Archivo

Posts Tagged ‘gobierno’

La falta de compromiso y los estados fallidos

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Luego de leer la crítica de Arturo Pérez-Revete hacia los políticos y personas que trabajan dentro del Gobierno Español, me doy cuenta de que hay una falta de orden en la sociedad sobre ciertos temas que me gustaría analizar en esta ocasión.
El principal problema que vemos en este momento es la incoherencia y la falta de compromiso sobre ciertos problemas que los políticos dentro del gobierno no están dispuestos a asumir o que no lo hacen de la mejor manera, ya que suelen culpar a otros, sin darle la profundidad necesaria que requieren ciertos temas, como es en este caso, la educación en España.
En este escenario podemos apreciar dos grandes y principales actores políticos, que son los que trabajan en el Gobierno Español y Arturo Pérez-Revete, quien insulta y critica fuertemente a estos, diciéndoles que son incapaces de gobernar de manera correcta y de solucionar el problema de la educación española. Lo que intenta hacer Arturo Pérez-Revete es politizar este problema y llevarlo al espacio público para poder disminuir la tensión y enfrentar las desigualdades.

En este caso, lo que mas le molesta a Arturo Pérez-Revete y que se puede apreciar claramente en su critica hacia los diferentes gobernantes, es que ve una falta de autoridad sobre el tema de la educación española, lo que le genera una gran impotencia al no poder ver a nadie haciéndose cargo sobre ese gran problema que lleva años siendo arrastrado por los diferentes gobiernos y es ahí donde se genera el mayor conflicto, ya que podríamos decir que vemos el caso de un estado fallido en donde los gobernantes no saben manejar los diferentes asuntos del país de una manera correcta y acorde a la situación que se esta viviendo en ese momento, generando desconfianza y falta de capacidad para liderar ciertos problemas a nivel nacional. Y es específicamente aquí donde se generan los mayores conflictos, ya que por un lado están las decisiones que debe tomar la autoridad en cuanto a sus respectivas tareas y por otro lado están quienes desean que se tomen medidas diferentes a las escogidas por la autoridad generando conflictos entre ambos bandos, ya que es prácticamente imposible que el organismo central logre encontrar soluciones a todos los problemas que el pueblo siente que son de mayor importancia, lo que genera choques entre ambos bandos y es realmente muy difícil de solucionar, ya que siempre van a haber choques de ideas entre lo que se debería hacer primero y a lo que se le debería dedicar mas trabajo.

En conclusión, ciento que aquí la culpa la tenemos todos nosotros, desde los ciudadanos hasta los gobernantes, ya que somos nosotros quienes votamos por ellos y les damos nuestra confianza y terminamos llamándolos ineptos sobre ciertos temas que recaen sobre nosotros mismos, ya que el gobierno debe velar por el bien común y no puede estar dedicándose a solucionar los problemas individuales, aunque no puede ser posible tampoco, que se deje de lado un tema tan importante como la educación de un país.

Más información y temas relacionados en:

http://davicius.wordpress.com/2010/01/14/estados-fallidos/

http://defamas.wordpress.com/2010/06/22/indice-de-estados-fallidos/

Que el sistema no permita más “promesas incumplidas”

noviembre 24, 2010 Deja un comentario

Luego de haber leído el comentario de Arturo Perez-Reverte, ya no es común y familiar lo que nos cuenta ahí, incluso se empiezan a hacer repetitivos muchos temas, entre ellos de que encuentra a todos los políticos unos buenos para nada, que solo se preocupan de hablar y prometer cosas, que como todos saben, muchas veces no son cumplidas, o que lo único que si saben hacer es echar a perder las cosas, como la educación, reluciendo aun mas las brechas entre la educación publica y la privada, o que simplemente ellos insinúan que esta todo bien o que pronto se arreglara. Yo creo que el autor, no es el único que piensa esto, sino que detrás de él, puede haber una gran cantidad de gente que quieren que no siga sucediendo esto.

Para continuar, una de las cosas que aprendí en el curso, y que no me hubiera dado cuenta jamás, es porque es tan difícil realizar las promesas incumplidas o tomar decisiones políticas. Todo esto ocurre porque las condiciones o el escenario que hay al momento de plantear una propuesta es muy complicado y no se dan las condiciones para que el proyecto salga adelante. Una de las razones, explicada en palabras muy generales, es que el Congreso,  que siempre va a ver un votante medio, en vez de facilitar el proceso, lo vuelve mas lento y complicado, pasando por una serie de etapas, procesos y reglas,  que muchas veces las propuestas que fueron nominadas para entrar al proceso,  se cambian, transforman completamente,  son rechazadas de forma inmediata o se prefiere el status quo ya es muy difícil el cambio.

Es por esto, que todos deberíamos tratar de transformar esto, no es posible que cada votante del congreso quiera cambiar inmediatamente a sus propias preferencias el proyecto, que incluso muchas veces propone algo mas lejano para que se cumpla lo que el quiere. Porque no llegar a un acuerdo con los demás, porque seguir con una oposición que lo único que ase es criticar en vez de ayudar y colaborar para que el sistema funcione, si nadie puede hacerlo a la perfección. Son cosas que suceden a lo largo de todo el planeta y es difícil proponer soluciones, porque problemas hay por donde se mire.

Por lo tanto, para ir terminando, esta claro que no podemos seguir aguantando lo que esta sucediendo en los gobiernos hoy en día, ya que la idea no es formar un círculo vicioso. Hasta cuando vamos a esperar para se termine de una vez por todas con esto. Porque no crear reformas o ciertos impulsos para que sea posible arreglar todo esto. Una cosa que hay que tener en cuenta es que el sistema funciona, la gente por algo sigue votando, sigue participando, si tampoco es tonta y cree en algo que puede funcionar, ese algo que puede crear incluso un nuevo sistema, con menos reglas y procesos, muchos mas liberal que pueda llevarnos nuevas soluciones.

 

http://politica.eluniversal.com/2010/08/16/pol_apo_promesas-no-cumplida_2007568.shtml

http://www.votoblanco.com

http://www.periodismoglobal.cl/

 

Por Alejandro González

 

Falta de compromiso

octubre 27, 2010 Deja un comentario

Creo que lo que nos intenta decir Ralf Dahrendorf en su artículo sobre “La democracia desconectada”, es principalmente hacernos reflexionar sobre los límites a los que podría llegar este gran problema, que de seguir avanzando, podría terminar con la democracia en algunos países causando daños aun mayores a nivel social. Lo que quiere decirnos es que afrontemos el problema antes de que sea tarde, ya que no es normal que en Estados donde las elecciones electorales se han llevado a cabo hace siglos de manera democrática, hoy no se vean constituidos como mero de solución al tan politizado tema sobre quienes nos representan como ciudadanos.

Es que la modernización del mundo nos ha llevado a que los sistemas electorales tengan cada vez menos importancia y menos participación del pueblo, que es algo tremendamente importante para un país donde toda la responsabilidad cae en una sola persona que es quien nos dirige y nos representa como ciudadanos lo cual no es menor, ya que todos sabemos que por la “Ley natural” estamos en este mundo y tratamos de mantener un orden que va apoyado por un “contrato social” que lo formamos con nuestros pares y al mismo tiempo con quien compartimos ideas y con quienes nos representan, y esa autoridad debería ser la escogida por todos los ciudadanos, ya que uno de nuestros derechos, es tener voz y voto para poder elegir a quien queremos que nos represente y al mismo tiempo, uno de los mejores sistemas y mas justos de los que se han desarrollado, es la democracia, en donde todos ejercen su opinión y tiene el derecho de ser alguien en este mundo y creo personalmente al igual que Dahrendorf de que no puede ser que no lo aprovechemos y que haya gente tan irresponsable que no se haga valer ante su país.

Ahora hay que analizar la otra cara a la moneda, hay que detectar cual es el problema de raíz, ¿será que realmente no estamos interesados en votar, o son nuestros representantes los que no nos han depositado la confianza como para sentirnos seguros de que ellos lo harán bien?
Este tema da para analizarlo en forma muy profunda ya que hay muchas variables que lo afectan, pero independiente de cual sea la respuesta a esta gran interrogante, lo cierto es que a la hora de decidir, nos hacemos los sordos por que no tenemos la confianza sobre nosotros mismos y a nuestro propio voto, al que no le otorgamos el valor al pensar que es un solo voto dentro de los miles que se sufragaran y todo esto ha creado un desorden inmenso el cual se busca solucionar de tal manera que todo ciudadano se sienta obligado a sufragar para elegir a su presidente.

En fin, este tema le afecta a cada una de las personas, ya que son ellos quienes viven al mando de alguien que fue elegido por una parte de los ciudadanos y no de todos.

Más información:

http://www.revistademocracia.com/

http://alnudo.blogspot.com/2008/02/democracia-fallida.html

http://cuantoyporquetanto.com/htm/zoom/elfindelademocracia.htm

La democracia después de la democracia.

septiembre 26, 2010 Deja un comentario

“¿Qué pasa si quienes salen del poder creen en la democracia, mientras que quienes los reemplazan no? […] ¿qué pasa si la gente “errada” resulta electa?” Es así como Ralf Daherndorf lo propone, sin más, dando pie a un sinnúmero de interrogantes sobre el rumbo actual de la democracia. Pero, ¿qué es la democracia? El autor la define como una forma de sacar a quienes están en el poder sin una “guerra física” de por medio, utilizando las urnas como medio para lograrlo, tratando, así, no involucrar, en lo absoluto, las necesidades, derechos y deberes sociales del pueblo, que el ejercicio de ésta misma conlleva. Esta claro que para responder a las interrogantes iniciales hace falta más que una simple definición que describe a la democracia sólo como un proceso de elecciones.

En sus comienzos, la democracia era más que un sistema de sufragio, en donde el pueblo elige a quien los representará y dirigirá. Es Mill quien atribuye una concepción más amplia de la democracia, describiéndola como aquello que nace del sentimiento de nacionalidad y del deseo de los ciudadanos de ser capaces de elegir de manera “informada y ponderada”. Es decir, ésta se origina por una necesidad de sentirse representados por alguien que comprende y sigue las necesidades del pueblo como suyas. No obstante, estas condiciones para poder lograr el funcionamiento de la democracia, en la práctica, resultaron ser nada más que justificaciones para poder llegar al poder. Es decir, teniendo al sufragio como método característico de esta forma de gobierno, los partidos (demócratas y anti-demócratas), por medio de la persuasión (al pueblo) mismo, llegan al poder, desvirtuando, así, el verdadero fin de la democracia. Es exactamente esto lo que ha sucedido en el transcurso de los años. Si bien la democracia como sistema de gobiernos es un sistema “nuevo” en la historia de la humanidad, aquellas ideologías que le dieron su nacimiento se han ido olvidando y quienes llegan al poder pasan de un pensamiento y un discurso con fines colectivos, a uno con propósitos individuales. Es más, mientras exista división de poderes, Estado de Derecho y sufragio universal se le considera, actualmente, una “democracia auténtica” [1] , sin darle mayor importancia al cómo se desenvuelven estos requisitos en el ejercicio de la política. Es así como hay países en los cuales la marginación de quienes son considerados anti-demócratas resulta difícil. Es en parte porque al cumplir con estos requisitos, cualquiera puede permanecer en el poder, sin ser acusado de atentar (de forma directa) contra la democracia.

Sin embargo, en estos últimos años, se ha tratado de llevar a la democracia más allá de un par de requisitos. “Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento.” (Mandela, 1998) [2] En estas palabras, Nelson Mandela da paso a una nueva era en Sudáfrica, en la cual, y al igual que en la mayoría de las naciones del mundo, se mira a la democracia como una búsqueda del beneficio colectivo, a través de la cual se tienen derechos y deberes aplicados para todos los miembros de una nación, ya sean políticos como civíles (Imperio de la ley). Para ello, es necesaria la transparencia y fines colectivos por parte del gobierno, así como el demostrar el verdadero significado de la democracia, no aquella definición desvirtuada por los años, mostrando un cambio para el bien de la sociedad. Por ejemplo, en Rusia, el concepto de democracia se asocia con pobreza, por lo que es deber del gobierno pro-democracia el transmitir, así como de mostrar con hechos concretos, la visión errónea que se tiene de ésta, para así poder implementar un gobierno democrático.[3]

Ahora, en aquellos casos en los cuales es el mismo pueblo quien, por medio de métodos democráticos, llevan a partidos que atentan contra ésta al poder, es deber, no sólo del pueblo, sino que de la oposición, el luchar por conseguirla y no quedarse de brazos cruzados, como suele suceder, esperando a que el pueblo, por sí sólo, se dé cuenta. Es deber de ésta misma, el llevar a cabo el cumplimiento del imperio de la ley, y, por medio de éste llegar a la democracia, pero no una democracia desvirtuada que se basa en meros requisitos, sino en una democracia que se basa en fines colectivos, en donde todos tienen derechos y deberes que cumplir por igual.




[1] http://www.kalipedia.com/geografia-peru/tema/democracia-actualidad.html?x=20070417klpgeogra_112.Kes&ap=3


[2] Nelson Mandela, Discurso pronunciado en la Cumbre del Mercosur, Ushuaia, julio de 1998, extraído de http://es.wikipedia.org/wiki/Democracia#cite_note-15


[3] http://www.emol.com/noticias/internacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=435427

Por: Isadora Kretschmer Soruco