Archivo

Archivo del autor

Historia conocida

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Lo que escribe el señor Pérez-Reverte me recuerda exactamente a nuestro pais: a lo que la crítica suele decir de nuestra educación, que a todo esto, estoy de acuerdo. Cabe destacar con el odio que escribe el autor, tildandolos con cuanta palabra se le cruce. No deja de estar, dentro de todo, en lo correcto: los actores políticos son los mismos de siempre; las mismas familias que han estado por años en el poder político.

Me impresiona que de España esté leyendo algo tan similar a lo que ocurre en Chile. Creo que la calidad de la educación es un problema que lleva años, en distintas partes del mundo, y que más aún, son los mismos politivcos de suiempre que no lo han solucionado. Pero, por otro lado, no estoy para nada de acuerdo con el estilo que el autor manifiesta el problema. Es posible, de otra manera nadie lo escucharía, y con este estilo tan agresivo, llama la atención: como si fuese un tipo de invervencion social para llamar la atencion sonbre un tema que es considerado como grave. Tiene puntos muy válidos, pero con tanta agresividad, se pierde el punto crítico y se considera más el tono burlesco que el autor usa.

Si nos abstraemos de todo esto y sólo consideramos el contenido y no la forma, tiene un punto a considerar. En mi opinión, la política es algo útil pero muy sucio. Tan sucio que por sólo un bando tener poder sobre otro, puede hacerle imposible gobernar a un presidente, rechazando todo tipo de propuestas. Con las ultimas noticias en nuestro país relacionadas con los cambios en educación, siempre llegarán criticas: unos que están de acuerdo, otros molestos por la reducción de horas de ciencias sociales, otros que no se verán beneficiados por haber estudiado la carrera, etc. Lo importante es que se piense por el bien mayor: la educación de los niños. Siempre se teñirán las cosas con colores políticos, pero la cosa es luchar por un mismo bien común perfeccionando la idea, y no destruyéndola. O si no, llegaremos al mismo caso que en España, viendo  nuestros periódicos con criticas como éstas.

¿Desinterés en la Democracia?

octubre 25, 2010 Deja un comentario

Dar el poder al pueblo de ser capas de elegir quien será quien ejerza la soberanía sobre ellos y en su nombre, es algo valorable para éste: que sea capaz de entregar un poco de poder a cada miembro de la sociedad, para que este elija. El problema es que si ese es el propósito de la democracia: que la sociedad elija sus representantes, estamos fallando en la tarea. ¿Es la sociedad acaso una pequeña porción de esta, que está interesada en votar? ¿Quiénes votan tienen derecho a elegir por quienes no? ¿Quiénes no votan, tienen derecho a criticar a su gobierno, o es que no se sienten parte de este?
Como señala el autor, una razón de este desinteres por parte del pueblo se debe a que simplemenbte nadie los identificada: es como si estuviese de moda que cada persona quiere algo distinto, y como es de suponer, no hay agrupación que pueda englobar tantos gustos distintos. Pero con este discnoformismo, por que siguen existiendo los partidos políticos? Son necesarios, alguien tiene que dirigir el país. Algunos lo pueden ver como “el mal menor”, pero yo les pregunto, ¿Qué hacen ustedes para cambiar esto?
Me parece que hay mucha crítica, pero poca colaboración. Creo que el estar registrado y votar, demuestra interés por el país. No digo que quien no se registra no tiene voz, pero la diferencia es que quien si se registra, expresa su interés por querer camiar las cosas, hacerse escuchar. En nuestro país vimos el caso de Enriquez Ominami. No le gustó en lo que estaba, y se atrevió a lanzarse por si solo, atrayendo la atención de muchos, en especial jóvenes. Jóvenes que son “el problema” a mi parecer de todo esto: hace 20 años la intención de voto era bastante mayor que la de hoy. Quisas sea un tema cultural o de época, que al joven “le da lo mismo”, “no está ni ahí”. Pero aún así, son ellos quienes se harán cargo del país en el futuro, entonces, ¿En que quedamos? ¿Una democracia que no se auto sustenta, que no tendrá representantes?

Referencias:
http://www.polodemocratico.net/El-desinteres-por-la-cosa-publica
http://www.revistademocracia.com/sociedad/desinteres-juvenil

Democracia sin demócratas. Por Ralf Dahrendorf

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Elecciones más algo es la manera ideal de definir la democracia. Es verdad, un pueblo tiene el derecho a elegir entre distintos candidatos por distintas afinidades que pueda tener con uno o con el otro. ¿Pero qué pasa cuando el “más algo” se ataca desde la ignorancia? Me refiero a que todos sabemos, pero no todos asumimos, que las campañas políticas en general, son sucias. Es lo mismo que vender un producto, pero apelando a la ignorancia de las personas que me escuchan. Me refiero a que una gran parte de la población (y desgraciadamente suele ser la con una peor educación, aunque no lo es siempre así) por ignorancia, decide su voto. Es cosa de ver el caso de nuestra ex presidenta, Michelle Bachelet. Les puedo asegurar que una gran parte de la población voto por ella no por sus ideas, ni proyectos, si no que exclusivamente por que era mujer. ¿Un voto desinformado vale lo mismo que uno que si lo es? Claro que si. El problema es que esto si genera una democracia, pero es una democracia sucia. La gente elige pero no sabe por lo que está eligiendo. Anteriormente dije que si bien esto es común en sectores de la población con una peor educación, no deja de lado al otro extremo: quizás uno de los más graves. La persona que tiene acceso a la información, pero que no se informa. Por ejemplo, cuánta persona vota por un candidato porque su papá se lo dijo. Seguimos en lo que establecimos como democracia, pero nuevamente: ¿Es la democracia que un país necesita?

Yo concuerdo con que la democracia es poder sacar a quien gobierna, sin derramar sangre, y algo más. Encuentro completamente certero a lo que el autor se refiere con el Imperio de la Ley: nadie está sobre esta, todos nos regimos por igual, y es el pueblo quien la crea, no el gobernante. Como anteriormente hablaban en el texto, hay un problema cuando vía democrática, llega una persona que atenta contra la democracia, y en especial, con el imperio de la ley. Es a mi parecer lo que ocurrió (y ocurre) en los gobiernos comunistas de nuestra historia. La teoría es muy bonita, pero en la práctica, es irrealizable. Es cosa de ver al ex presidente Fidel Castro usando ropa Adidas, elegantes comidas, mientras su pueblo tiene que racionar los bienes que se le son entregados. Predica pero no practica, la cosa es cuando el pueblo se da cuenta de esto, y no permite que siga pasando. Pero si, un pueblo elige (o acepta) a sus gobernantes, mediante la ignorancia, es probable que casos como el de cuba, se sigan repitiendo a lo largo de nuestra historia.

agosto 19, 2010 Deja un comentario

Lo logrado contra la impunidad habla muy bien de una consiencia global sobre los derechos humanos. Que alguien en Mexico, esté interesado en hacer justicia por algo que pasó en Argentina, en una corte Española, habla sobre un sentido común a hacer respetar los derechos humanso en cualquier parte del mundo, y en cualquier momento que estos hayan sido violados; ayer hoy o mañana.

Creo que esto es “globalizar” la capacidad de tener poder político. Es decir, no por que ocurra en otro país, sólo se puede opinar. Se puede ejercer este poder, gracias a la convención que los paises han aceptado. Pero esto no es del todo poderoso, ¿que ocurre cuando dos instituciones, con el mismo fin (supuestamente), tienen un punto de vista distinto para hacer las cosas?

Como lo fué en el caso de los intereses del CIJ y del Consejo de Seguridad. Se tubo por un momento el riesgo a ‘suspender’ la investigación de Omar al-Bashir. Si esto se hubiese aprovado, internacionalmente hubieramos vuelto de nuevo a lo mismo: los que pecan, no pagan; por el hecho de tener poder se puede quedar inmune frente la ley. Como esto se compone de varios actores políticos,  y que pueden o no compartir puntos de vista, pueden compartir o no maneras de hacer las cosas.

Es bueno ver que en el caso de Omar al-Bashir, se puso ante todo una causa justa, como dice Castañeda: Nadie está sobre la ley. Es bueno que los diversos actores políticos (sobre todo en una política tan diversa como lo son intereses internacionales, donde pesan culturas, ideologías e historias distintas, pero con una misma causa al pertenecer a la CIJ) valoren, en este caso, la violación de los derechos humanos como algo completamente intolerable e importantísimo de ser juzgado a la brevedad. Son violaciones a las personas, las mismas que componen los pueblos y eligen a sus representantes, que no deben ser permitidas, nunca.

Etiquetas: , ,