Archivo

Posts Tagged ‘representación’

¿Qué Está Ofreciendo el Mercado?

octubre 25, 2010 Deja un comentario

La democracia ha sido hasta hoy el mecanismo más reconocido para regular e institucionalizar los conflictos sociales.  Se adapta a la necesidad de igualdad de la sociedad moderna, esta necesidad de ser escuchada y aportar en el debate público: en otras palabras, da la oportunidad de participar. Y aun con este espacio de participación ha sido capaz de mantener el orden dentro de las diferencias de opinión de los individuos, y lograr llegar a un acuerdo común que no siempre los beneficia a todos.

Parte del cómo logra esto radica en la confianza que las personas han depositado en ella, en sus procedimientos e implementación. Es capaz de llegar a un consenso entre diversos temas dentro de la sociedad por la legitimidad que los ciudadanos le otorgan. Al momento de las elecciones, la democracia es la salida para elegir al “soberano” sin acudir a las armas. Las personas han aceptado defender sus intereses de una forma pacífica, y participar de la política como mejor medio para aumentar su libertad.

Pero en este último tiempo la capacidad de opinar ha sido drásticamente reducida. Las personas propuestas para ser representes del pueblo han disminuido y con ello su libertad. Los responsables por proveer un candidato han pasado a ser los partidos políticos, los cuales no solo han disminuido con el tiempo, sino que no han evolucionado junto con la sociedad. Encarnan ideologías pasadas, que llevan consigo una historia, la cual repercute emocionalmente en la sociedad, y no logran englobar la necesidad de las personas que en el día de hoy han cambiado su visión gracias a la fuerte globalización. Siendo este el escenario, ser parte del proceso electoral ha pasado de ser una oportunidad, a ser una desilusión.

Tal como lo dice el autor, la democracia requiere de tiempo y en nuestra sociedad no estamos dispuestos a esperarlo. Existe un desencantamiento por parte de la ciudadanía hacia los agentes políticos electos ya que, no han entregado lo que ellos esperaban, no han encarnado sus opiniones ni tampoco han llevado al espacio público sus intereses. Por ello la participación ha disminuido, pues el costo de entregar mi voluntad a un tercero ha aumentado. Esta reducción en la participación debe ser una alerta para los agentes políticos, ya que su legitimidad comienza a disminuir, su mayor canal validación está cayendo y con ello su poder para influir y tomar decisiones sin recurrir a la violencia.

No creo que cambiar el mecanismo sea la mejor opción en este tiempo, pero es necesario que evolucione hacia los intereses de la sociedad. Tal como dice el autor, los actores políticos y el electorado se han distanciado y esto, debe ser lo primero en revertirse para devolver la confianza de las personas al sistema político. Debe volver a identificar a los individuos y encantar a los desilusionados, debe volver a abrir verdaderos espacio donde las personas puedan velar por sus intereses y no solo adaptarse a lo que el mercado está ofreciendo.

 

Tercerización en Conflictos Sociales

agosto 27, 2010 Deja un comentario

El autor señala en su columna que las personas que deben hacerse cargo de las discusiones sobre conflictos sociales, están cada vez mas, tercerizando la discusión al estado, con el objeto de no perder capital político, lo que, en términos del curso, está generando una politización de temas que antes pertenecían al ámbito privado. Si bien se puede afirmar que es un proceso natural en cualquier sociedad del occidente liberal, se nos presenta (por lo menos el autor) ahora como un proceso que, en vez de politizar los asuntos por razones de avance en materias que generen tensión social, se tercerizan, paradójicamente para evitar la discusión en sociedad, delegando muchas veces al poder judicial, en la figura de los jueces, la responsabilidad de deliberar sobre materias que poseen una fuerte carga tanto emocional, como valórica en lo que a la sociedad respecta. El juez, como cualquier otra persona, no puede actuar bajo un “velo de la ignorancia” como diría Rawls, ya que es imposible dejar de lado todas las convicciones morales y valóricas para dictar una resolución como si se tratara de una autoridad moral infalible. Y eso se extrapola a muchos otros factores en la historia del país, como lo son los casos de juicios a los violadores de los Derechos Humanos. Es difícil separar la línea entre justicia y venganza, y sobre todo, en materia de conflictos sociales, donde no hay ningún tipo de ley asociada, por lo que no se puede llegar a una solución simplemente normativa y por la misma razón que se tercerizó el conflicto en un principio. La única manera de obtener resultados en estas nuevas materias que ahora se están abriendo al espacio público es, precisamente, no sacarlas de ahí, ya que consecuencia de lo contrario es simplemente seguir “pateando” el tema hacia el futuro.

El autor en su columna es mas bien catastrófico en su visión (o al menos en una), ya que asevera que de seguir así, terminaremos en un gobierno judicial, donde los conflictos relativos a una sociedad, terminen siendo resueltos por una élite política, donde el resto de los ciudadanos no tendrán arte ni parte, y ofrece como solución, por lo menos a corto plazo, contar con magistrados mas abiertos, y apegados a normas morales generales, que sería lo mismo que decir que se pongan tras un velo de ignoracia, lo cual ya mencionamos que al menos en materias de discusión pública, es imposible. La verdadera solución a este problema es que se ejerza un correcto uso de la representación ciudadana para que, aunque sea, lleguemos a algún acuerdo formal en estas materias, si es que no se puede llegar a uno sustancial. En caso contrario, la tensión social desencadenará un fallo en la política, reflejado en la incapacidad de los actores políticos de llegar a acuerdo.

Rodrigo Núñez J.

Sistema Binominal, Representación…¿democrática?

mayo 6, 2010 Deja un comentario

Mucho se ha hablado en los últimos años del sistema binominal…y claro, se ha tratado de reformar, de cambiar, pero por los votos no alcanzados seguimos atascados en lo mismo.

La mayoría de la población chilena no sabe lo que es realmente el sistema binominal, la mayoría quizás piensa que con elegir a su candidato, éste cumplirá sus promesas, ayudará al distrito que representa, entre otros…¿pero qué pasa cuando el candidato que me representa queda en segundo lugar (segundo candidatos con más votos) y la lista que representa no logra doblar los votos con la lista contraria?….mi candidato no tiene posibilidad.

Lo peor, es que este sistema ha contribuido de alguna u otra manera a reducir la competencia entre los bloques políticos, ya que prácticamente asegura un escaño para cada uno, e introduce incentivos perversos al interior de las coaliciones al inducir a la competencia entre los partidos que las conforman. También reduce la representatividad del sistema político, el sobrerepresentar a la segunda mayoría a costa de excluir a las demás fuerzas de menor éxito electoral.

Ahora bien, cómo podemos enorgullecernos de tener un sistema como este si ni siquiera considera a los grupos minoritarios…al fin y al cabo no existe una representación total,existe sólo un “empate de fuerzas” entre los más fuertes.Es tanto el desagrado que algunos comentan que ”  El sistema político ilegítimo y escandaloso que nos rige, es una burla constante a los ciudadanos, merced a la entrega de todo el poder a una élite, que se siente plenamente cómoda profitando de aquél y eternizándose en los cargos, sin correr el menor riesgo -gracias al antidemocrático sistema binominal- de que el voto ciudadano pueda poner término a este disfraz de democracia. Dicha autocomplaciente y extraviada clase política, ha llegado a justificar este régimen espurio como una “Democracia de los Acuerdos” o “política de consensos” -acuerdos y consensos totalmente ajenos al sentir ciudadano-, pero que, en virtud de lo que hemos conocido y sufrido, debiera denominárselo, más certeramente como, Democracia de los Conciliábulos, lo que sólo puede avergonzarnos.”

Han existido variados proyectos en los períodos del gobierno de la Concertación, pero continuamente estos no se llevaban a cabo por el hecho que a la Alianza no le convenía, era la segunda mayoría , por lo que un cambio en su representación o en los cargos en la Cámara no les convenía; ahora bien, después de las elecciones parlamentarias se vio un aumento en los cargos hacia la alianza, por lo que no me extrañaría en un tiempo más, si es que logran en algún momento la primera mayoría, que ellos mismos inicien el proyecto. De todas maneras, seguiremos viviendo mientras tanto con esta representación democrática al estilo chilensis.

Links de interés:

http://bloglegal.bcn.cl/content/view/354425/Sistema-binominal-un-fraude-electoral.html

http://www.atinachile.cl/content/view/11276/Sistema_Binominal_Gobierno_anuncia_el_envio_del_Proyecto_de_reforma_al_Congreso.html

http://www.elrancahuaso.cl/admin/render/noticia/14250

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_binominal  en este link sale explicado cuál es la forma con que opera el sistema binominal, resulta bastante fácil de entender, se los recomiendo! 😉