Archivo

Archivo del autor

Nunca es tarde

Partiré de la base que nunca es posible mantener a todas las personas contentas. En ningún ámbito lo es posible. Para cubrir estas falencias, el estado siempre se cobija en la democracia, que como para la mayoría algo es bueno, así se hará. De cierta forma es lo más legítimo para hacer respetar las decisiones del pueblo, pero ¿quién controla esto?

La política es necesaria en nuestra sociedad, es fundamental para mantener el orden, controlar que las reglas se cumplan y como dicen los libros, es fundamental para generar vínculos en el grupo social al cual pertenece el pueblo.

Se habla mucho de que la política no siempre es eficaz para resolver problemas, pero yo creo que más que un problema de la política misma, son las personas que la hacen en el día a día que tienen las cosas como actualmente están.  Las personas llegan al poder gracias al voto, en donde toda las responsabilidades recaen sobre esta persona. La cosa es que no siempre se hace.

Si no hay representatividad, las decisiones que se tomen no serán lo que realmente quiera el pueblo, llevando a revoluciones, protestas o críticas, como la que plantea el señor Pérez-Reverte. Se debe llevar a la política a un punto en donde exista la plena confianza en las personas que la realizan. Se debe tener una completa empatía con el pueblo. Entender sus necesidades a fondo y saber llevarlas a cabo. De lo contrario se forma un círculo sin fin que va de alegrías a rabias.

Debe existir información sobre el “mercado político”. El pueblo debe saber quiénes se ofrecen para manejar el sistema, sus intenciones y ver si realmente los representan. No se deben comprar los votos ni obligar a las personas. A la mano de esto, es necesario que existan buenos políticos, que sean capaces de cumplir bien su función y a la vez buenas personas. Para lograr que gobierne éste tipo de gente, es necesario un cambio en la mentalidad y actitud de las personas quienes aspiran a los cargos públicos, ya que hoy en día muchos lo hacen por el simple hecho de tener poder y no por verdadera vocación de ayudar a la sociedad. Un sistema político bueno y eficiente, no sirve de nada si es gobernado por actores políticos corruptos e ineficientes, por lo cual para que el futuro de la política sea óptimo, deben tener buenas intenciones y ser eficientes.

En conclusión, a pesar de que la democracia implica que el pueblo participe activamente de ésta, actualmente no se siente parte de ésta gracias a la desconfianza y desaprobación hacia los partidos. Lo cual no es solamente por un tema de los propios políticos, sino  que también de las desiciones que se han tomado a lo largo de la historia, o también de los medios de comunicación. Nunca es tarde para hacer un cambio.

Ricardo Chacana Garrido

Etiquetas: , ,

¿Culpable?

En momentos de conflicto siempre se da la tendencie de echarle la culpa a otros, de justificar la realidad con alguna excusa barata, que estamos como estamos por culpa de tal o cual persona. Seamos honestos, a todos nos gusta alegar.

El texto del señor Touraine, hace directa alusión a que las crisis en distintos ambitos que se han desarrollado en el mundo ha sido culpa de personas que, de forma ciega, no han hecho nada por evitarlas.  Que tal gobierno no sabe manejar dinero, que el actual son solamente empresarios y no tienen experiencia política, siempre hay excusas. Es verdad, es posible que se pueda mejorar la eficiencia de los gobiernos para administrar al país, pero tenemos que tener en cuenta que pocos mantienen continuidad en el tiempo. Gobiernan alrededor de 4 años y luego cambia todo. Volver a acostumbrarse y partir a veces de cero. De esta forma, no nos queda que de a poco, mandato a mandato valla mejorando el legado del anterior, creando un proceso lento, que si miramos a años atrás, claramente tiene un desarrollo positivo.

El rápido crecimiento de la tecnología ha permitido unir a todo el mundo, logrando comucarse de manera instantánea, conformando un sistema firme, en donde si falla una pieza, afecta a los demás. Las fallas en un gobierno no afectan solamente al país. El mundo con el tiempo se ha dado cuenta de esto, es por algo la creación de todas  las organizaciones globales, que velan por los derechos, economía, comercio, etcetera, etcetera, de cada país. Esto permite tener protocolos para actuar en caso de ocurrir alguna crisis, como ya ha ocurrido y entre todos sacar el país a flote.

Es por esto que cada crisis que ocurre en el mundo se recuoera más rápido que la anterior. Las personas aprenden de los errores. Casos como el de Enron no se han vuelto a ver e ntal magnitud, la crisis económica de 2008 al día de hoy tiene un excelente panorama, y el caso de este año ocurrido en Grecia, fue rápidamente abordado por el Fondo momentario internacional y la Unión Europea. Existe preocupación por salir de los problemas.

Es por esto que aunque existan estas situaciones de crisis, el mundo ha demostrado que siempre estará de pie para dar la batalla, nadie está con la mentalidad de esperar. Es parte del proceso. Si hay un problema, se enfrenta, continuando con el interminable camino del aprendizaje.

Aún asi, ¿Es necesario echar la culpa a alguien? Se los dejo a su criterio.

 

Ricardo Chacana

¿Quién manda a quién?

La duda entre si hacer lo que le genera más utilidad a uno como persona o hacer lo mejor para la sociedad siempre estará presente. Buscar el beneficio propio muchas veces pasa a llevar con la felicidad de los demás, llevándolos incluso a una calidad de vida mucho peor. ¿Estaré dispuesto a compensar tal sacrificio que obligo a hacer a los demás? Las externalidades siempre existirán y el resultado ira de la mano de quien tenga más poder político en la toma de decisiones.

Casos fallidos como el Mall Jardines de Colón, se vio claramente como los gestores de este proyecto al poner la idea en el espacio público, no trabajaron alineados con su contraparte fijándose en los pros y contras de este proyecto, que cosas esperaban ellos, sus pérdidas, como compensarlas y llevar a un estado en donde la utilidad fuera mayor para ambos.

En este escenario, si ubicamos las utilidades de ambos actores en un gráfico de curva de utilidad, tenemos que lo mejor para los vecinos es que a primera vista no se haga el proyecto, maximizando su utilidad, como para la empresa que se haga el mal a su plenitud, perjudicando a los vecinos. Lo ideal para ambos es que este equilibrio se de en un punto en que ambos ganen, perjudicando lo menos posible al otro, lo que requiere de un claro trabajo en conjunto para encontrar ese punto. Al no incluir a la contraparte en el proceso, como se dio en este caso, la empresa busco ubicarse en un punto entre el máximo posible y el equilibrio, lo que perjudica claramente la utilidad de los vecinos.  Como resultado de lo anterior, dado que la ley atribuye a los vecinos el poder para decidir democráticamente la aprobación del proyecto gracias a la votación, al verse claramente pasados a llevar, se votó a favor de no realizar el proyecto lo que cerró el caso. Nada que hacer para la empresa.

Un caso con un fondo similar al anterior me llevó a tener la siguiente duda: ¿Quién manda a quién?

En diciembre del año 2007, la empresa multinacional Suez-Energy presentó al Sistema encargado de la Evaluación de Impacto Ambiental el proyecto de instaurar la llamada central termoeléctrica Barrancones, con el cual se pretende construir una central a carbón que iniciaría sus operaciones en la comuna de La higuera, a unos 25 kilómetros de la Reserva Marina Islas Choros-Damas y la Reserva Nacional de Pingüino de Humboldt.

La propuesta en sus inicios debía ser votada en octubre del año pasado. A pesar de esto, se solicitó en ese entonces por parte de la empresa posponer el trámite para responder a las indicaciones requeridas por la Comisión Regional del Medio Ambiente COREMA.

Cabe destacar que en el mundo político se habló bastante de proyectos como este, como por ejemplo durante las elecciones presidenciales del año anterior, en donde el actual presidente Sebastián Piñera manifestaba su desacuerdo públicamente hacia proyectos tales como las centrales termoeléctricas.

De la misma forma que en el caso comentado anteriormente, el resultado fue determinado a partir de una votación la cual terminó en 15 votos a favor y 4 en contra. Votación que provocó protestas en todo el país y la opinión pública internacional. El resultado de esta votación lleva a pensar que: ¿Hasta qué punto las presiones empresariales y políticas influyeron en la votación? ¿Qué poder político tiene la población en esta votación? ¿Es imprescindible para las localidades aledañas la construcción de una termoeléctrica? ¿Qué argumentos técnicos se tomaron en cuenta al momento de la votación?

Interrogantes como estas es muy difícil que sean resultas. Independiente del estado actual de el caso de la Central Termoeléctrica. A lo que quiero llegar con esta columna es que debemos realmente cuestionarnos: ¿Son todas estas personas las ideales para tomar una decisión que compromete el futuro de los habitantes de la región, del ecosistema y de las futuras generaciones del país? ¿Tenemos el poder político necesario para hacerlo y bajo que fundamentos? ¿Estaremos realmente mejor si nos mantenemos tal como estamos en vez de realizar nuevos proyectos?

¿Quién manda a quién?

Ricardo Chacana Garrido

Links de interés:

Diputado Díaz señala que en caso Punta de CHoros hubo “tráfico de influencias inadmisible”

Evelyn Mattey: “Punta de Choros era viable, pero la ciudadanía dijo que no”

Gobierno plantea necesidad de cambios a la legislación tras caso Punta de Choros

Punta de Choros, falso triunfo ciudadano.

Nadie está impune en el mundo actual.

Casos como las atrocidades ocurridas en Darfur, mencionadas por el señor Castañeda en su comentario, son claros ejemplos de que es necesaria la participación de un ente capaz vele por los derechos de aquellos que carecen de alternativas para pedir ayuda.

Si un país no es capaz de juzgar sus propias atrocidades, ¿Quién debe juzgarlas?

Tenemos el caso de Estados Unidos, en donde la pena de muerte es la forma de castigar al malhechor por sus fechorías, pero, independiente del nivel de atrocidad que haya cometido esta persona, ¿Ve frustrado su derecho a vivir? Y si el Gobierno no responde por este derecho, ¿Quién lo hará?

En 2004, México inició un proceso legal contra E.E.U.U. en relación a mexicanos juzgados y condenados a pena de muerte, sin haberles concedido la comunicación con su Consulado al momento del arresto. En palabras simples, no les dieron a conocer sus derechos para tal situación. A pesar de la irregularidad, E.E.U.U. calificó su actuar como normal para estos casos y anunció que no detendría tal proceso.

México tuvo que acudir a la Corte Internacional de Justicia, quien ordenó medidas provisionales para prevenir la ejecución de estas personas.

Hasta el día de hoy, ambos países siguen en diálogos a causa de la pena de muerte.

En un contexto distinto, Kosovo, territorio en disputa ubicado al sudeste de Europa, antes perteneciente al territorio de Serbia, logró declarar su independencia de este último gracias a la gestión de EEUU y las Naciones Unidas. Hasta el día de hoy Serbia y otros países no reconocen a Kosovo como Estado Independiente, a pesar de las intervenciones del C.I.J. para demostrar que nunca hubo alguna irregularidad en el proceso, pensamiento contrario al gobierno de  Serbia.

Si contamos casos como los anteriores, habría que escribir una larga lista, lo cual nos indica que la justicia Internacional está llegando cada día por igual a más personas, siendo la esperanza para los vulnerables, como también el freno para quienes creen que nada los detiene.

Nadie está impune en el mundo actual.

Ricardo Chacana Garrido.

Links de interés:

La Corte Internacional de la Haya condena a Estados Unidos por casos de Pena de Muerte – FIDH (Federación Internacional de los Derechos Humanos)

CIJ: No ejecute a mexicanos – BBC Mundo.Com

La declaración de independencia de Kosovo “no violó el Derecho Internacional – Qué.es

Republic of Kosovo – US Department of State