Archivo

Posts Tagged ‘imperio de la ley’

Democracia: utopía y realidad.

septiembre 29, 2010 1 comentario

Democracia. Lo más importante antes de empezar este pequeño ensayo es definir lo que “democracia” significa, o al menos el significado que quiero darle durante el mismo. “Democracia” significará lo que nos indican sus raíces griegas: poder del pueblo (Demos: “pueblo” y Krátos: “poder” o “gobierno”). Con eso entendido, solo me queda clarificar que de todas maneras se necesita que un Gobierno sea manejado por un único partido político, o existirían complicaciones varias para el progreso, esto sin eliminar la participación de otros partidos en la determinación de la agenda pública.

Retomando la definición de Karl Popper de “democracia”, esta parece sin duda insuficiente al vernos enfrentados a la pregunta que propone Ralf Dahrendorf. Si bien se considera en gran parte que democracia es darle el poder al pueblo y el poder de elegir a sus candidatos, nos enfrenta a las posibilidades de sufrir un gobierno antidemocrático. Me es imprescindible aclarar que por antidemocrático no me refiero expresamente a llevar a una dictadura, o eliminar las elecciones y simplemente gobernar por interminables años, sino también a muchas otras formas más sutiles de quitarle poder o controlar y arriar al pueblo (menor democracia).

Tomemos un par de ejemplos. Primero podemos observar el gobierno ecuatoriano, donde se encuentra con la batuta el Presidente Rafael Correa. Asumió el poder luego de ser electo en enero de el año 2007 y formó una Asamblea Nacional, también electa por el pueblo, para modificar la Constitución. Resulta que una abrumadora mayoría de los llamados a participar en la Asamblea resultaron ser simpatizantes del Presidente. Luego de modificada la carta magna fue electo nuevamente y seguirá en su puesto hasta el 2013. Sin ninguna intención de criticar a fondo las reformas del actual Presidente ecuatoriano, este ha utilizado su poder político de una manera poco favorable en varias ocasiones, separando al pueblo, a las distintas clases sociales, siempre con los ojos en el apoyo de las mayorías. Cuando debería formar espacios de convergencia y coincidencia se vuelve destructivo. Crítica fuertemente a los medios de comunicación, posiblemente busca controlarlos, ya que estos solían antes, más que últimamente atacarlo. No sería el primer Gobierno en América Latina en controlar los medios, y esta sin duda es una forma más sutil de -mediante la omisión de información o modificación de la misma- quitarle poder al pueblo.

Otro ejemplo sumamente actual y familiar a todos nosotros es el conflicto del gobierno actual chileno con los mapuches en huelga de hambre. Cabe recalcar que una gran parte del pueblo simpatiza con los mapuches, y que han existido también manifestaciones violentas. Los mapuches en este caso son una minoría, pero son parte del pueblo. ¿Podemos hablar realmente de una democracia verdadera cuando existe una parte del pueblo que esta siendo ignorada? Algunos dirán que no todas las demandas y deseos de cada minoría se pueden cumplir. Y eso es cierto, pero realmente no podemos llamar democrático a un Gobierno que deba decidir entre minorías y demandas, pasar a llevar a una minoría para mejorar el estado de otras. Ignorar pedidos públicos es otra forma sutil de prácticas antidemocráticas.

La perfecta democracia es sumamente difícil de alcanzar. Podemos hablar de gobiernos más democráticos, menos democráticos, por democracia en niveles, pero alcanzar la democracia en su completud podemos dejarlo como una utopía. Incluso revisando la solución que sugiere Dahrendorf: “democracia y algo más” -siendo ese “algo más” el Imperio de la Ley- ésta no es más que una manera de mantener a raya a aquellos capaces de destruir o llevar hacia atrás (a algún nivel más abajo) al Estado y Gobierno en términos de democracia. Sirve sin lugar a dudas a mantener la democracia en su nivel y el poder político en manos de las personas, si es que se cuenta con estos dos poderes bien delimitados y definidos.

Por: Adolfo Witt

Links:

http://www.jornada.unam.mx/2010/09/25/index.php?section=opinion&article=024a1mun

http://laestrella.com.pa/mensual/2010/09/29/contenido/285037.asp

http://asambleanacional.gov.ec/blogs/andres_paez/2010/09/07/lo-que-correa-busca-es-la-estatizacion-de-los-medios-de-comunicacion-dice-paez/

http://www.eluniverso.com/2010/03/25/1/1355/ap-acepta-rendicion-cuentas-medios.html

“democracia sola” no es suficiente

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Si buscamos ¿ que es la democracia y que busca?, llegamos a muchas definiciones, pero que siempre apuntan a que: en la totalidad de los miembros esta la titularidad del poder, dando a todos éstos la posibilidad de participar en el destino de la sociedad, por lo tanto la democracia busca la activa participación del pueblo, y que la ciudadanía sea parte de las decisiones que se tomen sobre el futuro de la sociedad. 1, 2

Pero que pasa cuando un partido contrario a la democracia ya establecida, moviliza intensamente a el pueblo o ciudadanía logrando salir electo aún teniendo prácticas antidemócratas, para derribar al gobierno. De alguna manera estos representantes contrarios a la democracia usan los principios de la democracia para abatirla. Por lo tanto, las elecciones no son suficiente para mantener la democracia, por que aunque sean justas y libres, pueden propiciar la llegada al poder de una persona errada. Es el caso de muchos países en los que sale electo un gobierno minoritario, que no cumple las promesas ni los proyectos hechos antes de las elecciones, y se centra en satisfacer a su minoría, como en Alemania, Polonia, entre otros. Otro caso es Venezuela en donde estamos hablando de un presidente electo por el pueblo, que esta favoreciendo la huida de personas necesarias para el bienestar del pueblo, como lo son las empresas, esto se ve claramente junto a sus consecuencias en el siguiente extracto: “El Presidente se declara socialista abiertamente y expropia todo lo que se le atraviesa y a quien le provoque, y los ministros usan la nomenclatura y doctrina marxista para explicar la barbaridad que hacen con la propiedad, los mercados, la industria, los bienes y el trabajo. 

El resultado está a la vista: 50% de economía informal y nómina estatal creciente; cierre masivo de empresas; huida despavorida de la inversión extranjera.” 3

Dahrendorf “…antepone la ley y el orden al egoísmo privado… el desarrollo de las instituciones y el establecimiento de marcos colectivos que favorezcan el progreso individual.” 4

Con estas afirmaciones queda claro que una “democracia sola” es débil y vulnerable a ser derrocada.

En mi opinión, coincido con Dahrendorf al afirmar que es necesaria una “democracia más algo” (ya lo deje demostrado ejemplificando con otros casos en los que la democracia se ha visto afectada, por el uso de ella sin “algo” que la resguarde). Es necesario que la democracia se inserte en un marco institucional mas complejo, que la proteja de quienes quieran destruirla. Este “más algo” podría ser, como dijo Dahrendorf , el imperio de la ley, ya que éstas son leyes que son dictadas por la ciudadanía y recaen en todos (autoridad suprema y ciudadanía), el uso del imperio de la ley podría limitar a quienes quisieran destruir la democracia. Pero yo creo que se necesitan más regulaciones, que no basta con estas leyes, yo creo que es necesario crear instituciones formadas por la misma ciudadanía, que sean reguladas pero no controladas por el estado, que puedan movilizarse cuando vean que la democracia esta siendo pasada a llevar, que puedan expresarse y manifestar públicamente para frenar los abusos que puedan surgir y las violaciones de los derechos.  Y creo que esta participación activa de la ciudadanía esta alineada con la idea de democracia que di al principio.

Recursos:

(http://es.wikipedia.org/wiki/Democracia) 1

(http://www.bcn.cl/ecivica/democracia) 2

(http://www.eluniversal.com/2010/05/17/opi_art_el-siglo-xxi-no-ha-e_17A3879981.shtml3

(http://www.uv.es/jserna/LevanteLosliberales.htm) 4

La verdadera democracia

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Según el texto leído de Ralf Dahrendorf, queda muy claro que según la óptica del autor, la democracia por si misma (es decir el llamar a elecciones abiertas donde cada persona es igual a un voto y los representantes son  escogido por la mayoría) no alcanza a cubrir lo que entendemos por democracia hoy en día , sino que falta algo, este algo el autor lo representa como “El imperio de la ley” lo que según mi punto de vista esta en lo correcto y mas aun me llevo a pensar que sin esto no se llega a una absoluta democracia, a pesar de tener instaurado un sistema electoral democrático

para comenzar,  la democracia según mi propia impresión sumado a  lo que aprendí leyendo el texto, implica además de las elecciones de tipo democrático valga la redundancia y de la definición que nos entrega el filosofo  Karl Popper:” un modo de sacar a quienes están en el poder sin derramamiento de sangre”, el echo de que todos los ciudadanos de una zona geográfica o nacionalidad se rijan bajo las mismas leyes, que son creadas por ellos mismos, es de este punto donde vemos de donde surge la necesidad de generar a los otros 2 poderes del estado como son el legislativo y el judicial, el primero es el responsable de crear las leyes por medio del acuerdo de ciudadanos que representen las ideas de la totalidad de la población,  escogidos democráticamente y el segundo que es el encargado de velar que estas leyes se cumplan. El principal peligro que lleva que se rompa este eje funcional deriva en la posible creación de  leyes especificas para un tipo de gente, lo que nos lleva a diversificar a la población en ciudadanos de primera y segunda clase, por esto mismo es primordial incluso antes que definir a un país como uno democrático el fortalecimiento de las leyes y las instituciones dedicadas a velar por las mismas.

Por otra parte, tengo puntos de oposición con el texto en cuanto a la parte que  nos hablan de restringir el ingreso a elecciones de partidos políticos que rechazan la democracia, lo que según mi perspectiva es paradójico al impedir que la gente escoja libremente a sus lideres estamos convirtiéndonos en seres antidemocráticos por el echo de defender la democracia, si ni las leyes(imperio de la ley) ni las elecciones populares(democracia) se oponen a que un grupo que esta en contra de la democracia asuma el poder político de un país, debe ser aceptado de la misma forma que  en los casos tradicionales aunque esto represente la perdida de la misma herramienta que los llevo al poder.

En conclusión creo que las ideas planteadas dentro de este articulo son muy acertadas dentro de los patrones necesarios para construir una democracia verdadera y durable en el día de hoy, pero discrepo con el autor al centrarnos en un debate donde se analicen las preguntas planteadas en su momento por el autor:”¿qué pasa si quienes salen del poder creen en la democracia, mientras que quienes los reemplazan no? En otras palabras, ¿qué pasa si la gente “errada” resulta electa?” ya que según mi punto de vista un real defensor de la democracia no tiene como máxima aspiración mantenerla sino que se haga respetar las decisiones que deriven de la misma

http://www.unesco.org/issj/rics152/tateintrospa.htm

http://www.america.gov/st/democracy-spanish/2008/August/20080821175837pii0.6827051.html

Democracia + las instituciones que la resguarden

septiembre 27, 2010 Deja un comentario

El autor Ralf Dahrendorf señala en su apartado que se está dando en el último tiempo la tendencia en ciertos países con tradición democrática, de poner al poder a agentes que precisamente no creen en este sistema, generando inestabilidad e incertidumbre, y para ejemplificar este hecho, parte con la reflexión que hace el filósofo Karl Popper, que la democracia es meramente un método de transición entre un gobernante y otro, pero sin derramamiento de sangre y de esta manera se ahorra la necesidad de una definición de democracia más romántica (inclusiva, igualitaria, etc.) Sin embargo, considero que una visión de la democracia tan simplista es la que precisamente da paso a gobiernos antidemocráticos. Al no existir en la sociedad un arraigo profundo hacia este sistema y sus virtudes, se pierden los incentivos para mantenerlo. Esto se debe a que la democracia no es vista como lo que debería ser; ciudadanos preocupados de los intereses de la polis, informados y dispuestos a trabajar por el bien común. Una visión de la democracia como un mero método para llegar al poder es precisamente lo que la ilegitima, ya que por cualquier motivo imperante en el minuto, se puede dar paso a otro sistema de gobierno, y es lo que queremos y debemos evitar. Se plantea en el texto que hoy en día la democracia por sí sola no basta. Que es necesario algo más, y el autor lo denomina como “Imperio de la Ley”. Esto quiere decir, que para mantener un régimen democrático representativo debemos asegurar tanto la democracia como sistema electoral, así como también instituciones que la resguarden y la perpetúen. Al existir instituciones, vale decir, “reglas del juego” que se encarguen del resguardo de la democracia, así como también votantes, cualquier intento antidemocrático se vería frustrado, ya que el espacio público se vería normado por estas reglas del juego, que son superiores a los agentes políticos mismos, porque serían trascendentales en la sociedad democrática. Alguien podría pensar que si algún agente político antidemocrático llega al poder a través de las urnas, tendría la potestad de cambiar las leyes, para lograr su ideal antidemocrático, pero este hecho queda sin validez al recordar que las instituciones deben surgir de toda la sociedad y por sobre cada agente de ella, incluso los agentes políticos, por lo que si un gobierno atenta contra la democracia, atenta contra la institucionalidad superior del país y pierde legitimidad.

Enlaces

http://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_de_la_ley

¿Qué hacer con la democracia?

Lo que Ralf Dahrendorf nos quiere plantear en su texto “Democracia sin demócratas” es como el término “democracia” a debido ir mutando con el transcurso de los años. Esta “evolución” se a debido a que durante muchos años la democracia se basaba en única y exclusivamente en en elegir a los gobernantes de un país sin derramar ninguna gota de sangre. Pero esta forma de ver las elecciones a traído consecuencias terribles como llevar al poder a personas que no están realmente capacitadas para el cargo y, lo que es peor, que no están a favor de la democracia.

Pero este error no es sólo de quienes tienen el poder político para ser llamados a ser candidatos y luego ser electos. La gran parte de este error lo tenemos los ciudadanos comunes y corrientes ya que somos nosotros mismos los que no ponemos un real interés en elegir a quien nos gobernara por lo próximos 4 años (en el caso de Chile).

Es por esto que como sociedad debemos ser capaces de salvar la democracia y saber construir una de la mejor manera posible. Pero esto no es por un mero capricho. La democracia genera un vínculo entre las personas, llama a una cooperación mutua para mantener, lo mejor posible, el orden social y genera una alta estabilidad nacional gracias a la legitimidad que goza.

Para salvarla, Dahrendorf habla de la necesidad que el imperio de la ley, el cual significa que “la aceptación de que las leyes dictadas no por alguna autoridad suprema, sino por la ciudadanía, rigen para todos” este completamente alineado con la democracia. Es a esto lo que él llama “elecciones más algo”.

Pero también los actores políticos deben ser capaces de hacer “un mea culpa” sobre la influencia que han tenido ellos sobre el “deterioro” de la democracia y en la baja de la participación, de la sociedad, en las elecciones. Si le vamos a pedir a la ciudadanía que participe más, que se informe para así tomar las mejores decisiones, etc. Ellos también deben ser cada día más llamativos para su gente, dedicarse a hacer campañas con ideas y no con críticas al oponente o a los gobiernos anteriores.

Siento que está en las manos de todos ser capaces de generar más “elecciones más algo”, para así minimizar la posibilidad de que quienes lleguen al poder no sean las personas incorrectas y que no tan sólo sean algunos los países afortunados de contar con el imperio de la ley y la democracia unidos sino que podamos hablar de que todos los países las posean, las estimulen y las protejan.