Archivo

Archivo del autor

La desilusión de la Democracia como institución

 

 

En el último tiempo hemos visto y vivido cómo la gente en general ha ido tomando distancia de la democracia como institución, por diferentes motivos. Pero un punto en común que podríamos encontrar en la opinión de los ciudadanos es que ya no se sienten representados como supuestamente lo deberían sentir al abanderarse por un partido.

El hecho de que se politice tanto el tema de la vida personal de un político en especifico le juega una muy mala pasada al partido, ya que lo que deberían hacer es poner al político en frente como figura, ya sea por su nivel de expresión o cercanía que puede llegar a tener con la gente, etc. pero no detalles insignificantes para toda la ciudadanía que se hacen los más importantes y el centro de debate como es el caso del actual presidente de Chile, Sebastián Piñera. Desde que venía con su candidatura, incluso precandidatura el tema central de esta figura, como candidato de RN era qué iba a hacer en caso de que saliera electo como presidente de la república con todas sus empresas, acciones, etc.  Un tema que fue tema de debate por un tiempo prolongado y que realmente no era un tema realmente importante para el país, entonces lo que se logra es una “farandulización” del político como personaje público y se pierde el rumbo, hacia donde queremos llegar teniendo esa información, si al fin y al cabo el presidente como todo ciudadano tiene total derecho a tener una empresa o lo que quiera, lo importante es que haga bien su trabajo como presidente y cumpla con lo que le prometió al país.

Una causa que podemos notar del por qué la gente se ha ido distanciando de la democracia y de la política en general, es que por mucho tiempo se vienen viendo las mismas caras en los partidos, por lo que no se ven rotaciones ni cambios de representantes, por lo que no han pensado en que quizás la gente si tiene interés, pero el problema es la gente que está como representante. Que es un punto muy importante sobre todo para el pueblo en general ya que por la imagen que los políticos reflejan en los medios no les gustan y toman distancia de inmediato, tomando un puesto bastante mas cómodo, un puesto más bien pasivo en el que toman el rol de juez de la política y se la pasan juzgando si lo hacen bien o mal pero sin nada más. Ya que es bastante más fácil reclamar cuando lo hacen mal y festejar cuando hay buenos resultados que tomar la iniciativa e involucrarse en este mundo de la democracia y de la política en general lleno de burocracias y resultados que no se ven al instante, sino que a largo plazo y la gente no tiene la paciencia ni las ganas de esperar ni proyectarse a futuro.

 

¿Quién define lo que es democracia? y ¿ quien define a los demócratas?

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Al leer el texto de “La sociedad sin demócratas” , se me viene una interrogante a la mente, que es  ¿quiénes son los demócratas?  Y  ¿por qué son “demócratas”?  La verdad es que siempre hemos escuchado de los demócratas, relacionándolos con personajes públicos, involucrados con la política que ejercen el poder de tal forma que se deja contenta a la mayoría del “pueblo”. Pero nosotros como parte de ese “pueblo” que son los ciudadanos de la nación somos  los que votan en elecciones por estos “demócratas”, que más que hacer lo que la gente quiere o necesita, simplemente lo prometen, en base a un listado de lo que la gente pide a voces. Y después de  esto y de unas elecciones favorables se olvidan de que han obtenido la mayoría de votos gracias a sus promesas, si no que llegan al fin de una etapa y comienzan una nueva que es cuando parten con hacer lo que ellos mismos consideran correcto para el país, olvidándose de lo realmente necesario si no que tratan de conjugar el beneficio de la fama y del poder que han logrado a través de su partido y la ley del mínimo esfuerzo, haciendo las cosas de tal modo que traigan beneficios rápidos, a corto plazo peor no generando un beneficio prolongado ya que los resultados se quieren ver en el instante.

Según lo que dice Popper, que la democracia, se transforma en el acto de depositar los votos en las urnas, creo que en eso se resumen todo lo que viene por detrás de lo que se entiende por democracia y que justamente es lo que la gente después de ver las propuestas toman la decisión de verse representados por una idea, una persona, un partido, etc.

En el fondo nosotros buscamos a nuestros representantes para que se viva de una manera en la que nosotros consideramos correcta, y por eso depositamos en ellos el poder para que ellos emitan las leyes y se cumplan, ya que todo lo que se hace es para vivir en un “orden” en nuestro territorio. Y cuando el orden se ve superado por actos de rebeldía como son las huelgas, paros, tomas de propiedades, etc. Es cuando surgen otros tipos de gobierno donde la democracia no se toma en cuenta (viéndolo del punto de vista de lo éticamente correcto), ya que hay situaciones  en que la gente se ve tan desesperada que prefiere actos antidemocráticos pero que den un giro en 180 grados la situación en la que están viviendo, un claro ejemplo de esto es el golpe de estado de 1973 en que los militares actuaron de un modo antidemocrático, pero que tenían un gran apoyo de la población.  De este modo vemos que la democracia no necesariamente se refleja en el depósito de los votos en las urnas.

la labor de los jueces

La frase en la que dice que, “Aquellos que naturalmente están llamados a resolverlos optan por delegarlos a este poder del Estado, pues no quieren asumir los costos políticos que la decisión conlleva” define en el fondo como actúa naturalmente el ser humano ante el momento de tomar decisiones tajantes, momento de suma tensión, tanto para él como para la sociedad en general, entonces se ven tentados por esta posibilidad de delegar los conflictos para no verse cuestionados por sus propias decisiones y perjudicando de esta forma su persona, o “figura pública”.

De esta forma el hombre a través del poder que le concede el estado,  su cargo, como por ejemplo los jueces,  al momento de actuar es inevitable que no sea influenciado por sus inclinaciones ideológicas, valóricas, religión,  etc. lo que nos conlleva a preguntarnos ¿porqué los que hacen política están ahí? Ya que muchas veces son ellos los que están facultados para decidir sobre la vida.

Cuando la autoridad política decide entregarle al poder judicial la facultad para decidir, la misma autoridad política se está entregando en las manos de aquel juez, el que se supone que haciendo lo humanamente posible y manteniéndose lo más objetivo frente a sus convicciones  éste querrá llegar al punto en el que se logre el orden público, ya que todo gira en torno a nuestras ansias de llegar al orden, a un consenso entre los ciudadanos. Un ejemplo de esta necesidad del orden queda demostrado en el video que vimos en clases sobre los vehículos, que sin señales del tránsito y  ningún semáforo no aparece ningún accidente porque nace ese orden espontáneo.

La línea que seguimos va guiada por esas ganas de defendernos a nosotros mismos, como fue mencionado en clases por ejemplo el tema de la desigualdad, la distribución de las riquezas, etc.

Lo que es juzgable por nuestra parte, por parte de los ciudadanos es que los jueces al momento de juzgar sobre la vida, ya sean temas como el matrimonio homosexual, el aborto, las violaciones, el maltrato intrafamiliar, etc. Ellos se tienen que atener a su labor de lo judicial, de lo legal y lo ilegal y no juzgar por medio de lo moral e inmoral ya que esa no es su labor eso marca la diferencia.

Pero asimismo como juzgamos la labor del juez, el cómo lo hace, por qué lo hace de tal forma y no de otra, etc. Nos demuestra nuestra necesidad de contar con una figura, que sea capaz de interpretar las necesidades de nosotros y así llegar al orden, a un punto central en el que las partes quedan satisfechas.