Archivo

Archivo del autor

Prioridad a lo privado, por sobre lo público

noviembre 21, 2010 Deja un comentario

Los políticos no son irracionales, lo que sucede es que efectivamente toman decisiones racionales, pero no son democráticas, es decir no son tomadas con una finalidad tal, que sea efectiva para todas las personas de la sociedad. Si bien, esto no significa que “tire para abajo” al sector público, sino que el problema es que no lo “tira para arriba”.

El problema fundamental que se puede evidenciar, para tratar de explicar estos fallos de la democracia, se puede basar en el hecho de que los políticos plasman su accionar de acuerdo a sus intereses personales, es decir, no necesariamente van a ser todos corruptos o ineptos, sino que las decisiones políticas que estos tomen, no serán pensadas primordialmente en el bienestar público, sino que en su propio bienestar, en el privado.

El autor hace mención a la educación pública. La educación pública es fundamental tenerla a un buen nivel, si es que se quiere tener un país en vías de crecimiento y desarrollo, por lo que el autor cita la falta de materia que deberían pasar los colegios, a sus alumnos (historia, literatura, geografía, etcétera) y, por ende la diferencia evidente entre la enseñanza pública y la privada. La función de los políticos es ejercer poder político y tomar decisiones correctas que beneficien a la sociedad y su desarrollo como tal, pero es clara la poca relevancia que le dan los políticos a este tema. Es posible palmar, según el autor del texto, el cinismo por parte de las autoridades máximas de España cuando se toca el tema en cuestión. Por ejemplo, tenemos el caso de la ministra de educación quien señala que “el sistema educativo no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien”, siendo que claramente no es así.

De esto se puede extraer que; las reglas (instituciones) que determinan el accionar de los políticos frente a la mala calidad de enseñanza pública en España, no son lo suficientemente certeras o suficientes o, dicho de otra manera, no resuelven el conflicto social de la mala educación pública, por lo que permite una mejora cualitativa en este ámbito. Por otro lado, está la “organización” o en definitiva, las máximas autoridades políticas de España, quienes no han sabido intervenir de manera efectiva para apaciguar esta tensión social. De allí que la política como tal no pueda ser ejercida a plenitud, recordando que “política es un mecanismo de generación de vínculo en un grupo social mediante acciones voluntarias sujetas a valores o fines”, puesto que los valores o fines que aparenta y pretende el gobierno español, no serían los mismos que lleva a la práctica, lo que se notifica en la mala educación que tiene el sector público.

Maximiliano Toledo Otto

¿Es la Democracia, democrática?

octubre 27, 2010 Deja un comentario

Me gustaría empezar este comentario, diciendo que hoy en día la democracia es una de las formas de gobierno que más atrae a los distintos países, puesto que “la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.” Esto es así por la considerable manifestación de las personas que exigen cada vez más interacción y participación en la decisiones políticas que atañen a la sociedad en que viven.

Muchos son las países que califican sus gobiernos como “democráticos” pero, ¿son todos ellos realmente democráticos? Pongo el caso de Suiza (“La Poliarquía”, Robert Dahl), que tiene una alta consideración con respecto al debate público, pero que no tiene gran participación o representación. Eso nos da un indicio de que no estamos hablando de democracia, es decir de un “poder o gobierno del pueblo”, puesto que muchos sectores de la sociedad se quedan “sin voz” a la hora de tomar las decisiones políticas.

Un tema que me llamó la atención en el texto de Ralf Dahrendorf, es el hecho de que los votantes ya no confían en los partidos políticos. Si ya no hay confianza en los partidos políticos, cómo pretendemos crecer políticamente como sociedad. ¿Ahora cada uno formará su partido político con sus ideales y creencias? Entonces cómo vamos a votar por alguien que nos represente si nadie concuerda con nadie. Lo único que conseguiremos será encerrarnos en nuestros pensamientos y sumergirnos en un estancamiento políticos-social. Si ya no hay confianza en ellos, ni en sus candidatos, la democracia no tendría sentido.. ¿por quién votar?, ¿nulo, blanco?, entonces quién nos representa. Los partidos políticos son indispensables para la democracia electoral.

Ahora bien, viéndolo desde el otro lado, el manifestarse en contra de los partidos políticos, significa ejercer poder político, vale decir que el pueblo se está dando a conocer, está dando su opinión. Por ejemplo, al votar nulo o blanco, le está diciendo a los actores políticos involucrados, que creen que los partidos políticos de hoy en día ya no representan su pensar, y que por lo tanto es necesario una renovación de estos.

Con respecto a la poca participación electoral, se puede deber en gran parte al hecho de que las personas ya no se sienten representadas por lo partidos políticos, pero aún así, se dice que es importante pertenecer a uno de ellos, aunque claro, estos son la minoría, puesto que la gran mayoría no lo desea.

Cada vez son más las personas, por ejemplo los adultos jóvenes y algunos de edad avanzada también, que van adaptándose a las nuevas tendencias que surgen en la sociedad y, por ende van modificando su manera de pensar, por lo que las ideas planteadas por los partido políticos “van quedando atrás”. Ni hablar de los jóvenes que crecen con una mentalidad más liberal y cada vez más menos conservadora, lo cuales van a ser los futuros presidentes y miembros de los partidos políticos, que no me cabe la menor duda, serán en su gran mayoría nuevos o totalmente reformados.

La democracia es para los demócratas

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Según el texto de Dahrendorf, Karl Popper define democracia como, “un modo de sacar a quienes están en el poder sin derramamiento de sangre”. Es decir, es la capacidad del pueblo de elegir a un tercero para que los represente políticamente, aplicando las leyes de manera correcta, sin generar ningún tipo de caos social y/o político que conlleve a una ausencia de política dentro de una sociedad establecida y, que su salida del poder político, no sea ilegítima ni revolucionaria, y sea lo más justa posible. De acuerdo a esta definición de democracia continuaré con mi comentario.

Es lamentable el hecho de que quienes entren al poder político no crean en el tipo de gobierno establecido, puesto que lo único que genera en la sociedad es provocar una tensión social en las personas, ya que quien obtenga este nuevo poder político, gobernará con una base de principios y valores totalmente diferentes. Una observación paradójica e incluso un tanto irónica, es que quienes llegan al poder elegidos democráticamente, es decir por personas que confían en que dicha persona electa los representará políticamente, no creen en el medio por el que fueron elegidos, por lo que las personas están votando por alguien que no los representará de la manera que ellos esperan que lo haga. Dahrendorf nos da dos ejemplos de esta situación, que son el caso de Serbia y el de Irak, con los que llega a la conclusión de que la democracia no se trata meramente de elecciones.

Dahrendorf cita a John Stuart Mill, quien menciona sus pre-condiciones para la democracia. Una de ellas que me llamó la atención fue “la capacidad y el deseo de los ciudadanos de elegir de manera informada y ponderada.” Claramente y, como señala el texto, esto no es así hoy en día. Mucha gente no desea informarse más allá de lo que ven en televisión o leen en los periódicos sobre sus candidatos, y simplemente votan porque sus familias votan por él/ella, por las “promesas” que hace dicha persona, o simplemente porque creen que es la persona que lo va a hacer de la mejor manera. La gente debe saber las repercusiones que tendrá su elección, ya que si estas conllevan a algún desenlace revolucionario que signifique derramamiento de sangre… no estaremos hablando de democracia.

La democracia es para los demócratas y no para los anti-demócratas. Por lo mismo, es imprescindible que los que gobiernen crean en este tipo de gobierno para velar por el buen cumplimiento de las leyes y normas que rigen la sociedad.

Para finalizar, me gustaría decir que está en las manos de los mismos ciudadanos el proteger y hacer cumplir la democracia y el imperio de la ley, con el fin de alejar a los anti-demócratas del poder político y mantener un orden social que permita el buen desarrollo y crecimiento de la sociedad.

Maximiliano Toledo Otto

Judicialización de problemas sociales y políticos

agosto 26, 2010 Deja un comentario

No es un tema nuevo el que en Chile no se han resuelto de la mejor manera, vale decir, se delegan, ya sea por la historia, la idiosincrasia, la política rigente, el sistema judicial o simplemente para deshacerse de la responsabilidad, los problemas sociales y políticos, que al fin y al cabo repercuten en todos nosotros.

Esto demuestra el poco manejo de dichos problemas por parte de las autoridades y el gobierno, ya que al momento en que ocurre un problema (social y/o político), y comienza por ende a incrementar la tensión social, esto debido a las desigualdades existentes dentro de la misma sociedad, se lavan las manos y optan por “judicializarlos” con el fin de que la responsabilidad de las decisiones tomadas para resolverlos, recaiga en las manos del Poder Judicial.
Ahora bien, es necesario tener en cuenta que los jueces también son personas con valores, ideologías, posturas y creencias muy variadas, por lo que sus decisiones estarán fuertemente vinculadas a ellas. El tema, es que si éstas van a interferir o no en el accionar y en la determinación final de los mismos.

De acuerdo a esto, y bajo mi punto de vista, encuentro que no es la mejor manera de tratar un conflicto, el entregárselo al Poder Judicial, ya que si existen actores políticos encargados de tratar y resolver estos problemas, no deberían entregar toda la responsabilidad al Poder Judicial, sino ocuparla en una última instancia cuando el tema tratado no llegue a un consenso aprobado en su mayoría, por ejemplo.

Los temas de, el derecho a la vida, la paz social, la persona humana, la corrupción, etc., son temas delicados que requieren de personas con las cualidades y capacidades adecuadas para tratarlos y llegar a tomar una decisión definitoria que permita resolverlos de manera tal, que no vaya en contra del pensamiento de la mayoría de la sociedad y, que permitan el buen desarrollo de la política dentro del espacio público nacional.

Esto quiere decir, que si gran parte de las autoridades políticas han sido elegidas democráticamente para representarnos, deben tener el mecanismo necesario (poder) y, la capacidad de llevar por buen camino los conflictos sociales y políticos, con el fin de resolverlos de manera óptima.

En una postura contraria, tenemos el ejemplo del caso de la corrupción en Chile. Hace muchos años que este tema está puesto sobre la mesa para ser estudiado y resuelto. La segunda, 5 de mayo de 1994; “Sólo en un año la Contraloría General de la República investigó un total de 241 denuncias por corrupción de funcionarios municipales. (…) 35 afectan a alcaldes de forma directa. (…) el organismo ha recibido otras 80 denuncias de distinta naturaleza de parte de parlamentarios, concejales, profesores y particulares.”
Para el año 2009, la cosa no es distinta. Una encuesta de LyD señaló: “Nuestro país, desde una perspectiva comparada se encuentra bien ubicado en los rankings internacionales de corrupción. Sin embargo, esta medición de LyD demuestra que este fenómeno es aún muy grave ya que casi un 50% de los encuestados declaró que conoce uno o más casos de corrupción.”

Quisiera terminar diciendo que todos somos personas; actores políticos: autoridades políticas, jueces, sociedad (nosotros), por lo tanto tenemos diversas posturas, ideas, creencias con respecto a todo y que éstas siempre van a determinar nuestro pensar y accionar. En el caso del texto, los vínculos (cultura) va a ser un elemento fundamental a la hora de ejercer la política para la resolución de conflictos sociales y políticos. Por lo que, sea una autoridad política o jueces quien tome la última determinación, nunca será como uno exactamente quiera que sea.

Maximiliano Toledo

http://www.uc.cl/icp/revista/pdf/rev1812/ar16.pdf
http://corrupcion-chile.blogspot.com/2010/05/corrupcion-chile-encuesta-l-abril-2010.html
http://www.lyd.com/LYD/Controls/Neochannels/Neo_CH4358/deploy/TP962Corrupcion%5B1%5D.pdf