pueblos y, por último, terminan ellos mismos por creer  lo que dicen. Son muchas veces, arribistas, cínicos, megalómanos o ingenuos. En breve, narcisos modernos”, donde claramente nos alejamos de los postulados democráticos establecidos, en el sentido de responder a la población.

Por último, comparto que los jueces independientes e incorruptos son aún más influyentes que los políticos elegidos con grandes mayorías, en tal sentido, bienvenidos aquellas realidades, donde existe el equilibrio en la existencia de ambos tipos de autoridades, pues viene a perfeccionar el juego democrático.  La democracia se valida en la medida de que los elegidos por votación popular y por tanto consecuencia de tal modelo, actúen en consecuencia a sus electores.

complementar con:

http://www.eluniverso.com/2008/09/30/0001/21/CEF4800308A9448D9781D7804861DF15.html

http://www.alterinfos.org/spip.php?article836

Por una legislación común

Gracias a la jurisdicción universal hoy en día se puede enjuiciar a quienes han cometido crímenes de guerra en casi cualquier tribunal del mundo, sin importar la nacionalidad de las víctimas o de los acusados. Si  ésta se aplicara correctamente podría llegar a ser una provechosa herramienta para combatir los abusos contra los derechos humanos. Ya que, no es justo que los delitos más graves contra éstos queden impunes. 

A mi parecer, es muy importante que los países se unan formando una sola visión, para que la jurisdicción se pueda aplicar en todos los países y los criminales no puedan quedar libres. Es aquí donde hablamos de una falta de política a nivel universal, a lo mejor  porque no están los medios ni la libertad para que la legislación se pueda aplicar en todos los países. Además, no es casualidad que en los países en donde no se puede aplicar sean los que tienen los niveles más altos de pobreza en el mundo. Como lo es el caso de Darfur, una localidad al oeste de Sudán, en donde los conflictos han gatillado un sin número de violaciones a los derechos humanos. Esto ha provocado el caos en la sociedad, en donde el más fuerte prima, dejando a sus ciudadanos desposeídos, los cuales han debido aplicar más fuerza con el objetivo de poder defenderse del que por posición política es el responsable. Su presidente Omar al Bashir, que por medio de amenazas a una mayor violencia, no se ha podido juzgar como a cualquier otro ciudadano. Es por eso que es muy importante el papel que cumple la corte internacional de justicia, ya que sin ella ocurrían estos episodios de violencia en muchos más países, en donde no tienen un orden para poder contrarrestar todos estos quebrantamientos.  

No es posible que estos casos queden a la deriva, donde la impunidad que dan algunos países o consejos de seguridad,  a medida de proteger a sus ciudadanos, ayude a que estos casos nunca se resuelvan. Es por esto que se necesita un orden universal donde se pueda legislar por leyes, que por ética son las más importantes, como el derecho a la vida, a la libertad y la igualdad. Pero aquí es donde entramos a un debate de nunca acabar. Porque no necesariamente las leyes que son trascendentales para algunos países son para los otros. En donde las nombradas anteriormente son transgredidas sin importar lo que piensen sus miembros, donde la esclavitud todavía es permitida, donde no hay derecho a la libre expresión, donde las personas son discriminadas por su color de piel y podría seguir mencionando muchas más, pero  sería redundante. De lo que tenemos que preocuparnos es de resolver las debilidades que como países-mundo nos están afectando, y por más que se trate de llegar a una solución hay muchas personas que mueren cada día tratando que estas discriminaciones y desigualdades cambien. ¿Lograremos algún día tener una legislación común, en donde no se pasen a llevar los derechos humanos?

Revisar:

http://www.revistapueblos.org/spip.php?article1553

http://www.es.amnesty.org/noticias/noticias/articulo/darfur-un-caso-que-sienta-jurisprudencia-en-la-union-africana/