Archivo

Posts Tagged ‘Política’

Señores, Esto es un juego!

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Sin duda me parece curioso que nos cuestionemos sobre los actos y consecuencias que toman y hacen los políticos en su día a día. Curioso, a decir lo menos, ya que somos nosotros mismos quienes damos el voto para que estos seres, decidan y ejecuten las políticas en pro de bienestar social, que se generan por necesidad del momento o que vienen “de fábrica” en sus promesas de campaña.

¿Por qué luego de tomar esta decisión, nos damos cuenta que no siempre hacen lo que prometen? Básicamente por que las personas (incluyendo a los políticos) somos seres racionales que reaccionamos en base a estímulos que provocan que tomemos decisiones potencialmente distintas a las que hacemos en pos de un beneficio y la propia conveniencia.

Esto, conlleva a conservar los intereses personales sobre los intereses del pueblo, ya que en cada juego, la opción de negarme a algún cambio conlleva primero con mis límites de aceptación de dicha propuesta, corroborando el efecto que puede realizar en mí, o bien, manteniendo esto es statuo quo.

Aterrizando el texto de Arturo Pérez- Reverte en un plano local: ¿ Por qué el presidente Piñera, salió a defenderse sobre los acontecimientos ocurridos en las elecciones de la ANFP, si estos mundos, superficialmente, no dicen relación uno con el otro? Este ejemplo, explica claramente el actual racional de un político (antes ser humano) que tiene intereses e intenciones de corto, medio y largo plazo que quiere conservar y debe proteger ante posibles daños que movilicen el statuo quo a una zona de pérdidas de algo, siendo este credibilidad, confianza, poder, etc.

La respuesta a esta pregunta, radica en que el Presidente Piñera, domingo a domingo, recibe una encuesta elaborada por La Moneda, que entrega un ratio de credibilidad y consecuencia de dichas elecciones, estas tendieron a bajar y por consiguiente a mover el statuo quo de él.

En este escenario, en el que ocurren diversos juegos políticos, debemos además señalar que el contexto al cuál se enfrentan los políticos luego de asumir, dista mucho del propuesto en primera instancia. Acá entra en juego el querer hacer vs el puedo hacer, dónde estos no son los únicos actores del juego, sino que dependen y se deben y/o son articulados por instituciones que poseen valores, visiones y formas de desarrollo  propias, dónde estos seres deben restringirse o auto limitarse en pos del beneficio de las instituciones a las cuales pertenecen. Un claro ejemplo de esto, son la materialización de las promesas de campaña de Obama, en donde me atrevo a decir, no será capaz de cumplir el 50% de estas, ya que las instituciones que deben velar y aprobarlas no son la mayoría , y existen actores políticos, no visibles que limitan el desarrollo de estas, ya que nuevamente, nos enfrentamos a actores racionales, que promueven el beneficio propio antes que el de la sociedad. Por cierto, se irán fiscalizando las 510 promesas de campaña de Obama.

Como ciudadanos, debemos ser capaces de anticiparnos y entender el juego de los políticos,  para así poder prever las acciones que estos tomen, por que como dice el título,

 

Señores esto es un juego.

Anuncios

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

No es primera vez que nace esta discusión, ya sea por colores políticas, políticas de educación, economía, medioambientales y muchas otras más. Como pasa en la mayoría de los casos, sobre todo aquellos ligados a un mundo globalizado, con millones de personas diferenciadas por millones de opiniones distintas convergen en un tema para luego mostrarse divergentes en posturas. Me gustaría decir que es simple, pero lamentablemente, no lo es, los temas de esta índole han tratado de ser manejados desde que existimos como sociedad, pensadores como Hayek, Rawls, Walzer, etcétera, han sido importantes gestores en la creación de opiniones “generalizables” y a su vez, diferentes respecto a como llevar y desarrollar las sociedades en parecencia de desigualdades irreparables a comunidades un poco más equitativas en base a distintos modelos.

Para analizar el texto y de alguna forma, acompañar el descontento (no del caso puntual por que no estoy familiarizado con él y tampoco con el mismo “entusiasmo” puesto en este) tomaré parte de la filosofía de Rawls, dónde en su libro “Una Teoría de la justicia” propone 2 principios básicos para esta. Estos 2 principios son “el principio de la libertad” (que proclama que todos tenemos la libertad de hacer lo que queramos siempre y cuando no coaccionemos las libertades de otros) y “el principio de la desigualdad” (el cual está relacionado con el tema) donde el autor habla sobre cómo las desigualdades son aceptables sujetas a que estas se justifiquen en la medida que los más favorecidos intercedan por los menos favorecidos, para aumentar el “beneficio” total y a su vez, disminuir la brecha de desigualdad. Ahora llevemos esto al texto de Arturo Perez-Reverte. Él dice que el gobierno español ha generado a lo largo del último tiempo que esta brecha que separa la educación privada de la pública sea cada vez mas grande, cosa que vista desde el punto de vista del Rawls, es exactamente el escenario donde la desigualdad no debe ser aceptada, es decir, que no se está haciendo la política de manera efectiva para lograr aumentar los beneficios.  Entonces, contestando la pregunta, ¿son los politicos irracionales? y ¿son necesariamente mal intencionados, corruptos e ineptos? la respuesta en mi opinión es extrañamente, no. Si bien los buenos resultados de aplicaciones de políticas educacionales, reformas y cualquier tipo de intervención al respecto dependen en gran parte de factores humanos como las personas que las planean, existe otro factor que también es crucial, que es el contexto donde se desenvuelven estas intervenciones y la credibilidad (cada vez menor) en estos políticos. Dando un ejemplo más práctico, un equipo de trabajo puede tener como jefe a la persona más capaz para realizar el trabajo, pero si no existe credibilidad técnica, nunca será efectiva la implementación de planes de trabajo, en este caso pasa lo mismo, si no existe confianza en las capacidades, siempre existirá una oposición que, aun que quiera lo mejor para el país implicado, por medio de críticas coacciona el trabajo de la gente a cargo y desacelera el proceso, o simplemente, lo frena.
Basado en lo anterior, afirmo que los fallos en la democracia y en los procesos políticos son fruto no solamente de la gente que las esté realizando, sino del contexto, de la credibilidad que entreguen, del poder político opositor, entre muchas otras variables que, a la larga, pueden terminar en problemas tan devastadores como los mencionados por el autor del texto.

http://www.uia.mx/actividades/publicaciones/iberoforum/2/pdf/francisco_caballero.pdf

Don de la palabra

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

A lo largo de la historia siempre ha existido la capacidad de desencantar, y hablamos de cualquier actividad y área del que se hable. La política no esta exento de aquello y a diario ha ido creándose malas famas y su nivel de popularidad ha disminuido notablemente, pero ¿Porque ocurre esto? ¿Quien tiene la culpa?

Primero los políticos, quienes constantemente nos bombardean con proyectos. Esta vez no serán los culpables de todo, si no que seremos objetivos al analizar. Algunas veces (si, muchas) exageran con los proyectos y propuestas, mientras que otras, simplemente por otros actores, no se lograron llevar a cabo. Es importante destacar el increíble don de la palabra que se les regalo para poder estar en la posiciones que están y dar vuelta a las personas con sencillos (y la mayoría de las veces, mal argumentados) discursos.

Luego estamos nosotros los “ciudadanos”, quienes a diario criticamos y nos quejamos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, creyendo que porque se cambio algún personaje en un cargo publico las soluciones caerán del cielo. Tampoco nos damos el tiempo de analizar detenidamente las propuestas, los beneficios que tenemos como ciudadanos (y que no conocemos)  y de permitir que aquellos que aceptamos como mediadores (las instituciones) realizan su trabajo sin mayores obstáculos.

¿La verdad? Es que la culpa es compartida, y que no hay ninguno en el que recaiga la totalidad de los errores o aciertos. Es hora de trabajar de una u otra manera en conjunto, logrando cambios tanto en la mentalidad de las personas como en el funcionamiento de las instituciones.

Lamentablemente, tanto en la política como en la totalidad de nuestras actividades, tenemos la inevitable manía de traspasar la culpa y nunca poder aceptar nuestros errores, pero pelear a muerte los triunfos y méritos. Ademas, sabemos cuan egoístas son las personas, y en muchas de las veces dejan de lado esa labor de bienestar para la sociedad, por un nivel mas alto de popularidad o una satisfacción personal.

La política, en el papel, pareciera como la medicina ideal para combatir todo tipo de caos, prevenir todo tipo de desorden y llegar a sociedades utópicas. Pero en la practica, realmente deja mucho que desear y es entonces, cuando hay una brecha entre la realidad y las expectativas, en que se forman los problemas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Arturo_Pérez-Revert

http://www.terra.com.pr/noticias/articulo/html/act873786.htm

http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?

id_ut=elecciones,sufragioydemocraciaenchile(1810-2005)

El gobierno del pueblo.

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

La impunidad en la que se encuentran las acciones realizadas por los políticos determina que este tipo de situaciones se desarrollen. Las personas vivimos en un mundo en el que seguramente no estamos conforme en muchos temas, pero en la mayoría de los casos no existe la iniciativa para cambiarlos, ya que es más fácil mantenerse en el “status quo” que intentar solucionar algo que nos parece tan difícil de cambiar por una sola persona. Esta comodidad posibilita que los políticos hagan y deshagan en materias en las que el pueblo debe estar involucrado y cuando se llega decisiones que no satisfacen  lo que ellos quieren, protestan por un tiempo, pero el esfuerzo no es constante como para cambiar las cosas. Vivimos en la comodidad y eso nos perjudica enormemente, pues dejamos todo en manos de personas que, a pesar de ser elegidos por nosotros mismos -directa o indirectamente-, no saben lo que queremos.

Luego vienen las críticas hacia el sistema público, nuestros representantes y todo lo que existe en el espacio público, porque después de que todo pasó, todos opinan y critican sin reservarse ningún comentario, pues “después de la guerra, todos son generales”.

Así es como todos contribuimos en la deformación de una cultura, mediocre, con falta de iniciativa y esfuerzo. Todos somos responsables del país en el que vivimos, al mantenernos al margen o al participar, nuestro actuar determina que una nación avance o retroceda.

En lo que respecta a los políticos en específico, pueden ser bien o malintencionados pero finalmente es tarea de los habitantes de un país fiscalizar que todo lo que prometieron y los quehaceres  que se les fueron asignados sean cumplidos, porque de nada sirve elegirlos para después no volver a participar más de las decisiones de un país, que por un tema de eficiencia no son tomadas por todas las persona sino que existen representantes que lo hacen por nosotros.

Existen algunos ejemplos respecto a lo que me quiero referir, las Revolución Pingüina del año 2006,  respecto a la modificación de la LOCE en Chile fueron escuchadas, porque existió un comité organizado que presentó sus solicitudes de manera seria y se involucró constantemente y hasta el final para que fueran escuchados y sus peticiones fueran aceptadas. No se logró todo lo que querían pero fue un ejemplo importante para los estudiantes de ese momento. Las protestas de los años siguientes ni si quiera se acercaron a lo que se logró esa vez. No tenían motivos por los cuales alegar sino que destrozar Santiago era su finalidad más importante, o fue por lo menos lo que lograron transmitir.

Que los políticos sean mediocres, malos, corruptos o nada de lo anterior pasa a segundo plano cuando nos encontramos frente a un país poco comprometido con su patria y con sus deberes cívicos. Hay un problema de fondo, no de forma. El país lo hacemos todos y si seguimos siendo ciegos e ingenuos las democracias no van a poder ser sostenidas por nadie ni por nada porque a estas les va a faltar lo más importante: el mismo pueblo.

Javiera Villela.

Referencias en:

http://www.psicologiagrupal.cl/canguroo/pinguinos/laprotesta.htm

 

El futuro político

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

Dejando de lado la forma en que el autor trata el tema del presente y futuro de un país en manos de políticos, éste tema es clave y de seguro más de alguno está de acuerdo con lo que éste platea.

Hemos visto como año tras años los políticos se esfuerzan por hacer que la ciudadanía crea en su palabra, y hacen promesas en base a las mejoras del país y su educación, que pocas veces dan los resultados esperados, y es verdad que nadie quiere aceptar culpas tras errores cometidos, como ejemplo simple: el Transantiago; pero yo me pregunto ¿De dónde viene ese esfuerzo? ¿Viene realmente de la vocación al servicio público o es simplemente una respuesta al poder que implica estar al mando? ¿Por qué existen algunos que se oponen fuertemente a la renovación y cambio político?

Creo que la política, como sistema que resuelve los problemas que surgen de la convivencia colectiva de las personas, es necesaria y tiene futuro si el ejercicio de poder que se hace de ésta promueve la participación ciudadana y hace uso correcto del poder que se le otorga. Un problema aquí es que los políticos usualmente se olvidan de la palabra “bien común” para transformarla en otra conocida como “bien propio”, lo que partió como vocación al servicio público se trasformó en adoración al dinero o a los beneficios que trae ser una cara visible del país.

Todos tienen aquí distintos puntos de vista, y la crítica parece ser la manera más fácil y eficiente de hacer ver cómo se están haciendo las cosas sin realmente haber pasado por ello. Es realmente difícil a mi parecer hacer que todos queden satisfechos con el manejo de las políticas públicas y las medidas tomadas por los diferentes gobiernos, más aún cuando estar en el poder implica tomar decisiones que involucran a todo un país, en las que algunos se ven favorecidos y otros perjudicados.

Así, el sentimiento de justicia arraigado en las almas, hace que cada uno se forme una visión de cómo se deberían hacer las cosas, pero no es tan fácil cuando se está en ese lugar, no se puede complacer a todos y las visiones de mundo de cada uno son totalmente diferentes.

Ahora bien, el problema tiene una mayor complejidad, el mundo y la educación de hoy no es igual al mundo y la educación en la época de Cervantes o Quevedo, el contexto histórico aquí es clave, la población ha ido aumentando; y con ella la tecnología y la globalización son fenómenos eminentes, por lo que creo que la comparación que hace el autor en cuanto este tema no ha lugar y nos lleva a la lectura inevitable de que todo tiempo pasado parece haber sido mejor o al menos, más coherente; con lo que no estoy precisamente de acuerdo. Se necesita una educación de acuerdo a los tiempos que corren, y es precisamente esto lo que los políticos tratan de potenciar, les resulte o no, es una preocupación en sus gobiernos. Y es esto lo que rescato, más vale tener a alguien que se quiera hacer cargo del tema, sea por el motivo que sea, y que haga su mejor esfuerzo de hacer las cosas bien por el país a no tener a nadie que se la juegue por tratar de solucionar este problema tan complejo en pro del bien de todos.

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1054941

http://www.atinachile.cl/content/view/4470/Que-es-la-politica-Diez-preguntas-fundamentales.html

http://educacion.idoneos.com/index.php/Opiniones_y_consultas_sobre_educaci%C3%B3n/Todo_tiempo_pasado_fue_mejor…%3F

Educación de calidad

noviembre 25, 2010 Deja un comentario

El texto de Arturo Pérez-Reverte da cuenta de un tema muy sensible que es de real importancia a nivel español, europeo y mundial. La educación es la base para toda sociedad y nación y es por esta razón que es entendible el desprecio que siente hacia los  que han sido responsables de la pésima reformas educacionales en España. Todos los improperios que les lanza a estos individuos  reflejan la ira que Arturo posee, ya que él ve que el daño que ellos le causan o le han causado al país, mediante políticas erróneas han producido daños prácticamente irreparables en la educación que repercuten fuertemente en la sociedad española.

La educación es la principal herramienta que poseen las naciones para crecer, fortalecerse y perdurar en el tiempo. Son los cimientos sobre los que se construye una sociedad íntegra y de gran nivel cultural. No obstante, nuestros representantes no le dan el verdadero significado e importancia a la educación.

El problema de enfocarse principalmente en la educación, partiendo de la base en que esta se encuentra en mal estado y hay que comenzar prácticamente de cero, es que el lograr una educación de excelencia a nivel país, es una tarea de largo plazo. Los resultados de una política que implique el mejoramiento de la educación se logran observar luego de mucho tiempo, lo que provoca que los gobiernos que la apliquen no la puedan tener dentro de sus logros. Serán otros gobiernos los cuales se podrán vanagloriar de esto, sin haber tenido que sacrificar prácticamente nada, ya que el enfocarse en la educación tiene consigo el postergarse en proyectos de corto plazo y que tienen resultados que se pueden apreciar pronto. Los políticos necesitan del apoyo popular para poder permanecer en sus cargos. Los proyectos de corto plazo permiten resultados rápidamente, con lo que los votantes ven resultados y sienten que sus representantes los escuchan y, mediante el voto en la siguiente elección, les devuelven la mano.

Los políticos tienen miedo de enfocarse en la educación porque esta tiene resultados a largo plazo, por lo que evaden el tema y hacen creer a la gente que no es necesario realizar grandes cambios, solo con un par de retoques en la educación se quiere envolver a los ciudadanos en una nube de mentiras y falacias, haciéndoles creer que todo va por buen camino.

Creo que la manera en que Pérez-Reverte afronta este problema tiene cierto sentido. El tensionar de tal manera es una forma de movilizar a los implicados en este asunto, a los responsables de la calidad de la educación. Semejante tensión pone en la palestra el tema y permite que se empiecen a cuestionar a los políticos involucrados y se discutan las decisiones que se deben tomar. Este es un tema que involucra a todo el país y es por esta razón que todos deben remar para el mismo lado. Deben darse cuenta que esta es una tarea que va en beneficio de todos, el tener una educación de bajo nivel, a la larga, los perjudica a todos. Si se siguen centrando en metas de corto plazo para tener el apoyo popular y dejan de lado temas tan importantes como el ya mencionado, como dice el dicho popular: “ Pan para hoy, hambre para mañana”.

http://edant.clarin.com/diario/1998/08/07/i-01401d.htm

Un círculo vicioso

noviembre 25, 2010 Deja un comentario

Luego de leer el texto de Arturo Pérez-Reverte me queda la sensación de que según él, la culpa del poco desarrollo del país en el ámbito educacional y el aumento de la corrupción es netamente de los que se encuentran en el poder. Personalmente creo que aunque estos si tienen gran parte de la culpa, somos nosotros los ciudadanos quienes dejamos que ellos tomen unas malas decisiones, y creo que es totalmente por la falta de educación que existe, la falta de una visión crítica de la realidad política que permita a las personas encontrar las fallas que existen y moverse hacia un punto mejor.

Siguiendo el significado de la palabra democracia (sistema de gobierno en el cual la soberanía del poder reside y está sustentada en el pueblo. Y que es éste, por medio de elecciones quien elige las principales autoridades del país), podemos ver que es la ciudadanía quien tiene la responsabilidad de elegir y conocer a sus representantes. ¿Pero se sigue este principio actualmente? Creo que día a día nos vamos alejando de él, dejando a la democracia como un ideal cada vez mas utópico, ya que el individualismo ha pasado a formar parte de nuestro sistema político, aumentando la corrupción y disminuyendo cada vez más las posibilidades de una participación conjunta con la ciudadanía en pro de un avance en ámbitos tan importantes como la educación. Y es en este aspecto donde creo que está la clave, al igual que el autor del texto. No creo que los políticos sean irracionales, el problema está en que actúan en base a sus intereses por detrás de las espaldas de la población ya que ven que como esta no posee una buena educación, no es capaz de darse cuenta. Se encargan de buscar parches que incentiven a las personas a creer que se está llevando a cabo un buen manejo del país y así no generar una tensión social que podría poner en jaque sus intereses. Por esto admiro a quienes se preocupan de instruirse en este campo dejando de lado sus intereses personales, ya que ayudan a crear una mejor situación política.

Como hemos visto en el curso, la política es totalmente necesaria pero creo que se ha ido desvirtuando con el paso de los años y el aumento de la corrupción e individualismo. Es como un círculo vicioso, sin educación los ciudadanos somos cada vez más nulos ante la política. Pero son los políticos quienes se encargan de promover la educación. Y creo que los políticos que no poseen una formación integral son los que sacan provecho de la falta de conocimiento de la población. Por esto estoy totalmente de acuerdo con Eugenio Lahera, quien escribió que “Los partidos, los grupos sociales y las personas requieren interiorizar el análisis de los institutos de políticas públicas, sea que estén en el gobierno o en la oposición”. Es necesario detenerse e informarse de lo que acontece en el país, hacer uso de nuestra voz y voto y exigir una mejora no solo en el ámbito educacional, si no que en todo lo que implica el desarrollo del país. Y es aquí donde creo está la respuesta a porque la política falla, ya que si existiera una educación íntegra en nuestros representantes y en nosotros mismos, podríamos juntos, tal como supone una democracia, levantar el país y dirigirnos hacia un futuro mejor, donde la política sea en pro del beneficio para todos y no solo para los que están en el poder.

http://books.google.cl/books?id=blVfvD68o3AC&printsec=frontcover&dq=Pol%C3%ADtica+y+pol%C3%ADticas+p%C3%BAblicas++Escrito+por+Eugenio+Lahera,United+Nations.+Economic+Commission+for+Latin+America+and+the+Caribbean.+Social+Development+Division&source=bl&ots=dtQPyKpCVL&sig=IbY7sYbLxoz-CTZS4rCdnOpuh1A&hl=es&ei=kvvuTISpEYa8lQeYoIXyDA&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CBYQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false