Archivo

Archivo del autor

Democracia sujeto al imperio de la ley

septiembre 28, 2010 Deja un comentario

Después de varios años de reinados, sociedades jerarquizadas, etcétera, el mundo ha llegado a la manera más justa de gobierno: la democracia. Tal como lo define la RAE, “doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno, predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”.En esta justa manera de gobierno, los ciudadanos toman peso y son capaces de expresar sus posturas frente a diversos temas de los cuales se discuten en el espacio público.

A los ciudadanos se les otorga el poder de elegir entre posibles candidatos según el cual les entregue mayor dirección, protección y orden a la nación.

Por otro lado, existen varios casos donde las victorias electorales son de partidos de dudosas características democráticas por lo que terminan siendo fuertes dictaduras. En estos casos, ¿Es mejor dejar que el tiempo pase? Evidentemente no sería ésta la mejor opción. Si tomamos en cuenta la subida al poder de Hitler en 1933 se pensó en dejar que el gobierno caiga por su propio peso, siendo ésta la decisión más arriesgada que puede tomar un país. Luego de doce años, las consecuencias fueron horribles principalmente por la cantidad de personas que perdieron sus vidas durante este periodo de tiempo.

La democracia no se debe tratar solo de elecciones. Por una parte los ciudadanos deben estar bien informados acerca del partido político al cual están apoyando ya que de lo contrario, es posible que voten por el partido equivocado. Existen varios países donde las capacidades de los ciudadanos no les permite realizar una adecuada votación ya sea en varios países de África donde muchos no saben leer ni escribir.

El hecho de que la democracia deba ser “democracia y algo más”, tal vez la manera más correcta podría ser  “democracia sujeta al imperio de la ley”. Países que sufren con el cambio de mando a un partido de dudosas características democráticas, la nación termina siendo regida por una dictadura donde lo primero que establecen los dictadores son las llamadas “leyes de excepción” donde se suprime la ley.

La ley se debe regir para todos por igual sin excepciones y son dictadas por el poder legislativo. La participación que realiza cada ciudadano al momento de crear leyes, es el solo hecho de elegir a los distintos diputados y senadores quienes serían los encargados de hacer las leyes.

Por esto, podemos concluir que la democracia es una poderosa forma de gobierno en donde los ciudadanos tienen la voz y que debe estar sujeta a la ley ya que de ella depende el futuro y orden de una nación.

Anuncios

postura sobre Judicialización de problemas sociales y políticos

agosto 22, 2010 Deja un comentario

Claramente, hoy en día aparecen nuevos temas de conflicto social los cuales de alguna manera no son de tanta relevancia comparado con otros acontecimientos que tienen mayor importancia en el momento en el cual se discute. Al no haber tanta predominancia sobre el tema tratado, el encargado de tomar las decisiones tiende a sostenerse de su propio punto de vista según lo que más le convenga, sin importar la situación  del resto de los ciudadanos. A la vez tampoco tenemos la capacidad para distinguir la verdadera forma de actuar frente a la moral.

Tal como estudie en el curso de Política de Pensamientos y que a la vez nombramos a John Rawls en el curso de Política:instituciones, el poder judicial debería de tomar decisiones tras el velo de la ignorancia, es decir situándose en el lugar de los otros. Pero al no hacerlo, estarían privando libertades a los ciudadanos sobre un tema el cual no presenta suficiente contenido como para tomar una decisión concreta.

Un claro ejemplo del tema tratado sería el de Carlos Peña, un columnista del diario El Mercurio quien escribió el día domingo 22 de agosto de 2010 con motivo de suprimir la nicotina. Para este motivo no se puede tomar una decisión concreta. Con respecto a estudios sobre el comportamiento que ha tenido la humanidad frente al consumo de tabaco, se hace más difícil llegar a un acuerdo con los ciudadanos sabiendo que los actores políticos, frente a este tipo de situaciones se terminan basando de sus propias opiniones.

http://blogs.elmercurio.com/reportajes/2010/08/22/nicotina-y-libertad.asp