Archivo

Archivo del autor

Pasa en España, Pasa en Chile

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Tal como menciona el señor Pérez-Reverte en su publicación algo en lo que fallan muchas de las naciones es a nivel de educación. No sólo España está débil en este aspecto, sino que Chile está aún peor. Y creo que no es casualidad que esto ocurra entendiendo la historia que hay detrás de cada nación. Chile es un país que fue parte de una colonia de España, por lo que a grandes rasgos el componente nacional se debería parecer a nuestra madre patria.

 

Llevando todo lo mencionado en la crítica, en Chile han pasado situaciones parecidas. Hace algunos años atrás existieron en Chile movimientos estudiantiles que buscaban mejorar  la educación. El gobierno de turno promovió la idea de un cambio a las bases educativas que había planteado antiguamente una ideología contraria, pero al momento de actuar las cosas permanecieron igual. ¿Cómo es posible que aquellos que critican determinadas situaciones cuando tienen la opción de cambiarlo no hacen nada?

 

Todo tiene un por qué estratégico. Los partidos en Chile se mueven según entre sus ideales y los de los votantes medios. Muestran una cara frente a sus colaboradores pero muestran otra cuando deben enfrentarse al pueblo. En este caso dicen cambiar y reformar la educación pero concretan muy pocas medidas. Este tipo de situaciones les convienen y ya sean de un bando o el otro, seguirá ocurriendo de manera constante si es visto como una estrategia de juego.

 

La educación privada cada día mejora más, pero en cuanto a lo que se refiere a educación pública estamos más y más estancados. Algunos podrán decir que es problema del gobierno de turno o que son hechos circunstanciales, pero se les olvida que no importa quién esté al mando las cosas se mantienen iguales. Fuimos testigos de la revolución pingüina, de anunciados y esperados cambios en educación, y sin embargo, podemos ver que en los años que han pasado las cosas permanecen dentro de un cierto status quo.

 

Los políticos pierden mucho si inclinan o se juegan la vida con ciertas propuestas. Sabemos que hay proyectos que permanecen durmiendo el Congreso y que salen a la luz cuando hay hechos concretos que así lo requerían pero, ¿qué termina sucediendo? Nada. Volvemos a caer una y mil veces en las mismas medidas que no nos conducen a ningún lado. Y seguimos así estancados en el país en vías de desarrollo que algún día espera surgir.

 

Es más, este año hubo cambio de “ideologías” en el gobierno pero las cosas permanecen iguales. Velan por mejorar la educación pero recientemente hemos visto que anunciaron la disminución de las horas semanales dedicadas a la historia para aumentar las horas a matemáticas y lenguaje. ¿Cuán bueno será esto? ¿Podría llegar a ser contraproducente? La verdad es que sólo el tiempo lo dirá.

 

Info relevante: http://chile-hoy.blogspot.com/2009/12/resultados-psu-brecha-entre-liceos.html

 

Anuncios

Política y ley

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Desde hace muchos siglos atrás, los seres humanos hemos estado practicando la política, entendida ésta como el mecanismo de generación de vínculo a través del cual se intentan resolver las desigualdades sociales que generan tensión.  Hemos sido testigos a lo largo de la historia de las distintas formas de ejercer la política como son la democracia o la tiranía y mientras éstas logran resolver las desigualdades presentes en la sociedad, no importa el estilo, los podemos clasificar como exitosos.

El autor Ralf Dahrendorf comienza analizando una definición de democracia con la cual él no está de acuerdo, y yo tampoco. Es evidente que la democracia va mucho más allá de simples elecciones, votaciones que designan a un actor político u otro. Tal como plantea el autor, considero que la democracia para cumplir su función política debe estar acompañada y apoyada por la ley.

La ley es básicamente la institución que todos aceptamos como válida y que ha surgido de la delegación legítima de miembros, que en su condición de iguales, han designado su poder en agentes políticos (que corresponden a terceros en el conflicto) que por su posición en la sociedad se encuentran en una situación favorablemente desigual.  La ley nos rige a todos por igual, por lo tanto es el pilar fundamental en el que se debería sustentar la democracia. Ésta sin el apoyo de la ley fallará tarde o temprano.

Los países, sin importar la diversidad cultural que los caracterice, si cuentan con leyes bien establecidas y respetadas por todos lograrán la finalidad última de la acción política: resolver las desigualdades intentando generar orden del caos.

Existen distintos ejemplos en el mundo donde a pesar de que las acciones políticas son radicalmente distintas unas de otras, mientras estén bajo el amparo de la ley, la política está siendo exitosa.

Por mencionar un ejemplo, la situación política que está ocurriendo hoy en Venezuela sirve para ejemplificar la relación entre democracia y la ley. El presidente de ese país gobierna bajo un régimen democrático, pero han existido algunas situaciones donde el presidente, con el apoyo de sus parlamentarios, ha promovido ciertas medidas que como lo entienden otros actores políticos o referentes de la sociedad venezolana, van contra la Constitución, y por ende contra lo que dictan las leyes. Es por esto que la situación política del país es cada vez más frágil y la tensión social está en aumento. Sin más, podemos ver que recientemente en las elecciones parlamentarias la oposición al oficialismo venció por un 52% de los votos.

Se podría creer que la ley no es un requisito para que se pueda ejercer la política, que sólo bastan las autoridades pertinentes que sean capaces de liderar (aunque se transgredan las leyes) a través de la legitimidad carismática. Pero esto carece de sentido ya que las leyes constituyen la institución mínima que nos protege de abusos de poder. Éstas son la garantía que poseemos de que los agentes políticos no transgredirán los acuerdos que se han establecido para resolver las desigualdades sociales a las que nos hemos visto enfrentados como sociedad.

Para concluir, considero muy importante que la forma de gobierno que elija cada país es válida siempre que sean respetadas las leyes a las cuales nos debemos atener todos. La democracia es un mecanismo útil para resolver las desigualdades sociales mientras los agentes a los cuales les delegamos el poder respeten las instituciones que hemos impuesto. Si se transgreden las leyes, el riesgo de abuso de poder crece y eso nos puede llevar a una situación de creciente tensión social.

Links: http://www.soberania.org/Articulos/articulo_4960.htm

            http://www.la2da.cl/modulos/catalogo/Paginas/2010/09/27/LUCSGIN22SG2709.htm

Justicia en el mundo actual

agosto 20, 2010 Deja un comentario

La justicia es un tema importante en el mundo actual, y su correcta aplicación es crucial para mantener un orden y una convivencia pacífica. Jorge Castañeda, en una de sus columnas (extraída de http://www.project-syndicate.org/commentary/cataneda22/Spanish), realiza una reflexión acerca de a cuanto ha avanzado este tema en los último años, mencionando distintos casos donde la Corte Internacional de Justicia, organismo creado en 1945 y que constituye el “órgano judicial principal de la Organización de las Naciones Unidas. Está encargada de decidir conforme al Derecho Internacional las controversias de orden jurídico entre Estados y de emitir opiniones consultivas respecto a cuestiones jurídicas que pueden serle sometidas por órganos o instituciones especializadas de la ONU”[1]

Según mi parecer, Castañeda tiene toda la razón cuando menciona la idea de que las transgresiones a los derechos deben ser sancionadas en cualquier parte del mundo.  Si alguien comente algún crimen, éste debe ser castigado siendo necesario que sea juzgado a nivel internacional si es que el lugar donde se cometió no lo hará.

Al comenzar a aplicarse la opción de que crímenes sean juzgados en cualquier parte del mundo, se hizo presente en el espacio público global más que nunca la idea del respeto a los derechos humanos.  Al politizarse este tema y hacerse más urgente que nunca la necesidad de no dejar impunes las brutalidades  cometidas contra aquellos que se encuentran en una situación de desventaja, todos hemos aprendido a tomar conciencia de situaciones que no sólo suceden en nuestro país sino que en todo el mundo.

Para mí, es imposible no estar de acuerdo con las acciones que tanto las Naciones Unidas, como su organismo de justicia han realizado. Los países que han solicitado ser admitidos en la O.N.U, o aquellos que solicitaron su apoyo sin estar vinculados  a ella, han aceptado el poder que este organismo representa y, por lo tanto, las intervenciones que se han llevado a cabo en países donde la necesidad de orden es apremiante han sido siguiendo la línea de lo que ellos mismos se comprometieron a cumplir.

Algunos podrían mencionar que la justicia debe ser aplicada a nivel local ya cada país tiene su forma especial de funcionar y costumbres o tradiciones que se pueden contraponer con los derechos internacionales. Sin embargo, cuando un Estado falla y la tensión social es tan fuerte que produce un caos generalizado en la población, es deber de los organismos internacionales velar por aquellos que carecen del poder para defenderse.

La globalización ha hecho que muchos temas que antes eran de carácter local ahora hayan pasado a ser parte de las agendas públicas de muchos políticos del mundo. Cada día se le da mayor importancia a temas como los derechos humanos, pobreza o protección a aquellos que carecen de ella; y al igual que la justicia, somos todos responsables de que desigualdades que a los que nos vemos enfrentados se vayan reduciendo paulatinamente.   

  1. http://www.icj-cij.org/homepage/sp/