Archivo

Archivo del autor

El problema es de todos

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

No creo que los políticos en general sean personas irracionales, aunque por cierto existen excepciones. En todas las cosas siempre va a existir un lado bueno y un lado malo. Pienso que siempre estará la posibilidad de que algo no funcione o que funcione mal y aunque suene pesimista estoy segura de que es así ya que somos personas y por lo tanto somos seres sumamente complejos, que cometemos errores y que estamos lejos de ser  perfectos. Si llevamos este planteamiento a  las instituciones esta siempre la probabilidad de que alguien no haga bien su trabajo o peor, que actué de manera incorrecta  pudiendo  encontrar por ejemplo: un policía que robe, un cura que cometa delito sexual, un profesor que abuse de sus alumnos, un juez corrupto, etc.  Son casos extremos pero que ciertamente pueden ocurrir y que ocurren.

 Lo mismo sucede con la política si la viéramos como una institución y a los políticos como sus funcionarios, siempre existirá la posibilidad de que uno de ellos cometa un acto ilícito y opaque al resto. La corrupción por ejemplo  es un delito que se repite entre políticos y que muchas veces despierta el odio con justa razón del pueblo, pero al mismo tiempo los ciudadanos no saben o no quieren  distinguir y separar a los correctos de los incorrectos y los encierran a todos en el mismo cajón con la etiqueta de políticos corruptos. 

Siguiendo con la misma idea siento que los políticos, sobre todos los que se encuentran en el gobierno, mas que en cualquier otro trabajo, son criticados ya que sus decisiones y la manera en que actúan repercuten fuertemente en un país entero y por lo tanto en una gran cantidad de habitantes que siempre esperan lo mejor de ellos ya que probablemente hayan votado por ellos. Respondiendo entonces a la pregunta Son los políticos irracionales?  mi respuesta es no, ya que si fueran irracionales, los que votan por ellos también lo serian y entonces la democracia y las elecciones no tendrían sentido.

La razón por la que falla la política a menudo en Chile y en todo el mundo creo que es por todo lo mencionado anteriormente, porque los políticos son personas y como tales cometen errores, pueden actuar de forma incorrecta, se ven cegados por el poder,  no saben tomar buenas decisiones, etc.  también siento que falla porque los ciudadanos ante cualquier problema están acostumbrados a culpar a la autoridad. Al mismo tiempo la política  muchas veces si funciona y es gracias a personas capacitadas  y que sienten una real vocación por el servicio publico, personas que trabajan arduamente por mejorar el futuro de su país.  Para mejorar el futuro de la política se necesitan mas de estas personas que sientan un real interés por ayudar y que amen su trabajo no por lo que puedan conseguir para ellos sino por lo que puedan lograr para toda la sociedad.

¿Qué ocurre con la democracia?

La democracia, las elecciones y la responsabilidad que tiene cada ciudadano de participar en las votaciones es ciertamente un tema que actualmente se encuentra muy vigente, y que va sobre todo referido a las generaciones más jóvenes, ya que estas generaciones representan el futuro de un país y especialmente en Chile se ha visto que cada vez están menos interesados en la política y que existe una fracción no menor de jóvenes que no está inscrito en el registro electoral. Creo que podemos encontrar algunas respuestas a este fenómeno en el texto de Dahrendorf. El menciona que por alguna razón la gente ha perdido la fe en las elecciones. Y coincido plenamente con el, pero al mismo tiempo creo que este problema se genera por culpa de una especie de circulo vicioso. Las personas que votan en el caso de Chile son relativamente pocas en comparación a la cantidad de habitantes, en consecuencia, el candidato que salga electo, habrá sido elegido por un grupo que no representa la mayoría real de un país y es por esto que se pone en cuestión la legitimidad del resultado de una elección.

Al igual que Ralf Dahrendorf me pregunto entonces ¿Por qué existe este problema? Mi respuesta sería que este problema existe primero porque en los últimos años los políticos en general se han ganado una fama de corruptos, de personas que prometen y no cumplen y de personas que solo quieren dinero y poder. La causa de esto tiene que ver con el mal funcionamiento que alguna vez han tenido algunas instituciones y como no, del estado. Pero lo grave de esto es que se ha generalizado y hoy en día muy pocos ciudadanos confían en los políticos y en el verdadero rol que cumplen dentro de la sociedad.

Segundo, también les atribuyo este problema a los mismos ciudadanos que siento cada vez son más egoístas e impacientes. Tal como escribe David Mora, quien menciona este nuevo concepto: “el egoísmo social”. En mi opinión ese concepto representa a varios chilenos y más que nada a los jóvenes chilenos, que piensan que mientras el tema en discusión no les llegue, no importa si se involucran o no. Esta mentalidad representa un claro egoísmo y una falta de compromiso hacia el país.

Anteriormente también hice mención a lo impacientes que se encuentran hoy en día los ciudadanos, Dahrendorf atribuye esta impaciencia a nuestra calidad de consumidores y estoy totalmente de acuerdo con el. Cada día el mercado es más eficiente  y como consumidores podemos obtener las cosas que queremos más rápido y con muchas mas facilidades que años atrás, es por esto que al momento de ubicarnos en el tema político queremos que ocurra lo mismo pero claramente no se puede porque una democracia necesita tiempo.

Finalmente creo que todo este problema no se va a solucionar ahora, creo que llevará mucho tiempo que los ciudadanos puedan confiar nuevamente en los políticos y que puedan encontrar un candidato que los represente en un cien por ciento, como también pienso que será muy difícil encontrar incentivos para que los jóvenes quieran votar e interesarse en la política, pero creo que si es posible porque finalmente es un tema que nos toca directa o indirectamente a todos y que es nuestro deber y responsabilidad como ciudadanos el interesarnos en lo que ocurre en nuestro país.

http://www.giropais.cl/content/view/543352/Por-que-no-votan-los-jovenes-chilenos.html

Democracia: Responsabilidad de todos

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Respecto a la definición que Popper hace de la democracia, en mi opinión es una definición personal de él basada en su experiencia y en su preparación profesional, pero que resulta incompleta cuando se lleva a la práctica.

 En efecto, el concepto de democracia según mi parecer, encierra un concepto bastante más amplio. Una buena democracia tiene que ver con la madurez del estado, entendiéndose por esto, que las instituciones que componen el estado (poderes del estado) deben ser sólidas, deben ser creíbles y respetadas  por toda la sociedad. Junto con lo anterior, cuando me refiero a madurez del estado y por ende una democracia que funciona, otros elementos importantes que influyen en esto tienen que ver con la educación de la sociedad, con los valores que profesa  y con la identidad nacional, con su historia y tradiciones. Estoy de acuerdo entonces con que el concepto de Imperio de la ley no puede ser por una imposición  de la autoridad sino que es una aceptación tacita de los elementos antes señalados y que deben ser respetados por la autoridad que ostenta el poder, la oposición y toda la ciudadanía.

Mi visión de lo que debe ser una Buena Democracia es que toda la  sociedad  debe tener una responsabilidad en la construcción del estado que queremos. Esta responsabilidad parte por interesarse en la marcha del país en el día a día. En tener que inscribirse en el registro electoral y hacer valer una opinión al momento de elegir a los gobernantes y exigirles que cumplan los objetivos que el país necesita y no lo que necesitan los partidos políticos. En conocer y tener opinión respecto de las políticas económicas, energéticas, sociales medio ambientales y de relaciones exteriores, en síntesis contribuir con opiniones fundamentadas a la construcción de un estado que debe consolidar una democracia que sirva a los intereses de todos los que conforman la sociedad.

Finalmente para evitar que lleguen al poder personas que no tienen las competencias, ni los conocimientos, ni la vocación de servicio y que se ponga en peligro la democracia, como en los ejemplos descritos en el texto, debemos jugar, como sociedad,  un rol más activo en el quehacer político de nuestro país.