Archivo

Posts Tagged ‘Piñera’

Señores, Esto es un juego!

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Sin duda me parece curioso que nos cuestionemos sobre los actos y consecuencias que toman y hacen los políticos en su día a día. Curioso, a decir lo menos, ya que somos nosotros mismos quienes damos el voto para que estos seres, decidan y ejecuten las políticas en pro de bienestar social, que se generan por necesidad del momento o que vienen “de fábrica” en sus promesas de campaña.

¿Por qué luego de tomar esta decisión, nos damos cuenta que no siempre hacen lo que prometen? Básicamente por que las personas (incluyendo a los políticos) somos seres racionales que reaccionamos en base a estímulos que provocan que tomemos decisiones potencialmente distintas a las que hacemos en pos de un beneficio y la propia conveniencia.

Esto, conlleva a conservar los intereses personales sobre los intereses del pueblo, ya que en cada juego, la opción de negarme a algún cambio conlleva primero con mis límites de aceptación de dicha propuesta, corroborando el efecto que puede realizar en mí, o bien, manteniendo esto es statuo quo.

Aterrizando el texto de Arturo Pérez- Reverte en un plano local: ¿ Por qué el presidente Piñera, salió a defenderse sobre los acontecimientos ocurridos en las elecciones de la ANFP, si estos mundos, superficialmente, no dicen relación uno con el otro? Este ejemplo, explica claramente el actual racional de un político (antes ser humano) que tiene intereses e intenciones de corto, medio y largo plazo que quiere conservar y debe proteger ante posibles daños que movilicen el statuo quo a una zona de pérdidas de algo, siendo este credibilidad, confianza, poder, etc.

La respuesta a esta pregunta, radica en que el Presidente Piñera, domingo a domingo, recibe una encuesta elaborada por La Moneda, que entrega un ratio de credibilidad y consecuencia de dichas elecciones, estas tendieron a bajar y por consiguiente a mover el statuo quo de él.

En este escenario, en el que ocurren diversos juegos políticos, debemos además señalar que el contexto al cuál se enfrentan los políticos luego de asumir, dista mucho del propuesto en primera instancia. Acá entra en juego el querer hacer vs el puedo hacer, dónde estos no son los únicos actores del juego, sino que dependen y se deben y/o son articulados por instituciones que poseen valores, visiones y formas de desarrollo  propias, dónde estos seres deben restringirse o auto limitarse en pos del beneficio de las instituciones a las cuales pertenecen. Un claro ejemplo de esto, son la materialización de las promesas de campaña de Obama, en donde me atrevo a decir, no será capaz de cumplir el 50% de estas, ya que las instituciones que deben velar y aprobarlas no son la mayoría , y existen actores políticos, no visibles que limitan el desarrollo de estas, ya que nuevamente, nos enfrentamos a actores racionales, que promueven el beneficio propio antes que el de la sociedad. Por cierto, se irán fiscalizando las 510 promesas de campaña de Obama.

Como ciudadanos, debemos ser capaces de anticiparnos y entender el juego de los políticos,  para así poder prever las acciones que estos tomen, por que como dice el título,

 

Señores esto es un juego.

Anuncios

Política, un mal necesario.

noviembre 25, 2010 Deja un comentario

La política es, por excelencia, el tema más denostado del mundo actual. Desde y hacia todos los sectores de la sociedad son lanzadas críticas directas, sin fines constructivos ni menos con el objetivo de buscar en mecanismo alternativo al que es considerado un macabro error. Pero, ¿es esto cierto?, ¿es la política el principal problema de la sociedad actual?.

Vamos por parte: Existe una serie de hechos que pueden avalar lo anteriormente descrito, así como también distintos acontecimientos que van absolutamente en la dirección contraria. Partiendo por los aspectos que apoyan la teoría de la problemática situación actual de la política, encontramos las estériles discusiones en las que se enfrascan los actores políticos que animan día a día el ring en el que está convertido el espacio público. Claro ejemplo es el caso de la visita del Presidente Sebastián Piñera a Lima [1], lo cual tiene a Diputados e incluso al ex Presidente Ricardo Lagos discutiendo acerca de lo pertinente de dicha visita. ¿Es lógico que actores políticos con responsabilidades claras y concretas ante la sociedad, que reciben sueldos muy por sobre la media del mercado y que deben cumplir con el compromiso social que contrajeron, actúan basándose en las críticas o la defensa de actos del resto, en lugar de desempeñarse en forma óptima en las funciones por las que fueron elegidos? Esto, manifiesta lo complicado que es el contexto político actual, ya que no existe una actitud centrada en la labor por la cual están donde están, sino que se basa en la constante lucha entre las fuerzas políticas existentes, dejando de lado el motivo real por el que están donde están.

No obstante, vemos como la política permite estructurar de forma casi espontánea la sociedad, entregando al espacio público el establecimiento de las instituciones bajo las cuales de regula y articula, utilizándolas como las “reglas del juego” y determinando así, a grandes rasgos, el comportamiento de sus distintos actores, permitiendo como consecuencia el orden social y evitando el que alguna facción de la sociedad se lance en picada contra el orden público,ya que existen métodos que inhiben el desarrollo de tales atentados sociales. Es el caso de la huelga de hambre de las 33 mujeres en la mina “El Chiflón del Diablo” [2], donde la intervención de actores políticos permite atenuar los efectos que pueden tener los actos de dichos manifestantes. Tomando en cuenta todo lo anterior, ¿es la política un problema absoluto, o una solución no del todo ortodoxa a los distintos problemas sociales que encontramos día a día?, ¿debemos enfrentar a la política y atacarla por sus defectos, o entenderla basándonos en las virtudes y beneficios que nos otorga la existencia de la política en la sociedad?

En conclusión, vemos como afectará directamente el prisma desde el que se analice la política, ya que no todos consideran los mismos parámetros para analizarla. En mi caso, considero que la política es un mal, pero un mal necesario y del que ya somos más que dependientes.

Rodrigo Márquez.