Archivo

Posts Tagged ‘bien común’

El futuro político

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Dejando de lado la forma en que el autor trata el tema del presente y futuro de un país en manos de políticos, éste tema es clave y de seguro más de alguno está de acuerdo con lo que éste platea.

Hemos visto como año tras años los políticos se esfuerzan por hacer que la ciudadanía crea en su palabra, y hacen promesas en base a las mejoras del país y su educación, que pocas veces dan los resultados esperados, y es verdad que nadie quiere aceptar culpas tras errores cometidos, como ejemplo simple: el Transantiago; pero yo me pregunto ¿De dónde viene ese esfuerzo? ¿Viene realmente de la vocación al servicio público o es simplemente una respuesta al poder que implica estar al mando? ¿Por qué existen algunos que se oponen fuertemente a la renovación y cambio político?

Creo que la política, como sistema que resuelve los problemas que surgen de la convivencia colectiva de las personas, es necesaria y tiene futuro si el ejercicio de poder que se hace de ésta promueve la participación ciudadana y hace uso correcto del poder que se le otorga. Un problema aquí es que los políticos usualmente se olvidan de la palabra “bien común” para transformarla en otra conocida como “bien propio”, lo que partió como vocación al servicio público se trasformó en adoración al dinero o a los beneficios que trae ser una cara visible del país.

Todos tienen aquí distintos puntos de vista, y la crítica parece ser la manera más fácil y eficiente de hacer ver cómo se están haciendo las cosas sin realmente haber pasado por ello. Es realmente difícil a mi parecer hacer que todos queden satisfechos con el manejo de las políticas públicas y las medidas tomadas por los diferentes gobiernos, más aún cuando estar en el poder implica tomar decisiones que involucran a todo un país, en las que algunos se ven favorecidos y otros perjudicados.

Así, el sentimiento de justicia arraigado en las almas, hace que cada uno se forme una visión de cómo se deberían hacer las cosas, pero no es tan fácil cuando se está en ese lugar, no se puede complacer a todos y las visiones de mundo de cada uno son totalmente diferentes.

Ahora bien, el problema tiene una mayor complejidad, el mundo y la educación de hoy no es igual al mundo y la educación en la época de Cervantes o Quevedo, el contexto histórico aquí es clave, la población ha ido aumentando; y con ella la tecnología y la globalización son fenómenos eminentes, por lo que creo que la comparación que hace el autor en cuanto este tema no ha lugar y nos lleva a la lectura inevitable de que todo tiempo pasado parece haber sido mejor o al menos, más coherente; con lo que no estoy precisamente de acuerdo. Se necesita una educación de acuerdo a los tiempos que corren, y es precisamente esto lo que los políticos tratan de potenciar, les resulte o no, es una preocupación en sus gobiernos. Y es esto lo que rescato, más vale tener a alguien que se quiera hacer cargo del tema, sea por el motivo que sea, y que haga su mejor esfuerzo de hacer las cosas bien por el país a no tener a nadie que se la juegue por tratar de solucionar este problema tan complejo en pro del bien de todos.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1054941

http://www.atinachile.cl/content/view/4470/Que-es-la-politica-Diez-preguntas-fundamentales.html

http://educacion.idoneos.com/index.php/Opiniones_y_consultas_sobre_educaci%C3%B3n/Todo_tiempo_pasado_fue_mejor…%3F

Responsabilidad Compartida

noviembre 22, 2010 Deja un comentario

Leyendo la crítica de Arturo Pérez-Reverte, actual miembro de la Real Academia Española, que fue expuesta en la página web  ‘’votoenblanco.com”, quiero destacar y partir refiriéndome a la forma de exponer sus argumentos. Creo que con esta bomba de ataque hacia las autoridades españolas, que a pesar de si están haciendo bien su trabajo o no, les falta el respeto y se refiere a ellos de una manera inaceptable. Al referirse ante autoridades con tanta agresividad, sus manifestaciones pierden cierto valor para mi y hace que todas sus palabras pierdan peso al leerlas.

Hace muchos años ya que en la palestra se encuentra el actuar de los agentes políticos. A pesar del partido que uno corresponda, me considero partidaria a que la labor de estos es terriblemente complicada y que desde un principio, ser parte de la política o del gobierno en particular, es un gran desafío para cualquier persona, que es muy difícil de lograr y más que eso, mucho más difícil, es actuar en un beneficio social general. Siempre existirán cientos o miles de personas en descontento y es porque es imposible dejarlos a todos felices.

Es por eso que veo la labor de los políticos como un acto que requiere valentía. Es muy fácil el criticar a los demás, sin embargo al estar uno en los pies del otro, creo que la película cambia rotundamente. Por lo tanto, hablar o referirse respecto a estos agentes como seres mal intencionados o irracionales, como ciertas personas lo hacen, es un tanto exagerado y despreciable.

No debemos olvidar el porqué del agente político. Ellos son los que a través de su gran vocación y generosidad por servir al bien común, mantienen el orden en nuestras instituciones y por ende del país. Debo dejar en claro que con esto no estoy “poniéndolos en un altar”, de hecho, se ha comprobado que muchos han cometido actos ilegales o de corrupción, sin embargo creo que ya es hora que también se les otorgue cierto reconocimiento y no solamente críticas negativas que a la larga ni siquiera resultan constructivas. A mi parecer, estas personas no son los únicos culpables cuando algo no esta ocurriendo de manera óptima. ¿Esto porqué? Ya que todos pertenecemos a esta comunidad y tenemos la responsabilidad de participar y preocuparnos por ella. No se trata de inscribirse en el registro electoral, votar por el candidato que más le parezca y listo. No, uno tiene deberes como ciudadano y posee una responsabilidad compartida ante las grandes transformaciones que el país necesita.

En lo que si concuerdo con el señor Perez-Reverte, es la importancia de la educación. Esta es la base de todos los frutos que se puedan obtener en un futuro y es la manera para lograr la prosperidad del país. De esta manera crecerán grandes profesionales y más importante que eso, personas íntegras, formadas de valores y buenas costumbres.

Concluyendo, los culpables de que las cosas no salgan de la manera más óptima es responsabilidad de todos; de los alumnos por estudiar, de los padres por educar y llenar de valores a sus hijos, los profesionales por realizar con éxito sus trabajos y los agentes políticos por  velar por el bien común de la sociedad, sin corrupción ni malas intenciones. Podemos decir entonces que todo esto nace y depende de la educación. Y como dijo el Presidente Sebastián Piñera, “Una educación de calidad es la madre de todas las batallas y esta batalla no podemos seguir postergándola ni menos perderla”. Es decir, llegó el momento de actuar y generar cambios por acá.

 

Bibliografía

http://www.ucu.edu.uy/facultades/CienciasHumanas/Departamentos/Etica/Publicaciones/3Etica%20Socioeconomica/Eti-ag-politicos.doc

http://www.terra.com.pr/noticias/articulo/html/act873786.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Arturo_Pérez-Reverte


Una oportunidad oculta bajo la amenaza

septiembre 23, 2010 Deja un comentario

A mi punto de vista, el problema no es tan simple como lo plantea el autor, va mas allá de integrar a la comunidad y/o hacerla participe del diseño y puesta en marcha del mall. De todas maneras no podemos negar que como todo ser racional un miembro de la comunidad se ve seducido hacia una idea cuando participa en su creación, ya que al fin y al cabo todos nos terminamos enamorando de nuestros propios proyectos defendiéndolos contra viento y marea.

Pero esto no basta, Santiago en si es una ciudad con más de 6.061.185  Habitantes, de los cuales 249.893 se encuentran cercanos al barrio Colon. Acaso ¿no es difícil lograr un acuerdo entre todas esas personas? La respuesta es clara: es imposible. Todas estas personas a pesar de compartir el barrio de residencia tienen necesidades diferentes, intereses tal vez opuestos, etc… lo que sin lugar a dudas genera un “conflicto social”. Yo viví el caso del mal jardines de colon muy de cerca, ya resido a dos cuadras del ex futuro mall, el ambiente en la comunidad era de gran tensión social, todos comentaban del tema, escuchándose diversos argumentos a favor o en contra, pero todos, absolutamente todos defendían sus intereses personales sin pensar en que beneficiaba al bien común. Por ejemplo la primera señora que salió argumentando en contra del mall en los medios era nada más y nada menos que la dueña del único mini Marquet del sector “El Coliseo”, en el cual los precios exceden en un 25%  el precio de mercado, claramente para esta señora el mall significaba una amenaza a su negocio, al igual que a los más de 100 locales comerciales que establecidos a los alrededores del barrio. Vemos entonces un claro choque de intereses, algunos pierden –utilidades- y otros  ganamos  al dejar de pagar los excesos de precios que ellos cobran. Otro ejemplo es que a muchos aprueban la idea ya que esta significaba un centro comercial, con todos los servicios necesarios a pocas cuadras, pero para otros esto significaba un desastre ya que no vale para ellos la pena tener estos servicios cerca si eso significa perder la tranquilidad que el barrio residencial Colon a brindado a lo largo de su historia.

En fin creo que un mall, un gimnasio, un parque de diversiones o lo que sea va a provocar un conflicto de intereses, ya que lo que para unos es utilidad para otro representa un coste. Nada en el mundo es la fiel representación del bien común y si hipotéticamente existirá atenta contra el  bien personal. La única forma factible de gestionar el conflicto es a través de la comunicación, dando a conocer los intereses individuales, a través de la cooperación podamos logar un interés común, el cual logre maximizar el beneficio total de toda la comunidad, ya que disminuir el conflicto social solo es posible si existe un interés mutuo de las partes por crear un vinculo o mantener el ya existente. Luego de esto es necesario legitimar el acuerdo, lo cual se logra tas una reglamentación, ya que para que la tensión social disminuya es necesario sentirse seguro de que el acuerdo se respetara.

Entonces en el caso de los jardines de Colon, el problema radica en que nadie quiere ceder en post del bien común a costas del bien individual, no están dispuestos a crear un vínculo que les permita gestionar el conflicto existente. Nadie está abierto a la cooperación,  los vecinos de Colon solo vieron este proyecto como una amenaza sin pensar en el bien que podría hacer a la comunidad en sí.

http://www.lyd.com/comunas/informacion-temas.asp?region=13&comuna=13101&tipo=detalle-region&tema=Población

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/04/29/residentes-de-calles-aledanas-a-martin-de-zamora-comienzan-a-tomar-posiciones-sobre-la-iniciativa-de-cencosud-congestion-vial-es-principal-preocupacion-de-vecinos-sobre-proyecto-de-mall-en-las-condes/

http://www.lanacion.cl/cencosud-lamento-rechazo-a-mall-en-las-condes/noticias/2010-06-07/070410.html

La Participación Ciudadana en Intervenciones Urbanas

septiembre 22, 2010 Deja un comentario

Está claro que nos encontramos frente a un conflicto social de usos excluyentes, es decir, dos partes con diferentes objetivos para un  mismo territorio. Donde la fuente del conflicto  es la falta de comunicación entre ambos segmentos, los que quieren utilizar el terreno para llevar a cabo un centro comercial y los que tienen como fin una intervención que no les traiga externalidades negativas.

Considero que las intervenciones en la ciudad es un tema que se tiene que llevar a un espacio público con el fin de generar un vínculo en un grupo social para generar un orden. Por ende, para lograr llevar a cabo esta politización, las intervenciones urbanas, ya sea la construcción de un  mall, deben tener en cuenta una participación ciudadana.

En primer lugar, la construcción de un centro comercial en un barrio, por un lado es un aporte comercial, pero por otro lado tiene externalidades negativas para las personas que se encuentran a su alrededor, empeorando la calidad de vida, ya sea  producto de un gran impacto vial y ambiental en una zona residencial. Un barrio o comuna  tienen una identidad  socio-cultural,  por lo que al llegar un mall a un lugar residencial  es de cierto modo una invasión, la cual lleva a que se pierda el sentido de pertenencia que se tiene en tal lugar.

En segundo lugar, los tiempos han cambiado, la relación entre los individuos y las instituciones está cambiando rápidamente, por lo que el temor de los débiles a los poderosos ha disminuido. Hoy en día, las comunidades exigen calidad, compensaciones y sobre todo, ser incorporadas en el diseño, implementación y gestión de los proyectos.

En tercer lugar, para lograr un orden se puede acudir a la votación, con la cual tomando en  cuenta la participación ciudadana se llega a un legítimo acuerdo,  donde no todos llegan a su máximo beneficio, pero se tiene que  cumplir a pesar del resultado obtenido debido a que es un acuerdo a priori.

En cuarto lugar, nos encontramos en un país que a diferencia de los países desarrollados, las  políticas urbanas no velan por el bien común,  ya que  de tal manera existe una corrupción por parte de algunos privados para intervenir el plan regulador comunal, el cual es  un instrumento de planificación que orienta, fomenta y regula el desarrollo urbano del territorio comunal, en especial de sus centros poblados y sus espacios públicos.

Sin embargo, este negocio privado de retail tiene un fin comercial, el cual es beneficioso para mucha gente que no se encuentra en el barrio residencial, pasando a ser más beneficioso que costoso. Pero no considero válido este argumento ya que tal beneficio, es decir,  el fin  comercial  de un mal,  también se puede llevar a cabo en zonas menos densificadas, ya sea en lugares alejados de los barrios residenciales.

En conclusión, para lograr que una intervención urbana vele por el bien común, se tiene que tomar en cuenta una participación ciudadana, la cual llevara a que la construcción de un centro comercial no sea un conflicto social gracias a la comunicación que se permitirá  llevar a cabo.

Fuentes para mayor información:

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/31/%C2%BFmall-o-universidad-en-martin-de-zamora-el-voto-por-el-mal-menor/

http://www.lanacion.cl/mall-en-un-terreno-no-apto/noticias/2010-05-10/191514.html

La base del problema social.

agosto 22, 2010 Deja un comentario

 Creo que no es posible que el poder judicial asuma la responsabilidad de tomar decisiones, las cueles son exclusivamente responsabilidad de la comunidad, sin embargo, creo que este tema, va mas allá de si está bien o no que el poder judicial asuma estas responsabilidades, ya sea por evasión de responsabilidad de la comunidad y de sus representantes, o por cualquier  otra motivo.  El problema radica en los cimientos de nuestra cultura política, ya que si no es el poder judicial el que resuelve estos conflictos entonces ¿quién lo hará?

Como bien sabemos estos temas politizados, contingentes en el espacio público, nos afectan a todos, pero ¿quién es responsable de su resolución?, ¿todos? ¿Nadie?  He aquí el problema, estos temas son responsabilidad de todos pero a la vez de nadie, entonces, quien asumirá el rol de hacerse cargo de ellos, y cuando digo hacerse cargo digo a la vez asumir una serie de responsabilidades, pues estos temas generalmente carecen de una mejor solución, ya que esta no es netamente racional, sino que tiene un alto contenido de moralidad.

 Si un magistrado cualquiera tuviese sobre sus hombros la responsabilidad de decidir temas de un conflicto social, su decisión debería contener infinita información, información que convierta su veredicto en el fiel reflejo de lo que toda la nación hubiese considerado más pertinente, dicho de otra forma tendría que dejar de lado su criterio para dar paso a un criterio colectivo, el cual actúe solo en pos del bien común. Creo esto imposible ya que la justicia no es una institución democrática, tiene una ideología bien arraigada, ven el mundo desde otro enfoque, con mucha objetividad. Por otro lado esta situación también le quita eficacia a la labor del poder judicial, ya que perdería su innata e inalienable objetividad, no puede perder su visión concreta y clara de la ley, para dar así pasó a la subjetividad  necesaria para tomar decisiones que  comprometen a millones de personas.

Por estos motivos nuestro Estado se divide en tres poderes independientes, para que la acción de uno no entorpezca la del otro, por un lado el poder judicial está encargado de velar por la seguridad de la ciudadanía, y por otro lado el poder legislativo tiene la responsabilidad de representar los intereses de esta, y en pos de ella tomar las mejores decisiones.  ¿Pero por que esto no sucede? acá doy respuesta a la pregunta planteada en el inicio del comentario: porque nadie quiere asumir la responsabilidad, la cual de alguna forma en un futuro los pueden perjudicar quitándoles aprobación política, ya sea por ser una mala medida o por no ser del agrado del pueblo, lo cual no atormenta poder judicial. Esto sucede ya que nuestros representantes no cuentan con el poder político necesario para así poder tomar una decisión con total seguridad, ya que históricamente sus decisiones han estado manchadas con acuerdos políticos, corrupción, robos, etc.  Para ellos tomar una buena decisión muchas veces implica perder beneficios individuales. La ciudadanía es consciente de esto, lo cual genera desconfianza de las decisiones tomadas y por tomar.

 Por esto  nuestros representantes no tiene la capacidad de influir en los demás para  disminuir la tensión social, lo único que generan es mas controversia y aumentan los niveles de conflicto. La  posición ventajosa la tienen, pero no así los recursos de influencia  y autoridad que su reputación se las ha negado  a lo largo de los años.

En conclusión la acción política solo es buena cuando alguien tiene el poder y la influencia para ejercerla, y en nuestro país, los que la deberían tener carecen de ella.

http://www.revistademocracia.com/opinion/crisis-de-credibilidad-en-politicos

http://www.archivochile.com/Mov_sociales/mov_juv/MSmovjuv0008.pdf