Archivo

Posts Tagged ‘democracia representativa’

¿Democracia sin participación?

octubre 26, 2010 Deja un comentario

Dentro de un Estado-Nación la democracia está en función de las personas y tiene sentido mientras esto se cumpla, el problema está en que “hoy”, tal como lo menciona el artículo, existe una desconexión con respecto a esta, la falta de participación por parte de los ciudadanos ha ido creciendo cada vez más y en mi opinión esto se debe a una pérdida de credibilidad fundamentada en la historia de los partidos políticos, un mal manejo de las decisiones políticas en distintos tiempos pasados que han llevado a la desconfianza en las instituciones de la democracia representativa por la falta de protección y bienestar que no sienten por parte de estas.

Pero esto, no ha sido de un día para otro, es un proceso en donde la globalización ha jugado un papel muy importante, los votantes han ido cambiando, ya no tienen los mismos intereses que antes y es por esto que hoy existen más disputas en torno a temas que están en el espacio público o los que no lo están, pero ¿Ha ido la democracia evolucionando de la misma manera? ¿Sigue preocupándose verdaderamente por los intereses de las personas? La respuesta puede verse en esta “democracia desconectada”, los votantes contemporáneos, especialmente los jóvenes, ya no se sienten representados por el gobierno existente y les cuesta cada vez más creer en sus promesas e ideales, no se sienten llamados a participar en algo que no creen transparente y que sienten que no pueden cambiar. Este sentimiento que experimentan se traduce en la falta de participación, pero no concuerdo con el autor que sea por una falta de interés, “Hoy día los jóvenes se sienten motivados para participar en relación a temas y organizaciones diferentes de las políticas. De hecho, los jóvenes en Chile participan en actividades políticas no convencionales más que otras generaciones y también más que en otros países. Participan principalmente de actividades sociales, en organizaciones deportivas, de ayuda a la comunidad y trabajos voluntarios” (1). Creo que los jóvenes se hacen escuchar de maneras distintas a las que se conocen hoy como tradicionales, expresan su opinión, ya sea de conformidad o disconformidad, mediante foros de debate público o simplemente mediante protestas, lo que implica que le asignan gran importancia a temas relacionados con el país y  un tipo de participación significativa más allá del hecho de votar, que no deja de ser importante.

La democracia, así como los partidos políticos y parlamentos, deberían buscar la manera de “sanar” las secuelas provocadas por el pasado, hacer volver el espíritu colectivo y recuperar la confianza perdida por los ciudadanos, específicamente la de los jóvenes, en quienes se encuentra el verdadero espíritu de cambio por una sociedad y un gobierno transparente que se preocupe no solo por los intereses presentes, sino también por el desarrollo futuro; en resumen, una democracia representativa.

 

(1) http://elpensamientojovenes.blogspot.com/2008/12/desinters-poltico.html

http://www.polodemocratico.net/El-desinteres-por-la-cosa-publica

http://www.revistademocracia.com/sociedad/desinteres-juvenil

http://arvo.net/el-valor-de-la-politica/globalizacion-y-desinteres-por/gmx-niv389-con10696.htm

 

 

 

Anuncios

Descontento público frente a los partidos políticos

octubre 25, 2010 Deja un comentario

Hace algunos años atrás, los partidos políticos formados por grupos de personas adherentes a ciertos pensamientos o ideologías, tenían un papel sumamente importante dentro de la vida de cualquier nación. Se suponía representaban a distintos grupos del país, y eran capaces de generar manifestaciones públicas con un alto grado de convocatoria. Un ejemplo es lo que sucedió en nuestro país en la década del 70.

Entonces ¿Cómo podemos explicar el gran desencanto de la población frente a estos grupos que suponen representarnos?  Quiero aclarar que según mi opinión, la democracia plena no existe y nosotros actualmente vivimos en una poliarquía. Le atribuyo la culpa en igual proporción a los políticos y a nosotros mismos, los ciudadanos, que de igual manera somos seres políticos, a que la representatividad no alcance el mayor grado posible en Chile.

Una variable importante es el que la población ya no cree en lo que estipulan los partidos,  se perdió la confianza en estos hombres o mujeres que se supone pretenden representarnos y así lograr crear un Estado-Nación que cumpla con las peticiones de la mayoría. Y aunque Chile se considera como el país con menos corrupción en América Latina, las personas creen que aunque intenten hacer valer su voz dentro del espacio público, los intereses personales de los integrantes a los partidos políticos primaran sobre todo, ya que estos no luchan por las ideas que caracterizan al partido, si no que se encargan más que nada de ofrecer un espectáculo para lograr captar mayor número de personas y así lograr llegar al mando. Podemos ver las consecuencias de esto en el alto número de jóvenes (e incluso personas con 25 años o más) que optan por no inscribirse en los registros electorales. Acá también entra en juego el posible análisis costo-beneficio que estos realizan; el costo de levantarse temprano y hacer largas colas, es mayor que el beneficio de hacer valer su voto, ya que se piensa que un voto más, uno menos, da lo mismo.

Otro aspecto importante, que deriva de lo anterior, es que la mayoría ya no existe, si no que es un pequeño grupo de personas las que acuden a los lugares de votación en elecciones, que como bien expone el autor, los partidos políticos son “un deporte de minorías”. Por lo tanto, los elegidos no representan a la ciudadanía, si no a una pequeña parte de esta que cree que aún puede ayudar a generar una mayor representatividad.

Por esto le atribuyo la culpa de la degeneración del rol de los partidos políticos a ambas partes. Para que podamos ver una mejoría, todos debemos aportar algo, porque alguien debe cumplir el rol indispensable de autoridad política, pero debemos asegurarnos que sean los más calificados quienes ocupan estos puestos. Creo que es sumamente importante que todo hombre se instruya políticamente, para que así la sociedad en que viva sea mejor. Generar ciudadanos críticos e inteligentes que sean capaces de mirar analíticamente el escenario público actual, sin abstraerse de la ética.

Chile en cifras: http://www.embachile.co.cr/chileencifrasranking.html

Otras opiniones: http://www.elrancahuaso.cl/admin/render/noticia/15311

El conocimiento como herramienta para la Democracia

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Tras leer el texto escrito por Ralf Dahrendorf, creo que es necesario definir el concepto en el que se basa el texto. Democracia es una forma de organización de grupos de personas, lo que se entiende también como una forma de gobierno, de organización del Estado, donde la toma de decisiones responden a la voluntad colectiva de los miembros de este “grupo”, por lo tanto tienen poder político(capacidad para influir en la tensión social). Se trata de una convivencia social donde deberíamos estar en presencia de un orden entre iguales.
Existen tres formas de ejercer la democracia, las cuales no son excluyentes, por lo que pueden actuar en conjunto. Existe una democracia directa, cuando la decisión es tomada directamente por los miembros de una nación o Estado. La democracia indirecta, también llamada representativa, toma lugar cuando las decisiones son tomadas por quienes cumplen el rol de representantes del pueblo. La tercera forma es la democracia participativa, en la cual se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de organizarse y así poder ejercer una influencia directa en las decisiones públicas.

En el texto se habla principalmente del segundo tipo de democracia y los problemas que este representante puede traer, el cual suele ser el Presidente. Personalmente, creo que contar con una persona que represente y se encargue de cumplir con los deseos y peticiones de la población es necesario, pero no suficiente. Más que eso, es un elemente básico y necesario, cumplir con lo que el autor llama “imperio de la ley”.  Las leyes, que delimitan las conductas de los individuos y son creadas para asegurar el orden en el espacio público, son sumamente importantes en una sociedad donde queremos un bienestar común, ya que si no existiesen creo que sería muy difícil controlar la tensión y garantizar la seguridad de una nación. Un aspecto importante de destacar es que como estas son válidas para todos los individuos, también lo son para el Presidente, el Senado y la Cámara de Diputados. Estas personas al igual que nosotros, viven en un mundo donde prima la individualidad, por lo que no es sorprendente que pongan en primer lugar sus intereses personales. Acá es donde actúan las leyes, que supuestamente deberían ser obedecidas al pie de la letra, aunque creo que todos sabemos que ya no es tan así, la corrupción ha ocupado una gran posición dentro de los que supuestamente están siendo nuestra voz. He aquí el problema de mayor envergadura que personalmente creo, se encuentra en una democracia representativa.
Por todo lo anterior, creo que lo más importante y necesario para los países que viven en democracia, radica en que los que quieran ser Presidentes, Diputados o Senadores lo hagan conscientemente y con el fin de generar un país mejor y no porque pueden ganar más que los otros, ya sea dinero o reconocimiento, deseos que creo tienen la mayoría de nuestros representantes. Y, sinceramente, creo que es imposible encontrar personas que quieran un progreso para todos sin ponerse ellos adelante. Por lo tanto, creo que ayudaría mucho y sería bastante más útil que esperar una representación sincera de algunas personas, investigar e informarse acerca de los que queremos que sean nuestra voz en el país, además por supuesto, de tener claro qué es lo que queremos. Con un mayor grado de conocimiento, es posible elegir a quien consideremos más apto para este cargo y así generar un progreso para todos. En cambio si solo votamos por algunos, solo por el hecho de integrar un partido político con cuyas ideas nos sentimos más afines, estamos dejando de lado muchas variables que en el futuro pueden jugarnos en contra. Por esto debemos saber utilizar la voz que tenemos dentro de nuestra nación, para así asegurarnos un futuro mejor.

Informacion acerca de los Diputados de Chile http://www.camara.cl/camara/diputados.aspx#tab

Aca entregan diversos documentos sobre las acciones de los Senadores http://www.senado.cl/prontus_senado/site/artic/20090604/pags/20090604192106.html

El elegido representativo

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

Ralf Dahrendoft en su columna, nos demuestra cómo no es solo importante la elección de un representante para gobernar, ya que como él nos menciona puede que aquel elegido no sea el indicado para tener el poder. Es por esto que hoy en día la democracia debe además incluir lo que llamamos “imperio de la ley”, refiriéndome con esto a que las normas puestas por la misma sociedad deben ser acatadas por todo el mundo, ya sea por obligación o por conveniencia, siendo esta la única forma de que la sociedad vaya evolucionando. No podemos dejar las decisiones sólo en el poder político, nosotros también podemos ir ayudando a la mejora de las sociedades, aún más si esto es algo que nos beneficia a todos nosotros.

Un ejemplo claro de esto es el caso de las termoeléctricas, que aunque la decisión pasó por un sistema democrático bueno como el que tiene Chile, aún así la sociedad creyó que la medida no estaba bien tomada y se hizo cargo de la situación beneficiándonos a todos nosotros y a las próximas generaciones que vivirán en nuestro país que hubiesen sufrido las consecuencias de una decisión tomada hace siglos atrás.

Esto nos manifiesta que a pesar de vivir en un mundo globalizado, al que se le suele llamar como un mundo egoísta, la sociedad si está interesada en temas de contingencia y están dispuestos a cooperar por el bien común, o sea que la sociedad si quiere tener participación en el gobierno, por lo que se debería dar un espacio de participación ciudadana en las decisiones importantes a nivel nacional o cualquier tipo de medida que pueda afectar a un porcentaje importante de los chilenos y es por esto que se tienen que buscar agentes políticos más cercanos al pueblo que sepan las verdaderas necesidades de la sociedad chilena, además de una cantidad no menor de representantes más jóvenes ya que ellos saben las necesidades del siglo XXI. Pudiendo con estas dos medidas lograr un verdadero cambio en la forma de gobernar en Chile, ayudando a una mayor representatividad en la sociedad y que no todo en un grupo de élite, ya que El fundamento de la democracia es el reconocimiento de la dignidad de la persona humana. Las personas son libres y conscientes de su libertad, tienen la facultad de decidir y elegir, si tomamos esta definición anterior la democracia alcanza para todo el país (y al mundo entero), no solo a un pequeño grupo.

Hay que lograr un cambio grande en la sociedad para que de verdad se pueda lograr esto y no quede solo como una idea, pero si se llegase a lograr, se podrá llegar muy lejos, llevando a nuestra sociedad a donde tiene que estar.