Archivo

Posts Tagged ‘justicia’

La solución justa de los conflictos sociales no están en a mano de un juez.

agosto 27, 2010 Deja un comentario

Alguno de los temas sociales, que crean conflicto y tensión en la sociedad, tienen un fondo ético y moral. La diferencia de convicciones entre las personas con respecto a estos temas, hacen que entren a la agenda pública. El problema es que nadie quiere votar o proponer una ley, ya que encontrar una solución que no choque con los ideales y valores de mas de alguno es prácticamente imposible. Cuando grupos de igual peso y de distinta ideología se proponen a solucionar un conflicto social, tienen que encontrar un vínculo que los motive a participar del acuerdo, un interés en común. Para darle credibilidad al vinculo, hay que separar lo ético y moral de lo político; por eso se es necesario darle poder a un tercero reduciendo los costes transacción entre los grupos, y que haga creíble los castigos  a los que rompan el acuerdo. El tercero tiene que estar libre de convicciones y valores éticos que determinen la resolución del problema, para que esta sea aceptada por lo dos grupos de interés.

Cuando al estado se le presenta un tema de difícil solución, y saben que este traerá un gran revuelo, sede a un juez la difícil tarea, buscando ser mas justo. Pero como mencionó el autor de la columna, la solución que dará el juez dependerá de los pensamientos y paradigmas de la persona que desempeña el cargo. Talvez si existiera jurisprudencia en lo que se esta discutiendo, resolver el tema sería fácil, pero al no ser así, el tema se complica. Como no existe legislación que mantenga los parámetros de la decisión, darle ese poder a una persona que estará influenciada por sus ideales, es un error enrome, ya que queda en sus manos toda una nación.

Por dar un ejemplo; si le damos a un juez la aprobación o no del matrimonio homosexual, y el juez es católico,  probablemente va a estar contra su implantación, por ende su decisión solo representara a una ana pequeña parte de la sociedad.

Por otro lado, al darle el poder a un juez, y que no lo resuelva el estado, estamos dando la posibilidad a que la solución que este disponga represente a la parte que no se siente identificada con el gobierno de turno.

Pero esto es como la ley de los grandes numero, mientras más elementos participen en el promedio, más exacto será; por ende deliberar el asunto a través de un plebiscito, es la forma justa para debatir estos conflictos; y elegir ese plebiscito es lo que hacemos cuando votamos democráticamente por el gabinete que nos representará por 4 años.

Nosotros al vivir en un país democrático, tenemos que estar concientes de los costes y beneficios que este conlleva; quienes elegimos como representantes deberían preocuparse de solucionar los conflictos sociales, si bien estos no representan a todos, si a la mayoría. Quienes no están conformes tienen que entender la dificultad de la decisión y legitimizar la coacción de su gobierno, ya que es uno de los costes de la democracia.

http://elcertamenenlinea.com/2010/02/08/justicia-independiente/

Anuncios

La Justicia Internacional como medio para combatir la impunidad nacional

Primero que todo, tenemos que tener presente que  al referirnos de  -genocidio, torturas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y terrorismo-, me refiero a crímenes donde se produce una tensión social, por lo que se  tiene  que llevar a cabo una politización  con el fin de  generar un vínculo en un grupo social. Esta búsqueda de orden  acontece  en un espacio público, el cual  con una justicia internacional se amplía, apareciendo nuevos actores políticos.

Hoy en día los delitos más graves del mundo pueden llegar a ser impunes por el hecho de tratarse con una justicia nacional. Por ende, al tomar en cuenta una justicia universal, se esta acudiendo a autoridades extranjeras y a organismos internacionales en sus denuncias y reclamos, lo cual es un  medio para combatir la impunidad que se produce en un país.

En primer lugar,  es relevante ya que nos encontramos en un mundo plano, donde las comunicaciones nos han llevado a estar globalizados. Esto implica que lo que pasa en un país no se queda en él, sino que traspasa las fronteras y afecta a los estados vecinos.

En segundo lugar, si se produce amnistía por el uso del poder,  se estará pasando a llevar a cada una de las personas dañadas por estos criminales. Los individuos que hayan cometido genocidio, torturas, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y/o terrorismo, no deben de estar libres  ya que son un peligro para la sociedad.

En tercer lugar, al existir una justicia internacional, se llevaran a cabo más represaría hacia las personas que efectúan los crímenes, por lo que lleva a que se cometan  menos crímenes de tal índole.

En cuarto lugar, es  más eficiente  tomar en cuenta las leyes internacionales, ya que no se cierran en un sólo país, sino que se consideran diversos puntos de vistas los cuales llevan a una solución más completa.

Sin embargo, Esta medida es  eficiente, pero hasta cierto punto. Ya que  cada país  es un estado diferente que tiene sus propias leyes por lo que tiene que existir  un límite de privacidad. Por otro lado, se produciría un inconveniente cuando los actores políticos, utilicen  la justicia por conveniencia.

En conclusión, con una justicia universal se puede combatir contra la impunidad nacional, procesando en cualquier parte del mundo a los individuos que no caiga todo el peso de la ley por sus brutales crímenes cometidos en su país.

Fuentes para mayor información:

http://www.amnesty.org/es/international-justice/background

http://www.fundacionpdh.org/lesahumanidad/justiciauniversal.htm

http://eurolatin.fride.org/significado-y-retos-de-la-justicia-universal-en-la-lucha-contra-la-impunidad-en-america-latina

Justicia Internacional: ¿Justicia Absoluta?

A través de la historia el hombre ha vivido en constante guerra, ya sea política o bélica, y estas se rigen por el famoso decir: “En la guerra y en el amor, todo se vale”. El problema es, ¿Valen una vez terminada la guerra? Suele ocurrir que una vez acaba el lado vencedor hace caso omiso a sus crímenes e impone su “justicia” ante el derrotado, pero ¿Quién los juzga a ellos? Es acá donde entran las Naciones Unidas y la Corte Internacional de la Justicia. Ellos obtienen la legitimidad suficiente y juzgan a todo aquel que haya cometido crímenes. Tal es el caso de Darfur, en donde después de una guerra civil interna entre el norte y el sur, quienes quedaron sin poder fueron sometidos a la dominación de los vencedores, y con esto a su matanza, la CIJ está tratando de remediar lo ocurrido. Personalmente encuentro que organizaciones como estas son necesarias para un mundo como el de hoy, un mundo globalizado y que sigue ese curso sin parar. El problema es que los países se encuentran tan conformes con sus leyes que no conciben como es que un agente externo a una cultura, a una sociedad, a una nación, sean capaces de juzgarlos. Es que al final de cuentas las leyes entre naciones tienen ciertos factores culturales que las hacen diferir de las de otros Estados. Tomemos el caso del Apartheid, la cual era una ley legítima en un país, aceptada y aprobada por los ciudadanos con la cual lograron abusar por mucho tiempo de una raza. Es debido a estar diferencias existen casos que quedan impunes, porque no aceptan la jurisdicción de la CIJ y cierran sus fronteras a la justicia.  A pesar de esto, cada vez son más los países que aceptan incorporarse, y gracias a esto, la justicia logra abarcar mayor territorio. Sin embargo mi opinión es que aún no estamos listos para tragarnos nuestro orgullo y aceptar la intervención de terceros, menos que critiquen nuestro sistema judicial. La CIJ debería existir, en teoría, pero en la práctica funciona como influyente opinión. Para tratar de contradecirme alguien puede decir que la CIJ si tiene poder, como para someter bajo su voz a EE.UU. como cuando arrestó, juzgó, condenó y sentenció a 51 mexicanos a pena de muerte sin comunicarles su derecho a contactarse con su consulado. Tras lo ocurrido la CIJ advirtió a Estados Unidos que revisara y reconsiderara las condenas y sentencias. (http://www.fidh.org/La-Corte-Internacional-de-Justicia-de-la-Haya). Si bien es cierto que esto ocurrió, EE.UU. hizo caso omiso y condenó a muerte a los reos. Esto no hace más que comprobar que el mundo no está listo para una justicia “absoluta” ya que aún existen Estados fallidos, que no conciben que dentro de sus espacios públicos, sus políticas fracasan, y no tienen la madurez suficiente para reconocerlo.

Etiquetas: ,

En defensa de la justicia internacional

agosto 21, 2010 Deja un comentario

En este artículo vemos como la justicia ha tenido que ampliarse para poder lograr el bien común, ya que la corrupción deja mucho que desear, brindando libertad a los que menos la merecen. Gracias a la Corte Internacional de justicia (órgano judicial principal de la ONU), de a poco se ha podido ir venciendo la impunidad. Personas que antes fueron liberadas de su responsabilidad, ahora son sentenciadas por su delito como cualquier otra persona, sin estar necesariamente en el lugar de los hechos, si no que gracias a la CIJ se puede capturar al criminal en cualquier país (que sea integrante de ella).

Estoy muy de acuerdo con la medida que tomo el señor Jorge Castañeda, al firmar un documento que confirma extraditar (entregar un país a una persona refugiada o detenida en él a las autoridades de otro que lo reclaman, definición RAE) al oficial Cavallo, llevando el caso a España, donde harían justicia. En el documento Castañeda señala:” La firma de aquellos documentos representaría una innovación, pues indicaría por primera vez que los presuntos violadores de derechos podrían ser procesados en cualquier parte del mundo en los casos en que no fuera probable que la justicia cayera sobre ellos en su país.”

De acuerdo a esto, creo que a nuestra justicia y a toda en general queda mucho por hacer, pero me consuela un poco saber que hay organismos que quieren luchar contra esto, con la corrupción, el terrorismo, el sufrimiento, etc. Quieren un mundo con política, donde la tensión social sea tolerable y en el cual todos podamos vivir con los demás. Este tema nos involucra a todos, por ende a logrado llegar al espacio público “globalizado”, un tema tan importante para todos.

Por otro lado en la segunda parte del documento, el autor nos indica de otro caso corrupto y lleno de injusticia. El Presidente del Sudán, Omar al-Bashir, fue solicitado a una orden judicial de detención en su contra, por haber provocado las atrocidades de Darfur. Pero a esto hubo una reacción por parte del gobierno del presidente, quienes amenazaron con atacar a las organizaciones de la ONU que ayudaban en el sector de Darfur, logrando así detener a la justicia. La decisión de seguir con las actuaciones de la CIJ le correspondió al Consejo de Seguridad, quien al final no dio pie atrás logrado una victoria para la justicia internacional.
Este caso me conmovió bastante, ya que en el procedimiento hubieron muchas perdidas humanas, aunque la justicia logro su objetivo, tubo que tomar una decisión difícil, pues las organizaciones de la ONU tuvieron que dejar el lugar, dejando miles de personas sin atención medica, ayuda, comida y muchas otras tareas que ayudaban a Darfur a salir adelante. En una entrevista con BBC África, el fiscal de la CPI declaro, “Bloqueando la ayuda humanitaria, Omar al-Bashir esta exterminando a los ciudadanos en los campamentos. Al expulsar la asistencia humanitaria, confirmo que esta exterminando a su población”. Con esto me doy cuenta que tomar decisiones con respecto al orden publico es difícil y complicado, ya que muchas veces personas inocentes salen perjudicadas, pero con este argumento que dio el fiscal, puedo decir que para Darfur y todo Sudan valió la pena, ya que por fin hay paz y un nuevo comienzo para esta sociedad que a sufrido muchísimo.
Creo profundamente que la CIJ es un ejemplo para todas las instituciones, ya que vela por el orden mundial, ayudando a la sociedad a no caer en el caos o fomentando la reconstrucción de sus gobiernos como es el caso de Sudan, ya que han tenido la posibilidad de volver a lo que algún día fue.
Javiera Mackenna

Links:
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7956000/7956808.stm
http://www.icj-cij.org/homepage/sp/
http://www.tlahui.com/politic/politi00/politi10/ar10-35.htm

Justicia como valor humano

Dentro del marco mundial, encontramos distintos niveles contextuales diferenciados según su alcance en cuanto a territorio y personas. Para un análisis de la política de una región es necesario delimitar su área de influencia y a partir de ello, destacar ciertos aspectos de interés.

Sabemos que a nivel país, parte de nuestra integración comienza por la pertenencia común a una nacionalidad, que nos acerca, ya sea por una cultura común, una historia o una forma en particular de ver el mundo. Sin embargo, al ampliar los horizontes, observamos que nuestra estructura política nacional está inserta en un plano global que reúne a muchas otras estructuras con las cuales no tenemos necesariamente el mismo tipo de vínculo que poseemos entre nosotros. Las formas de inclusión internas difieren de las externas y es ahí donde cabe preguntarnos ¿qué nos vincula internacionalmente como agentes comunes del mundo?

Según mi perspectiva, sólo la justicia universal y el bien por la humanidad responden a esta pregunta. La búsqueda generalizada por mantener cierto equilibrio traspasa las barreras nacionales y es la exigencia por el bienestar universal lo que sustenta esta interacción.

De esa forma, considero que es fundamental contar con organismos que legitimen nuestros valores como seres humanos;  que nos aseguren la libertad a través de la justicia mediante medidas coercitivas a quienes transgredan dichos valores y menoscaben el beneficio colectivo. Para ello, es sumamente válido que organismos como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tengan el poder para juzgar crímenes humanitarios,  sin importar el origen ni el rango formal que ocupe su autor.

Que aspectos como el status interno que posee un individuo en su país afecten su sentencia a nivel internacional, no sólo atenta contra el poder de la ley, si no que ignora la trascendencia de aquellos principios que nos unen como seres humanos. Hoy, valores como la libertad, la paz y la seguridad son parte de nuestro ADN humano más que de nuestras leyes nacionales, y está en nosotros y nuestras instituciones universales velar por su resguardo.

Actualmente se destaca la labor del Consejo de Seguridad con respecto a situaciones como la referente al presidente de Sudán, Omar al-Bashir, o al Tribunal Penal Internacional por los juicios a Slobodan Milosevic(1), además de las leyes de pena universal de España (2).  No cabe duda que estamos logrando poco a poco a instaurar la jurisdicción universal. Sin embargo, aún nos queda mucho por realizar.

Ciertas situaciones conflictivas a nivel de derechos humanos aún no son tratadas como pertenecientes al marco público del mundo y se mantienen en la privacidad de su nación. Sólo a través de la intromisión e investigación de dichas prácticas por parte de nuestras instituciones globales lograremos situar los problemas donde corresponde: en un espacio común, donde el mundo promueva, mantenga y resguarde los valores que nos importan como humanidad.

Francisca Olivares Santander

Revisar:

(1) http://www.webislam.com/?idn=2153

(2) http://www.es.amnesty.org/jurisdiccion-universal-espana

La justicia ante graves crímenes a nivel internacional

agosto 20, 2010 Deja un comentario

La opinión e idea que trata de apoyar el autor es el de que la justicia se haga válida y se aplique en casos q aún por su nivel internacional se lleven a juicio y se validen las penas que correspondan a cada caso, en el hecho que el autor relata y su experiencia personal, él da un gran paso a que crímenes como estos no queden impunes y marca la pauta e incentivo a la resolución de otros casos similares o de mayor gravedad. El problema que enfrenta él, es que el imputado por acusaciones de genocidio, torturas y terrorismo no fueron por parte de su país natal (Argentina) sino de España que según el autor recibiría mayor agilidad judicial, por el contrario en el país de origen del acusado, lo protegía y daba ayuda al acusado invalidando la penalización de los crímenes; por lo que el autor firma su extradición a España para la realización de los juicios en apoyo a la validación de la justicia a pesar de su  carácter internacional. El aumento de esos tipos de procesamientos ha motivado a otros países y casos a que se puede apelar a la justicia, es por este motivo que el autor se niega a regresarlos a Argentina, ya que allí los crímenes cometidos no serían penalizados.

Entre todos los casos similares en todo el mundo, el que más trae comentarios y el que recalca el autor es el de Darfur, un caso extremadamente delicado el cual debe tomarse con absoluta rigurosidad debido a lo complicado de los crímenes y su gravedad, por lo que estos crímenes en Darfur están constantemente en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU que esta llevando casos similares que por su frecuencia e importancia en la justicia internacional revelan la importancia de la justicia a nivel mundial, su valides y efectividad en el día de hoy, que no ha sido detenido sino en un avance continuo con fuerza para la investigación y procesamiento de casos independiente del lugar en que fueren cometidos.

http://www.un.org/spanish/sc/unsc_news.html

Este avance para la política judicial a nivel mundial es continuo, desde que casos cada vez mas repetidos y graves dejaron de quedar impunes ante la acción de agentes como el autor del texto a analizar, pero que hoy en día son tomados con mayor importancia y han sido llevados a un espacio público pero a nivel mundial que por su mismo carácter repetitivo han sido llevadas colectivamente a ser un tema tratado mundialmente creando no solo un vínculo entre la justicia, imputados y victimas, sino también entre países, comunidades y estados. En el caso anterior el impulsador y motivador de este avance fue un gran agente con un alto poder político ya que es Jorge G. Castañeda, ex ministro de Asuntos Exteriores de México (2000-2003), profesor distinguido mundial de Política y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Nueva York; lo que abarca a un gran potencial colectivo para crear un orden social en conjunto por una misma causa no sólo por el propio país, también por víctimas en su lucha contra casos tan horribles como es el caso de Darfur.

Nuestra Aldea Global

agosto 20, 2010 Deja un comentario

Gracias a la globalización de nuestro siglo, las sociedades ya no pueden limitarse a sus fronteras geográficas, hemos ido más allá. Somos comuna, país, continente y el mundo al mismo tiempo y cada vez somos más vulnerable a las acciones de nuestros vecinos. Es aquí en donde un tema de extrema relevancia ha comenzado a entrar al estado público internacional, borrando incluso más las diferencias entre los países para lograr una gran aldea global, la lucha por la impunidad. Es tal la necesidad de ordenar este tema que la importancia y fuerza que ha tomado entre los países ha crecido de manera exponencial. Vemos nuevos tratados, mayor cantidad de extradiciones e interés en la justicia a nivel mundial. Nos hemos visto amenazados como sociedad a constantes abusos por parte de diversos individuos e incluso autoridades por lo que la urgencia de un cambio es imperante, la distancia ya no es una excusa para evadir los castigos correspondientes y por ellos estamos contentos.

La creación de la Corte Internacional de Justicia se ha transformado en una institución respetada y necesaria dentro de esta comunidad internacional. Es necesaria ya que junto con todos los beneficios que trae la cercanía con otros países, también trae mayor inseguridad y peligro, dejando a las entidades nacionales incapaces de entregar la seguridad para la que fueron creadas. Además representa un poder imparcial, racional, y con poder como para otorgar seguridad y confianza a todos los países sin importar su situación actual. Tal como la cultura nos vincula a través de símbolos, nos vemos vinculados por ella y nuestra voluntad a someternos a su autoridad, hemos decidido obedecer a esta nueva entidad en pos de una bien común.

Sin embargo un punto que podríamos encontrar en contra de esta posición se ve plasmado en el caso con Sudan. Aun cuando la Corte Internacional de Justicia tiene gran poder a nivel mundial, se ve fuertemente amenazada al enfrentar la rebeldía de un actor político, y con ello nuestro vínculo se ve amenazado. Esto nos muestra cuán vulnerable puede ser la misma entidad en la cual todos dependemos y por la cual todos han trabajado provocando una gran decepción ¿Vale la pena?

Aun cuando la oposición de un actor político representa un momento de gran tensión para la Corte Internacional, su necesidad no disminuye. Debemos recordar que la política busca encontrar un orden dentro de la sociedad, que necesita de la voluntad de los involucrados a vincularse los unos con los otros. Aun cuando la respuesta que otorguen no sea la mejor, siempre (a menos que nos encontremos frente a un estado fallido) será mejor que el “estado natural”, aun cuando deba reformarse y cambiar durante el tiempo su necesidad e importancia dentro de esta nueva comunidad internacional se mantiene firme.

Etiquetas: ,