Archivo

Posts Tagged ‘mall’

Mall para los débiles

septiembre 22, 2010 Deja un comentario

La vinculación de la comunidad en los proyectos que colindan con su residencia es un flagelo que Cencosud tendría que haber previsto hace bastante tiempo.

Se ha visto en varias oportunidades que mas personas reclaman sus derechos del consumidor en el Sernac. Otras que solicitan infructuosamente a un teléfono (que solo atina a responder “disque 1 después de la señal”) ser recibida por una acogedora y simpática telefonista que recibe a gritos el estrés de clientes insatisfechos por los servicios entregados. En fin, lo relevante no es el problema del mall sino que el fenómeno que estamos presenciando. Se están politizando las pequeñas piedritas que molestaban nuestros zapatos, mediante plebiscitos comunales e instancias impensadas hace años atrás como un real cuestionamiento del proyecto por parte de privados con alto poder en su comunidad.

La ciudadanía hace bastante se aburrió de no ser considerada en los planes reguladores, intervención del espacio publico y disminución de la plusvalía en pro de la “modernidad”.Se dispuso a organizarse para así llegar a soluciones no necesariamente satisfactorias pero que por lómenos consideren su opinión. Se unió y se congregó incluso al punto de crear juntas de vecinos para así velar por el bien común, la cohesión social reinante en el sector y manipular los intereses propios.

Estoy en un rotundo acuerdo con el autor en mencionar que los consumidores no desean ser un mero espectador de los acontecimientos que suceden a su alrededor, sino que participes de esta.

¿Pero que hubiera pasado si los habitantes no hubieran intervenido en la decisión? Estarían disgustados y enfadados ya planificando su nuevo cambio de hogar, ya que su sector se volvió algo comercial y carente de personalidad… como es Martín de Zamora con Colon. Pero esta reacción no es lo común, el organizarse…sino que privilegio de unos pocos. Un claro ejemplo de un proyecto sin una potente politización del problema fue la construcción de la autopista Vespucio Sur en la superficie.  Los pobladores del sector por no poseer la suficiente fuerza, red de contactos y de poder, no fueron capaces de revocar la construcción a pesar de innumerables daños tanto a su salud como la a infraestructura. Muchos protestan infructuosamente y sufren por el daño que se les causará, pero …¿Dónde quedó el poder popular? Meneándose frágilmente en un ataúd donde el poder de los mas adinerados y con mayor influencia los atrapa y ahoga.

Creo que los altos costos que supone Cencosud que se deben  incurrir para que se  lleve a cabo un proyecto comercial son la piedra de tope. Ellos tienen la visión de que al comprar un terreno y haciendo algunas actividades que siguen el conducto regular del municipio, saldrán airosos de la intervención de la comunidad. Pero esos tiempos ya son parte del olvido, ahora ese costo que antes era innecesario ahora es uno a considerar desde un comienzo a la hora de implementar un proyecto, aquí y en la quebrada del ají. Pobre Cencosud que no pudo mirar más allá de sus narices y no pudo apreciar que la población no está dispuesta a sacrificar un determinado estilo de vida solo para llenar las arcas de los mas ricos, algunas veces a costilla de los pobres.

Links de interes:

http://ciperchile.cl/2009/02/20/los-errores-del-mop-en-vespucio-sur-que-costaran-25-millones-de-dolares/

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/06/07/la-ciudadania-dice-no-al-mall-martin-de-zamora/

Anuncios

Por ahora, todo está en la planificación

septiembre 22, 2010 Deja un comentario

Hay un aspecto del texto a comentar con el cual no creo compartir completamente la opinión: los strip-centers. Cierto artículo dice “Como mala yerba se han reproducido en la periferia santiaguina los strip malls”, no podría estar más de acuerdo con tal afirmación. En las cercanías de mi casa (5 minutos en auto, a lo más) hay 7 u 8 de estos centros: muchas farmacias, algunos bancos, sushi, OK-Market y los típicos locales vacíos. Además, hay que considerar que dentro de ese mismo rango hay 2 malls: uno con Lider; otro con Jumbo. Por tal razón, me es muy raro tener que visitar alguno de estos centros pequeños, dado que ofrecen poco en comparación con los malls que están a la misma distancia y ofrecen mayores comodidades.

Parte de la explicación de esta extraña situación está relacionada con la existencia misma de estos malls. Después de la aparición de uno, generalmente comienzan a transformar los sectores aledaños en sectores comerciales. Algunas veces los vecinos se ven beneficiados, ya sea porque el valor de sus propiedades aumenta y se hace atractivo para la venta a comercios o por la cercanía y conveniencia de poder caminar a la farmacia o al supermercado. Algo que en lo particular agradecería bastante.

El conflicto que surgió con la posible construcción de este mall, desde mi punto de vista, fue por una mala planificación o una que nunca consideró la instalación de un mall en el sector. Por un lado, un mall genera un aumento considerable del flujo vehicular y genera ruido. Sin embargo, por otro lado también es un espacio de recreación que será utilizado principalmente por los vecinos. Proyectos modernos con gran cantidad de áreas verdes, muchos estacionamientos y aire libre son muy agradables y también hacen más bonito y atractivo el sector.

Entonces, podríamos decir que todo está en la planificación. A la hora de proyectar barrios nuevos es fundamental definir dónde podría ubicarse un mall o un sector comercial más concentrado y construir la zona residencial con la suficiente distancia para evitar posibles conflictos. También, dentro de esta planificación se deberían proyectar posibles espacios para stripcenters más cercanos a sectores residenciales, centros que estén a distancias que se puedan recorrer a pie.  Esto permitiría a las familia poder acceder fácilmente a un minimarket cuando son necesarias pocas cosas y no tener que usar el auto para desplazarse hacia un mall y malgastar tiempo.  También, por el otro lado, permitirá que se desarrolle vida nocturna, comercio y actividades relacionadas en un lugar en el que las molestias no interferirán de manera importante con la vida diaria de las familias.

En los malls actuales han convergido gran cantidad de servicios, desde centros médicos hasta agencias de viajes, pasando por zapateros. Nuestro estilo de vida se ha acostumbrado a esto, a la conveniencia de tener todo cercano y en el mismo lugar. Llegar a un mall, dejar el auto estacionado y poder acceder a prácticamente todo lo que uno necesita en el mismo lugar es un agrado. Otros espacios urbanos no han logrado llegar a tener un lugar tan central en nuestra vida actual, y hasta que Internet no logre satisfacer todas nuestras necesidades, los stripcenters deberán ser complementarios. En un futuro no tan lejano, los malls como hoy los conocemos dejarán de existir, dando paso a los servicios en línea y pequeños centros comerciales que servirán a nuestras necesidades que no puedan ser satisfechas online.

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/06/02/¿un-mall-para-cada-hospital/

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2006/04/27/strip-malls-clones-urbanos/

¿Ganancia o pérdida?

septiembre 22, 2010 Deja un comentario

Esta claro que las decisiones llevadas a cabo por ciudadanos comúnes y corrientes son cada vez tomadas en cuenta. El llamado empoderamiento de las juntas vecinales van en aumento con el transcurso de los años. Las personas – gracias a los medios de comunicación – han obtenido cada vez más influjos de ideas, más informaciones, en donde con un solo click se puede ver qué es lo que está sucediendo en otros lados del mundo., lo que hace que cada vez demanden cosas que consieren legítimas. El caso de los Mall es uno. Con anterioridad, se veía a diestra y siniestra como las grandes empresas como CENCOSUD o D&S (ahora Wallmark) han ido construyendo voluptuosas edificaciones para así ganar en un sector de servicios cada vez mayor, en donde la opinión de las personas que no tuvieran autoridad pública alguna no eran consideradas para la guía o establecimiento de los mismos Mall. Esto ha cambiado, y espero que para mejor. Las personas se sienten indispensables a la hora de toma de decisiones que afecten a la comunidad. Un claro ejemplo es lo que ha pasado últimamente en Puerto Varas, en donde la decisión del establecimiento del Mall no pasó ni siquiera por la comunidad, por lo que los mismos alegan (con justa razón) de la falta de compromiso por parte del alcalde. Ahora bien, concuerdo en que las empresas ya no sólo debieran velar porque las instituciones públicas competentes les acepten los megaproyectos, deben de velar por los intereses de quienes viven, circulan, se mueven en la comunidad misma. Para resolver conflictos de esta envergadura, es necesario que las empresas velen por los terceros afectados o beneficiados, que corresponden a la comunidad . Es cierto – y todos sabemos – que los Mall traen una gran cantidad de oportunidades económicas (mayor empleo, mayor accesibilidad a variados servicios, etc.), pero lo que no tratamos de ver son las externalidades negativas que deja un Mall. Una de los principales problemas de los elementos o servicios que mueven importante cantidad de dinero, es la atracción de la delincuencia: quien quiera tener un Mall cerca es porque va a querer vivir encerrado. Otro factor es la vialidad: las calles se congestionan, lo que implica un ruido excesivo de automóviles, que antes no estaban. Y un último factor a destacar tiene relación con la belleza del entorno: no se puede construir un Mall que “no le viene” al entorno, dentro de esto podemos encontrar- quien sepa, espero que comparta – el Mall de Puerto Montt, el cual se encuentra en plena costanera, viéndose no amigable al entorno natural propio del sur: la belleza de la madera, del mar, lo propio del sur. Ahora bien, alguien podría señalar que – especialmente un empresario – en definitiva estaría anulando cualquier tipo de Mall, por lo que no permitiría el desarrollo económico, pero no comparto con dicha afirmación: no porque no acepte los Mall construidos en la actualidad no quiere decir que impido el desarrollo económico. Lamentablemente, los Mall actuales sólo han tenido la consideración de los empresarios, que lo único que les importa la ganancia frente al costo de obtenerla, lo que implica dejar de lado lo “bonito” – que obviamente es más costoso – por algo más feo y barato. El desarrollo económico no significa el desarrollo de algunos, debiera significar el desarrollo de todos: el de vivir bien y en armonía, velando por los intereses de todos.

Referencias:

http://laotraesquina.blogspot.com/2010/06/puerto-varas-estamos-mall.html

Etiquetas: ,

Votacion Mall, debe ser solo el comienzo…

septiembre 22, 2010 Deja un comentario

Tras leer esta noticia el primer sentimiento que me asalta es de alegría al ver como se logran cosas tan importantes por medio de la participación ciudadana, poniendo estas discusiones en el espacio público se generó tal repercusión que obligo a las autoridades a realizar un plebiscito en el cual se consulta si se aprueba o no un cambio a la normativa del uso del suelo ya que actualmente el terreno sobre el cual se quería construir el mall está destinado a fines educativos, por ende si se consentía su cambio perfectamente se podría haber construido el mall en la calle Martin de Zamora. Afortunadamente tras la consulta pública realizada a un total de 1579 personas, de las cuales 1037 se mostraron contrarias y 542 a favor con lo cual no será posible construir un mall por lo menos en lo que dure la gestión del actual alcalde.

Pero si se revisa más a fondo este problema, más allá de cómo se debería hacer participar a los vecinos en los proyectos que tengan repercusiones en sus vidas y el cómo tratar de reducir las externalidades, es posible darse cuenta que el hecho de que sea tomada en cuenta la opinión de la ciudadanía es algo que casi nunca ocurre. ¿Se habrá consultado la opinión a los vecinos por los tantos otros malls que existen en la capital y en regiones?  ¿Se habrá consultado que pensaban los vecinos acerca de que levantaran autopistas afuera de sus casas? o aun peor ¿Estarán de acuerdo los vecinos con que afuera de sus casas o al lado de colegios donde estudian sus hijos se levanten antenas de telefonía, de las cuales no existe certeza de que no causen daños a la salud?  Enfocándose más en la última pregunta es posible encontrar un gran número de manifestaciones, en contra de la construcción de estas, manifestaciones que van tanto por la vía legal (la cual solo termina en largas espera en pasillos) a otras en las que lamentablemente se tiene que llegar al uso de la fuerza.

Entonces dadas dos situaciones tan parecidas que hace que el resultado de una haya sido tan eficaz y el de la otra un completo desastre. ¿Habrán sido que las autoridades de un lado si se hacen cargo de los reclamos de sus habitantes y las otras simplemente hacen oídos sordos? o ¿los reclamos de unos serán más importantes que los de otros (situación que sería completamente lamentable y deplorable, pero que a lo largo de lo que he leído acerca de lo que paso con la votación acerca del mall se repite un sinfín de veces)? ¿Acaso hay intereses creados de por medio? De esta situación nace una gran cantidad de preguntas, lo importante es que esto marque un hito y de aquí en adelante, la ciudadanía se haga escuchar y los empresarios y autoridades se den cuenta que ya no pueden pasar por alto factores tan importantes como el que pensara la gente. Y hagan a esta participe de esta, porque aunque el autor del texto diga que cada vez será más difícil instalar malls en Santiago, esto no será así, de hecho, a la mayoría de la gente les encantan los malls, simplemente de aquí en adelante se debe cambiar el enfoque que siempre se ha tenido y reconocer el poder político con el que cuenta la ciudadanía.

http://www.elciudadano.cl/2009/04/30/vecinos-de-valparaiso-rechazan-antenas-de-celulares/

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/11/%C2%BFmall-en-martin-de-zamora-la-decision-en-manos-de-la-ciudadania/

Etiquetas: ,

El problema es el mall en si, no su diseño ni su implementación

septiembre 21, 2010 1 comentario

Quise tomar una postura propia frente a la situación y pensando en la posibilidad de que se construyera una estructura de tal magnitud a metros de mi casa, estando ésta ubicada en un barrio residencial, me opondría rotundamente. Eso fue exactamente lo que yo creo les pasó a todas las personas que se hicieron parte del plebiscito, siendo Martín de Zamora y sus alrededores un barrio en el que, si bien no se encuentran grandes proyectos comerciales, sí existen a pocos minutos de él, por lo que se hace muy grato vivir ahí ya que se tiene al alcance las facilidades y comodidades del comercio, pero también se tiene paz y tranquilidad en donde se vive.

A mi juicio, el proyecto fue muy bien diseñado, pero no creo que si se hubiese incorporado más a los vecinos en el proyecto, estos hubiesen aceptado. El hecho de que se les otorgara el poder de decidir si éste se realizaba o no fue suficiente. Creo que el costo de oportunidad de involucrarse en un proyecto de tal envergadura es muy alto, por lo que vecinos de dicho sector, los cuales tienen altos ingresos, no estarían dispuestos a sacrificar su trabajo,  por colaborar de una manera más específica en el proyecto. El problema no está en la construcción en dicho terreno, el problema radica en qué construirán ahí. A los vecinos no les importa que se realice un proyecto diferente, que se utilice el lugar para cualquier otro proyecto municipal, sino que les molesta que se construya específicamente un mall. Es por eso, que el proyecto fue rechazado, ya que las externalidades negativas que implicaba la aprobación del plebiscito, eran aún mayores que los beneficios que se obtendrían. http://www.tercera.com/contenido/680_265925_9.shtml

Por otra parte, el mall sí contaba con un diseño moderno, ubicando dos grandes tiendas y todos sus estacionamientos bajo tierra, los camiones que abastecerían el mall también circularían subterráneamente de manera de reducir el impacto visual que causaría. Además contaba con un alto porcentaje de áreas verdes, pero aún así los vecinos rechazaron el proyecto. Esto deja en evidencia que no bastaba con rediseñar el centro comercial o hacer más parte a los vecinos de su implementación, ya que Cencosud, como la gran empresa que es, ya se había encargado de darle un enfoque más moderno, adecuado al contexto de hoy, anticipándose a las posibles quejas que presentarían los vecinos. Si bien es posible que se hubiera aprobado el proyecto habiéndolo diseñado de otra manera, hubiese sido embobando a los vecinos con algo que superficialmente les convendría, sin embargo, los problemas de peso que los llevaron a decir que no seguirían existiendo, como por ejemplo la gran congestión vehicular, que aún ampliando las calles será un gran obstáculo para todo aquel que desee transitar por las calles aledañas al centro comercial, sumándose también la congestión ya existente en las calles como colon. http://barrioyciudad.blogspot.com/2010/04/congestion-vial-es-principal.html

Relacionado con lo visto en clases puedo decir que al otorgarles la facultad a los vecinos de votar, se les dio poder, por lo que ellos se transformaron en agentes quienes ahora poseían poder político. “Mientras exista ganancia mutua, es posible el orden basado en el puro interés si los costos de transacción son bajos”, sin embargo acá los costos de transacción eran muy altos por lo que no convenía seguir adelante y se terminó con el proyecto. Por otro lado, existe un problema de acción colectiva ya que lo “bueno” colectivamente (vecinos) era totalmente distinto a lo “bueno” individualmente (Cencosud).