Archivo

Posts Tagged ‘credibilidad tecnica’

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

No es primera vez que nace esta discusión, ya sea por colores políticas, políticas de educación, economía, medioambientales y muchas otras más. Como pasa en la mayoría de los casos, sobre todo aquellos ligados a un mundo globalizado, con millones de personas diferenciadas por millones de opiniones distintas convergen en un tema para luego mostrarse divergentes en posturas. Me gustaría decir que es simple, pero lamentablemente, no lo es, los temas de esta índole han tratado de ser manejados desde que existimos como sociedad, pensadores como Hayek, Rawls, Walzer, etcétera, han sido importantes gestores en la creación de opiniones “generalizables” y a su vez, diferentes respecto a como llevar y desarrollar las sociedades en parecencia de desigualdades irreparables a comunidades un poco más equitativas en base a distintos modelos.

Para analizar el texto y de alguna forma, acompañar el descontento (no del caso puntual por que no estoy familiarizado con él y tampoco con el mismo “entusiasmo” puesto en este) tomaré parte de la filosofía de Rawls, dónde en su libro “Una Teoría de la justicia” propone 2 principios básicos para esta. Estos 2 principios son “el principio de la libertad” (que proclama que todos tenemos la libertad de hacer lo que queramos siempre y cuando no coaccionemos las libertades de otros) y “el principio de la desigualdad” (el cual está relacionado con el tema) donde el autor habla sobre cómo las desigualdades son aceptables sujetas a que estas se justifiquen en la medida que los más favorecidos intercedan por los menos favorecidos, para aumentar el “beneficio” total y a su vez, disminuir la brecha de desigualdad. Ahora llevemos esto al texto de Arturo Perez-Reverte. Él dice que el gobierno español ha generado a lo largo del último tiempo que esta brecha que separa la educación privada de la pública sea cada vez mas grande, cosa que vista desde el punto de vista del Rawls, es exactamente el escenario donde la desigualdad no debe ser aceptada, es decir, que no se está haciendo la política de manera efectiva para lograr aumentar los beneficios.  Entonces, contestando la pregunta, ¿son los politicos irracionales? y ¿son necesariamente mal intencionados, corruptos e ineptos? la respuesta en mi opinión es extrañamente, no. Si bien los buenos resultados de aplicaciones de políticas educacionales, reformas y cualquier tipo de intervención al respecto dependen en gran parte de factores humanos como las personas que las planean, existe otro factor que también es crucial, que es el contexto donde se desenvuelven estas intervenciones y la credibilidad (cada vez menor) en estos políticos. Dando un ejemplo más práctico, un equipo de trabajo puede tener como jefe a la persona más capaz para realizar el trabajo, pero si no existe credibilidad técnica, nunca será efectiva la implementación de planes de trabajo, en este caso pasa lo mismo, si no existe confianza en las capacidades, siempre existirá una oposición que, aun que quiera lo mejor para el país implicado, por medio de críticas coacciona el trabajo de la gente a cargo y desacelera el proceso, o simplemente, lo frena.
Basado en lo anterior, afirmo que los fallos en la democracia y en los procesos políticos son fruto no solamente de la gente que las esté realizando, sino del contexto, de la credibilidad que entreguen, del poder político opositor, entre muchas otras variables que, a la larga, pueden terminar en problemas tan devastadores como los mencionados por el autor del texto.

http://www.uia.mx/actividades/publicaciones/iberoforum/2/pdf/francisco_caballero.pdf

Anuncios