Archivo

Posts Tagged ‘poder político’

El futuro político

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Dejando de lado la forma en que el autor trata el tema del presente y futuro de un país en manos de políticos, éste tema es clave y de seguro más de alguno está de acuerdo con lo que éste platea.

Hemos visto como año tras años los políticos se esfuerzan por hacer que la ciudadanía crea en su palabra, y hacen promesas en base a las mejoras del país y su educación, que pocas veces dan los resultados esperados, y es verdad que nadie quiere aceptar culpas tras errores cometidos, como ejemplo simple: el Transantiago; pero yo me pregunto ¿De dónde viene ese esfuerzo? ¿Viene realmente de la vocación al servicio público o es simplemente una respuesta al poder que implica estar al mando? ¿Por qué existen algunos que se oponen fuertemente a la renovación y cambio político?

Creo que la política, como sistema que resuelve los problemas que surgen de la convivencia colectiva de las personas, es necesaria y tiene futuro si el ejercicio de poder que se hace de ésta promueve la participación ciudadana y hace uso correcto del poder que se le otorga. Un problema aquí es que los políticos usualmente se olvidan de la palabra “bien común” para transformarla en otra conocida como “bien propio”, lo que partió como vocación al servicio público se trasformó en adoración al dinero o a los beneficios que trae ser una cara visible del país.

Todos tienen aquí distintos puntos de vista, y la crítica parece ser la manera más fácil y eficiente de hacer ver cómo se están haciendo las cosas sin realmente haber pasado por ello. Es realmente difícil a mi parecer hacer que todos queden satisfechos con el manejo de las políticas públicas y las medidas tomadas por los diferentes gobiernos, más aún cuando estar en el poder implica tomar decisiones que involucran a todo un país, en las que algunos se ven favorecidos y otros perjudicados.

Así, el sentimiento de justicia arraigado en las almas, hace que cada uno se forme una visión de cómo se deberían hacer las cosas, pero no es tan fácil cuando se está en ese lugar, no se puede complacer a todos y las visiones de mundo de cada uno son totalmente diferentes.

Ahora bien, el problema tiene una mayor complejidad, el mundo y la educación de hoy no es igual al mundo y la educación en la época de Cervantes o Quevedo, el contexto histórico aquí es clave, la población ha ido aumentando; y con ella la tecnología y la globalización son fenómenos eminentes, por lo que creo que la comparación que hace el autor en cuanto este tema no ha lugar y nos lleva a la lectura inevitable de que todo tiempo pasado parece haber sido mejor o al menos, más coherente; con lo que no estoy precisamente de acuerdo. Se necesita una educación de acuerdo a los tiempos que corren, y es precisamente esto lo que los políticos tratan de potenciar, les resulte o no, es una preocupación en sus gobiernos. Y es esto lo que rescato, más vale tener a alguien que se quiera hacer cargo del tema, sea por el motivo que sea, y que haga su mejor esfuerzo de hacer las cosas bien por el país a no tener a nadie que se la juegue por tratar de solucionar este problema tan complejo en pro del bien de todos.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1054941

http://www.atinachile.cl/content/view/4470/Que-es-la-politica-Diez-preguntas-fundamentales.html

http://educacion.idoneos.com/index.php/Opiniones_y_consultas_sobre_educaci%C3%B3n/Todo_tiempo_pasado_fue_mejor…%3F

¿Quién es el culpable?

noviembre 28, 2010 Deja un comentario

Al leer el fragmento de Arturo Pérez-Reverte, se me ocurren múltiples respuestas y opiniones acerca del por que España esta de este modo en estos días.

La respuesta mas fácil y mas lógica seria “por culpa de los políticos”, pero si pensamos un poco mas, ¿quien elige a los políticos en un principio?, si la respuesta es nosotros, y recordemos que un político según la definición es racional(capacidad humana que permite pensar, evaluar y actuar de acuerdo a ciertos principios de optimidad y consistencia , para satisfacer algún objetivo o finalidad(..)) mientras persiga su objetivo, entonces en este punto el problema seria que aquellas personas las cuales adquieren poder político, pueden cambiar sus preferencias, cambiando el modo de jugar(llamando asi al modo de tomar decisiones) y cambiar sus intereses que en un principio eran para el bien de la comunidad, a intereses propios, desviados por el dinero y la ambición de poder; pero también por otro lado están los que en sus términos de racionalidad aun buscan el bien común, y estos son los que normalmente velaran por este y por el buen funcionamiento del estado.

Acá es donde nace un segundo problema, ya que recordemos que una decisión para un país entero no solo es tomada por una persona, sino por un conjunto de personas en la cual se tienen reglas, y estas reglas muchas veces llevan a cambiar las cosas prometidas a la comunidad.

Por lo tanto lo que me atrevo a proponer es que hay que fijarse en dos asuntos fundamentales en este tema, el primero, cómo elegimos a nuestros representantes y que es lo que nos influencia y motiva para elegiros, son los correctos?, y el segundo es ver las reglas y los modos de toma de decisiones, ya que como bien dije un político puede querer, prometer e incluso enamorarse de una idea(sea buen para la comunidad para pensar en este caso) pero las reglas del juego del modo de toma de decisiones, puede tergiversar esta idea a tal punto de llegar a ser legislada pero de otra forma completamente diferente a la propuesta, por lo que como ciudadanos tenemos el deber de hacer lo posible que las reglas se formen o se modifiquen de tal manera que las ideas y decisiones propuestas sean las que realmente sean legisladas y no se cambien en el camino a ser puestas en marcha.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Racionalidad

 

La crisis que genera más crisis

octubre 19, 2010 Deja un comentario

 

El sociólogo Alain Touraine reafirma una de mis más grandes formas de pensar, y es que “el caos conduce a más caos”, y en este caso, la crisis genera más crisis.

Touraine nos habla acerca de una crisis definida por “la incapacidad de los Gobiernos para proponer otras medidas que no sean esas denominadas “de austeridad” […] Ya ni siquiera se habla de “política de recuperación”, sino de “austeridad”, lo que conduce a muchos Gobiernos a reducir los gastos sociales.”

Un ejemplo de lo que se plantea es el caso de Francia, cuyo Gobierno, impulsado por la crisis, quiere una reforma de las pensiones. El retroceso del trabajo con respecto al capital en el reparto del producto nacional aumenta y acrecienta las desigualdades sociales.

Ahora bien, el problema que plantea Touraine no es la crisis propiamente tal, si no que se habla de cómo solucionarla y de cómo no solucionarla. Claramente las acciones que son provocadas por la crisis como respuesta a ella (llámese reforma de pensiones para Francia) no son el camino correcto. Touraine nos habla sobre “romper el silencio general. Hay que cambiar de escala temporal para comprender unos fenómenos cuyo aspecto más extraordinario es que nadie parece ser consciente de ellos”. Nos habla de escuchar los susurros de la gente, esas verdades incomodas que pocos se atreven a gritar, y aquellos que lo hacen, no son escuchados por la elite importante que maneja al mundo.

Yo estoy en completo acuerdo con Alan Touraine por todo lo manifestado con anterioridad, pero ahora la pregunta es ¿Cómo revertirlo? ¿Cómo lograr que esas pequeñas minorías de todo el mundo (que terminan siendo bastante significativas por decir poco) sean escuchadas?

Es aquí donde puedo hacer memoria de lo aprendido en el curso de política donde vimos como es que una pequeña elite poseía más oportunidades de tener un poder político mayor que otros, pero luego, avanzando en la materia, vimos como es que, por mucho que un grupo elite tenga concentrado todo el poder y que a su vez, sea el más tirano de todos, aun así le convendría no sobre-explotar al resto pues le es más rentable obtener menos beneficios ahora, pero poder mantener dichos beneficios en un futuro.

Claramente el problema de la crisis mundial no se centra en la sobre explotación de las minorías, pero existe cierta relación, y es que se está pretendiendo solucionar la crisis que afecta a las elite y al mundo en desmedro de esos pocos que terminan siendo la base del mundo entero. Esta idea anteriormente planteada (mejorar el mundo en desmedro de las minorías para así, aplacar la crisis) podría ser un perfecto contra-argumento, pero si las enormes “minorías” se derrumban, claramente la elite lo hará también, ya que los poderosos tienen de soporte a estas minorías. Ellos construyen sus rascacielos sobre este “piso de personas” que se denominan minorías. El real problema es que estamos intentando crear soluciones que en realidad son el mismo problema, ya que la crisis genera más crisis. Por lo mismo, el contra argumento de que la solución a la crisis es continuar con las mismas causas de la crisis [si la crisis genera hambruna, generar más hambruna para unos pocos para que otros coman] queda descartado.

De esta forma, hay que darse cuenta de que para salir adelante hay que hacerlo todos juntos, y ninguna reforma que tenga como objetivo recaudar fondos a costas de las minorías podrá ayudar. Como dijo Touraine, “nuestra impotencia económica, política y cultural no es consecuencia de la crisis, es su causa general”. El autor nos propone soluciones y menciona a fuerzas capaces de enderezar la situación, pero por sobre todo remarca que “no debemos dejarnos arrastrar a una renuncia general de la acción.”

causas de la crisis:
http://www.kaosenlared.net/noticia/causas-crisis-mundial-actual

la cricis aun no ha tocado fondo:
http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2010-01-04/crisis-economica-mundial-aun-no-toca-fondo/

 


La cara fea de los malls

septiembre 24, 2010 Deja un comentario

Me pongo en el lugar de los vecinos del sector de Martín de Zamora y comparto totalmente su disgusto, ya que un proyecto de tales magnitudes, crearía tal caos en sectores aledaños a las construcciones que el diario vivir de todas las personas se tornaría más tedioso y con muchas más complicaciones que beneficios. El ruido y los problemas viales que constituyen la construcción de una estructura como lo es un mall, requiere de beneficios sociales muchos mayores a las externalidades que este creara, además de estudios y soluciones factibles que ayuden a reducir la tensión social que se sentirán un vez comenzadas las obras. La gran convocatoria social que tuvo este hecho, se debió a la buena organización de los vecinos y la importante cantidad de información con la que contaban los dirigentes de estas organizaciones, las cuales obtuvieron poder político poniéndose en pie de guerra contra un proyecto que atormentaría sus tranquilas vidas en la comuna de las Condes. Uno de los principales reclamos en contra de la construcción fueron los problemas de transito que este traería, ya que la obra además de estar frente a Martín de Zamora, una calle de dos vías en la misma dirección, la cual me ha tocado frecuentar en las horas pic  y es insoportable la congestión que se produce en esa calle, también esta abarcara las dos veredas de colon, la cual es una calle muy transitada en todas las horas del día.

Creo que el problema, al igual que la columna publicada en la tercera es que Cencosud no integro a los vecinos del sector en el proyecto y las planificaciones de este mismo, si es que la empresa lo hubiese hecho se hubiera evitado muchas dificultades, como dice en la columna hay bastantes medios por los cuales se pudieron hacer estas gestiones, pero a que la compañía no tomo en cuenta a las personas, esto les paso una mala pasada.

La organización de la vecindad y la manera como el alcalde de la comuna les delego poder político con la realización del plebiscito, muestra que los ciudadanos pueden ejercer sus derechos no tan solo con el uso de la violencia, si no que con alineación e informándose lograron terminar con el proyecto de Cencosud y que esta empresa a futuro modificara sus modelos de centros comerciales e incluir a las vecinos de sus construcciones aledañas para tener una mayor aceptación y aprobación de la sociedad.

Otra idea que me surge con este tema, es como las construcciones de mall y estructuras gigantescas no solo traen externalidades a las comunidades, sino que también puede traer muchos beneficios en sectores no tan acomodados, como en el caso de la comuna de las Condes. Muchas veces estos proyectos crean nuevos puestos de trabajo y aumentan las riquezas de los sectores en los cuales estos son construidos. Este tema tiene dos caras, lo importante es que estas dos caras siempre vayan en beneficio de las personas y no en su desmedro, por esta razón la legislación y control de las empresas como Cencosud, tiene que ser más restringida y regida.

Atte Gonzalo Lagos C.

Fuentes:

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/11/%C2%BFmall-en-martin-de-zamora-la-decision-en-manos-de-la-ciudadania/

http://latercera.com/contenido/680_265895_9.shtml

¿Deberían los vecinos tener este poder?

septiembre 24, 2010 Deja un comentario

Para comenzar, este tema esta siendo discutido actualmente y ha afectado mayoritariamente  a un estrato socio económico alto, ya que en una de bajos recursos , la construcción de un Mall siempre va a ser vista desde otros enfoques, incluso desde positivos, por ejemplo que con esto pueden quizás ascender socialmente, aumentar su educación o que sientan que son tomados en cuenta. Cosa muy diferente que sucede con el comentario de “El Nuevo Mall”  que inmediatamente los vecinos tomaron una postura negativa, ya que para ellos un Mall en ese espacio, siempre va a ser una externalidad negativa.

Retomando el enfoque hacia la nota periodística, claramente se nota que el tema de la construcción del  centro comercial ha ingresado al espacio publico, por lo que esta politizado; ya que hay un encuentro entre desiguales (lo vecinos que lo aprueban, los que no, el alcalde, el resto de la gente de la comuna, los empresarios, etc.) que esta generando una tensión absoluta y de difícil solución. Acá es donde todos los ciudadanos eligieron a un agente o tercero que los representara, en este caso el alcalde Francisco de la Maza, que según mi punto de vista esta mal usando su poder político, cosa que los propios vecinos están aprovechando y están tomando una exagerada participación en esto. Es decir, el alcalde cada vez le cuesta mas influir en mecanismos de cambio, no logra el tan anhelado orden social, cosa que se ve reflejado en que la fuente de legitimidad de este actor político se esta deteriorizando, por lo que cada vez es menos respetado, y esta junta de vecinos esta manipulando y obteniendo un poder político que nunca antes habían tenido.

Por lo tanto, es verdad que es un problema que  un Mall en el centro de un barrio residencial  siempre va a traer más delincuencia, contaminación acústica y visual, atochamientos en los accesos pero también trae una serie de otros beneficios. Es por esto, que los ciudadanos antes de votar por una idea, es clave que la municipalidad los oriente sobre el verdadero impacto de un proyecto de esta envergadura, ya que muchas veces se exagera y provoca trabas. Además, esta claro que la población siempre se va a ir en contra de proyectos así. También encuentro muy bajo el punto de vista del alcalde de mencionar  que si el proyecto es rechazado por al menos un voto, no se habla mas de el, cosa que es inaceptable, ya que hay mucho trabajo y estudios atrás, los expertos realizaron un estudio exhaustivo de el porque tiene que ir ahí, se juntaron varias veces con vecinos para llegar  a acuerdos, y muchas otras cosas más. Pero no me voy a desviar, lo que quiero dejar bien en claro que no todos los temas deben ser cuestionados o votados por la ciudadanía, sino que hay temas que se construyen en conjunto. Por ejemplo, Cencosud antes de haber realizado proyecto alguno, debería haber visto las necesidades de la gente,  o que proyectos les gustaría que se implementaran, es decir no hacer plebiscitos  sino que más consultas ciudadanas.

Para terminar, dejar bien en claro que es importantísimo que hallan decisiones colectivas para que allá orden, ya que si no las hay y con ausencias de leyes o políticas, algunos pueden llegar a renunciar  a principios, valores e ideales para tratar de beneficiarse. Por eso para que esto no ocurra y por como aumenta la población, necesitamos cada día mas orden, por lo que tenemos que cooperar a un interés mutuo, y si este no existe, crearlo o incentivarlo.

http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/11/%C2%BFmall-en-martin-de-zamora-la-decision-en-manos-de-la-ciudadania/

http://www.tendenciaspoliticas.cl/tpo/perfil/tag/78/term/zamora¨

Por Alejandro González

¿Quién manda a quién?

La duda entre si hacer lo que le genera más utilidad a uno como persona o hacer lo mejor para la sociedad siempre estará presente. Buscar el beneficio propio muchas veces pasa a llevar con la felicidad de los demás, llevándolos incluso a una calidad de vida mucho peor. ¿Estaré dispuesto a compensar tal sacrificio que obligo a hacer a los demás? Las externalidades siempre existirán y el resultado ira de la mano de quien tenga más poder político en la toma de decisiones.

Casos fallidos como el Mall Jardines de Colón, se vio claramente como los gestores de este proyecto al poner la idea en el espacio público, no trabajaron alineados con su contraparte fijándose en los pros y contras de este proyecto, que cosas esperaban ellos, sus pérdidas, como compensarlas y llevar a un estado en donde la utilidad fuera mayor para ambos.

En este escenario, si ubicamos las utilidades de ambos actores en un gráfico de curva de utilidad, tenemos que lo mejor para los vecinos es que a primera vista no se haga el proyecto, maximizando su utilidad, como para la empresa que se haga el mal a su plenitud, perjudicando a los vecinos. Lo ideal para ambos es que este equilibrio se de en un punto en que ambos ganen, perjudicando lo menos posible al otro, lo que requiere de un claro trabajo en conjunto para encontrar ese punto. Al no incluir a la contraparte en el proceso, como se dio en este caso, la empresa busco ubicarse en un punto entre el máximo posible y el equilibrio, lo que perjudica claramente la utilidad de los vecinos.  Como resultado de lo anterior, dado que la ley atribuye a los vecinos el poder para decidir democráticamente la aprobación del proyecto gracias a la votación, al verse claramente pasados a llevar, se votó a favor de no realizar el proyecto lo que cerró el caso. Nada que hacer para la empresa.

Un caso con un fondo similar al anterior me llevó a tener la siguiente duda: ¿Quién manda a quién?

En diciembre del año 2007, la empresa multinacional Suez-Energy presentó al Sistema encargado de la Evaluación de Impacto Ambiental el proyecto de instaurar la llamada central termoeléctrica Barrancones, con el cual se pretende construir una central a carbón que iniciaría sus operaciones en la comuna de La higuera, a unos 25 kilómetros de la Reserva Marina Islas Choros-Damas y la Reserva Nacional de Pingüino de Humboldt.

La propuesta en sus inicios debía ser votada en octubre del año pasado. A pesar de esto, se solicitó en ese entonces por parte de la empresa posponer el trámite para responder a las indicaciones requeridas por la Comisión Regional del Medio Ambiente COREMA.

Cabe destacar que en el mundo político se habló bastante de proyectos como este, como por ejemplo durante las elecciones presidenciales del año anterior, en donde el actual presidente Sebastián Piñera manifestaba su desacuerdo públicamente hacia proyectos tales como las centrales termoeléctricas.

De la misma forma que en el caso comentado anteriormente, el resultado fue determinado a partir de una votación la cual terminó en 15 votos a favor y 4 en contra. Votación que provocó protestas en todo el país y la opinión pública internacional. El resultado de esta votación lleva a pensar que: ¿Hasta qué punto las presiones empresariales y políticas influyeron en la votación? ¿Qué poder político tiene la población en esta votación? ¿Es imprescindible para las localidades aledañas la construcción de una termoeléctrica? ¿Qué argumentos técnicos se tomaron en cuenta al momento de la votación?

Interrogantes como estas es muy difícil que sean resultas. Independiente del estado actual de el caso de la Central Termoeléctrica. A lo que quiero llegar con esta columna es que debemos realmente cuestionarnos: ¿Son todas estas personas las ideales para tomar una decisión que compromete el futuro de los habitantes de la región, del ecosistema y de las futuras generaciones del país? ¿Tenemos el poder político necesario para hacerlo y bajo que fundamentos? ¿Estaremos realmente mejor si nos mantenemos tal como estamos en vez de realizar nuevos proyectos?

¿Quién manda a quién?

Ricardo Chacana Garrido

Links de interés:

Diputado Díaz señala que en caso Punta de CHoros hubo “tráfico de influencias inadmisible”

Evelyn Mattey: “Punta de Choros era viable, pero la ciudadanía dijo que no”

Gobierno plantea necesidad de cambios a la legislación tras caso Punta de Choros

Punta de Choros, falso triunfo ciudadano.