Archivo

Archivo del autor

…¿y si renovamos la política?

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Si bien la política nace como un proceso ideológicamente para la toma de decisiones de un grupo, el problema principal es que no se puede hacer feliz a todos, sobre todo cuando el grupo se expande, como cuando consideramos un pueblo, una ciudad, o mucho más complicado aún, en un país. Por este motivo es que existen, a través de elecciones, candidatos representativos, quienes intentan cubrir un número grande de “demanda” o de personas que tienen un ideal similar, los que plasman una idea pública de quiénes son y de lo que simbolizan. Dicho esto, es cada vez más difícil para un candidato poder postularse como un actor político serio, puesto que todos queremos diferentes cosas, y la mayoría de ellas no están representadas explícitamente por la persona en quien confiamos nuestro voto, sino que es una cierta proximidad de lo que realmente nos gustaría.

El verdadero problema que conlleva la política va más allá de su sistema, que consta de todo un proceso a través del cual se van haciendo conocidos como actores políticos y de esta manera elevando su influencia en grupos sociales; la dificultad se encuentra entonces en la sociedad que se gobierna.

¿A qué apuntamos cuando atribuimos el problema a la sociedad?

Si los demás aportáramos a la sociedad, de manera en que los actores políticos supiesen con mayor precisión cuales son las demandas sociales que más relevancia deben tomar, a la vez, si estas decisiones no fueran a tomar peso en su imagen pública de modo que pudiesen arriesgarse por una solución con mayores inseguridades de que se cumpla, notoriamente veríamos una mejoría en el sistema, puesto que sería mucho más eficaz. Pero como sabemos que nada de esto es verdad, a los actores públicos sólo les quedan los supuestos, a través de los cuales necesitan tomar pero, es por este motivo que muchas veces vemos injusticia en las sociedades, estas personas no quieren ceder terreno y actuando desapercibidamente convocan a ser solo figuras de cartón que sonríen. Entonces de esta manera son criticados por nosotros, quienes sólo vemos una parte del problema (hablando irónicamente).

Estos actores entonces al no arriesgar, mantienen su figura por muchos años, acostumbrándonos a soportar que siempre sean los mismos los que vemos por televisión. Por estos motivos quizás es que la juventud cada día se encuentra menos cerca de tomar las riendas en los asuntos que más deberían concernirles, ya que es el futuro el que está en las manos de estos.

Concluyendo, la política de nuestro país es muy estática, siempre vemos a las mismas figuras, por lo que asumimos que los riesgos que toman en cada decisión son los menores, para así conservar sus puestos. Solo vemos a gente en el mismo cargo “público” entonces por lo que podríamos llamar una elite, la cual mantiene contactos internos, como una gran red en donde todos están unidos por un lado, tener un cargo; y separados por el otro, ya sea un partido político, o cargo en el congreso, cámara de diputados etc. La nueva generación debería finalmente hacerse escuchar, puesto que estamos cansados de que se mantengan las misas problemáticas que en los 80’.

¿Por qué habría de separar a esta generación un suceso de ya más de dos décadas, y que ni siquiera nos afectaron directamente?

 

Anuncios

El Estado-nación determinado por la globalización

noviembre 4, 2010 Deja un comentario

Hoy en día ya se nos ha vuelto algo recurrente leer tanto en diarios, como ver en la televisión, o escuchar en la radio problemas económicos, políticos y culturales que nos llaman la atención por sus vertiginosas apariciones casi de la nada. Y no es que la gente no esté in formada de lo que está sucediendo en el mundo, sino que existe un manejo de información que en el momento en que no se puede sustentar más, pareciera que todo se derrumba. Ejemplos en los últimos años son múltiples, como el reciente intento de golpe de estado en Venezuela, el derrumbe económico de Grecia, la constante caída del dólar o la huelga por las pensiones en Francia, son sólo algunos de los ejemplos que tenemos de países que en la mayoría siempre han sido vistos como más sustentables que el resto del mundo, situación que ha ido cambiando en la actualidad. Ahora vemos como el occidente comienza a caer, sólo con mirar como se ha desplomado su economía y como han aumentado las tasas de cesantía. Todo esto nos ha llevado a cuestionarnos si realmente el orden que se había creado desde siglos atrás en los principales países de Europa puede seguir auto sustentándose, o por qué estamos atravesando esta ola de crisis, y cuáles son sus causas.

            Alain Touraine es un sociólogo que ha investigado dichos sucesos, respondiendo a las dudas ya expuestas: las causas de la progresiva crisis se deben a una incapacidad de crear nuevos modelos de crecimiento y desarrollo, atribuidos a los principales actores políticos y económicos que no han podido influenciar a un cambio, es decir hay falta de escepticismo por parte de ellos, y por lo mismo existe una posición de falta de estupor frente a la actualidad mundial, dando poco margen a que las personas puedan ser un factor a influir en este desplome mundial, o en otras palabras, existe una asimetría muy grande entre estos dos. Por este motivo es que podemos seguir esperando que todo continúe de la misma manera, pues tiene que cumplirse un periodo de renovación completa en los estamentos de una nación, reverdecer la política, desaparecer las deudas tanto externas como internas, incluso volver a crear un sistema monetario en donde se vea el mundo como un todo, no como partes: “los Estados nacionales son el lugar por donde pasa buena parte de la globalización. Son los Estados, los que hacen posible la lógica del mercado financiero global, desplazan poblaciones consideradas excedentes y facilitan normas que protegen el tránsito de los profesionales trasnacionales mientras dejan a la intemperie a los inmigrantes.”, ya que la modernización del mundo, inducida por la globalización en el último siglo, provocará este rompimiento final de las barreras, o límites, que los estados poseen, y si no se cambia en un corto trecho podría afectar al mundo con lo opuesto a la unión.

 http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1276663

El poder social unido

septiembre 23, 2010 Deja un comentario

Anteriormente las personas en las grandes ciudades permitíamos que las empresas decidieran qué, cómo y dónde imponerse, pero hoy nos encontramos con un caso de demanda moderna, en donde las personas ya no nos sometemos a lo que las empresas imponen, sino que demandamos lo que estimamos conveniente, de este modo se ha roto un canon socio-económico donde éramos conejillos. Este cambio estructural en la sociedad se ve reflejado en las comunidades como la que vemos esta noticia en donde la gente luchó por sus intereses ganándole a los privados. La implementación de “jardines de Colón” hubiese cambiado por completo la vida de los residentes de la zona en la cual se quería construir este proyecto, tanto por la invasión de personas de otros lugares, que es la principal preocupación de los vecinos, la congestión vial, sobre-poblando el barrio, a un cambio en todo lo que la gente acostumbra en su diario vivir de este lugar, ya sea por megatiendas que se consumen a los locales contiguos, o por un cambio en la oferta para los lugareños. Es por esto que me parece interesante esta noticia en donde las personas de un sector de nuestra ciudad se embistieron mano a mano con una empresa a la cual le doblaron la mano. Las principales partes que se enfrentan en este problema son CENCOSUD, los vecinos que viven en los alrededores y el alcalde de dicha comuna principalmente, este último con gran trascendencia en el tema ya que concluyó que bajo su gestión.

La disputa aquí exhibida, nos muestra un ejemplo como ciudadanos, al igual que todos nosotros, lograron uniéndose llegar a decidir sus derechos como residentes y así mantener su espacio privado, ya que la construcción de este proyecto constituía una nueva función en el sector, y es que gente de sitios aledaños aprovecharían para llenar el sector provocando un espacio público colapsado. Pero aquí nos ejemplifican de cómo debemos llevar estos casos, en donde se nos traspasan las externalidades, siendo los afectados nosotros mismos si no nos unimos.

Ahora si los vecinos de Las Condes quieren conservar este espacio privado que poseen, deben de luchar contra otra cosa más, ya que finalizado el plazo en que el alcalde esté en su cargo, otro ejercerá, y puede que tome otra perspectiva, dándole prioridad al desarrollo económico, a la creación de nuevos trabajos, etc. Quedando en nada la manifestación de los habitantes de este sector. Cabe como conclusión manifestar que es una utopía que este ejemplo de pié a otros casos similares, para que el bienestar social sea tratado con más cuidado, y de esta manera vivamos con una mejor calidad de vida.

la cuestión social en la política.

agosto 27, 2010 Deja un comentario

Es un claro problema el que observamos cuando la autoridad política entrega sus problemas al poder judicial, es obvio que a pesar de que la funcion de un juez no es formular leyes, sino aplicarlas; siempre existira un margen leve de tendencia, un peso a una de las partes a las que se ve enfrentado. ¿Qué es lo que hace que los actores políticos no puedan enfrentar de manera frontal estos temas? ¿es la perdida del apoyo, el respaldo de la gente de su entorno?. Los políticos siempre se ven en nuestro país como personas altas, intocables, siendo que podrían haber salido de uno de entre nosotros, pero existen varios temas que hacen que los agentes políticos no puedan enfrentar por si mismos problemas sociales, o culturales o muchos otros dilemas a los que las sociedades mantienen tensionadas.

Si lo vemos desde un comienzo, nosotros elegimos a esta gente, y desde allí comienza el error. En la economía, el bien del voto aún es un misterio en estudio, ya que si bien trae un beneficio a nivel social, para la gente no trae ningún beneficio, de hecho les trae costos, pero sin embargo la gente vota, y el interés los maneja, aun cuando es poca la gente que sabe lo que es un bien público. eso nos pone a pensar qué diferencia trae un político con la señora de edad que va a sufragar. claro esta que la segunda solo vota por una representación de ella misma en un cargo. Pero el político no puede llegar a votar con tanta facilidad cuando se trata de temas que traen más delicadeza.

Es por eso, quizas, que la juventud chilena no se ve reflejada en la política, y los porcentajes de jóvenes inscritos en el servicio electoral son muy bajos. La vigorosidad de la juventud aun no se ve expuesta por ningún candidato, por ningún senador, ni menos diputado; no existe un representante de la nueva generación que logre decidir y no divagar. No es raro que la palabra sufragar signifique también costear, puesto que debemos responder todos por los que muestran solo sus rostros publicamente. Pero cómo llegar a saber el verdadero significado del esquivo político a algunos problemas, si nisiquiera hay una capacidad de reconocer tal esquivo.

La cuestión en debate es entonces para qué tenemos representantes, podríamos votar nosotros mismos por todos los dilemas que enfrenta la nación. Pero también hay un beneficio el que la agenda política pueda traspasar temas al poder judicial, y es que así tendremos con seguridad una resolucion afinada al poder constitucional, de modo que sabremos que el fallo ira en pos a cuan buena sea la legislación del país que estemos tratando. Y a veces también tenemos el caso opuesto, en donde la política es la que debe intervenir para una definición más adecuada, claro está el reciente caso de Punta de Choros, donde el criterio de las autoridades se vió mal evaluado por la magnitud de los impactos medioambientales a futuro.