Archivo

Archivo del autor

La culpa es nuestra.

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

¿Son corruptos los políticos? ¿Irracionales, mal intencionados? Quisiera comenzar con la misma pregunta que se nos plantea al comienzo del texto del señor Pérez-Reverte. Este es un tema muy hablado en la actualidad. Nos encontramos con innumerables opiniones y críticas al respecto, las cuales la mayoría nos lleva a lo mismo: sea la que sea nuestra posición, somos nosotros, los ciudadanos de este país (o de cualquier otro), los responsables de cada uno de las personas que están gobernando. ¿Hacemos algo al respecto? ¿Nos importa?
La política, como lo mencioné antes, es algo en lo que nadie debería estar ajeno a participar. Desde el principio de la humanidad, nos podemos dar cuenta que existe cierta inquietud al poder, al orden dentro de una sociedad. Es así como nacieron los políticos, estas personas que se atreven, de cierta manera, a ser los encargados de ejercer influencia y ser la imagen de un gobierno. Gracias a su iniciativa es que existe cierto orden desde un principio. Pero el problema no es ese. El problema no es que no existan personas que no tengan esa iniciativa, ese querer ser proactivo, sino es la manera en cómo lo hacen.
Hoy en día nos podemos encontrar con muchos ejemplos de políticos que ejercen de manera incorrecta su poder, siendo corruptos, poco leales, engañando a toda una población que esta detrás de su puesto. No hay transparencia en el tema del dinero, en el manejo de este para distintas actividades que a veces no se realizan, etc. Es aquí donde me pregunto, si queremos un país desarrollado, más avanzado económica, social y culturalmente, ¿Cómo se puede lograr esto, si las personas que están en la cabeza nos estancan, nos dan un mal ejemplo? ¿Cómo aceptamos que esto pase?
Y si, es verdad, porque nosotros somos los que aceptamos y no hacemos nada para cambiar esto. En el fondo, somos nosotros, los ciudadanos, los que votamos por ellos y les damos la facultad para estar en el poder. Cada uno de las personas que están inscritas y que tienen capacidad de emitir opinión, somos los encargados de hacer presión, hacer valer nuestra manera de pensar y a la vez nuestro enojo, al ver que, los que elegimos para que nos gobiernen, no lo están haciendo de una manera sana y transparente. Somos nosotros los que sostenemos a la democracia, los que somos parte de ella y los encargados de elegir a buenos gobernantes.

En conclusión, hay muchos tipos de políticos. Están los comprometidos con la sociedad y su trabajo, los que lo hacen sólo por dinero, los que les interesa cambiar el futuro y los que lo miran como un trabajo más. Esta en nuestras manos hacer que los que estén en el poder sean personas que luchen por un país mejor.

Para leer sobre la corrupción en nuestro pais:
http://www.voltairenet.org/article126747.html
http://www.latercera.com/noticia/politica/2010/11/674-309751-9-disminuye-percepcion-de-corrupcion-y-se-mantiene-desconfianza-en-el-parlamento.shtml

Anuncios

Los jovenes tiene el poder

octubre 27, 2010 Deja un comentario

Difícil reflexionar sobre una temática que hoy en día es muy importante, pero que a la vez por parte de muchas personas se ha dejado de lado. ¿Por qué es importante ser partícipe de las elecciones del país? ¿O por qué es significativo, para uno como ciudadano, poder dar a conocer de alguna manera la opinión personal? Quizás un voto más o un voto menos no hacen gran diferencia en una elección tan popular como en las presidenciales, pero si es muy importante participar de las mismas, hacer valer los derechos como personas que son parte de un país en el cual rige una democracia. Pero el problema no está en la votación en si sino que está en los incentivos que existen para realizarla, para participar de ella.
Nos podemos dar cuenta que desde chicos estamos inculcados a votar democráticamente. Es decir, por ejemplo, en el colegio cuando hay que elegir por el mejor compañero se pregunta la opinión de todo el curso, en la familia se llega a un consenso por las vacaciones y así sucesivamente nos podemos encontrar con muchos otros casos en los cuales es importante dar a conocer tu valoración personal, tu voz sobre el asunto. Pero, a medida que el tiempo pasa y uno se empieza a dar cuenta del lugar en donde vive, de las personas que lo dirigen, la cosa cambia.
En el presente se puede presenciar una baja participación por parte de los jóvenes en la política. Muchos no están inscritos en el registro electoral, otros no saben ni si quiera lo que es el registro electoral. A otros no les interesa la política ni los encargados de ella, pero, a la vez, existen otros que sí se motivan con el tema y sí participan activamente de ella. Pero para los que no ¿Cuál es la razón de esto? ¿Será porque los dirigentes no representan su opinión? Pueden existir muchas variantes pero en lo que se puede concordar 100% es que existe un descontento por parte de ellos. Actualmente se necesita una renovación, un sinfín de ideas nuevas que puedan atraer a esta parte importante de la población para que sí se sientan identificados, sí sientan una atracción y así puedan dejar una huella, no sólo el día de hoy, sino que para un futuro mejor.
En general, concuerdo totalmente con Ralf Dahrendorf al decir que “algo le ha pasado a la democracia” y que “por alguna razón la gente ha perdido la fe en las elecciones”. Esto es cierto y se puede presenciar en muchos países. Pero yo creo que hay que actuar y hacer algo al respecto, no quedarnos con los brazos cruzados. Somos nosotros, los jóvenes, los que tenemos la oportunidad de cambiar esto y así demostrar que estamos interesados, que queremos dar a conocer nuestra opinión. De esta manera, volver a ser partícipes de la democracia antigua, de aquella en que la población se peleaba por votar y que encontraba injusto cuando no podían hacerlo. Que los políticos no nos ganen, que no nos vendan siempre el mismo cuento. Más que mal ellos en un futuro no existirán, en cambio, nosotros si.

Pagina relacionada: http://www.puntofinal.cl/667/novotan.php

Las distintas caras de la Democracia

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Se sabe que la definición de Democracia es complicada, confusa, esto puesto a que se entra a un campo de reflexión muy grande, pudiendo abarcar muchos aspectos de la palabra. Según Popper, la democracia es “un modo de sacar a quienes están en el poder sin derramamiento de sangre”. Para los griegos la palabra significaba el “gobierno del pueblo” y así podríamos seguir con una larga lista de definiciones según muchos autores. Pero, ¿podremos llegar a una enunciación exacta de la palabra?
La política es necesaria en nuestra vida diaria ya que es la que genera y mantiene el orden social, lo que es necesario para poder vivir con otros. Las personas que se eligen son las que deben representar nuestro punto de vista y también los que ayuden a que este orden se pueda mantener y son esas personas las que se escogen democráticamente, es decir, cada uno tiene la posibilidad, votando, de dar su opinión y elegir a sus representantes. Entonces, no se sabe si es que se puede llegar a una enunciación exacta de la democracia, pero lo que si se tiene claro es que ésta es una parte importante para poder vivir con otros con la conciencia clara. ¿Por qué se plantea esto? Porque si todos tienen la posibilidad de dar su opinión, de elegir a sus representantes, aunque estos no salgan electos, se participó de la actividad y se pudo poner en la mesa los distintos puntos de vistas de las personas.
Junto con todo lo propuesto anteriormente, se plantea en el texto que la democracia no puede ir sola, sino que debe ir acompañada de algo más que acepte que las leyes que son dictadas por el mismo pueblo sean regidas para todos por igual, llamando a eso como Imperativo de la Ley. Y es aquí donde se puede notar que, al minuto de llegar alguien erróneo al poder y de ejercer negativamente la democracia, esto último se derrumba ya que es lo que los niega ejercer el poder libremente. Para poder hacer lo que quieran en el mando, necesitan botar este imperativo, ósea pasan a llevar al pueblo, no lo toman en cuenta. Es aquí donde entra la pregunta propuesta por Dahrendorf, ¿cómo se maneja el hecho de no elegir a la persona correcta? Por que, si bien se puede elegir democráticamente, nadie se asegura que en esa elección no va a salir una persona errada para el cargo. Hay ejemplos de estos casos como Hitler, o actualmente Hugo Chávez, presidente de Venezuela, el cual fue elegido democráticamente pero, al no tener el apoyo del poder legislativo, quienes son la representación de la voz del pueblo, se puede decir de manera coloquial que se hacía lo que el quisiese (por ejemplo, si una radio no decía lo que el pensaba correcto podía llegar y cerrarla, teniendo así muchas actitudes de tirano, las cuales no siempre son lo mejor para el pueblo). Y es así como se puede llegar a perder la noción de política dentro de una sociedad y en ese momento es cuando salen a relucir lo peor de los seres humanos.
Es así como se puede dar cuenta que la Democracia si tiene distintas caras. No todo lo que sale de ella es positivo, pueden haber muchas cosas que pueden perjudicar al pueblo al fin y al cabo. Hay que saber manejar la Democracia, hacer un buen uso de ella y de esta manera, poder ejercer correctamente el poder en beneficio de la sociedad y de la buena convivencia entre sus ciudadanos.

http://democraciaparticipativa.net/documentos/DefinicionDemocracia.htm

¿Proteccion o simplemente descuido?

agosto 27, 2010 Deja un comentario

Hoy en día nos podemos encontrar con muchos de estos casos, en los cuales los políticos por no salir dañados o perjudicados, no se arriesgan y le entregan toda la responsabilidad al poder judicial, que no están 100% a cargo de esto (refiriéndome, de esta manera, a la judicializacion, la que se refiere a llevar a los juzgados temas que se podrían resolver de otra manera). Es así como cada poder del estado tiene su objetivo principal: el ejecutivo, el cual se hace cargo de dictar las leyes y velar por que se cumplan, el legislativo, que aprueba las leyes y el judicial, el cual esta a cargo de administrar la justicia en la sociedad. Entonces, que “se laven las manos” esta totalmente incorrecto. Es cierto que existen momentos en que los jueces se tienen que hacer cargo de ciertos temas, pero por qué entregarles una tarea de la cual no están a cargo. ¿Es la protección de la imagen una buena excusa para que los políticos no se la jueguen y resuelvan problemas sociales?. Estamos en una sociedad, en un país donde la imagen de los políticos esta súper desvalorizada y quizás por esto mismo. Porque no están cuando se los necesita, porque prefieren su bienestar antes que el de los demás. La pregunta es si es justa hacer esta valoración o no. Algunos se toman en serio su trabajo, su vocación de ayudar y ser el reflejo de la voz del pueblo, pero muchas veces no es así y es ahí donde se caen y hacen que, con justa razón, muchos se desilusionen, no confíen en ellos. Quizás simplemente no se quieren meter en esos temas, no quieren que se vinculen a ellos.

Igual habría que pensar en que en una de esas el poder político esta en lo correcto al no hacerse cargo de algunos temas. De esa manera pueden partir desde cero, sin ninguna mala impresión hacia ellos y poder empezar a empalizar con el resto de la sociedad.

¿Estará bien planteada la acción política en este caso? Claramente los temas a tratar, a juzgar, son tensiones existentes en la sociedad, entonces el poder político se tiene que hacer cargo y tratar de solucionarlas, tienen que ser capaces de encontrar una solución vinculante. Entonces, si los políticos no se hacen cargo de esto, ya que son los que tienen la facultad para hacerlo, ¿Quién lo hace? Bueno, ya nos damos cuenta que el trabajo se traslada a los jueces, pero ellos muchas veces no tienen la capacidad para solucionarlo con las leyes existentes y tienen que poner mucho de su propia experiencia para poder hacerlo. Esto no está bien. En el fondo lo que se esta haciendo es dándole todo el poder de la sociedad al poder judicial: las personas elegimos a los políticos, para que ellos hagan las leyes que queremos que los jueces cumplan al momento de la tensión y de querer resolverla. Pero no se esta cumpliendo esta cadena. Se le esta dando la facultad y el poder de autoridad suficiente para que ellos decidan lo que esta correcto y lo que no. Más que mal, hace bien arriesgarse por las personas que los eligieron y dar la cara, ¿o no?.

Un ejemplo de judicializacion de la salud:

http://www.lyd.com/lyd/controls/neochannels/neo_ch3864/deploy/tp945derechoalasalud.pdf