Archivo

Archivo del autor

El gobierno del pueblo.

noviembre 29, 2010 Deja un comentario

La impunidad en la que se encuentran las acciones realizadas por los políticos determina que este tipo de situaciones se desarrollen. Las personas vivimos en un mundo en el que seguramente no estamos conforme en muchos temas, pero en la mayoría de los casos no existe la iniciativa para cambiarlos, ya que es más fácil mantenerse en el “status quo” que intentar solucionar algo que nos parece tan difícil de cambiar por una sola persona. Esta comodidad posibilita que los políticos hagan y deshagan en materias en las que el pueblo debe estar involucrado y cuando se llega decisiones que no satisfacen  lo que ellos quieren, protestan por un tiempo, pero el esfuerzo no es constante como para cambiar las cosas. Vivimos en la comodidad y eso nos perjudica enormemente, pues dejamos todo en manos de personas que, a pesar de ser elegidos por nosotros mismos -directa o indirectamente-, no saben lo que queremos.

Luego vienen las críticas hacia el sistema público, nuestros representantes y todo lo que existe en el espacio público, porque después de que todo pasó, todos opinan y critican sin reservarse ningún comentario, pues “después de la guerra, todos son generales”.

Así es como todos contribuimos en la deformación de una cultura, mediocre, con falta de iniciativa y esfuerzo. Todos somos responsables del país en el que vivimos, al mantenernos al margen o al participar, nuestro actuar determina que una nación avance o retroceda.

En lo que respecta a los políticos en específico, pueden ser bien o malintencionados pero finalmente es tarea de los habitantes de un país fiscalizar que todo lo que prometieron y los quehaceres  que se les fueron asignados sean cumplidos, porque de nada sirve elegirlos para después no volver a participar más de las decisiones de un país, que por un tema de eficiencia no son tomadas por todas las persona sino que existen representantes que lo hacen por nosotros.

Existen algunos ejemplos respecto a lo que me quiero referir, las Revolución Pingüina del año 2006,  respecto a la modificación de la LOCE en Chile fueron escuchadas, porque existió un comité organizado que presentó sus solicitudes de manera seria y se involucró constantemente y hasta el final para que fueran escuchados y sus peticiones fueran aceptadas. No se logró todo lo que querían pero fue un ejemplo importante para los estudiantes de ese momento. Las protestas de los años siguientes ni si quiera se acercaron a lo que se logró esa vez. No tenían motivos por los cuales alegar sino que destrozar Santiago era su finalidad más importante, o fue por lo menos lo que lograron transmitir.

Que los políticos sean mediocres, malos, corruptos o nada de lo anterior pasa a segundo plano cuando nos encontramos frente a un país poco comprometido con su patria y con sus deberes cívicos. Hay un problema de fondo, no de forma. El país lo hacemos todos y si seguimos siendo ciegos e ingenuos las democracias no van a poder ser sostenidas por nadie ni por nada porque a estas les va a faltar lo más importante: el mismo pueblo.

Javiera Villela.

Referencias en:

http://www.psicologiagrupal.cl/canguroo/pinguinos/laprotesta.htm

 

Anuncios

Representación legítima

octubre 27, 2010 Deja un comentario

El origen de la democracia se remonta al inicio de los sistemas políticos que intentaron ser más participativos, Grecia y Roma específicamente, y desde ese entonces la definieron como un sistema utópico, como “el gobierno del pueblo”, en el que todas las personas catalogadas como aptas para ser ciudadanos que cumplieran los requisitos básicos pudieran gozar de un gobierno participativo, en el que sus peticiones serían escuchadas y en el que podría expresar sus opiniones. Es importante mencionar que el porcentaje de personas que cumplían estos requisitos era el mínimo de cada civilización, cosa criticable pero a mi parecer destacable, si nos ponemos en el contexto de los inicios de la organización política del mundo.

Ahora, que la libre expresión ni si quiera puede ser cuestionada, ya que todas las personas se supone que tienen el derecho de expresar lo que piensan ni tampoco deben cumplir requisitos como los pedidos en la antigua Grecia, estas han decidido, por amplia mayoría, no expresar su opinión, en palabras más simples, han decidido no votar. Esto trae como consecuencia que los gobiernos de los países no sean representativos, no estén legitimados en el grupo mayoritario de la sociedad. Podemos catalogar a estas personas de poco comprometidas con el país, autoexcluidas del espacio público…etc. Pero si profundizamos un poco el análisis ¿De quién es la culpa de que haya un porcentaje tan grande de personas desmotivadas con expresar su opinión y convertirse en ciudadanos participativos y comprometidos con su país? Quizás esta es una pregunta que se han hecho todos los partidos políticos previo a los procesos electorales, ya que una fuente importante de votos son las personas que se abstienen de votar y que, generalmente son jóvenes. Según lo que ha seguido sucediendo en la mayoría de los países parece que nada ha cambiado y que no se ha logrado ningún avance al respecto, entonces, ¿Dónde está el problema? ¿Cual es la raíz? A mi parecer el problema son los representantes, ellos tienen el deber de expresar lo que la ciudadanía quiere, pero como la mayoría de las personas no encuentra ningún político que cumpla con los requisitos para poder entregarle su voto, simplemente se limitan a no votar.

La tarea de un representante del pueblo es muy importante y creo que muchas veces no se le toma el peso suficiente ni se busca el cargo por las razones correctas. La vocación de servicio público no la tienen todas las personas y cuando esta no forma parte de sus objetivos fundamentales es mejor que no haya personas que lo legitimen con su voto, pues lo más probable es que no se desempeñe bien.

Cuando una persona con verdadera vocación demuestre con hechos concretos que realmente quiere lo mejor para la ciudadanía y está comprometido con su cargo, seguramente va a movilizar a muchas más personas que cualquier campaña que fomente la participación en las elecciones, porque para entregarle tal poder de decisión cualquier persona, a mi parecer, hay que pensarlo dos veces.

Javiera Villela.

Referencias en:

– http://www.ucema.edu.ar/publicaciones/download/documentos/175.pdf

 

El porqué de la democracia

septiembre 29, 2010 Deja un comentario

Como podemos apreciar, la democracia es un sistema político que es usado en la mayoría de los países del mundo, siendo esta regida por normas que determinan qué se puede y qué no se puede hacer con las facultades que entrega ser elegido por el pueblo, ya que, como el mismo texto ejemplifica, ha habido una serie de casos en los que representantes que no son demócratas han sido elegidos de esta manera,  manejando a su antojo,  sin tomar en cuenta el fin por el que les fue entregado ese poder. Cuando este no es usado correctamente y los valores e intereses individuales están por sobre los del grupo se produce un problema social, que puede terminar en una dominación y sometimiento del país.

Si tomamos la definición de democracia del diccionario de la RAE, Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno”, esta dice explícitamente que el pueblo tiene un papel importante en el gobierno, contrario a lo que expone Popper, que sólo lo limita al acto de elegir a sus representantes mediante el voto. Si una persona posee el poder político porque el pueblo se lo entregó directamente, tiene el deber de realizar acciones que contribuyan al bienestar común, ya que su poder está legitimado en esas personas y en toda la nación a la que representa. El pueblo debe tener la facultad de intervenir en las materias que le conciernen y le afectan, es por esto que eligen a representantes que tengan ideologías y creencias acordes a las de ellos mismos.

El por qué de la necesidad de una “democracia más imperio de las leyes” es el abuso que se puede generar por la falta de lo segundo. Esto puede ser ejemplificado con Hitler. Fue reclutando seguidores lentamente y se caracterizó por legitimar su poder e ideas en el carisma que poseía, todo esto en un contexto de posguerra, situación caracterizada por una depresión general de un país que había perdido la guerra y que se había tenido que llevar todos los costos de esta. Moralizó a muchas personas y les hizo creer que con él iban a terminar los problemas. Tal y como aparece en el texto, nadie hizo algo cuando fue electo y por no contar con leyes adecuadas ni aceptadas por todos sucedió lo que todos conocemos.

Como conclusión, la democracia, entendida en toda su amplitud, debe ir acompañada por leyes que estén sobre cualquier gobierno que tenga el poder, ya que deben ser respetadas y entendidas por todos. Con esto me refiero a los representantes y al pueblo, que también tiene el deber cívico de involucrarse en los acontecimientos del país en el que vive, informarse y participar de cada decisión que afecte su vida, porque esta es la razón por la cual la democracia existe en la mayoría de las naciones, para entregarles la posibilidad a cada persona de expresar su opinión y hacerse parte de un país que se va formando con la ayuda de cada uno de sus habitantes.

Javiera Villela.

Referencias en:

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?LEMA=democracia

http://www.biografiasyvidas.com/monografia/hitler/nazismo.htm

Una cuestión de valores

agosto 27, 2010 Deja un comentario

El poder político es legitimado en diferentes fuentes, cuando nuestros representantes toman decisiones, a nuestro parecer, equivocadas pueden perderlo por este hecho, por ejemplo,  al no ser elegidos nuevamente. Es por esto que son tan cautelosos a la hora de ser parte de decisiones vinculantes en temas controversiales.

Supuestamente, ellos están encargados de velar por todos los habitantes de la nación, ser “la voz del pueblo” y legislar basados en esto. Por eso los elegimos y confiamos en ellos, hasta cierto punto.

La política y sus actores han perdido mucha credibilidad a lo largo de los años, se les relaciona rápidamente con corrupción, mentiras y en engaños esto es, porque sus acciones han ido lapidando su reputación y ha marcado a todas las generaciones de políticos que han venido después, simplemente porque han continuado con sus prácticas.

Me parece que nos encontramos frente a un problema de valores, ya que alguna vez el fin de la política fue buscar el bien común, pero en una sociedad tan competitiva como la actual, es muy difícil no ser individualista y velar por cada uno. Esto nos ha traído como consecuencia que, a pesar de que nuestros representantes deberían hacer exactamente eso, representarnos, en las situaciones más importantes sus valores personales están por sobre los del pueblo. Por eso, cuando se encuentran frente a temas controversiales que no quieren discutir, los intentan despolitizar, quitándoles importancia y sacándolos de la palestra por miedo a perder su poder. En algún punto son debatidos pero es difícil que se haga de forma expedita, pueden pasar años y los proyectos de ley siguen en trámite. Un ejemplo para esto es la bien conocida ley de divorcio, que demoró diez años en ser despachada. Durante su tramitación, fue politizada y despolitizada continuamente. Comenzó el 28 de noviembre de 1995 y fue reanudada el 6 enero de 2004 para finalizar el 11 de marzo del mismo año, después de haber estado retenida ocho años en el Senado. Luego se llevo a cabo su promulgación y puesta en vigencia.

Seguramente, durante este largo tiempo, el poder judicial se vio en diferentes encrucijadas por la falta de una ley que los respaldara en temas relacionados al matrimonio, siendo los propios jueces los encargados de tomar decisiones basados en criterios propios. No puede ser posible esta situación ya que la sentencia de un juicio estaría determinada casi completamente por el magistrado de turno.

La idea de que existan tres poderes del  Estado es que se complementen y cumplan sus tareas para facilitar el trabajo. En este caso, si no cumple el poder legislativo difícilmente lo podrá realizar a cabalidad el judicial.

Javiera Villela

Información sobre la ley de divorcio en:

http://abogadostodofamilia.cl/divorcio.html